Inicio Conciertos Crónica de Y&T de Madrid y fotos de Pamplona

Crónica de Y&T de Madrid y fotos de Pamplona

3

 

Y&T

Sábado 28 de Septiembre de 2019 – Sala But – Madrid

Una leyenda de lo más infravalorada en el mercado como Dave Meniketti y sus Y&T están de vuelta. Celebrando nada más y nada menos que 45 años de hard rock en la carretera, algo que pocas bandas pueden decir a día de hoy, Y&T aterrizaba en Madrid en la céntrica sala But para reunirse con sus seguidores en una velada en la que recorrerían toda su trayectoria ante un numeroso respetable que es fiel a la ceremonia de Meniketti y los suyos.

La But mostraba el color de las grandes noches, con una entrada como comentamos muy cerca del sold out, abarrotando una sala que se fundía en cada melodía desde el primer segundo con la única banda de la noche, y es que Y&T actuarían sin teloneros, con todo para ellos, y con un set de poco más de dos horas (ya podrían aprender muchos a lanzarse dos horas al escenario con tantos años a sus espaldas). Muchísima gente desde la apertura de puertas, y es que si el concierto se celebra en sábado como es el caso, mejor que mejor (incluso con un Atlético-Real Madrid a la misma hora).

Llegaba ahora si el momento, nueve en punto, puntualidad extrema para recibir a Dave y sus secuaces, Mike Vanderhule a la batería, John Nymann a la guitarra y Aaron Leigh al bajo. Y&T estaban sobre el escenario y empezaban a galopar con fuerza a ritmo de una archicoreada “Hurricane” y “Lonely Side of Town”. La guitarra de Dave expresa en cada momento el sentir del mismo Meniketti y su rostro, es increíble la capacidad de transmitir de este artista a través de una guitarra, como queda comprobado en “Don’t Stop Runnin’” o un clasicazo como “Black Tiger”, donde era imposible no mover la melena ante el rugido en ese poderoso estribillo.

“Come in From the Rain” y sobre todo “Mean Streak” hacían alzar el puño y la voz a toda la sala con esa cabalgada vertiginosa y con un Dave cantando a las mil maravillas, uno de los vocalistas más infravalorados del panorama, aunque hay que decir que se escuchaba un poco por debajo de lo que hubiésemos deseado. Preciosa melodía la de “Midnight in Tokyo”, con todo el público coreándola al unísono para alzar la voz en ese estribillo mágico. También hubo un pequeño momento en el que las revoluciones bajaron un poco con “Face Like an Angel”, o una “Earthshaker” que no funcionaba tan bien como una magistral “Struck Down”, con un Meniketti a la guitarra soberbio dando una lección de cátedra una vez más.

Llegaba una de las más pegadizas de su “Facemelter”, hablamos de “I Want Your Money” que funciona bastante bien en directo, con un Mike solidísimo tras los platos, con Aaron muy protagonista en todo momento sin parar sobre el escenario, al igual que el bueno de John, siempre acertado y dejando el protagonismo a Dave cuando es necesario. Esta banda funciona a las mil maravillas como queda demostrado en la prodigiosa “I Believe in You”, preciosa de inicio a fin, con Meniketti haciendo hablar y expresar hasta el último sentimiento a su guitarra, “Hang ‘em High” es otra de esas pegadizas que no puede faltar en su set, y nos íbamos acercando peligrosamente al final. “21st Century” o “Contagious” pasaron un tanto desapercibidas en comparación con los cañonazos que llegaban a continuación, pero cumplen a la perfección para no deshinchar el globo de un show que estaba siendo pluscuamperfecto.

Si hablabamos de exitazos previamente, “Summertime Girls” sigue sonando fresca y apabullante a la vez, pero de nuevo se hace el silencio y se eriza nuestro vello al escuchar las primeras notas de “Rescue Me”, haciendo rugir posteriormente al público y saltar con la bocanada de Dave dando paso al resto de la banda tras esa intro de lo más emotiva, exquisita y elegante. El final momentáneo lo ponía “I’m Coming Home”, un ‘nuevo clásico’, y es que siguen componiendo temazos como este que salió en 2010, lo que ha llevado a ser a Y&T lo que a día de hoy sigue siendo, y es que es difícil llegar, pero más difícil es mantenerse. Entre vítores se despedía el cuarteto norteamericano sabiendo que tienen a su fiel fandom en Madrid rugiendo con la fuerza de antaño.

Llegamos ahora a los bises con una bella “Sail on By”, y con la que no puede faltar, “Forever” es el himno por excelencia de Y&T, sólo hay que escuchar al respetable y ver las caras de emoción pudiendo volver a disfrutar de esta obra maestra en directo una vez más, y es que todas las bandas lo quieran o no tienen esa canción estandarte por la cual la gente se familiariza con el grupo, y “Forever” es esa canción que escuchaba una y otra vez en el cassette del coche cuando era un crío. Así finalizaba una lección magistral de Meniketti y los suyos, como siempre. Nunca fallan, es una auténtica barbaridad las dos horas de calidad musical de estos cuatro sobre el escenario. Sólo nos queda rezar para que el bueno de Dave vuelva pronto a la carga, también nos gustaría escuchar nuevo material por cierto, pero lo que está claro es que Madrid es siempre un seguro para Y&T, como para nosotros cada concierto suyo.

Texto: Óscar Gil Escobar

Fotos: Carlos Fabian (Correspondientes al concierto al Viernes 27 de Septiembre de 2019 – Sala Burlatako Udala – Pamplona)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


 

Galería de Fotos:

 

 

 

DEBLER EPERNIA - Gira 2022
DARK EMBRACE - Hueso producciones
Marcos Nieto - Second Chances
NURCRY - Alma Libre
TWILIGHT  - Sign Of The Times
IRON MADIDEN
KIVENTS

3 COMENTARIOS

  1. Fui a mi primer concierto de Y&T en 2011, no había seguido a la banda, de hecho nunca había tenido un disco suyo a pesar de ser seguidor del hard rock de los 80, luego repetí experiencia en 2016 ya con varios cds en mi estantería, creo que puedo contarlos entre los conciertos que más he disfrutado, con un Meniketti espectacular en la guitarra y voz, estoy convencido de que tienen uno de los mejores directos al que se puede asistir hoy en día, quizás no tuvieron en su momento el éxito que merecieron y si disfrutaron otras bandas similares, pero desde mi punto de vista, muy pocas pueden ponerse ahora a su altura sobre un escenario. Volvería a verles sin duda…

  2. Totalmemte de acuerdo , mi caso es el contrario , yo si los conocia de hace muchos años pero nunca los habia visto en directo y la verdad es que el sabado fue una noche espectacular , un concierto increible en todos los sentidos mis colegas y yo disfrutamos como niños , es una pena que no hayan llegado mas lejos porque por calidad lo merecen de sobra , lo bueno es que eso te permite verlos en salas pequeñas .
    Cada vez me gustan mas estos conciertos en salas mas o menos pequeñas , se disfruta mucho mas , los grupos se pueden ver mas cerca y el sonido es muchisimo mejor , y creo que esa cercania permite una mejor conexion entre el propio grupo y el publico .
    Y agradecer otra vez a una banda veterana que toquen dos horas , espero que vuelvan pronto

  3. Simplemente espectacular.
    El sonido estuvo con un poco menos de potencia que la anterior vez en la But. Pero con la entrega que tiene este hombre en el escenario no se noto nada.
    Que sentimiento y pasión le pone a las canciones, fueron dos horas sin parar y salí con una sonrisa de oreja a oreja.
    Muy, muy, muy grandes.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor, danos tu nombre