Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de CANO – La Zozobra

Critica del CD de CANO – La Zozobra

5
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon

 

 

CANO – La Zozobra

Discográfica: Autoeditado

Puntuación Popular

(2 votos) 8.5/10

 CANO - La Zozobra Aprovechando que CENTINELA no está dando conciertos ni preparando material nuevo aún, su compositor y vocalista, Cano, se ha tomado los últimos dos años para grabar su primer disco en solitario, La Zozobra, que ha producido por completo él mismo en su home studio.

Eso implica varias cosas, aunque la fundamental es que es un proyecto que se nota 100% personal desde la primera nota. Además de “desahogarse” y volcarse con letras que se basan en una mala racha personal que ha vivido, Cano ha hecho lo que ha querido, y puesto que él ha grabado todo (baterías, bajos, guitarras rítmicas y voces), el enfoque es a su medida. El estilo no es tan rápido, no hay tanto doble pedal ni tantas voces sobreagudas, y es que, como él mismo dice, le apetecía experimentar con cosas diferentes y salirse del heavy metal que siempre ha hecho con CENTINELA. Pero claro, es lógico que estos temas recuerden a la banda porque Cano es su voz y principal compositor.

El sonido es otra de las consecuencias de una autoproducción. Cano ha conseguido hacer que las canciones suenen contundentes, con pegada y con un nivel muy bueno, pero no olvidemos que todo lo ha hecho desde su home studio y que, por ejemplo, aunque las baterías están trabajadas, no suenan igual que si un batería profesional las hubiera tocado y grabado con mejores medios.

Por otro lado, y a pesar de que todo el peso de la producción ha sido de Cano, ha contado con la colaboración de diferentes músicos como Fernando Moya, Joseph Gabaldón, Manolo Arias, Juanjo Melero, Juan Parreño, Alberto Sales, José Luis Martínez, Diego López o Mario Gutiérrez, en los que se ha apoyado sobre todo para los solos de guitarra.

Hecho este contexto del álbum, vamos a analizar las nueve canciones que incluye para ver qué nos encontramos exactamente.

Unos cuervos y el sonido del viento nos dan la bienvenida antes de que un redoble de batería y unos coros con la inconfundible voz de Cano irrumpan en “Sangre Sin Calor”. Es una medio tiempo de heavy metal clásico, oscura, con baterías más hardrockeras y una estructura y melodías que bien podrían encajar en CENTINELA (de hecho, parte del tema ha sido compuesto junto a Fernan, de la banda albaceteña). Tiene un espíritu muy decadente y cabalga con pesadez con un estribillo en el que escuchamos al Cano afilado que todos conocemos pero, como en general sucede con el trabajo, hace falta más de una escucha para empezar a saborear más las canciones.

Un riff muy rockero y un bajo muy gordo son los pilares fundamentales de “La Suerte Hundida”, que presenta unas armonías vocales y coros muy cuidados que despuntan en un estribillo que me ha recordado a ese toque teatral y pasional de STRAVAGANZZA, aunque con una aproximación mucho más cruda. Me ha gustado la parte instrumental, con arreglos de batería muy medidos y unos solos de guitarra muy apropiados, así como Cano, que canta con un feeling muy especial (se nota que está sintiendo lo que dice la letra).

Nunca me esperaba escuchar un tema como “Pura Sangre” con la voz de Cano. El principio suena a OBÚS totalmente, con un riff macarra y una batería sencilla, pero con mucho estilo. Posteriormente deriva hacia un metal europeo en la onda de SAXON o ACCEPT, con mucho groove y con una dinámica que sorprende poco antes de llegar a la mitad de su duración. El verso “No soy el ángel que se esperaban ver” parece un buen resumen de una letra que habla del mundo de la música y de cómo lo ha vivido alguien como Cano.

“Guerra Abierta” arranca con un riff heavymetalero de la vieja escuela y con una propuesta más directa y cañera, no en vano es la canción más corta del álbum. Gustará a los seguidores de CENTINELA y del heavy español porque entra a la primera y la voz de Cano suena llena de energía.

En “La Noche” Cano nos lleva a una atmósfera que construyen las guitarras acústicas, un lead bonito de guitarra eléctrica y su voz más cálida y sentida. Es una balada que habla de su ansiedad, depresión e insomnio (“el invierno no se quiere ir”) en la que su interpretación vocal es lo más destacado, aunque los arreglos de guitarras y coros hacen crecer mucho las melodías.

“El Desierto de la Obsesión” retoma la caña con un riff metalero muy contundente y unas estrofas más cercanas al metal industrial que al heavy. Una vez más, Cano saca la garra que guarda en sus cuerdas vocales para encarar un tema con onda más macarra y estribillos directos. Tiene una parte instrumental muy bonita y calmada y que encaja muy bien con la cadencia más contundente del tema.

El bajo a solas empieza en “Mi Rebelión”, un corte muy crudo, pesado y lento que tiene más que ver con el stoner que con el heavy metal. El combo que forman las guitarras y la batería es muy interesante, mientras que las voces tienen unas melodías muy pesimistas que, en mi caso, no me han terminado de conquistar (sobre gustos…). Sin embargo, la parte instrumental, más metalera y con melodías más brillantes, me parece muy buena.

El corte más cañero es “El Cambio”, que empieza con furia desde el principio, aunque el combo matador es cuando todo el muro sónico se une a la poderosa voz de Cano, que se siente muy cómodo en este registro más grave, sobre el que pivota para alcanzar los medios y agudos con la facilidad que siempre ha hecho. Muy bueno.

Cierra el disco “Última Frontera”, una medio tiempo dominada por un groove en el que el bajo machaca a base de bien y las guitarras se aproximan al thrash. En el estribillo Cano tira de agudos y de un juego de coros interesante y casi psicodélico.

Son poco más de 40 minutos, pero suficientes para demostrar que Cano tenía ganas de explorar otros caminos más allá de CENTINELA. El resultado no es para todos los públicos, aunque me parece una propuesta muy honesta, cuidada al detalle, con unos grooves potentes y, además, sirve para que escuchemos facetas nuevas de la que, para mí, es una de las mejores voces del heavy metal español.

César Muela – Twitter

Lista de Temas:

  1. Sangre Sin Calor
  2. La Suerte Hundida
  3. Pura Sangre
  4. Guerra Abierta
  5. La Noche
  6. El Desierto de la Obsesión
  7. Mi Rebelión
  8. El Cambio
  9. Última Frontera

 

 

 

5 COMENTARIOS

  1. Todo el disco es súper entretenido, muy variado, y lleno de temas que se sostienen por sí solos. Vocalmente top, y además se agradece escuchar en una producción a un cantante sin autotune. El único pero que le saco al disco es que se podría haber humanizado un poquito más la caja de la batería.
    Pero vamos, hasta la producción, para estar hecha en un home studio, que yo he pasado por lo mismo y sé que es un currazo, suena muy cañón.

    Muy muy buen disco, sí señor, ojalá tenga algo de repercusión.

    • El comentario más acertado que he leído en esta web desde hace mucho tiempo… Discazo!!! Da gusto escuchar la voz de Cano con tanta naturalidad y sonando tan orgánica, sin trucos de artificio, con tantos matices y tan bien interpretada… Y los temas enganchan, sencillos, pero muy dinámicos y con muy buen gusto melódico. Lo dicho, ojalá tenga suerte y repercusión.

  2. A mi parecer el disco está muy bien en su conjunto,muy variado como bien se dice y con un José Cano sobresaliente en su labor vocal;siempre he pensado que este tipo tenía un registro bestial aunque en algún tono personalmente a mi me sonaba desafinado pero precisamente ahora en este álbum escucho al José Cano que anhelaba oír;modulando muy bien su voz y explorando otros registros vocales más allá de los agudos.Eso si,su timbre siempre me ha recordado en ciertos momentos al de Juan Gallardo de Angeles del Infierno.

    Desde aquí recomiendo su escucha para todos aquellos/as que disfruten del buen metal patrio y coincido en que la única pega es el sonido de batería pero bueno…para ser autoproducido no está mal del todo el sonido en general.