Inicio Conciertos Crónica y fotos de TIME SYMMETRY + SHOWBIZ en Madrid

Crónica y fotos de TIME SYMMETRY + SHOWBIZ en Madrid

0
ROCK N ROCK
Madness Live!
ROCK N ROCK
Madness Live!
   

 

TIME SYMMETRY

+ SHOWBIZ

Viernes 8 de Marzo de 2019 – Sound Stage – Madrid

Gracias a mi compañero de batallas y gran fotógrafo Álvaro Carlier (cuyo trabajo acompaña estas letras), tuve conocimiento de que TIME SYMMETRY sacaban nuevo disco y lo presentaban en la capital madrileña. Con lo que, ni corto ni perezoso, la semana de autos me dispuse a escuchar largo y tendido su última obra, descubriendo lo maravillosa que es.

Con la nueva formación han creado “Ghosts”, un álbum con el que no sólo nos presentan una de las mejores voces que he escuchado en el panorama nacional en años -me refiero a Elena Aznar- sino que además demuestran que el período de tiempo pasado entre su anterior “Tetraktys” y éste ha sido más que bien aprovechado para forjar toda una obra maestra del metal progresivo, melódico y a la vez repleto de melodía y sentimiento.

Para la ocasión fueron acompañados por SOWBIZ, banda que emula el sonido hard rock americano de los ochenta, muy a lo DANGER DANGER o DOKKEN que tuvo que lidiar con varios inconvenientes, entre los que se encontraron el no tener un buen sonido (con la guitarra de Dani Pereira prácticamente inexistente durante gran parte de su actuación) y contar con muy pocos asistentes durante la primera mitad de su concierto.

Venían presentando su debut “Enjoy the Ride”, compuesto por temas pegadizos y directos, tales como “Six String Mad”, “Everybody’s Got a Chance” o “Push Me to the Limit”, de los que dieron buena cuenta en su inicio.

Alternaron temas propios con versiones, como el “Unskinny Bop” de POISON y “Action” de SWEET, bien ejecutados.

Con el aforo  más lleno y parte de los problemas de sonido resueltos, pusieron la nota final con “Sucubbus” y “What you See”.

Por su parte, con TIME SYMMETRY volvimos a sufrir una ecualización para nada acorde a lo que la banda muestra en sus discos, especialmente en este último, siendo ésta la principal circunstancia negativa a una actuación que, por parte de la banda fue perfecta en cuanto a ejecución, así como emotiva en cuanto a la interpretación de varios momentos.

Rompieron el hielo gracias a “Winding Road”, haciéndonos dejar a un lado el tema del deficiente sonido para centrarnos en disfrutar de una banda pletórica, feliz. Continuaron con “The Circle” y su vertiginoso lick inicial de guitarra y teclados acompañados del juego de voces entre Elena y el guitarrista David, para dar rienda suelta a la dinámica “Reboot System Now”, con esas precisas estrofas sobre las que Elena realiza maravillas y un pedazo de estribillo precioso.

Volvieron la vista atrás a su disco “Tetraktys” con el tema que le daba título para, a continuación, continuar deleitándonos con esa maravilla que es su nueva obra, en ese momento gracias a “Hunt or be Hunted”.

Llegaría el momento de relax para encarar la preciosa balada “Entropy”, con la que David tomaría la guitarra acústica, sentado en la tarima junto a la vocalista, uniéndose el resto de la banda para romper con el segundo de sus estribillos.

La versión elegida para esa noche, sería uno de los temas míticos de QUEENSRŸCHE, “Eyes of a  Stranger”, la cual bordaron.

Con “Arendt’s Sorrow” llegaría el momento de recreación musical y técnica por excelencia, con una banda súper sincronizada. Me encantó sobre todo el juego de base rítmica entre Ando -batería- y Carlos -bajista, concentrado en todo momento, con sus auriculares para no perder detalle- y esos juegos de ritmo tan acertados y difíciles de llevar al directo. Con “Better Days” continuaron en similares tesituras, añadiendo un punto sinfónico a la propuesta.

Si ya en disco “Fireworks” me parecía una pasada, en directo esa sensación se intensificaría. Y es que ese lick de guitarra mientras el resto de instrumentistas hacen las síncopas, es una maravilla que engancha desde su comienzo, resultando en un tema dinámico, de los que enganchan a la primera.

Amagaron con irse tras interpretar “The Game”, aunque realmente la despedida fuera con el efectivo “Blue Lights”, terminando por dar cuenta casi al completo de su última obra y demostrando que ellos son, si el público se lo permite, parte del futuro del progresivo en este país. Desde luego, calidad no les falta para ello…

Texto: J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Fotos: Álvaro Carlier

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.