Inicio Conciertos Crónica y fotos de JORN + TOIFELTHAL + ÓXIDO en Villava, ...

Crónica y fotos de JORN + TOIFELTHAL + ÓXIDO en Villava, Navarra

1
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

JORN

+ TOIFELTHAL + ÓXIDO

Sábado 23 de Noviembre de 2019 – Sala Totem – Villava – Navarra

En mi hemeroteca aparece noviembre de 2008 como la última vez que pisó nuestra tierra Jorn Lande. Más de una década sin ver a uno de los mejores vocalistas de la actualidad y de todos los tiempos es demasiado. Y recuerdo que en aquella ocasión en la sala Plateruena de Durango no fue recibido en olor de multitudes precisamente, aunque el noruego nos brindaría una actuación memorable que todos los que la vivimos la guardamos en el corazón.

Eso mismo harían todos los que, esta vez sí, poblarían con una calurosa respuesta la sala Totem de Villava. Porque el vocalista y su excelente banda encandilarían a todos los presentes, emocionarían con su forma de trasmitir e impresionarían por sus condiciones musicales. Especialmente, que para eso es su banda, ese hombre que recientemente con la edición de una caja especial con toda su discografía como Jorn celebraba sus 50 años en la tierra. Agradecemos la visita y le deseamos que siga por mucho más tiempo entre el común de los mortales, esperando se deje ver a partir de ahora más a menudo.

Para que la noche fuera del todo redonda tendríamos dos teloneros que también cuajarían dos remarcables actuaciones. Dos bandas locales de no excesiva trayectoria con sus actuales denominaciones pero con miembros experimentados que dieron una lección cada uno en su terreno.

Si Jorn es una criatura ajena a este planeta ÓXIDO son un objeto fuera de tiempo. Y no lo digo en plan despectivo para nada. Habrá quien reniegue de un estilo tan ochentero como el suyo. No seré yo.

Pero independientemente de ello a ver quién les niega su excelente manera de facturar en castellano temas que siendo nuevos nos llevan a recordar a bandas de aquella década dorada. Eso sí, si este grupo se incrustara en aquel entonces sería una banda destacadísima, puesto que nivel atesorarían por encima de la media de aquellos años en los que hay que reconocer que la coyuntura nos ha dejado en el recuerdo a bandas con más actitud que talento, sin hacer alusiones. Y en este caso a ellos la actitud no les falta, pero es que además desarrollan unas notables composiciones.

Así que defendieron con plena convicción los temas de su segundo disco “Soñarás”, habiendo entrado en la banda desde la última vez que les vi el vocalista Iñigo De Miguel, con un timbre agudo que tanto emula aquella tendencia ochentera, aunque rasgue la voz cuando es preciso. Contar con un cantante solista le da más libertad al guitarrista Feli Jiménez y al bajista Fermín Lanzas, aunque este sigue aportando en coros en algún caso.

En su espacio sobre las tablas dieron buena cuenta del dominio que tienen de temas más hard rockeros y melódicos, alguna buena balada que no puede faltar o temas más afilados y netamente heavies. Heavy rock en castellano de una pureza que parece haberse hallado debajo de las ruinas del tiempo, pero brillante, reluciente… y nuevo.

Más difíciles de encasillar en un estilo y en una época resultan TOIFELTHAL, que al igual que los predecesores cuentan en sus filas con músicos curtidos, aunque estuvieran presentando en esta ocasión su primer disco “Viperine”. Es una banda que no pasa desapercibida desde que su excéntrico vocalista, con botas militares en los pies, falda desde la cintura hasta las rodillas y una elegante chaqueta con un chaleco debajo (eso es estilo) aparece en escena colocando el set list sobre el monitor y retirando algún bártulo que aun quedaba por el escenario y que le molestaba. Si el objetivo era no pasar desapercibido lo logró.

Como no pasa desapercibida una banda a la que su voz le da un carácter fuerte y de peso industrial, pero que luego instrumentalmente parecen beber de fuentes mucho más clásicas, con un teclado y unas guitarras que no dejan de recordar a Purple o Rainbow, aunque con una mayor oscuridad en algunos momentos. Hay un buen desarrollo a nivel solista. De hecho luce bastante una guitarra que se mantiene en constante.

Entre temas propios como “Van Helsing”, “Viperine” o el significativo y final de su descarga “Rock Is A Drug” se marcarían alguna versión como el “Snowblind” de Black Sabbath, muy llevada a su terreno, haciendo que los riffs y la voz resultaran más gruesos y pesados que en el original. Demuestran con ello que son una banda con estilo propio y definido pese a tener tan solo un disco en su haber. Una banda que no deja indiferente, que primero descoloca con un estilo arriesgado para después acabar aprobando. Al menos ese fue mi caso personal.

Jorn sigue esgrimiendo a su medio siglo de vida un potencial vocal ante el que solo cabe rendirse. Algo inalcanzable para la mayoría que además realiza de una manera tan natural que deja bien a las claras que hay que nacer con unas condiciones innatas para llegar a estas cuotas. Vamos, que no es un tipo de vocalista ante el que vayamos a estar todos los días, con lo que estas privilegiadas oportunidades hay que aprovecharlas. Y si bien su escuela, jamás disimulada por él, es la de gente como Dio o David Coverdale la agresividad con la que canta y el genio que posee a la hora de sacar ese registro le da una personalidad que lo convierten en único. Reconocible e influyente por sí solo.

Todo ese talento salió a relucir sobre el escenario de la sala Totem, con la suma añadida de la aportación de unos músicos que le acompañaban del nivel de Sid Ringsby  en el bajo, que ya trabajara con él en THE SNAKES y que también ha pasado por las filas de TNT; el todoterreno Francesco Jovino (PRIMAL FEAR, U.D.O., SINNER, HARDLINE…) en la batería; Jørn Viggo Lofstad de PAGAN´S MIND en la guitarra, el cual en el plano solista fue coprotagonista junto al propio cantante, ya que se lució en cada uno de los muchos y buenos solos de guitarra que nos brindó; y un Alexandro del Vecchio en el teclado cuyo currículo dentro de las tendencias melódicas del hard rock es inabarcable. Le vimos hace un tiempo con Hardline y Jorn es otro nuevo y gran proyecto en el que toma parte el brillante multinstrumentista italiano que aparte de teclas aportó unos coros sensacionales.

Currículo inmenso es el que posee el propio Jorn Lande, imposible de resumir en tan solo un par de horas de actuación. Y es que el vocalista se dio para muchos a conocer con MILLENIUM , donde ya dejara deslumbrantes obras, al igual que hizo con ARK, con MASTERPLAN o en algunas colaboraciones como las de AVANTASIA o AYREON. Y no me quiero olvidar de una obra que con el tiempo queda un poco más escondida en su trayectoria pero que fue igualmente brillante como la ópera rock del músico búlgaro Nikolo Kotzev, Nostradamus.

En este caso se centró en el recorrido que durante los últimos 20 años ha venido desarrollando como JORN, dando con ello pie a algunas versiones que el vocalista también ha hecho suyas en algunos de sus trabajos. De hecho, el disco que está a puto de llegar es “Heavy Rock Radio II – Executing The Clasics”, aprovechando el vocalista para mostrarnos en este directo el adelanto de “Lonely Nights” original de Bryan Adams.

En cuanto a trabajos con temas propios lo último de JORN es “Life On Te Deah Road”, apareciendo en escena con el tema homónimo de ese disco sonando de cine, recibido el vocalista como un héroe con un clamor popular cuando la banda ya estaba ejecutando el tema. De ahí en adelante Jorn se haría dueño de las tablas, posando con cada uno de sus componentes para la foto, entregado y con un ceño eternamente fruncido que es la muestra de la visceralidad no exenta de innata elegancia con la que canta este hombre.

Y es que hay un sentimiento en su voz tan desgarrador como esos registros que ponen la piel de gallina. “Traveller” continuó la descarga, otro tema que dio título a una de sus obras, en este caso editada en 2013. Posteriormente llegaría “Sunset Station” de sus segundo disco “Worldchanger”, quedándose después con la versión de “Ride Like Te Wind” de Christopher Cross y que Jorn registrara en “Bring Heavy Rock To The Land”. Un disco en el que también revisó el tema de Masterplan “Time To Be King” y que en este repertorio cayó como guiño a una banda en la que el vocalista ha vivido dos etapas que han dejado mucha huella.

Con “Rock And Roll Angel”, “Stormcrow” y “Blacksong” siguieron repasando diferentes discos de una trayectoria enorme que debería revalorizarse con el paso de los años. Y es que la popularidad de Jorn ha podido pagar pertenecer a una época un poco posterior a la de los grandes grupos de rock duro, pero el legado que nos ha dejado y sus condiciones son tan deslumbrantes que no pueden pasan desapercibidas. Y hay que tener en cuenta que el legado que hoy repasaban pertenece a este nuevo mileno en el que Jorn ha venido fraguando su carrera con su propia denominación. Con algunos guiños, eso sí, a temas más antiguos en forma de versiones que en algún momento de su trayectoria el vocalista ha hecho suyas como fue el caso de “Are You Ready” de Thin Lizzy, que desembocó en un solo de batería de Fracesco Jovino, tampoco excesivamente espectacular, pero que supuso el interludio para una nueva fase del concierto.

Ahí entraría un inmenso “Out To Every Nation”, que dio nombre a otro de los grandes discos de Jorn, y cabe destacar la intensidad y la fuerza de un “The Inner Road” que arrasó con la Totem, con el púbico a los pies un vocalista que acabaría con problemas para escucharse por auriculares, pero sin mayores aspavientos pediría más voz por monitores sin que la intensidad y el nivel de la descarga se vieran mermados. 

Incluso quedaba el tema que podría ser el mejor reflejo de lo que supuso esta inolvidable noche como fue “Walking On Water”, donde el vocalista quiso recordar el fruto de su trabajo junto al guitarrista Trond Holter en una fantástica obra aun reciente pero no por ello menos recomendable como “Dracula – Swing Of Death”. Fue de lo más cantado por el personal, con un estribillo que fue un clamor para emoción del propio Jorn.

El clásico de Purple “Stormbringer”  fue el preámbulo a un extenso medley dedicado a la época de Dio en Black Sabbath. Algunos temas fueron tocados prácticamente íntegros, como el “Heaven And Hell”, con el que terminaría este tramo con unos solos de guitarra brutales por parte de Jørn Viggo Lofstad, y que anteriormente contaría con “Mob Rules”, “Whising Well” y “Lady Evil”.

Pero aun le quedaban a Jorn un par de excelentes composiciones propias como “Lonely Are The Brave” y “Ride To The Guns”, a las que categoría no les falta para dar carpetazo a un concierto marcado por un nivel de calidad de alguien tocado por un don prodigioso que no le impide pisar de vez en cuando el mismo suelo que nosotros, como demostró con el detallazo de sin pasar por camerinos bajar directamente del escenario para saludar, abrazar y sacarse fotos con todo aquel que lo quisiera, mostrándose tan feliz como sus propios fans.

Una de las pocas ocasiones en las que hablar en superlativo no es exagerar.

Texto: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Fotos: Carlos Fabian

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


Galería de Fotos:

 

TOIFELTHAL

 


 

ÓXIDO

 

 

 

1 COMENTARIO