Inicio Conciertos Crónica y Fotos de LEYENDAS DEL ROCK – Miércoles 10 de agosto:...

Crónica y Fotos de LEYENDAS DEL ROCK – Miércoles 10 de agosto: WARCRY, [IN MUTE], LORDS OF BLACK, FEAR FACTORY…

16
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - PAIN OF SALVATION

 

LEYENDAS DEL ROCK

Miercoles 10, Jueves 11, Viernes 12 y Sábado 13 de Agosto de 2016 – Policeportivo Municipal – Villena – Alicante

+ [IN MUTE] + LORDS OF BLACK + FEAR FACTORY
+ WARCRY + MOJINOS ESCOZIOS + EL RENO RENARDO

Crónica y Fotos de LEYENDAS DEL ROCK – Miércoles 10 de agosto: WARCRY, [IN MUTE], LORDS OF BLACK, FEAR FACTORY…

[IN MUTE]

No llegaban desde muy lejos los encargados de dar el pistoletazo de salida a esta jornada de puertas abiertas de la undécima edición del LEYENDAS DEL ROCK, concretamente desde la misma comunidad valenciana aterrizaban en el Azucena Stage [IN MUTE]. Sin duda para muchas bandas sería un reto difícil el tocar en un escenario tan grande, pero Steffi y sus muchachos están ya más que curtidos en mil y una batallas, ya que además de haber triunfado en la W:O:A Metal Battle 2014, el quinteto no ha dejado de presentar en directo los temas de "One In A Million", con lo han adquirido unas tablas y un aplomo que les convierten en una de nuestras bandas con mas proyección internacional.

Nadie dijo que la tarea de abrir el festival fuera fácil. Así que además de lidiar con el calor, los valencianos contaron con los problemas físicos de Steffi, quien apareció en escena luciendo una aparatosa rodillera, e incluso tuvo que recurrir a una banqueta para sentarse a lo largo de algunos pasajes del show. Pero que nadie piense que este hecho mermó la demoledora puesta en escena de la banda, ya que desde la misma apertura con "Unusual", dejaron patente que tienen un directo rotundo, efectivo y arrollador.

El hecho de que el quinteto se haya mantenido en la carretera mientras trabajaba en su próximo trabajo ha acabado propiciando que su legión de seguidores sea cada vez mayor, y eso se notó en la entusiasta acogida que obtuvieron piezas como el propio "One In A Million", que se convertiría en la invitación perfecta para los primeros pogos de una jornada que prometía emociones fuertes. Aunque el repertorio estuvo centrado en su último Ep, tampoco quisieron olvidarse de “Mar De Dudas”, que formaba parte de su debut de 2009, “Aeternum”. Pero sin duda el primer gran momento de la jornada llegaría cuando Steffi demandó nuestra colaboración para acompañarle durante su versión del clásico de Machine Head “Imperium”, que desataba la euforia entre una audiencia cada vez más animada y entusiasta.

El primer wall of death del día estaría reservado para a el corrosivo “Out Of Control”, que acabaría dejando paso a la novedosa “Disease”, que tal y como nos adelantó la propia vocalista formara parte de su próximo trabajo que tendría que ver la luz antes de que acabe el año. El ritmo no decaería así que para encarar la recta final de su actuación el quinteto optaría por las guitarras densas y corrosivas de “The Cage”, con Steffi recostada sobre su banqueta mientras no dejaba de mover frenéticamente la cabellera.

El segundo y último cover de la tarde estaría reservado para el “Vacuity” de la formación gala liderada por los hermanos Duplantier, Gojira. Mientras que la elegida para finiquitar su presentación sería la inevitable “Waiting”, que se ha convertido en todo en himno para los seguidores de los valencianos. Sin ninguna clase de complejos y dándolo todo sobre el escenario los valencianos hicieron gala de unas tablas y una garra que para si quisieran muchas bandas internacionales, demostrando que en nuestro país la cantera del death melódico goza de un excelente nivel.

Texto: Alfonso Díaz

 


LORDS OF BLACK

El público esperaba impaciente el concierto de LORDS OF BLACK y pese a que el sonido falló en las dos primeras canciones impidiendo que la voz de Ronnie Romero se escuchara bien, rápidamente se solucionó y la banda hizo un gran concierto donde intercalaron canciones de su nuevo álbum “II” junto a temas de su primer trabajo. Musicalmente estuvieron impecables y Tony Hernando, Andy C y Javi García derrocharon calidad y maestría en sus respectivos instrumentos.

Mención especial para Ronnie Romero quien dejó a más de uno boquiabierto con su chorro de voz. Se notaba que entre el público había gente que los escuchaba por primera vez en directo y otros que los acababan de descubrir y se llevaron una grata sorpresa. Del repertorio destacaron temas como “Everything You’re Not”, “Nothing Left To Fear”, o la propia “Lords Of Black”.

Como colofón final “Cry No More”, canción dedicada a Phil Lynott a quien rindieron homenaje y la cover de BLACK SABBATH “Neon Knights” donde Ronnie Romero demostró por qué el mismísimo Ritchie Blackmore lo ha escogido para cantar en los renacidos RAINBOW.

En definitiva un excelente concierto que puso el toque de elegancia a la jornada de bienvenida.

Texto: Alejandro Alapont

 


 

FEAR FACTORY

Para poner la nota internacional a esta primera jornada festivalera contaríamos con la presencia de una de las bandas más influyentes dentro de la escena metálica de los noventa, los industriales FEAR FACTORY. No hacia mucho tiempo que las hordas comandadas por el orondo guitarrista Dino Cazares y el vocalista Burton C. Bell pasaron por nuestro país revisando de forma integra el contenido de su trabajo más laureado “Demanufacture”.

Quizás la banda no este viviendo sus mejores momentos en cuanto a popularidad, pero su último trabajo “Genexus” ha servido para recuperar la ilusión de unos seguidores que pensaban que los angelinos ya no volverían a remontar el vuelo. Muchos creíamos que el repertorio sería similar al de su última visita, pero lo cierto es que el cuarteto nos ofreció un detallado repaso por los mejores momentos de su longeva trayectoria. En cuanto al sonido fue bastante bueno en líneas generales, aunque una sucesión de fallos durante el último tramo del show acabaron propiciando que todos nos quedáramos con una sensación un tanto algo agridulce.

Como suele suceder siempre en las presentaciones del combo americano, la principal incógnita giraba en torno al estado vocal de Burton, pero afortunadamente en esta ocasión el vocalista se mostró en un buen momento de forma, atacando con absoluta convicción desde los rugidos más salvajes y guturales a los registros más melódicos. Con el escenario decorado con un gran telón de fondo con el logo clásico de la banda y vestidos de riguroso negro los americanos irrumpían en escena de forma expeditiva para azotarnos sin compasión gracias a la contundencia de “Demanufacture”. Especialmente motivado, el vocalista no dejó de recorrer el escenario y animar al personal mientras nos ofrecía los característicos registros eclesiásticos que marcarían “Self Bias Resistor”, con la que completaban un rotundo tándem perteneciente a su trabajo de 1995.

La conexión entre banda y publico fue inmediata, así que tras recibir la primera salva de aplausos Burton nos invitaba a ponernos a botar siguiendo el frenético “What Will Become?”, para rápidamente dejar que los elementos electrónicos nos anunciaran la llegada del trepidante “Shock”. No abandonarían el material de “Obsolete”, ya que la elegida para proseguir con el show sería “Edgecrusher”. Mientras que la encargada de adentrarnos en terrenos mas oscuros e introspectivos sería “Damaged”, que cerraba el capitulo dedicado a “Digimortal”.

Tras haber repasado algunos de sus temas más emblemáticos llegaba el momento de presentar su nuevo material. De modo que el tramo central del show estaría reservado para “Genexus”, del que desgranarían de forma consecutiva “Soul Hacker”, “Regenerate” y “Anodized”, que servían para que la rotunda base rítmica que ahora conforman el bajista Tony Campos y el batería Mike Heller crearan  los sólidos cimentos sobre los que Cazares lanzaría su arsenal de  riffs entrecortados.

Si hasta este momento todo había transcurrido con una cierta normalidad sería en el tramo final del show cuando comenzaron a sucederse una serie de problemas técnicos que desataron la ira de un Dino Cazares que acabó reclamando el apoyo del publico para recriminarle los fallos al responsable al grito de “Pendejo, Pendejo”. Aunque el inoportuno contratiempo acabó cortando el buen ritmo que estaba llevando el show, los americanos conseguirían remontar el vuelo gracias a la pegada del descomunal de “H-K (Hunter-Killer)”, y a la abrumadora respuesta que suscitó su clásico “Replica”, que desataba la euforia entre una audiencia completamente entregada.

En definitiva, una lástima que los fallos técnicos acabaran empañando una descarga que hasta ese momento estaba siendo perfecta. En cualquier caso, los americanos demostraron que están viviendo una segunda juventud, con un Dino Cazares desatado y un Burton C. Bell  que rayó a un excelente nivel.

Texto: Alfonso Díaz

 


 

WARCRY

El cenit por excelencia del día de apertura acaecíó cuando se puso el sol, donde todas las almas puras fueron testigos de un acontecimiento único y exclusivo cristalizado por una banda icónica en nuestro país. Pasadas las 21:30 del pasado miércoles 10 de agosto, Víctor, Pablo, Santi, Roberto y Rafa dejaron de ser WARCRY para convertirse en cinco elementos de un entramado superior. Estos cinco artistas que han cautivado a miles de personas penetraron en un campo peligrosos y arriesgado: la inclusión de una orquesta sinfónica que les acompañara durante toda la velada. ¿La respuesta del público? Atronadora.

Asumir las contingencias de tal situación conllevó un control exhaustivo y preciso de todas las características técnicas, pues la proliferación de más de 50 personas encima de un escenario pone en riesgo la integridad de la actuación. Los preparativos y comprobaciones de realizaron el día anterior y la misma noche de la actuación, y se les otorgó el escenario De La Rosa exclusivamente para ellos.

Cuando concluyó FEAR FACTORY la multitud se congregó esperando impacientes el inicio de lo que se auguraba un magnífico espectáculo, más épico que otra cosa. Cuando se ultimaron los detalles técnicos y se dio el visto bueno a la integridad escénica, empezaron a salir músicos ataviados con cierta elegancia y colocándose en sus correspondientes sillas, empuñando generalmente instrumentos de cuerda dulzones y algunos de viento. Al mando del ejercito sinfónico se presentó con la clásica mueca metalera de los cuernos Miguel Ángel Navarro, poseedor de la batuta que haría dirigir la inminente actuación. Sus rasgos y actitud manifestaban un sincero honor ante tal oportunidad, y esa actitud favorable fue palpable durante las casi dos horas de show.

Casi paralelamente al posicionamiento de la orquesta, salían los cincos elementos cruciales que han exaltado el nombre de WARCRY. Al sonido de "Alma de conquistador" arrancó un concierto que permanecerá en el recuerdo de todo asistente. El sonido sinfónico se tornó poco perceptible en un tema con cierta sonoridad, aunque su presencia no se podía ignorar. Cuando concluyó la canción, Víctor participó risueñamente con el público compartiendo su sonrisa y distendiendo el ambiente. Después de presentar a todos los músicos y de advertir al público sobre el carácter reposado que conllevaría el show, retomaron la música con "El más triste adiós", una canción lenta de temática afligida donde la notoriedad de la orquesta compensó su solapamiento anterior. La consonancia del sonido tenue y tristón de la orquesta con la temática que proyecta la canción fueron asombrosos, el ambiente languidecía ante la aflicción del momento y el público entonaba a pleno pulmón los versos derramados por Víctor. Único.

Huelga mencionar que la mayor presencia de baladas fue una elección acertada para el cariz exótico de aquella situación, aunque parte del público menos conocedor de WARCRY hubiera preferido su clásico poderío. El concierto, a pesar de desarrollarse el día gratuito donde se potencia la presencia de asistentes, estaba enfocado al público más cercano e intimista de la banda y, por lo que se observó, gran parte de los presentes eran conscientes de ello.

Siguiendo con las baladas y tras una introducción en las pantallas recién incorporadas esta edición, Pablo rasgó las primeras notas de "La vida en un beso", con un seguimiento orquestal increíble. Seguidamente, a la denuncia de esa lacra llamada violencia de género, arrancó "Cobarde", tema más marchoso pero sutilmente manipulado para ensamblar una orquestación saboreable en su interpretación. Con "Nana" emergió una letanía estremecedora, un a capela colectivo que demostró la suntuosidad del tema.

Con mayor tralla despegó "Contra el viento", donde la orquesta suplió algunos acordes de la guitarra muy digeribles e interesantes. Como siempre, el solo de Pablo y sus particulares muecas alocadas fagocitaron la atención del público. Después del éxtasis provocado por el tema, "Coraje" demostró la perfecta integridad vocal de Víctor alcanzando registros muy exigentes. Por su parte,"El amor de una madre" desprendió algunas lágrimas. Fue la canción más apesadumbrada que avivó un desconsuelo colectivo acentuado por la suavidad y tibieza de los violines que sintonizaban perfectamente con la intención del tema.

La siguiente triada convulsionó Villena. "Aire"hizo saltar al público, con grandes agudos de Víctor y mucho movimiento por la banda sinfónica que acompañaba vertiginosa a la rapidez del tema. "Keops" fue la gran sorpresa del concierto. El octavo corte, del octavo disco que dura ocho minutos, al margen de conspiranoicos, agitó los cimientos del famoso faraón. Es una canción poco abordable en directo por la gran cantidad de cambios rítmicos, hecho que dificulta su interpretación; pero la exclusividad del momento precisaba de un suceso inédito, y el resultado fue perfecto. Antes de pasar a inmortalizar el momento con fotografías, "Nuevo mundo" volvió a descolocar a la orquesta ante la rapidez exigida, pero supieron afrontarlo con diligencia y profesionalidad.

Pasado el clásico parón que enerva al público, era evidente la falta de, por lo menos, un tema icónico en su repertorio, una canción convertida en himno cuya declaración de intenciones enaltece a cualquier metalero. En efecto "Hoy gano yo" sonó, pero no sin antes gritar a pleno pulmón ese consagrado estribillo que dice: "Nada hay bajo el sol que no tenga solución, nunca una noche venció a un amanecer". "Tú mismo" presidió al último tema desvinculándose de la orquesta sinfónica que comparecía expectante y atónita ante la respuesta del público. Sus rostros mostraban sorpresa e incredulidad, pues el campo entero saltaba efusivamente para despedir a la banda.

El formato exótico del evento agradó muchísimo al público cercano a la banda, pero dejó indiferente a quienes esperaban potencia y turbación. La introducción de una orquesta sinfónica representa una adición cada vez más reiterada en bandas internacionales, pero en España es algo inaudito y su perpetración esporádica ayuda a resquebrajar la monotonía de los clásicos conciertos y a innovar, palabra que tiende a preocupar más que emocionar. En este caso triunfó, pero lo idóneo sería que se convierta en algo anecdótico y no incurra en la saturación pues la gente busca en WARCRY el vigor característico que siempre les ha definido.

El primer día concluyó con la particular escena desenfadada e hilarante de MOJINOS ESCOZÍOS y RENO RENARDO, dos bandas vetustas que son ingredientes en muchísimos festivales nacionales, siempre salpicando al ambiente con humor y algreía.

Canciones clásicas de los MOJINOS como "La liebre" o "Por el culo" sonaron cómicas y tarareadas por el público.

Por su parte, el RENO repasó su trayectoria con clásicos temas aportando novedades como "Meriendacena medieval", que ya se ha afianzado como un tema obligado en su set list. Tampoco faltó el clásico remix de los temas que los catapultaron al éxito, esa mezcolanza que parodia canciones afamadas donde se incluyen extractos de "Yonquis sobre ruedas", "Fiesta Palangana" o "Retromix".

Una forma amena de finalizar la noche y preparse para tres duras e intensas jornadas.

Texto: Jorge Albalate

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

16 COMENTARIOS

  1. En mi opinion WarCry desaprovecharon una ocasion para hacer un concierto para la historia y no estuvieron a la altura ni de lejos. El sonido fue un desastre, la orquesta apenas se apreciaba nada mas que en ciertas partes, y aun asi muy bajita con respecto a guitarras y demas. Por otro lado creo que ha sido el peor concierto que le he visto a nivel vocal a Victor. Y luego ya el set list que elijieron, sencillamente me parecio una broma de mal gusto, todo baladas y medios tiempos, quitando Aire, y las dos finales ya sin orquesta de fondo. Puedo estar equivocado, pero creo que una orquesta brilla mas con canciones rapidas (tipo Rhapsody) que no con baladas,en fin, una pena.

  2. Yo era la primera vez que veía Warcry y salí un poco decepcionado. La orquesta era un batiburrillo de sonido que rara vez destacaba como deberían, y la voz de Víctor extremadamente baja. Al menos eso es lo que se percibía desde la primera fila.

    Y sí, Los Mojinos son mejores musicalmente que muchos, pero muchos, ‘grandes’ grupos españoles que sí entran en “la línea editorial de rafabasa”.

  3. Lo que me resulta muy muy curioso es lo celebradas por internet que son las reuniones de bandas esperadisimas o las confirmaciones de otras tantas súper complicadas de ver en España y que luego ven tres gatos en el mark reale. Y los mojinos o el reno que cuando son confirmadas encuentro gran cantidad de comentarios críticos como el de arriba “los podían dejar para otro tipo de eventos” y luego están a reventar de público en los escenarios grandes… Curioso cuanto menos.