Inicio Conciertos Crónica y fotos de BLAZE BAYLEY + ELBERETH + XTASY + FEAR...

Crónica y fotos de BLAZE BAYLEY + ELBERETH + XTASY + FEAR CROWD en Irún – Gipuzkoa

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

 

 

BLAZE BAYLEY

+ ELBERETH + XTASY
+ ALTEREVO + FEAR CROWD

Sábado 25 de Marzo de 2017 – Sala Tunk – Irún – Gipuzkoa

Mucho más que ilusionante se presentaba una jornada con cinco bandas entre las cuales tendríamos al ex cantante de IRON MAIDEN, BLAZE BAYLEY, como cabeza de cartel, pero muy bien rodeado por otras cuatro formaciones que, con la excepción de ALTEREVO, prometían presentación de nuevo disco. A la postre resultaría más bien presentación de inminente lanzamiento, ya que salvo XTASY ninguno de ellos tendrían físicamente allí sus nuevos trabajos y los navarros lo tendrían de forma excepcional y en exclusiva para los asistentes. Lo que todas la bandas trajeron bajo el brazo fueron unas excelentes descargas con las que dibujaron una tarde noche memorable para todos los presentes.

Había muchos motivos por los cuales estar puntuales a las 19:00 en la sala Tunk de Irún. FEAR CROWD regresaban a los escenarios tras un tiempo de parón, fundamentalmente por maternidad de su vocalista Leire, aunque como apreciamos tampoco han desaprovechado el tiempo para pulir un puñado de nuevos temas que conformarán su segunda obra, los cuales coparon la práctica totalidad del repertorio.

Se reservaron, eso sí, un hueco para el single “No Pienso Caer” de su debut “Nueva Era”, demostrando en el resto de su actuación tener canciones fieles a su heavy metal tradicional (algunas ya escuchadas en directo en el pasado) que no defraudarán a los amantes de estilo, más si prefieren una voz femenina con agallas al frente.

Aunque comenzaron con algún problema con una de las guitarras, que se negaba a sonar, nada impidió que nos mostraran su mejor cara, disfrutando en el escenario como en ellos es habitual.

En comparación a las fiestas que montan cuando juegan en casa se quedan un poco más fríos ante un público menos receptivo, como en este caso el guipuzcoano, pero vaya si intentaron meter a la gente en la descarga, sobre todo en ese “Entre La Espada Y La Pared” aplastante para el que contaron con la colaboración del público para despedirse con el mejor sabor de boca.

Los que me dieron a título personal una agradable sorpresa fueron los madrileños ALTEREVO, que presentaron su última obra “Redefinido” con temas como “Control”, “Save My Soul” o “Contra La Pared”.

Y si hablo de sorpresa es porque para mí era la banda más desconocida del cartel. Sin embargo dieron un concierto de órdago a la mayor, apoyados a nivel visual por dos columnas de humo que hicieron su efecto dando un toque de espectacularidad a la descarga.

Pero de por sí bastante espectacular es a nivel musical una banda que regenera el hard rock de toda la vida, haciendo honor al título de esa obra. Además, cabe destacar el nivel técnico de la banda, algo que unido a la fuerza, las ganas con las que afrontaron la actuación, y a sus buenos temas, fueron más que suficiente como para que salieran triunfadores de esta visita al norte.

Por si fuera poco supieron llevar a su terreno temas como “Judgment Day” de Whitesnake”, “Daddy, Brother, Lover, Little Boy” de Mr. Big y “Shyboy” de David Lee Roth. Dijeron ser amantes de las versiones, y aunque yo siempre prefiero que las bandas defiendan lo suyo, cuando un grupo es capaz de redefinir de esta manera estos temas le encuentro total sentido. Mucho más que una simple manera de conectar con la gente, siguieron demostrando la calidad impresa en sus propias canciones. Pedazo de banda que actuó en segundo lugar en esta jornada de Euskal Metal Fest.

XTASY no pudieron llegar con su próximo “Second Chance” editado, pero al menos dijeron tener en primicia unas copias en el merchan para los asistentes a la Tunk este sábado.

Previamente darían buena muestra de nivel de temas que encontraríamos en el redondo con un repertorio muy basado ya en esas nuevas canciones.

Cierto que la propuesta más melódica de los navarros pareció dejar al público un poco mas pasivo. Nunca entenderé por qué este género, en principio más asequible que el heavy metal, goza de una menor popularidad por nuestra tierra. Porque a la banda no le falta nada para llegar al personal.

Tal vez en el arranque se quedó la voz un poco baja, pero al igual que el resto de bandas contaron con un buen sonido que sirvió perfectamente para que disfrutáramos de estas nuevas canciones, caso de “Broken Heart”, el homónimo “Second Chance” o el cañonazo “Get Out”, con Silvia comunicativa, animando al personal y sintiendo cada una de las canciones secundada por una banda muy bien empastada con destellos de lucimiento individual en los solos de Chema Herrero.

Dejaron para el final algunos temas de su debut “Revolution”, entre los que he de decir que eché de menos el tema título de la obra. En cualquier caso, el himno “Stronger” sigue teniendo mucho gancho en directo, como también lo tiene el nuevo single de la banda “Into The Fire”, adelanto de ese nuevo disco con el que terminaron esta nueva descarga de elegante y exquisito hard rock melódico.

Tras ellos llegaría el huracán BLAZE BAYLEY. Con el tiempo uno piensa que no se ha hecho justicia con este vocalista al que le tocó la prácticamente imposible papeleta de sustituir a Bruce Dickinson en IRON MAIDEN. La gente no supo entender que aquello era otra época de La Doncella, con los cuales dejó dos obras tan excelentes como “The X Factor” y “Virtual XI”, que con el tiempo han demostrado contener muy buenas canciones, aunque con un registro vocal demasiado grave para lo que podían esperar los seguidores de la banda.

El caso es que salió por la puerta de atrás de la banda de Steve Harris, teniendo a nivel personal posteriormente unos años difíciles con el fallecimiento de su mujer de forma inesperada. Pero es una suerte que el heavy metal no haya perdido a un hombre que ha sabido rehacerse con una carrera en solitario más que meritoria, aunque actualmente alejado de las grandes compañías y sin contar con una gran promoción, viviendo el cara a cara con sus seguidores a los que se gana con la mayor de las cercanías y, también hay que reconocerlo, una voz conservada en muy buen estado bajo sus singulares características. Su personalidad también merecería un mayor reconocimiento. Al menos en Irún contó con una excelente acogida por parte de una sala bastante poblada.

El vocalista salió escoltado por una formación básica de guitarra, bajo y batería, mostrándose como excelentes músicos para que el cantante se erigiera en el centro del escenario como un frontman que nada más salir fue en busca del aliento de sus seguidores, haciendo aspavientos hasta conseguir que el público gritara, celebrando como un triunfo cada muestra de cariño por parte de la concurrencia o como un fracaso cada vez que la sala no atronaba como él quería. Expresivo como pocos este hombre.

Blaze llegaba inmerso en la gira de presentación de la segunda parte de la trilogía iniciada con “Infinite Entanglement”, de título “Endure And Survive”, arrancando de idéntica manera al disco con los cañonazos “Endure And Survive” y “Escape Velocity”, rematando el arranque con el primer recuerdo a la época de MAIDEN “Futureal”.

Tuvo tiempo el vocalista de rescatar temas de otras épocas de su discografía, curiosamente seleccionando muchos de los temas de Maiden, aunque no cabe duda de que estos serían los más celebrados. El caso es que tras “Blood” se iría 13 años atrás en el tiempo para recuperar de “Blood And Belief” de forma consecutiva “Ten Seconds” y “Alive”, para regresar al presente con “Eating Lies” y recordar la primera parte de la trilogía con “Human”.

“Silicon Messiah” nos llevó a su añorada obra de debut, continuando con un “Calling You Home” presentado de emotiva manera por el vocalista señalando a todos sus seguidores como su hogar allá donde vaya. De hecho, Blaze tuvo bonitas palabras, agradeciendo enormemente el apoyo de sus seguidores merced al cual él puede seguir cumpliendo su sueño de cantar heavy metal. Palabras sinceras por parte de un hombre que no deja duda sobre su entrega y pasión sobre un escenario.

Tras “Stare At The Sun” llegaría un “The Clansman” de enmarcar. Con solo una guitarra fueron capaces estos tipos de hacer una pedazo de versión de Maiden que hizo retumbar la sala de una manera espectacular. Tras ello se reservaron un hueco para Wolfsbane, banda en la que militara el británico antes de su entrada en IRON MAIDEN, con un “Manhurt” de lo más cachondo donde el vocalista bromeaba con sus compañeros impidiendo que estos se colocaran en el centro del escenario, reservado para él mismo, aunque finalmente le echarían de allí para explayarse con unos solos, incluido el de batería, mientras que Blaze se llevaba las manos a la cabeza. Por cierto, sensacionales cada uno en su faceta.

Prácticamente enlazarían tras el regreso del cantante con “Man On The Edge”, el tercer y último tema de MAIDEN de la noche, con respuesta absoluta de todos los presentes, aunque terminaría apostando por su carrera para poner el punto y final con “A Thousand Years”, cumpliendo la promesa de estar en la zona de merchan haciéndose fotos, firmando discos y poniéndose, en definitiva, al alcance de sus fans. Eso ocurriría apenas un minuto después de haber abandonado el escenario. Todo un ejemplo por parte de un vocalista que con actuaciones tan entregadas y sinceras como esta se gana el corazón del personal.

Ya solo quedaba ELBERETH, que también van en busca de nuevo disco. De hecho no faltaron un par de temas de adelanto de ese futuro disco en una noche en la que tras años sin verles en acción les vimos con un nuevo guitarrista perfectamente acoplado en la formación. Siguen contando así con tres hachas en la formación, resultando un grupo aplastante que consiguió que el ambiente estuviera caldeado hasta pasada la una de la madrugada.

La banda sonó como un cañón y demostraron una vez más ser un tremendo grupo que ya en breve con un cuarto disco (que escuchado lo escuchado tiene muy buena pinta) merecen toda la consideración como una de las bandas euskaldunas de referencia.

Solo había que apreciar cómo sonaba aquello, con qué fluidez funcionaba el quinteto y la reacción de un público que no les falló. Han pasado cinco años desde la publicación del sobresaliente “Itzalitako Izarren Lurraldea”, pero la banda se percibe rodada, tanto en viejos como en nuevos temas.

Su heavy metal endurecido puso patas arriba la sala, provocando pogos y movimiento pese al cansancio tras cuatro actuaciones previas, destacando especialmente “Gorroto”, aunque les costara iniciarla por un problema con la guitarra, o esa parte final con “Itzalak Leihoetan”, previo a un adiós donde los guipuzcoanos no quisieron ser menos  y dieron con creces el do de pecho.

De hecho, les vimos muy, pero muy fuertes. Tanto por su impactante estilo como por su solidez como gran banda de metal.

Texto: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.