Inicio Conciertos Crónica y fotos de DEVIN TOWNSEND – Sábado 1 de Mayo de...

Crónica y fotos de DEVIN TOWNSEND – Sábado 1 de Mayo de 2021 – Concierto en Streaming – Ocean Machine: In Its Entirety

0

 

DEVIN TOWNSEND

Sábado 1 de Mayo de 2021 – Streaming – Ocean Machine: In Its Entirety

Multiinstrumentista, vocalista, compositor, productor, las inquietudes musicales y el anhelo por innovar y experimentar dentro de la música han sido una constante a lo largo de la dilatada carrera de Devin Townsend. Desde que se diera a conocer entre el público del  hard & heavy por ser  la voz que acompañó al maestro  Vai  en aquel ya lejano “Sex & Religion”, la trayectoria del canadiense ha sido imparable e inclasificable estilísticamente hablando. En primer lugar se encargó de plasmar  su vertiente más agresiva liderando  Strapping Young Lad, dando forma a un explosivo cocktail que combinaba encarnizado metal con aquellas sonoridades industriales que tan en boga estuvieron  a mediados de la década de los noventa.  Pero su talento, su personalidad inquieta y sus ansias por seguir probando nuevos sonidos mientras continuaba creciendo como músico y compositor le hicieron embarcarse en diferentes proyectos que le permitieran expandir todo su potencial creativo, y en los que  siempre su nombre aparecía acompañado por una denominación diferencial: Devin Townsend, THE DEVIN TOWNSEND BAND, DEVIN TOWNSEND PROJECT…, en  definitiva diferentes nombres que le permitían expandir su propuesta por diferentes derroteros sin estar sujeto al compromiso que dicta una denominación concreta.

Pero volvamos hacia atrás, al verano de  1997, ya que  tan sólo unos meses después de publicar el segundo largo de Strapping Young Lad, “City”, Devin Townsend nos sorprendía a todos con “Ocean Machine: Biomech”, dejando claro con su particular fusión de metal, rock progresivo y música ambient que no estaba dispuesto a encasillarse dentro de un estilo concreto y perfilaba así  las líneas maestras en torno a las que iba a girar su propuesta musical. Conociendo el talante y la personalidad de Townsend un servidor tenía claro que su streaming iba a ser diferente a lo  que él mismo y  otros muchos artistas nos han brindado en estos últimos meses.

En primer lugar el enclave poco tenía que ver con la imagen habitual de una banda hacinada en un estudio o local de ensayo. Devin Townsend se presentaba ante sus seguidores como ha venido haciendo en sus conciertos en “cuarentena”: en solitario, pero en esta ocasión al aire libre, rodeado de naturaleza, en una terraza exterior en  los The Farm Studios de Sunshine Coast, Canada. Además para poder apreciar toda la belleza del paraje un dron nos ofreció unas preciosas tomas panorámicas que nos permitieron ver el bosque que rodea a los mencionados estudios propiedad  de Garth “GGGarth” Richardson. El de esta noche era el séptimo show que el talentoso músico canadiense ofrecía bajo la denominación de “Quarantine Concert Series”, y el protagonista  fue el álbum “Ocean Machine: Biomech” de 1997.

Tras una escueta cortinilla a modo de introducción Devin ejercía como el perfecto anfitrión dándonos la bienvenida, dejando claro que la falta de presentaciones en directo no han afectado ni a su don de gente ni a su particular sentido del humor. Mientras el dron nos ofrecía las primeras tomas aéreas de los estudios, los planos más cortos nos permitían ver el pequeño set escénico, conformado por un trípode y una cámara, un montón de guitarras, una colorista escultura de un pájaro en pleno vuelo,  y la cabeza de un oso de peluche sobre una mesa. Vestido de forma informal, -con ropa cómoda y un gorro de lana-, y aferrado a su guitarra Devin en ningún momento perdió la sonrisa, dejando patente que estaba disfrutando de la experiencia.

“Seventh Wave”, se encargó de dar el pistoletazo de salida a nuestro viaje musical, dejando que sus atmosféricas melodías se encargaran de mecernos y transportarnos a otra dimensión mientras los registros de Devin, -con una buena dosis de reverb-, se empastaban a la perfección con las impresionantes tomas aéreas. Aunque no contó con una banda de respaldo, lo cierto es que el sonido fue perfecto durante todo el show. Así que al grito de “It´s a beautiful day” arrancaba “Life”,  desplegando todo el positivismo con sus resplandecientes melodías para que posteriormente  Devin, señalando la cámara que tenía situada  en frente, nos invitará a cantar con él.

Como en cualquier travesía que se precie no podían faltar los contrastes. Así que tras semejante derroche de luminosidad el  contrapunto lo puso “Night”, que sonó mucho más rotunda y pesada, dejando que sus omnipresentes teclados y la contundencia de la guitarra se encargarán de darle esa orientación más oscura y melancólica.  Las aptitudes vocales de Devin quedarían plasmadas  a lo largo de “Hide Nowhere”, alternando registros angelicales y rugidos desgarradores.

Tras refrescarse y recuperar el aliento, Devin Townsend empuñó la acústica  para guiarnos a través de la emotiva y sentimental “Sister”. La intimista interpretación de la escueta “3 A.M.” nos flanquearía el paso hacia “Voices In The Fan”, que desplegó  todo su potencial ambient, envolviéndonos con sus melodías mientras nuevamente las imágenes aéreas contribuían a amplificar la sensación de dominar el entorno a vista de pájaro. Tampoco faltaron los aromas futuristas a lo largo de “Greetings”, mientras que la fuerza, la garra y la pasión metalera llegó junto  al machachón riff de “Regulator”.

Evidentemente cuando hablamos de una obra tan variada y heterogénea como “Ocean Machine: Biomech”, cada cual tiene sus  preferencias. Personalmente, he de reconocer que lo que más me gustó siempre  fue su tramo final, esos  últimos cortes que hacen que el disco suba de nivel. Así que mi disfrute personal comenzó con esa joya que lleva por título “Funeral”, todo un compendio de emociones que consiguen capturar al oyente y hacerle sentir la angustia y la melancolía que se experimenta al perder un ser querido. Como si fuera una condena la cadencia lenta y repetitiva de la monumental  “Bastard” haría subir todavía más el nivel de intensidad,  con Devin hipnotizando al personal con su habitual sutileza a la hora de cantar.

Dejando la guitarra a un lado y encargándose únicamente de la voz Devin dotó de un dramatismo exacerbado a la interpretación de  “The Death Of Music”, llevando su orientación ambiental a una nueva dimensión al alternar susurros y diferentes  registros vocales. La elegancia y la magia de “Thing Beyond Things” actuarían como bálsamo gracias a la dulzura  de sus relajadas  melodías para acabar poniendo el punto y seguido al show. El epilogó llegaría tras una simpática charla  con un pequeño fragmento de “Ocean Machines”, interpretado únicamente con la acústica.

Siempre he admirado el aplomo, las tablas y el magnetismo que deben tener los monologuistas a la hora de enfrentarse a un auditorio. Pues bien, eso es precisamente lo que nos ofreció Devin Townsend en este “Ocean Machine: In Its Entirety”, un monologo audio-visual verdaderamente impactante, genuino, y muy  diferente a lo que suele ser habitual en estos conciertos en cuarentena. Fueron ochenta minutos de vibrante intensidad musical en los que “el genio canadiense”  se dedicó a repasar íntegramente uno de los trabajos más importantes de su carrera.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Capturas de pantalla del Streaming

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

ROCK GUITAR EXPERIENCE – Reading para guitarristas
Warner - WHITESNAKE
Tienda de Ropa - TELON DE ACERO
EASY RIDER - Metamorphosis
SARATOGA GIRA
DARK RAILS - HELL-TRAIN
GUADAÑA – Erytheia
KIVENTS
AGENCIA - AREA51METAL
ROCK GUITAR EXPERIENCE