Inicio Conciertos Crónica y fotos de EASY RIDER + IN VAIN en Madrid

Crónica y fotos de EASY RIDER + IN VAIN en Madrid

3

 

EASY RIDER

+ IN VAIN

Sábado 23 de Octubre de 2021- Sala 0 – Madrid

Muchos meses después de la última vez, vuelvo a redactar la crónica de un concierto al que he asistido. Y no puede llenarme más de emoción porque por fin, parece que vemos la luz al fondo de un largo túnel por el que todos hemos transitado.

Qué mejor ocasión además que la de ver una de mis bandas españolas favoritas en su nueva etapa, presentándose en Madrid, en el concierto de ellos al que más gente he visto formando parte del público. EASY RIDER están pletóricos, ilusionados como nunca.

Con su clásica base conformada por los hermanos Villanueva (Jose, bajista y Javier, guitarra solista) y Dani Castellanos (guitarra rítmica y productor de sus discos), uniendo fuerzas ahora a Jose Roldán (batería, al que ya conocíamos de su larga trayectoria en los toledanos NOCTURNIA) y la gran novedad que resultó siendo la protagonista de la velada, la joven malagueña Dess Díaz como cantante.

Además de la nueva formación, la banda presentaba su más reciente lanzamiento, “Metamorphosis”. Una colección de siete temas seleccionados de entre sus tres primeros discos y regrabados con los nuevos músicos, añadiéndoles un toque actual a la producción.

Pero no adelantemos acontecimientos, porque antes de que los RIDER asaltaran el escenario, tuvimos ocasión de presenciar la actuación de IN VAIN, todos unos conocidos de la escena madrileña de los últimos años, a los que hacía bastante que no veía (desde cierto concierto en mi querida Excalibur en el que estuve trabajando tantos años como dj residente los sábados) y sobre los que aprecié una más que notable evolución, fruto del paso del tiempo.

Venían presentando “All Hope is Gone”, su flamante nuevo álbum lanzado a primeros de octubre y combinaron canciones de éste con otras pertenecientes al resto de su discografía. De esta manera, caerían las iniciales “Evil’s in my Soul” (la cual también sirve de apertura para “All Hope is Gone”), “In Death we Trust” o la épica “Blood & Steel”.

Ya de primeras quedaría claro lo que iba a ser una constante y por ende, la tónica negativa de la velada: el mal sonido imperante. Y es que aquello, más que una ecualización era una bola sónica que daba la sensación de estar escuchando la música pinchada como a tres habitaciones de distancia. Sin matiz alguno y ni mucho menos brillo. ¡Una pena!

Me gustaron bastante “No Future for the World” y la épica “Hannibal ad Portas”, mezclando varias pinceladas de estilos: algo de heavy metal clásico por aquí, otro poco de power metal alemán por allá y una pizca de thrash para aderezar el conjunto.

Finalizaron con “War Machine”, pletóricos y felices de haber podido volver a un escenario. ¡Seguro que pronto volveremos a saber de ellos!

Se lo dije a Jose Villanueva, bajista de EASY RIDER justo después de su concierto: “Es la vez que más te he visto sonreír durante un concierto”. Y es que su cara denotaba la grandísima ilusión que tanto él como sus compañeros tienen en esta nueva etapa que tiene visos de ser la más exitosa y fructífera en su dilatada carrera. De hecho, sólo una canción les costó romper el hielo y comenzar a darlo todo, pues si bien es cierto que durante “Perfecta Creación” les vi algo dubitativos y con algún que otro despiste fruto de la repentina descarga de adrenalina, con “Ojos de Fuego” aquello ya se encarriló, ¡y de qué manera!

Dess se comía el escenario, yendo de un lado para otro, animando al público y cantando con garra y técnica, como si llevara en el grupo desde su primer disco. No cabe duda de que las canciones independientemente de la época a la que pertenezcan, las ha hecho suyas. Lo que ahora nos deja es con las ganas de escuchar su nuevo disco dentro de unos meses, pero ese será otro cantar (nunca mejor dicho).

El resto de la banda son un combo de precisión musical, como siempre. Jose Villanueva, sonriente como dije, interactuando con sus compañeros y animando el cotarro, en amplio contraste con el semblante de su hermano Javier, más serio y atento a su instrumento. Dani siguen siendo el perfecto complemento rítmico, además de todo el trabajo que aporta de ese que no se suele ver, desde su perspectiva técnica. Por su lado, quedé impresionado con el también nuevo Jose Roldán, perfectamente acoplado, sin perder el compás, pese a que algunas de las canciones de EASY RIDER no son nada sencillas en su ejecución.

Siguiendo con las canciones, me gustó mucho “See my Eyes”, aunque la que terminó por romper el hielo fue una tremenda versión de “Lord of the Storm” donde toda la banda se vino arriba, incluyendo a una vocalista que no paraba quieta sobre el escenario, contagiándonos con su energía al resto.

“Seven” les quedó redonda, haciendo justicia al gran clásico que es.

Personalmente, la gran sorpresa de la noche vino con “Tiempo”. Reconozco que no es un tema que me guste especialmente y no lo digo sólo por la nueva versión de “Metamorphosis”. Sin embargo, aquella noche esa canción ganó muchos enteros en intensidad, con una interpretación majestuosa a la que el público se unió, cantando todos al unísono.

Vuelta con un “Changes” enorme a la que siguió un escarceo hacia la faceta más oscura de EASY RIDER con “Defiance” del gran disco “From the Darkness” y otro clasicazo, “Wormwood”, con otra soberbia interpretación de Dess, dotando al tema de todos y cada uno de los muchos matices que posee.

La majestuosa “Babylon the Great” fue el perfecto preludio para el tema que abandera, hasta la fecha, esta nueva etapa en la banda, el enorme “Evilution”. Todo un himno que banda y público cantaron a una, seguida del gran “The New Jerusalem”.

Con la gente metida en el bolsillo, encararon el final con la tripleta compuesta por “Blazing Fire Victory”, “Visions” y otra de mis favoritas, “Where Angels Fly” y es que me reconozco como todo un gran fan de “From the Darkness”, quizás mi disco favorito de la banda.

Volvieron para el bis con otra gran ristra de clásicos regrabados para la ocasión: la pletórica “Savage Rage”, el “Vampire Prelude” que ya no es la introducción de siempre sino que desde ahora es una canción con derecho -y nombre- propio y su himno perenne, aquel que no puede faltar en ninguno de sus conciertos, el gran “Stranger” que ya no es la canción de Eugenio o Ron, sino la de Dess Díaz.

Al final salimos felices, tras poder ver un concierto en sala, de pie y disfrutándolo, si bien no enteramente a la vieja usanza, pero casi.

EASY RIDER llegaron, tocaron y vencieron.

Texto: J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comwww.twitch.tv/metal_dj_phoenix

Fotos: Vicente Diaz

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

ROCK GUITAR EXPERIENCE – Reading para guitarristas
Warner - WHITESNAKE
Tienda de Ropa - TELON DE ACERO
EASY RIDER - Metamorphosis
SARATOGA GIRA
DARK RAILS - HELL-TRAIN
GUADAÑA – Erytheia
KIVENTS
AGENCIA - AREA51METAL
ROCK GUITAR EXPERIENCE

3 COMENTARIOS