Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del CD de OVERKILL – The Grinding Wheel

Crítica del CD de OVERKILL – The Grinding Wheel

4
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN

 

OVERKILL – The Grinding Wheel
Discográfica: Nuclear Blast

Puntuación Popular

(1 votos) 9/10

 OVERKILL - The Grinding WheelTreinta y dos años de historia discográfica convergen aquí, gracias al nuevo álbum que OVERKILL ponen en circulación, el décimo noveno de estudio desde que allá por 1985 comenzaran a dar forma a una de las bandas punteras dentro de la escena thrash. “The Grinding Wheel” es un nuevo y buen puñado de temas que suenan a lo que tienen que sonar, ajenos a experimentos y con todos los elementos reconocibles de un género que, aún bien entrado el siglo XXI sigue vigente como uno de los más interesantes dentro del metal a nivel internacional.

Autoproducido y grabado en los “Gear Recording Studio”, Bobby Ellsworth y los suyos han dado forma a once cortes cuya principal preocupación ha sido mantener ese sonido propio, con guitarras punzantes, bajo bien presente, batería demoledora y, cómo no, esa voz chillona -aunque con cada lanzamiento parece que algo menos, y es que los años no pasan en balde- como santo y seña inalterable. Quizás por el camino se hayan dejado algo de la chispa que sí tuvieron lanzamientos anteriores, aunque esto vaya en gustos. Desde luego sí estoy en la disposición de afirmar que no estamos ante un “Horrorscope”, aunque tampoco es que le haga ninguna falta para disfrutarlo.

No se andan con chiquitas, apostando por la velocidad ya desde el inicio, con la que se antoja que también será la canción de apertura en la nueva gira. Los tambores de Eddy García (músico de sesión que ha participado en la grabación) abren marcando el compás para un tema de corte clásico que deja claro ya desde el inicio que sorpresas encontraremos pocas. Me ha gustado mucho el cambio de ritmo hacia la mitad, tornando en un riff más melodioso y cómo van cambiándolo en su desarrollo dejando los acordes que lo definen al aire. ¡Se antoja idóneo para los directos! “Goddamn Trouble” es el single, del que han grabado un videoclip y es ése tema que se te queda grabado desde la primera vez que lo escuchas. Divertido, dinámico y con pegada. Todo un acierto incluirlo como una de las primeras canciones, igual que “Our Finest Hour”, ya que son de esas canciones que le cargan a uno de energía -en el caso de esta último con una sucesión de riffs entrecortados muy conseguida- idóneas para ayudarle a despertar a uno de cara a iniciar una dura y larga jornada tras tener que madrugar.

“Shine On” tiene reminiscencias del thrash europeo de los años ochenta (de hecho su parte inicial me recuerda de lejos al “Terror Zone” de KREATOR) aunque pronto esa parte machacona, con el bajo cual martillo pilón taladrándonos, más propia de la vertiente americana hará acto de presencia. Hacia la parte central deciden parar con un sencillo arpegio que sirve de base para armoniza las tónicas y que Bobby recite sobre la parte lenta. “The Long Road” discurre, en contraste, por terrenos épicos, casi marciales en según qué fragmentos, aunque termina desatándose en un tema rápido y agresivo una vez queda desarrollado. Con “Let’s All Go To Hades” sin embargo, vuelven a hacer un tema dinámico y divertido, contando con una estrofa cantada a dos tonalidades de voz, bajando la velocidad con un “Come Heavy” que rompe la pauta  pero tiene el atractivo de ser lo más rockero del disco, con una letra tan ácida como divertida y, siendo éste un álbum de contrastes, ahí tenemos la esencia thrash-punk de “Red, White and Blue”, un puñetazo sonoro, un “Fuckin’ Hostile” en toda la cara capaz de levantar el ánimo de cualquiera, incluyendo otro momento 100% rockero donde Bobby y el coro de sus compañeros hacen un divertido y curioso juego de voces, alargado, explotándolo al máximo posible, hasta que la canción vuelve a romper en una bacanal veloz y sangrienta.

Nos vamos acercando al final, el cual viene representado por dos temas bastante parecidos en cuanto a su título: “The Wheel” continúa con la vertiente más clásica ochentera del thrash de vieja escuela, mientras que “The Grinding Wheel” bautiza al álbum con honor, siendo el más complejo, desarrollado y largo de todos ellos, estando desde su inicio hasta la mitad basado en un medio tiempo pesado hasta que la locura y la velocidad se vuelven a desatar a partes iguales mientras los solos de Dave Linsk se van sucediendo en cortes alternados con la voz principal. En definitiva, un gran tema al que cuesta irle cogiendo el gusto, pero nada que cuatro o cinco escuchas no puedan solucionar.

La portada, pese a ser sobria, plasma perfectamente el contenido sonoro. Con ese logo clásico y picudo y los colores característicos verde y amarillo, mostrando los engranajes de la rueda y ese chillido de los mismos al que hacer referencia la canción título.

“The Grinding Wheel” no será recordado como una de sus mejores obras, pero sin duda mantiene las cotas medias de calidad exigidas en una banda que raramente decepciona dentro de su dilatada trayectoria. Todas las características de su sonido, idiosincrasia y personalidad se mantienen intactas en cada uno de los once cortes, dándonos motivos más que sobrados para definirlo como un álbum notable, apto para el disfrute de cualquier seguidor del género. ¡Bien por ellos!

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Lista de Temas:

  1. Mean Green Killing Machine
  2. Goddamn Trouble
  3. Our Finest Hour
  4. Shine On
  5. The Long Road
  6. Let’s All Go To Hades
  7. Come Heavy
  8. Red White And Blue
  9. The Wheel
  10. The Grinding Wheel

4 COMENTARIOS