Inicio Conciertos Crónica y Fotos del ROCK FEST BCN. Viernes 4 de julio y...

Crónica y Fotos del ROCK FEST BCN. Viernes 4 de julio y resumen

6
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

 

ROCK FEST BCN

 

Viernes 4 y Sábado 5 de Julio – Parc de Can Zam de Santa Coloma de Gramenet – Barcelona

Comentario/introducción

Ya hemos vuelto después de disfrutar de la primera edición del Rock Fest BCN y empezamos comentando de manera general lo que ha sido esta continuación de nuestros clásicos MetalWäy y Metal Mania. Hay que decir que en este caso cambiábamos Zaragoza (y Albacete en un primer momento) por Barcelona, y era concretamente en un gran parque de Santa Coloma de Gramanet donde se acotaba el recinto para el festival. Ese mismo lugar acogía la semana anterior el gran concierto de EXTREMODURO en la Ciudad Condal, para este fin de semana celebrar en el mismo lugar Rock Fest, con algunos cambios lógicos como la inclusión de una gran carpa (tipo circense) a modo de Rock Tent o la adecuación del lugar para la celebración de un festival de rock duro y heavy metal. Por cierto, me llamó la atención que, siendo un lugar tan popular y atractivo como Barcelona no hubiera prácticamente público extranjero (me atrevería a decir que nadie, aunque sería demasiada osada la afirmación pero no muy equivocada) ni tampoco demasiada audiencia nacional de fuera de Cataluña, Comunidad Valenciana, Aragón, País Vasco y alrededores.

Comentar que el recinto era amplio y que, pese a ser la zona del parque con menos zonas de césped, sombras y demás (algo de lo que sí se pudo disfrutar en los alrededores, incluso con un pequeño lago y una terraza de la que se hizo buen uso durante todo el fin de semana), resultó más o menos cómodo… Bien es cierto que la afluencia no superó en ningún momento las 7 u 8.000 personas en los momentos álgidos, que con una mayor asistencia tal vez otro gallo cantaría. Además, en la zona del escenario principal se dispusieron lonas en el suelo para mitigar la aparición de polvo y demás, lo que se agradece aunque todo el recinto al final no dejaba de ser de tierra y arena, con las incomodidades que esto conlleva.

Empezaré a hablar de los aciertos principales… Pues que el propio recinto era amplio (y que para bien o para mal no se masificó en ningún momento), con buenos accesos y que estaba en la propia ciudad, aunque fuera en un barrio/pueblo/localidad a las afueras, que se agradece. No hubo problemas de aparcamiento en general (se habilitó una gran zona de parking en una zona contigua al festival) y el propio parque de Can Zam donde se celebraba era un entorno agradable y atractivo (mejor las inmediaciones del recinto que dentro pero se podía salir y entrar con la pulsera en todo momento). Además, había servicios portátiles de sobra y creo que por una vez no hubo problemas en este sentido, que no suele ser los habitual en los festivales nacionales y cuando se hace bien también hay que decirlo (tema de papel, limpieza puntual y detalles similares aparte). Por otro lado, el propio escenario principal era enorme, amplio y que se veía perfectamente desde casi cualquier zona del recinto. Eso sí, sin pantallas de apoyo ni nada parecido aunque bien es cierto que no fue necesario…

Bastante bien de luces también (aunque gran parte de los conciertos eran de día), y del sonido luego hablo, que funcionó más bien por grupos, aunque en general fue positivo (fuera de las excepciones puntuales que luego comentamos en las crónicas). Y bien también la carpa de conciertos de versiones, bandas más pequeñas y tal, suficientemente amplia, con sonido correcto y donde no se vivieron agobios ni problemas reseñables. De la fiesta posterior de última hora el viernes y sábado en la citada carpa ya no os puedo contar porque una vez acabados los conciertos del día mi cuerpo a estas alturas pide más calma y cama que cachondeo, será la edad supongo, jeje.

Además, creo que fue un acierto el colocar los conciertos pequeños de manera breve entre las actuaciones principales, que era fácil y cómodo acceder de un lado a otro en todo momento. Luego está la polémica de siempre con las bandas de versiones o si se debe dar la oportunidad más a nuevas promesas y demás. En este caso funcionaron las dos cosas, viendo varias bandas tributo muy interesantes (como FAST SHARKS o DR. CRÜE por ejemplo) y otras no tanto, pero también descubrimientos geniales como los barceloneses MEAN MACHINE o actuaciones fantásticas de bandas consagradas pero más underground tal vez como NAPALM DEATH o KTULU… Y por cierto, que lo acabo de recordar, esta vez no había zona de acampada ni nada parecido en los alrededores, que es verdad que estábamos en entorno urbano y cerca de Barcelona y localidades adyacentes, pero me consta que se echó de menos y más estando en un emplazamiento como el propio Parque de Can Zam (imagino que la organización no recibió los permisos correspondientes, que no encontraron un emplazamiento adecuado o que sencillamente no lo consideraron oportuno).

A nivel de servicios, cal y arena como se suele decir, con pocos puestos de comida (y poca variedad… que casi siempre hacemos la misma crítica en España en este sentido, pero seguimos fallando en este tipo de cosas muchas veces); una zona central de sombra con bancos y mesas para descansar, comer y demás que se quedó bastante escasa; un pequeño puesto para firmas (por donde pasaron muchas de las bandas del festival, eso sí) y zona de merchan oficial bastante limitado, y literalmente cuatro escasísimos puestos de ropa y material diverso como única representación de mercadillo. Lo que sí había, detalle interesante, era un stand solidario y también representación/promoción de la localidad de Santa Coloma, entorno y demás, que no es lo habitual.

Por otro lado, una vez más el mayor error y crítica volvía a estar no sólo en la escasez de puestos de comida ya comentada, sombras y demás sino en el precio de las bebidas en las barras. Para que todos nos hagamos una idea rápida: ¡9 euros el litro de cerveza! (10 en los repartidores individuales que iban sirviendo dentro de los conciertos). Lo hemos dicho tantas veces que es absurdo darle más vueltas, pero sigo y seguiré sin entenderlo… Es cierto que había barras suficientes y que no había que esperar prácticamente para pedir bebida (no fue así con la comida, donde las colas y esperas fueron mucho mayores).

Tampoco entendí muy bien que no había ningún tipo de zona de prensa ni nada parecido… Y no es por pedir ningún tipo de privilegio sino porque para hacer nuestro trabajo se agradecen ciertas facilidades (y ayuda mucho.

Al igual que lo fue no habilitar prácticamente fuentes, grifos o similares dentro del recinto, que con el calor que hizo los dos días, pues se echó de menos… aunque sí las había fuera.

Hablando de los conciertos muy brevemente para terminar este resumen, y de las bandas en sí, que al final no deja de ser lo más importante y lo que nos mueve para venir a un festival u otro, pues también luces y sombras. Por un lado, lo primero a comentar es que la heterogénea mezcla planteada en este caso en el cartel de Rock Fest funcionó bien en general, mezclando además grupos nacionales e internacionales y clásicos con nombres más actuales (sin arriesgar demasiado en este sentido, también hay que puntualizar) aunque es cierto que hubo ciertos shows que quedaron un tanto fuera de lugar tal vez. El caso es que había gente que pedía más bandas extremas y cañeras, otros más hard rock y otros grupos menos “típicos”… y seguramente todos tengan razón, o no, pero en estos casos es muy difícil contentar a todos y creo que a grandes fue un aspecto que se saldó con buen resultado y que el cartel era interesante y atractivo.

Hago un resumen muy rápido de lo que a grandes rasgos fueron los resultados que muchos comentaban a la salida del festival: Grandes vencedores como TWISTED SISTER, HEAT, ANGELUS APATRIDA…, conciertos con buena aceptación como SABATON, GAMMA RAY, KREATOR u OBÚS, o incluso bastante resultado positivo en general en la carpa “pequeña” con grupos muy interesantes y buenos descubrimientos, bandas de versiones o no (que es interesante descubrir el nivel de muchos grupos y músicos de nuestro país, aunque sea haciendo versiones)… Por cierto, comentar que nuestra política en la web es no dar demasiada cancha a los grupos de versiones y centrarnos en las formaciones propias, ya lo sabéis, con lo que disculpas a las propias formaciones tributo (espero que lo entendáis, que obviamente no es nada personal) y a los que quieran leer los comentarios sobre los correspondientes grupos tributo que actuaron en el festival (muy interesantes en general, ya digo), pero en las crónicas nos centraremos en las bandas originales.

Y finalmente hay que reseñar los grandes borrones del festival a nivel del cartel: LOS SUAVES, que no tuvieron su día precisamente (aunque personalmente siempre me duela reconocerlo cuando es así), y MANOWAR, que fracasaron estrepitosamente como cabezas de cartel cuando lo tenían todo de cara para haber sido el concierto del festival… pero obviamente no lo fueron, como luego os contamos de manera más profusa y extensa.. Y seguro que algo se me olvida o me dejo en el tintero en esta introducción, o que hay detalles que algunos compartís con nuestra opinión y otros que no tanto, pero así de manera genérica y resumida es lo que nos ha parecido en general esta primera edición del Rock Fest BCN.

Sin más dilación ni extendernos demasiado en este comentario general nos centramos en las propias crónicas… pero antes quiero dar las gracias a nuestros compañeros Alfonso Díaz (redactor) y Carlos Oliver (fotógrafo), dos de nuestros corresponsales de la web en Barcelona, por su trabajo y fantástica predisposición durante todo el festival, ¡un abrazo, amigos, y nos vemos pronto de nuevo!

David Esquitino

 


 

Viernes 4 de julio

KAPICHE CLUÉ

Los encargados de abrir el festival fueron los locales KAPICHE KLÚ quienes,  ante un público todavía escaso y formado mayoritariamente por amigos y vecinos de la localidad, nos ofrecieron treinta  desternillantes  minutos de rock mestizo y diversión.

Aunque el sonido, al igual que sucediera durante las primeras actuaciones de la tarde, no fue especialmente brillante, su rock n´roll cachondo y crítico a partes iguales sirvió para arrancarnos las primeras sonrisas del día. Así que temas disparatados y sátiros  como  el funkero “Gordito” o el contagiosos “Yo No Fumo”, sirvieron para ayudarnos a sobrellevar el asfixiante calor. Pese a lo desenfadado de su propuesta, el cuarteto de Santa Coloma también quiso dejar algún “recadito” a las instituciones y no se olvidó de la difícil situación laboral por la que atraviesan algunos de sus vecinos, mostrándose bastante ácidos en algunas de sus letras. Pero sin duda el ambiente festivo propició que temas como “Borracho”  se acabaran convirtiendo en todo un vaticinio sobre como finalizarían esta primera jornada del  festival algunos de los presentes.

En definitiva, diversión, mestizaje musical  y buen rollo fueron las principales bazas que explotaron los locales KAPICHE KLÚ para abrir esta primera edición del ROCK FEST.

Alfonso Díaz

 


 

LACUNA COIL

Los siguientes en hacer acto de presencia y tomar posiciones sobre el escenario, siendo la primera representación internacional, fueron los italianos LACUNA COIL. La veterana formación milanesa, liderada por la dupla de vocalistas que forman Andrea Ferro y Cristina Scabbia, salió a escena a una hora muy temprana, las 16:30 horas. Pese a ello, ni lo intempestivo del horario, ni el intenso calor que azotaba  en esos momentos el Parc de Can Zam fueron un obstáculo para que los transalpinos desarrollaran su trabajo.

En cambio, lo que si condicionó, y mucho, su actuación fue el fuerte viento racheado, que se levantó impidiéndonos disfrutar de un buen  sonido, y un inoportuno problema en la batería, que obligó a parar el show durante unos minutos después de la interpretación del tema de apertura. Pese a estos desafortunados contratiempos, salvados con buen humor por  la simpática Scabbia, los italianos nos ofrecieron cincuenta  intensos minutos de poderoso metal gótico, proponiéndonos un show en el que fueron protagonistas los dos últimos lanzamientos de la formación “Dark Adrenaline” (2010)  y “Broken Crown Halo” (2013). De modo que piezas como “Trip Of Darkness”, o el crujiente “Kill The Light”, se fueron alternando con composiciones de su último trabajo como  “Death & Rise” o “Victims”, que quedó algo deslucida debido a los problemas técnicos.

Aunque parece que la formación italiana hace años que encontró la fórmula perfecta para su propuesta, lo cierto es que la dualidad vocal que forman  Scabbia y Ferro sigue sonando igual de  poderosa y equilibrada que antaño,  y continua siendo  el máximo baluarte de los transalpinos en directo. Aunque personalmente creo que Cristina  es cada vez más protagonista sobre las tablas, y no solo por ser el blanco de la mayoría de las miradas  sino porque es ella quien se encarga de presentar la práctica totalidad de los temas, ejerciendo como maestra de ceremonias.

Además del material incluido en sus dos últimas referencias de estudio, la banda no quiso desaprovechar la ocasión para recuperar alguna pieza clásica de su discografía como “Fragments Of Faith”, que disfrutó de una muy cálida acogida por parte de las primeras filas, o “Heaven´s A Lie”, que se convirtió en la excusa perfecta para ponernos a todos a cantar. Las elegidas para poner el broche definitivo a su actuación fueron la novedosa “Nothing Stands In Our Way”, que nos dejó la imagen de gran parte de la audiencia levantando sus puños para gritar junto a la vocalista un poderoso “We Fear Nothing”,  y la envolvente “Our Thruth” rescatada de su “Karmacode” de 2006.

Alfonso Díaz

 


 

STRATOVARIUS

A medida que la tarde avanzaba  el recinto se fue  poblando lentamente  de seguidores que empezaban dar colorido a la zona habilitada para los conciertos. De modo  que a las seis de la tarde un buen número de aficionados se congregaban frente al escenario para seguir las evoluciones de una autentica leyenda dentro de la escena power europea, STRATOVARIUS. Aunque muchos perdieron la pista a la formación finlandesa tras la salida de su guitarrista y fundador Timo Tolkki, la banda, capitaneada ahora por el vocalista Timo Kotipelto y el teclista Jens Johansson, ha seguido haciendo giras y facturando trabajos como Polaris (2009), Elysium (2011) o Nemesis (2013), con los que han sabido revitalizar su sonido gracias a la inyección de ilusión y sabia nueva  que han aportado los nuevos miembros, el bajista Lauri Porra y el guitarrista Matias Kupiainen,  consiguiendo mantener el nombre de una formación clásica que alcanzó sus cuotas de máximo esplendor a finales de la década de los noventa.

Precisamente sería un tema de su época dorada, el vertiginoso “Speed Of Light” el encargado de dar el pistoletazo de salida a su efectiva descarga. Encabezados por un Kotipelto brillante, que sigue manteniendo intacto el “feeling” y la elegancia en su registro, la banda se abalanzó sobre una cuidada selección compuesta  por clásicos del power l y antiguas favoritas de sus seguidores. De modo que de su época más clásica no faltaron trallazos del calibre de “Legions”, que hizo vibrar intensamente al respetable, o un portentoso “Paradise”, que casi dos décadas después sigue conservando su plena vigencia y su mensaje altamente crítico. Siguiendo con esa filosofía  de concienciación y respeto  hacia  el medio ambiente tampoco quisieron dejar aparcado un coreadísimo “Hunting High And Low”, que puso a todos los presentes a cantar como si les fuera la vida en ello.

De su última etapa no faltaron piezas como “Deep Unknown”, en los compases iniciales del show, con Kotipelto demostrando  que sigue manteniendo intactas sus facultades vocales, poniéndose a jugar con las armonías que le proponía Matias Kupiainen con su instrumento. Algo más oscura y virtuosa sonó la pieza compuesta por el teclista  Jens Johansson para su último trabajo “Nemesis”, la acelerada “Dragons”. Sin abandonar su última obra, también hubo tiempo para esa muestra de sutileza y elegancia que lleva por título “Unbreakable”, que sirvió para que el hacha de los finlandeses, Matias Kupiainen, nos dejara una buena muestra de su talento y virtuosismo.

Pero sin duda si hubo un momento realmente emocionante  para los antiguos fans de la banda este llegó con la interpretación de ese añorado “Black Diamond”, rescatado de su magistral   “Visions” de 1997  y que nos dejó la imagen de la silueta del vocalista recortada contra el viento dando al momento un aire emotivo y, hasta cierto punto, épico.

 Seguramente habrá quienes  piensen que los finlandeses tienen ya poco  que  decir a estas alturas de la película, ya que sus mejores momentos quedaron atrás hace muchos  años. Pero para los que pertenecemos a esa generación que se empapó intensamente del  power metal  de mediados de  los noventa resulta difícil no   emocionarse cuando el quinteto empieza a echar mano de sus composiciones más clásicas.

Alfonso Díaz

 


 

MEDINA AZAHARA

Tras la doble descarga de metal internacional llegaba el momento de una de las formaciones más longevas de la escena roquera nacional, MEDIANA AZAHARA. Pese a que algunos pudo parecerles un tanto sorpresiva la inclusión de los cordobeses en un festival de estas características, lo cierto es que los andaluces demostraron seguir conservando un buen tirón entre el público catalán. De modo que a la hora prevista para el inicio de su actuación, las 19,30 horas, un buen número de fieles, algunos niños y muchos curiosos aguardaban impacientes  la salida de la mítica formación capitaneada por el incombustible vocalista Manuel Martínez.

Los cordobeses,  conscientes de que la de esta tarde era  una actuación de festival y no para sus más fieles incondicionales, se decantaron por un repertorio de grandes éxitos, dando a su descarga un ritmo ágil y  dinámico, y  consiguiendo  que su descarga se pasara como un suspiro dejando un fantástico sabor de boca entre todos los asistentes.

Haciendo gala de su profesionalidad y de su contrastada experiencia la banda abría su descarga con “Algo Nuevo”, con un sonido todavía algo embarullado, para rápidamente dejar paso a los teclados que marcarían los primeros compases de “Palabras De Libertad”. Además del enorme carisma que desprende Manuel Martínez sobre el escenario, resulta incuestionable la excelente labor que desempeña Paco Ventura, un guitarrista  al que quizás nunca se le ha prestado la atención que se merecía, pero que ha demostrado con su trabajo, tanto con Medina como en  sus discos en solitario, poseer  unas excelentes cualidades técnicas y un  alto nivel compositivo. Una buena muestra de su virtuosismo y  su elegancia   quedó plasmado en el brillante solo que se marcó durante el clásico “Favorita De Un Sultán”.

A medida que fue avanzando la descarga de los cordobeses fueron muchos los que acabaron acercándose al escenario, sin duda atraídos por el buen ambiente y por la invitación a cantar que la banda nos proponía con temas como el clásico “Niños”. Tampoco faltaron esas letras cargadas de sentimiento y sutileza que siempre han caracterizado a los andaluces, y que estuvieron representadas por piezas como “No Quiero Pensar En Ese Amor” o la inigualable “El Lago”.

Los momentos más vibrantes y mágicos de su actuación se vivieron durante la recta final de su  show, con la banda atacando los contagiosos estribillos de ese adictivo “Velocidad”, con Martínez animando al máximo al respetable. Mientras que para rematar su escasa hora de show,  los cordobeses optaron por una dupla extraída de su fantástico “Sin Tiempo” de 1992, el meloso “Necesito Respirar”, y su versión de Modulos “Todo Tiene Su Fin”, que sería la encargada de cerrar su actuación ante la estruendosa ovación de una audiencia plenamente satisfecha.

Alfonso Díaz

 


 

KTULU

Pese a que el sol había dejado de apretar en la intemperie, parecía que el calor se trasladaba ahora a la Rock Tent, donde cada vez se iría congregando más gente para presenciar los conciertos de las bandes que actuaban allí. Así pasó con KTULU, banda a la que hace muchos años no dejábamos de presenciar en directo pero que últimamente se prodigan menos.

Era, por lo tanto, momento de reconciliarse con uno de los grupos locales que más repercusión han llegado a tener dentro del metal nacional. Willy y compañía saltaron al escenario con una de las mejores puestas en escena que se dieron en la carpa, especialmente su impactante iluminación a base de estrobos.

Basaron la primera parte de su actuación en repasar sus más recientes trabajos, especialmente “Makinal”, donde no faltaron bromas del propio Willy sobre los retrasos que se dieron en su día en cuanto al lanzamiento del disco.

El cantante, alma mater de la banda, lo bordó en temas como la ‘fearfactoriana’ “Kontra Adicción” o la arrolladora “Vamos”, ejecutada ya en la parte final de la actuación.

A medida que avanzaba el concierto empezaron a caer temas más clásicos como “Pura Vida” o “Steriotipo” aunque fue cuando empezaron a descargar “Confrontación” cuando la gente se volcó al cien por cien con el grupo. Y es que cortes como “Justicia?”, “Tiempo Hostil”, “Delirium Tremens” y la infalible “Apocalipsis 25D”, con la que cerraron su descarga, pueden calificarse ya de clásicos generacionales.

La aportación de Pako a los samplers, quien no paró de animar al público acercándose contínuamente al frente del escenario para ofrecer cerveza al resto de integrantes de la banda, ha sido un gran acierto en el conjunto de la banda. Emilio y Txus a la guitarra cumplieron con creces, así como Franklin y Paco en la base rítmica.

Una actuación donde se demostró que KTULU siguen estando en un gran momento de forma.

Carlos Oliver


 

BARON ROJO

Con el sol empezando a  declinar y ofreciéndonos una tregua que resultaría casi definitiva,  era el momento idóneo para volvernos a deleitar, una vez más, con la descarga de una de las formaciones más longevas y queridas de nuestro rock, BARÓN ROJO. Aunque los hermanos de Castro continúan haciendo oídos sordos a las peticiones de muchos de sus seguidores, la actual encarnación de la banda, con Gorka Alegre y Rafa Díaz, sigue en la carretera y continúa manteniendo el nombre y el legado de una de las bandas más míticas de la historia de nuestro rock. Muchos fueron los que aprovecharon su actuación en este ROCK FEST para reencontrarse con los Barones  después de haber asistido a sus conciertos de reunión y tras haber “hecho pellas” en su última visita en la Sala Bóveda de la Capital Catalana.

Su actuación fue toda una ceremonia roquera amenizada por clásicos intemporales como “Satánico Plan” o “Incomunicación”, que serían las encargadas de dar el pistoletazo de salida poniendo a todo el mundo a cantar,  demostrando que sus temas siguen siendo auténticos himnos para los roqueros de este país. Aunque la voz de Carlos ya no suena ni tan limpia ni tan potente como antaño, el veterano vocalista atacó con bastante solvencia piezas como “Las Flores Del Mal”, mientras su hermano, Armando, se erigía como líder absoluto de la banda, mostrándose hiperactivo, llenando todo el escenario con su presencia  y tirando de carisma a la hora de enganchar a un público que se mostró de lo más  entusiasta y participativo.

Algo más tibia fue la respuesta que recabó el rescatado “Seguimos Vivos”, que Armando presentó como una declaración de intenciones. Acto seguido, sería el propio Armando el encargado de hacerse cargo de las voces de “El Presidente”, una composición rescatada  de su primer trabajo que nos servía para ratificar que después de más de treinta años poco ha cambiado la situación política de nuestro país.

Aunque el repertorio de esta tarde estuvo sustentado sobre las canciones que se han convertido en piedras angulares de su dilatada carrera, no faltó un pequeño recuerdo hacia su más reciente trabajo “Tommy Barón”, de manos de “El Rey Del Pinball”, que se acabaría convirtiendo en el preámbulo perfecto para el mítico “Larga Vida Al Rock n´Roll”, en la que la banda nos ofreció esos clásicos  y característicos movimientos sincronizados, con Carlos, Armando y Gorka moviendo al unísono sus instrumentos. Seguramente habría quien echaría en falta tal o cual canción del repertorio clásico de la banda, pero evidentemente el formato reducido de su actuación obligada a dejar fuera alguno de sus grandes himnos. Pese a ello, volvieron a sonar, una vez más, para alegría de un público muy entregado, temas como “Hermano del Rock & Roll”,  o una extensa y alargada versión del tema que abría su debut de 1981 “Con Botas Sucias”.

La encargada de poner el punto emotivo a su descarga fue “Concierto Para Ellos”, que continua emocionando y poniendo los pelos de punta con su sentido homenaje a los mártires del rock. Continuando con los homenajes, tampoco podía faltar la mítica composición que Armando  dedicó a su guitarra en  “Cuerdas De Acero”. Mientras que la elegida para poner el broche final a su show sería “Los Rockeros Van Al Infierno”, con todos los presentes coreando intensamente el estribillo mientras  el aforo se convertía en un mar de puños clamando al cielo. En definitiva, aunque no fue la mejor descarga que he visto de Los Barones, los hermanos de Castro ratificaron que continúan siendo una apuesta segura de cara al directo. Sin duda con su actuación en Can Zam BARÓN ROJO volvieron a darse un baño de masas, reencontrándose nuevamente con algunos de sus fans más veteranos.

Alfonso Díaz


 

KREATOR

Tras haber sido testigos de la doble descarga de dos de las bandas más legendarias y queridas de la escena nacional, el escenario se preparaba para recibir la visita de la formación más potente,- junto a nuestros KTULU y NAPALM DEATH-, de esta primera jornada del ROCK FEST, los alemanes KREATOR. Mucha expectación había  suscitado esta nueva visita  de Mille Petrozza y cía. Y en honor a la verdad, hay que decir que los alemanes dieron un concierto verdaderamente brutal. Quizás el único pero que se puede poner a su actuación fue que Petrozza se hizo querer demasiado, ya que paró el ritmo del show en un par de ocasiones para arengar al personal con unas charlas, a mi parecer, excesivamente largas. Pero en contrapartida el cuarteto de Essen presentó una cuidada puesta en escena, en la que no faltaron: un vistoso juego de luces, un enorme telón de fondo que reproducía la portada de su último trabajo y unos cañones que apuntaban al público y que  durante la actuación escupirían humo y confeti  dando más contundencia e intensidad a los momentos álgidos del show. En cuanto al sonido, que durante la tarde jugó alguna mala pasada a las primeras bandas, hay que remarcar que fue bastante bueno.

Con la introducción que abre su última referencia de estudio “Mars Mantra” quedaba inaugurada la descarga del cuarteto alemán, para rápidamente adentrarnos en una rotunda sesión de ese furibundo thrash metal de corte clásico que practican los alemanes y que nos hizo mover la cabeza frenéticamente al ritmo del poderoso “Phantom Antichrist”. Tras el primer impacto de la noche, y sin darnos apenas tiempo para recuperar el aliento, el segundo trallazo, también extraído de su último trabajo, fue “From Flood Into Fire”, que sería el escogido para que los cañones que apuntaban hacia el público escupieran esas intensas columnas de humo que harían  crecer la expectación de una audiencia totalmente entregada ante la exhibición de fuerza y actitud que estaban ofreciendo los germanos.

Si ya con esta arrolladora dupla de apertura KREATOR lo tenían todo en su mano para triunfar, la euforia acabó desatándose entre sus fieles  cuando la banda empezó a recurrir a sus clásicos, rescatando para este tramo inicial del show la crudeza de un primerizo “Endless Pain”, para que el que Petrozza nos pidió un gran “mosh-pit”, o ese seminal pelotazo que es “Pleasure To Kill”, en el que la banda nos  ofreció sus mejores prestaciones pisando el acelerador al máximo. Aunque resulta obvio que el principal referente de la banda es su líder Mille Petrozza, quien a estas alturas se sabe una autentica institución dentro del metal europeo, lo cierto es que el resto de sus compañeros rayaron a un excelente nivel, especialmente el guitarrista finlandés Sami Yli-Sirniö quien se mostró como el complemento perfecto para Petrozza, haciendo un gran trabajo y sabiendo asumir su cuota de protagonismo.

De los temas más reciente de la banda me gustó especialmente la intensidad y la épica que transmitió “Hordes Of Chaos (A Necrologue For The Elite), con el público de las primeras filas dándolo absolutamente todo y convirtiendo la zona central  del escenario en un auténtico  campo de batalla, mientras la batería de “Ventor” destrozaba nuestras castigadas cervicales. Una nueva mirada sobre “Phantom Antichrist”, nos conduciría sobre los crujientes y explosivos cambios de ritmo de la fulgurante  “Death To The World”. De su etapa más oscura e irregular, de finales de los noventa, rescatarían un corrosivo “Phobia”, que fue recibida con mucha excitación por parte de una audiencia que coreó intensamente su estribillo.

Ante semejante derroche de velocidad, actitud y contundencia, el público no tuvo más remedio que rendirse y corear el nombre de la formación en un par de ocasiones, como sucedió durante la presentación de “Enemy Of God”, que serviría como preámbulo para la última pieza que tocaron de su más reciente entrega “Civilization Collapse”. Tras un pequeño impás, con el escenario sumido en la más absoluta oscuridad, “The Patriarch” dejaría paso a un brutal “Violen Revolution”, que nos dejaría la imagen de un enloquecido Petrozza ametrallándonos con su guitarra al más puro estilo Steve Harris.

Acto seguido, sería el propio vocalista el encargado de adueñarse del centro del escenario para empuñar una bandera con el nombre de la formación  durante la presentación de una de las piezas más clásicas y agresivas de su repertorio “Flag Of Hate”, que volvería a convertir la parte frontal del escenario en un verdadero infierno, con centenares de cuerpos danzando alocadamente y chocando entre si ante la cara de satisfacción de Petrozza y sus compinches. Tras presentarnos al resto de sus compañeros, y después de un pequeño amago del “Painkiller”  a cargo del incombustible “Ventor”, llegaba el momento de cerrar su devastadora actuación, y que mejor elección que uno de los cortes más rápidos e intensos de su carrera, el abrumador “Tormentor” que volvía a someternos a un intenso castigo para cerrar su actuación por todo lo alto.

En resumen, gran concierto de KREATOR que demostraron el  por qué son una autentica institución  dentro de la escena thrash europea. Aunque he visto a la formación en diferentes ocasiones a lo largo de los últimos años, debo reconocer que me sorprendió muy gratamente el planteamiento que hicieron de su show, demostrando que no son únicamente una banda para degustar en salas, sino que tienen tablas y temas suficientes  para liderar un cartel como el de esta primera jornada del ROCK FEST.

Alfonso Díaz

 


 

NAPALM DEATH

Si existe una banda dentro del metal extremo que se merezca el apodo de legendaria más que ninguna, esos son NAPALM DEATH. Más de 30 años en la brecha y, aunque son habituales en nuestras tierras, siempre es un lujo poder verles de nuevo. En esta ocasión les tocaba aportar al Rockfest los sonidos más veloces y abruptos y salieron, como suele ser habitual, victoriosos ante un público muy fiel que no paró de moverse originando los pogos más salvajes del fin de semana.

Los gruñidos de Barney, que no paró de moverse de lado a lado del escenario, atronaron la carpa desde las iniciales “Error In The Signals” y “Every Pox”. Un desconocido Mitch Harris con el pelo más corto de lo habitual no se quedó corto con sus característicos chillidos agudos en cortes como “The Wolf I Feed”. Histeria colectiva con cortes más puramente grindcore como “Unchallenged Hate” o “Suffer The Children” con esos medios tiempos contagiosos que incitan a mover la cabeza sin piedad.

Temas cortos e intesos, donde Shane Embury no paró de aporrear su bajo y Danny Herrera martillear su kit sin piedad. Ya en el tramo final no faltaron la versión antifascista “Nazi Punks Fuck Off” de Dead Kennedys, la ya clásica descarga del tirón de “Scum/Life?/Deceiver/The Kill y You Suffer” y, para finalizar, la recurrente “Siege Of Power”. Que sigan así por muchos años más.

Carlos Oliver

 


 

MOJINOS ESCOZIOS

Tras el largo viaje en coche desde Madrid, llegaba al recinto del festival ya pasadas las 11 de la noche con tiempo justo para aparcar, recoger la correspondiente acreditación, echar un primer vistazo de reconocimiento y ver el final de KREATOR y unas pinceladas de NAPALM DEATH, tan brutales, en todos los sentidos, como siempre. Como curiosidad, comentar que el primer día no era fiesta de presentación exactamente pero sí que era gratis para los residentes en la zona, con lo que grupos más populares como son MOJINOS y OBÚS (o MEDINA AZAHARA y BARÓN un rato antes) contaron con público variopinto.

Los del Sevilla y compañía comenzaban su show, nunca mejor dicho, ya pasadas las 12 de la noche y lo cierto es que reunieron a una buena cantidad de seguidores. Ya los vimos el año pasado en el primer día del Leyendas y está claro que son una banda divertida pero compuesta por muy buenos músicos, además de contar con un tipo con tanta chispa como su conocido vocalista y frontman (bastante orondo de nuevo, por cierto, aunque es un tipo realmente gracioso e ingenioso). Comentar como curiosidad que ellos son en su mayoría nacidos y/o residentes en Cataluña así que estaban encantados de tocar en su tierra, como quien dice. Sorna, coñas, parodia, mofas y demás, recursos más que habituales en su show, pero lo cierto es que musicalmente son un grupazo que además sonaron muy bien, potentes, precisos y heavy/roqueros, sin perder su gracejo natural, simpatía ni ese punto afilado que les hacen ser una banda que se disfruta en directo en cuanto te quites cualquier prejuicio previo que puedas tener.

Comenzaron con la intro de “Terminator” y esa acertada “Semos unos máquinas” que da título a su último disco, para ir alternando canciones de nuevo cuño con clásicos imprescindibles ya casi del cancionero popular: “Yeti”, “La cueva del eco”, su particular versión de PURPLE rebautizada como “Me cago en el cura” (divina a más no poder), recuerdo al Día del Orgullo Gay con “Musho Gai” (divertidísima), “Qué güeno que estoy”, la rocanrolera y guasona “¿Me has dicho borracho?, “La pastilla de jabón” (super heavy)… Impagables una vez más las presentaciones del Sevilla (acordándose con “cariño” de María del Monte, los Mossos de Escuadra…) y ese show tan teatral que hacen, un tanto repetitivo tal vez si los ves muy de seguido, pero en definitiva son una banda perfecta para amenizar una noche como ésta y hacernos sonreír un rato antes de OBÚS.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

 


 

OBÚS

Entre unas cosas y otras hacía ya un año y medio o así que no veía en directo a mis amigos de OBÚS, y ya había ganas, por supuesto. Así que tras un vistazo rápido en la carpa a BOUNCE, una fantástica banda tributo a BON JOVI (madrileños creo, y a los que de hecho vimos en la capital hace poco teloneando a HELIX), que la verdad es que lo hacen de lujo y me encantó escuchar clásicos imprescindibles del hard rock como “You give love a bad name” o “Raise your hands”, era el momento de ponerse el traje ochentero y netamente heavy para reivindicar ante parte del público ocasional presente que obviamente OBÚS son mucho, muchísimo más que la banda del tío ese que sale en la tele. Y de hecho Fortu se está preocupando bastante en los actuales shows de la banda de dejar bien claro que él es un cantante de heavy metal y un animal de escenario mucho más que un personaje mediático de mayor o menos actualidad.

Pero bueno, en directo cuando están a lo que están son una máquina matadora y de las bandas más divertidas, además de supermacarras y buenísimos por si alguien lo duda. Ellos se enfundan el mono de trabajo, Paco sale con su chupa de cuero y su pose perdonavidas, igual que Montesinos (bastante más delgado, por cierto), Carles Mirats es una locomotora (y eso que esta noche tuvo algunos problemas en su set que le tenían un tanto mosqueado), y Fortu… es Fortu, el que más, el más chulo, el más macarra, el más elegante y el mejor cantante, ¡nuestra propia estrella del rock! Lástima que no contaron con el mejor sonido (incluso con acoples por momentos), que había gente que se había marchado ya (que cerraban el metro y eso se notó un montón) y que, lo siento pero tengo que decirlo, su set festivalero empieza a oler casi a rancio por repetición extenuante… por mucho que nos gusten esas canciones, una cosa no quita la otra.

Pero bueno, de repente suena “Corre mamón”, “La raya”, “Necesito más” (¡qué temazo!), “El que más” (a su velocidad original e incluso más, que siempre lo recalco)… y no puedes más que sonreír, macarrear, cantar, disfrutar y pasarlo realmente bien con uno de esos conciertos que rara vez fallan en directo, y menos en un festival. Por cierto, Fortu está pletórico, al igual que sus compañeros pero lo del cantante es mucho, ¡cómo está, con qué ganas, con qué morro y con qué clase y fuerza ataca cada tema! (y eso que todavía le siguen bailando las estrofas de “Te visitará la muerte”, jeje, o que entre un tanto a destiempo en “Juego sucio”… cosas del directo y detalles que un gran profesional como él soluciona al momento). “Dinero, dinero”, “Que te jodan” (brutal)… pura diversión y actitud, con Fortu incluso cantando encima de la gente y Paco demostrando que “ese” sonido (sí, sí, esos riffs) es marca de la casa y tiene derechos de autor.

Había que seguir la fiesta y está claro que “Vamos muy bien” es perfecta para ello, igual que “Va a estallar el Obús”, que no falta nunca en su repertorio base… Y hasta aquí la excelencia cuando de sopetón entra esa pesada presentación alargada que… ¿qué le vamos a hacer?, a ellos les gusta y no hay mucho más que decir. En mi opinión corta el rollo totalmente tanto “sube, sube”, batucada y demás, y le quita mucha fuerza a un temazo como “Esta ronda la paga Obús” para cerrar. Pero bueno, ellos mandan y son los que deciden cómo empiezan, desarrollan y terminan sus conciertos. Para mí no es un acierto, y siempre lo he dicho/escrito. De cualquier manera, y valoraciones personales y detalles puntuales aparte, muy bien como casi siempre.

Y nos marchábamos a dormir después de ver un rato a unos KISS OF DEATH perfectamente caracterizados de los “carapintada” pero que musicalmente no tuvieron su noche, especialmente su “Paul Stanley particular”… seguro que mejor la próxima.

Texto y fotos de OBUS: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

6 COMENTARIOS

  1. Vale, a sabiendas de que me voy a hacer algún amigo…no entiendo lo de este país enquilosado en sus viejas glorias. A ver si lo entiendo, en resumen: Gammaray, Lacuna Coil, Napalm Death, Sabaton, etc, etc…

    representación nacional, los de siempre, entre otros: Obús, Barón Rojo, Barón Rojo, Obús, Obús, Barón Rojo y, de remate los Escocíos…

    A parte de la brillante luz de Angelus, que sí lo entiendo en un festivalazo como banda refrescante con algo que ofrecer, seguimos ofreciendo lo mismo de los mismos, y así no habrá relevo, nunca. Lo siento, nuestras máximas representaciones me parecen propuesta absolutamente caducas…
    ¿dónde están esos Rancor, Darkmoor, Crownless, Delyrium, Arkania etc, etc…? ¿dónde está la sabia nueva que lo tiene todo por decir?

    No sé, ascazo ya de promotores y managers que lo copan absolutamente todo con grupos que están lejos de sus mejores tiempos…

    Aire y sabia nueva ya, que hay mucho y bueno esperando….

    • Estando de acuerdo contigo,que lo estoy,podrias citar también que pasa lo mismo con las bandas internacionales,porque siempre están los mismos,manowar,judas,maiden,metallica etc.. y precisamente tampoco es que estén en su mejor forma.El estancamiento es general y los promotores apuestan por los que pueden vender todos los tikets,la gente llena los conciertos de maiden,judas o metallica a sabiendas que harlford da vergüenza,maiden están acabados y metallica no son los que eran y manowar pues.. lo que se comenta ridículo absoluto,¿la culpa es de los promotores o de los jebis que no pasamos pagina?.

  2. Rob da verguenza!!, Maiden acabados!!, por las barbas de Odín, blasfemia!!!, jejejj, es cierto que el relevo es fantasmagórico, pero de ahí a leer lo anterior va un trecho, de los otros no comento que ya se sabe todo. Pero si Sabatón acaba de empezar como quien dice, cuando lleven 20 años ya diremos eso de viejas glorias, de todas formas es fácil, no hay que ir a los conciertos de los de siempre y asunto arreglado, pero a que no, a que no es posible??, porque el pueblo del metal todavía los quiere ahí, con viejos y nuevos temas, con voces ya trabajadas por lo años, con menos capacidad de “entrega” en directo porque la artrosis no perdona….y que conste que en mi “extensa” colección de grupos tengo a muchos de esos que no están en el circuito promocional y es cierto que hay calidad de sobra, pero falta “marketin”, de ese que hay a raudales en otros modelos musicales. Y en cuanto a Fortu, mi buen amigo Fortu…mientras siga dandolo todo en los conciertos, aunque con los list de siempre, por mi como si hace una gira de despedida con Julio Iglesias y Modestia Aparte. Un saludo metálico a todos.