Inicio Conciertos Crónica y fotos de ABBATH + 1349 + NUCLEAR + VLTIMAS en...

Crónica y fotos de ABBATH + 1349 + NUCLEAR + VLTIMAS en Madrid

0
Century Media - KANSAS
Century Media - KANSAS

 

ABBATH

+ VLTIMAS + 1349 + NUCLEAR

Sábado 1 de Feberero de 2020 –  Sala But – Madrid 

Comenzábamos el mes de Febrero de la mejor forma posible, en sábado y disfrutando de la que seguro va a ser una de las giras extremas más notorias que nos deje este año 2020, que ha llegado con una agenda especialmente intensa, que además se va a mantener así durante meses. De la mano de ABBATH y su segundo LP en solitario, “Outrstrider”, que ya de por sí es y siempre será reclamo suficiente, el excelso cartel se completaba con VLTIMAS, con nada menos que David Vincent (ex-MORBID ANGEL) al frente, 1349, nada sencillos de ver por nuestro país, y cerrando el cartel los chilenos NUCLEAR. Como para perdérselo.

Antes de meternos de lleno en lo que la noche nos dejó en lo estrictamente musical, que fue mucho, y como uno valora el tiempo por encima de todas las cosas, decir que quien haya ‘clickado’ en esta crónica motivado por el morbo que despierta Abbath en los últimos meses, está perdiendo el suyo. Sí, es verdad que a mediados del mes de Noviembre el frontman protagonizó unos acontecimientos un tanto desagradables en Buenos Aires, obligando a la suspensión del concierto después de tan sólo 2 temas, y que desde entonces parece que el vocalista y guitarrista se encuentra en proceso de rehabilitación por su adicción al alcohol. Desconozco cómo se encuentra dentro de ese proceso, y por supuesto le deseamos todo lo mejor para salir de ese difícil trance, pero en lo que pudimos ver en Madrid, puede decirse que Abbath no solo estuvo en plenitud de facultados, sino que dio el mejor y más soberbio de los conciertos que yo le he visto con su banda en solitario. Es todo lo que comentaré a ese respecto; lo demás nos interesa mucho menos.

Cuando accedimos a la But, justo acababan de comenzar su descarga unos 1349 que ya nos abrasaban con el ‘blastbeath’ infernal de Frost, y que congregaban un aforo espectacular para pasar poco de las 19H de la tarde. Sonaba “Through Eyes And Stone”, de su último “The Infernal Pathway” (2019), un grandísimo disco del que la banda noruega dio buena cuenta, en un concierto de unos 40 minutos en el que estuvieron, como mínimo, a la altura de las expectativas, sonando tremendos y con un Ravn dejandose la piel, en una visita importante para ellos, ya que hacía muchos años que no tocaban en nuestro país, no recuerdo cuantos, puede que 12 o 15 fácilmente. Fue una lección de ‘black metal’ efímero y abrasador, con una audiencia un tanto contemplativa, y como decía un sonido apabullante. Temas como “Golem”, Atomic Chapel” o “Dødskamp”, nos pusieron las pilas, nos pusieron a prueba a su vez el cuello, y nos hicieron recordar durante un rato bien largo lo necesario que es disfrutar de esta gran banda de vez en cuando. Esperemos que la próxima sea pronto y, a ser posible, en nuestro país.

Después hubo un receso quizás más largo de lo deseable, con un cambio de ‘backline’ casi completo, nada habitual en giras de este estilo, por lo que la aparición de VLTIMAS se hizo esperar quizás demasiado. Instalados ya 2 ‘roll-ups’ a ambos lados del escenario con su logo, la banda americana salía a escena poco antes de que David Vincent lo hiciera, muy ceremonioso él ataviado con su sombrero de ala ancha, con bien de “pompa”.

El sonido fue algo confuso al principio, como confuso fueron en general esos primeros momentos con “Something Wicked Marches In”, un tema un tanto particular incluso para lo que es ese primer trabajo de la banda, de mismo título, que desde luego no se ajusta a los cánones del ‘death metal’ más tradicional por el que Mr. Vincent es más conocido. Reconozco que todavía no he terminado de digerir este debut de la “superbanda”, no termino de encajar esos arreglos vocales de Vincent, aunque el trabajo tiene incuestionables momentos de brutalidad marca de la casa, y más o menos fue lo que vimos en su puesta en escena madrileña.

Se tocaron el disco al completo (creo que no se dejaron ninguna), y aunque finalmente sí que tuvieron un sonido a la altura, les ví algo intermitentes, y por momentos un poco artificiales, con un Vincent muy recargado de ‘reverb’ y me pareció que algunas partes grabadas. Por cierto, de MORBID ANGEL nada de nada, lo que no es raro porque para eso el vocalista ya tiene I AM MORBID, con quienes estuvo en nuestro país hace bien poco. Unos 40 minutos de brutalismo con luces y sombras que dejaban paso al plato fuerte de la noche…

Tras otro intermedio que se nos hizo eterno, el escenario ya estaba listo para la traca final. El logo de ABBATH presidiendo el centro, algo enormemente llamativo que personalmente nunca había visto, y detrás la portada de su segundo trabajo, un “Outstrider” que nos congregaba a todos allí; el efecto como de portada en 3D era como poco llamativo, y junto con un juego de luces muy destacable aun tratándose de una sala de aforo medio, en lo visual fue un concierto muy entretenido y, sobre todo, diferente.

Tras la épica intro de Falla, la banda se presentaba en escena con “Hecate”, apareciendo Abbath junto a Ole a la otra guitarra, Ukri a la batería, y el nuevo fichaje al bajo tras la salida de Mia Wallace, Rusty Cornell, que está girando con el grupo al menos de forma momentánea. El sonido era un cañón, y por cómo salió el vocalista noruego, de un modo sobrio y junto al resto de la banda, enormemente concentrado, era fácil de adivinar que la banda sería una apisonadora, y su concierto sólido y sin fisuras. Así fue.

“Count The Dead” nos arrasó como la peste, y “Bridge Of Spasms” nos trajo para mí lo mejor de su último trabajo, (subjetivamente) incluso superior al primero, con un sonido de guitarra, especialmente de Abbath, destructor como pocos. Todavía mientras escribo estas líneas se me reproducen sus serpenteantes riffs en la cabeza, y he estado en otro concierto después. Demoledor. Siguiendo con la alternancia entre su primer y segundo trabajo, “The Artifex” nos devolvía al inicio de todo, para volver a dar con su último trabajo con un “Harvest Pyre” descomunal. Creo que fue, de todas las veces que he podido ver al polifacético frontman, tanto con su banda actual como en IMMORTAL, la vez que más serio le he visto, puede que hasta demasiado. Ni una sola gracieta, ni esos pasos laterales tan graciosos y característicos… nada. Tan sólo alguna que otra mueca, contadísima, mínimas palabras entre algunos temas, y por lo demás, ‘black metal’ y punto.

Después de “Ashes Of The Damned”, con ese arreglo de teclado tan singular en el estribillo grabado (y con un batería al que pensaba que se le salía un brazo), llegaba la primera de las versiones de la noche, y creo que un punto de inflexión claro que suponía el comienzo de la segunda mitad del concierto, donde la banda tiró algo más de clásicos o de temas todavía más reconocibles, lo que hizo que la temperatura lógicamente subiera. Aun así, quiero decir que me pareció muy razonable meter tan sólo 3 temas de IMMORTAL y uno de I, pues al fin y al cabo la gente también lo esperaba pero no puede decirse que abusara ni muchísimo menos. “Warriors” es el tema más icónico seguramente de I, un proyecto que en su día parecía que iba a quedar en nada y que, contra todo pronóstico, ahí sigue cobrando vida desde hace unos cuantos años en directo gracias a la escisión. “Nebular Ravens Winter” fue la primera referencia a IMMORTAL, y sonó mucho más ‘heavy’ que en su día, algo muy palpable, de hecho. En este punto, el clímax era máximo, y la percepción del tiempo se difuminaba mientras la tralla nos perforaba inmisericorde.

Los dos trallazos de “Outstrider” que vinieron después no bajaron el ritmo para nada, y el gran final lo marcaron 2 verdaderos himnos de IMMORTAL como fueron “In My Kingdom Cold” y “Tyrants”, cuyo ‘riff’ nos masacró como nunca las cervicales… ¡qué grosor! La banda escapó de clichés y etiquetas cerrando con dos temas propios, en lo que creo que fue una declaración de intenciones clarísima, primero con “To War!” y después con “Winterbane”, primeros dos cortes de su disco debut, del que siguen estando más que orgullosos, y motivos tienen. Eso sí, el final, que nos sobrevino después de hora y cuarto larga, se nos hizo algo abrupto, sin un solo bis ni casi despedirse, con la frialdad del ‘black metal’ que derramaron sobre Madrid en un sábado de Febrero no tan frío como ellos.

Un grandísimo concierto de un referente del género, mal que le pese a algunos, que tiene cuerda para rato si consigue espantar sus demonios internos. Ojalá lo logre. 

Setlist ABBATH:

  • Danza Ritual del Fuego (Manuel de Falla) (Intro)
  • Hecate
  • Count the Dead
  • Bridge of Spasms
  • The Artifex
  • Harvest Pyre
  • Ashes of the Damned
  • Warriors (I)
  • Nebular Ravens Winter (IMMORTAL)
  • Calm in Ire (Of Hurricane)
  • Outstrider
  • In My Kingdom Cold (IMMORTAL)
  • Tyrants (IMMORTAL)
  • To War!
  • Winterbane
  • Prologue / Anvil of Crom (Outro) 

Texto: Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com) – Twitter: @Jorge_del_amo

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 


 

1349

 


VLTIMAS