Inicio Conciertos Crónica y Fotos del ROCK FEST BCN. Sábado 5 de julio

Crónica y Fotos del ROCK FEST BCN. Sábado 5 de julio

22
Madness Live!
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
FIVE FINGER DEATH PUNCH
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
FIVE FINGER DEATH PUNCH
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

 

ROCK FEST BCN - MANOWAR

 

 

ROCK FEST BCN

Viernes 4 y Sábado 5 de Julio – Parc de Can Zam de Santa Coloma de Gramenet – Barcelona

 

Sábado 5 de Julio

ANGELUS APATRIDA

Aunque los encargados de abrir esta segunda jornada del festival fueron los bilbaínos Rat- zinger, la primera banda que movilizó a los valientes que se atrevieron a desafiar el intenso calor de las dos de la tarde fueron los albaceteños ANGELUS APATRIDA. Actualmente hablar de la formación de los hermanos Izquierdo es hablar de una de las bandas más en forma de nuestra escena. Con varias giras europeas a sus espaldas y con diversas apariciones en festivales del Viejo Continente,  los albaceteños se presentaban  ante el público de una de sus plazas fuertes.

 A diferencia de lo que sucediera en  su reciente  actuación del  Hellfest, el guitarrista Davish sí que formó junto a sus compañeros, aunque fuera en silla de ruedas y arrastrando las secuelas de un reciente accidente. Pese a ello, el hacha demostró con su participación un gran compromiso, no solo con sus compañeros sino también  con sus seguidores, dándolo todo en escena y atreviéndose incluso a moverse con la silla por el escenario mientras no dejaba de hacer “headbanging”.

 Como viene siendo habitual en ellos, el cuarteto se mostró intenso, poderoso  y dispuesto a ir a por todas desde los primeros compases del show, arrancando su actuación con el poderoso "Vomitive", que nos hacía sacudir el sueño de las orejas para adentrarnos en una rotunda y desquiciante sesión de ese thrash metal, para posteriormente proponernos trallazos como "Violent Down", con el que la gente se fue animando a montar los primeros “circle-pits” de la jornada.

A lo largo de  su hora de show, Guillermo se mostró muy comunicativo y simpático  con el público, así como especialmente atento y cariñoso con su compañero Davish, para el que pidió un par de ovaciones durante su actuación. Poco hay que comentar sobre el material que descargó el cuarteto, ya que para cualquiera que haya visto alguna de sus actuaciones resulta innegable el poderío thrashero que aportan temas como  "Of Men And Tyrants", o el corrosivo y crítico "Killer Instinct", que fue uno de los que mejor respuesta obtuvieron.

Tampoco quisieron dejarse en el tintero algunos guiños hacia sus primeros trabajos rescatando para la ocasión piezas como "Versus The World", con Guillermo y Davish exprimiendo al máximo sus guitarras, o esa frenética ración de doble bombo contenida en el vibrante "Never Forget", extraído de su "Giv´Em War", que espoleó todavía más a una audiencia totalmente desatada.

Pese a que las dos de la tarde no parecía la mejor hora  para la descarga de los manchegos, el cuarteto demostró que no precisa para despuntar ni de luces ni de grandes  ornamentos escénicos, sino  simplemente  del apoyo de sus incondicionales y la potencia arrolladora de trallazos como "Corruption", para convertir el foso en un verdadero infierno. Evidentemente contra el asfixiante calor reinante  lo mejor era una buena cerveza fría, así que no faltó su personal  homenaje a la milenaria bebida en la festiva "Fresh Pleasure", que contó con el brindis de Guillermo en su presentación.

Una arrolladora versión del tema que daba título a su segundo trabajo "Giv´Em War", sería la encargada de adentrarnos en la recta final del show,  para posteriormente  dejar paso al celebradísimo "You Are Next" que, convertido ya en un auténtico clásico, fue  uno de los temas más coreados de la tarde. Una nueva demanda de "circle-pit"  a cargo del vocalista marcaría el arranque del crujiente y devastador "Blast Off". Mientras que el sprint definitivo a su arrolladora actuación  vendría de la mano de la declaración de intenciones que supone  "Thrash Attack" y la crítica “Legally Brainwashed”, con las que el cuarteto manchego dejaba bien claro, una vez más, porque actualmente son una de las bandas más importantes de nuestro país.

Ndr.: Pedimos disculpas, pero un problema técnico nos impidió sacar fotos de la banda

Alfonso Díaz

 


 

H.E.A.T.

Si de  algo puede presumir esta primera edición del ROCK FEST es de la variedad de su cartel, ya que a lo largo de las dos jornadas fueron desfilando bandas y propuestas para todos los gustos, desde el clasicismo roquero  encarnado por BARÓN ROJO o MEDINA AZAHARA, pasando por el thrash metal que nos ofrecieron  KREATOR o ANGELUS APATRIDA, o el power metal  de STRATOVARIUS o GAMMA RAY. Así que como máximos baluartes  del hard rock melódico contábamos con la actuación de los prometedores H.e.a.t. Para los que ya tuvieron ocasión de presenciar su reciente actuación madrileña,  abriendo para los míticos SCORPIONS, la de los suecos representaba una cita ineludible pese a estar programada  para las tres y media  de la tarde.

Avalados por el excelente material contenido en sus dos últimos lanzamientos, "Adress The Nation" (2012) y "Tearing Down The Walls" (2014), y liderados por un fantástico frontman como es Erik Grörwall, los suecos desafiaron el intenso calor de primera hora de la tarde para convertir el Parc de Can Zam en una auténtica fiesta. Desde que la banda diera el pistoletazo de salida a su actuación con la intro y el tema que abre su último trabajo "Point Of No Return", se pudo comprobar que la formación  posee el gancho y el “punch” propio de las grandes formaciones, además de contar con unos estribillos brillantes y altamente coreables. Mención especial merece la puesta en escena de su vocalista Erik Grörwall que, con su imagen punk, se mostró como una fiera indomable sobre las tablas, saltando, bailando, haciendo movimientos pugilísticos e incluso atreviéndose a bajar al foso para animar a una audiencia totalmente entregada.

Y es que durante su show la banda supo compaginar con total descaro y maestría la elegancia y sutileza melódica de temas como “Better Off Alone” con la inmediatez roquera de temas como “Heartbreaker” o "It´s All About Tonight", que se destaparon  como auténticos himnos para ser coreados frente a grandes audiencias. Pese a que su propuesta no resulta especialmente novedosa, lo cierto es que los suecos consiguieron que su música sonara fresca y poderosa, dejando que los contagiosos coros de "Beg Beg Beg", se convirtieran en unos de los más coreados de toda la jornada.

Aunque a esa hora el sol apretaba todavía con mucha  fuerza, banda y público no cesaron de darlo todo durante el tiempo que los suecos permanecieron en escena. Los momentos más calientes de su actuación estuvieron marcados por el marchoso “A Shot Of Redemption”,  el melódico "Downtown", y la pegadiza "Living On The Run", con un Grörwall enloquecido bañándose en cerveza.

Sin duda H.E.A.T están aprovechando al máximo su oportunidad de tocar frente a grandes audiencias para labrarse un nombre y una excelente reputación. Si estos chicos consiguen mantener semejante nivel de entrega y actitud en sus show en locales más pequeños sus próximos conciertos  prometen ser una auténtica locura.

 Alfonso Díaz

 


 

EPICA

Ardua tarea a la que tenían que enfrentarse EPICA tras la abrumadora descarga de los suecos  H.E.A.T. Con el astro rey todavía picando fuerte sobre nuestras cabezas los holandeses tomaban posiciones en escena acompañados por la introducción que abre su último trabajo "Originem", recibiendo una calurosa  bienvenida  de parte de una audiencia que les apoyó en todo momento. Al igual que sucede en "The Quantum Enigma", la encargada de hacernos entrar en el complejo universo sonoro de los holandeses fue  la veloz "The Second Stone", que nos mostraba su cara más agresiva y visceral, con el sonido cortante y afilado de las guitarras de Mark Jansen e Isaac Delahaye rugiendo potentes, en primer plano,  junto al elegante  registro mezzosoprano de   Simone Simons.

Tras recibir la primera ráfaga de aplausos, la banda siguió desgranado las composiciones de su última entrega discográfica, de modo que la siguiente en sonar fue una de las piezas más crudas y violentas del plástico, la implacable "The Essence Of Silence", en la que los guturales de Mark Jansen cobraron un mayor protagonismo concediendo  al corte esa potencia y esa dualidad  que tanto gusta a sus seguidores. A diferencia de lo que sucediera con otras bandas, los holandeses decidieron engalanar el escenario con un gran telón que reproducía la portada de su último trabajo. Además, colocaron tres tarimas a lo largo del escenario. Una a cada extremo, donde  se aposentaban los teclados giratorios de Coen Janssen y  la batería de Ariën Van Weesenbeek; y una tercera, en la zona central, que delimitaría los dominios de Simone Simons.

Lamentablemente,  los holandeses no disfrutaron de un sonido excesivamente brillante, como pudo apreciarse durante las partes más grandilocuentes y orquestadas, lo que provocó que piezas como la novedosa "Victims Of Contingency", no acabaran de brillar y obtener la respuesta esperada por el sexteto, quedando excesivamente saturadas y sobrecargadas. Tras habernos ofrecido una buena muestra de su material más reciente, por fin llegaba el momento de adentrarnos en el elegante sinfonismo que macaría el arranque de "Unleashed", que apoyado por las palma del público se convertiría en uno de los momentos álgidos de su actuación. El retorno sobre su material más reciente estaría marcado por "Natural Corruption", con los sintetizadores de Coen Janssen dando cobertura a una de las composiciones más melódicas de su extensa discografía.

Pero indudablemente el punto culminante de la actuación de los holandeses estuvo marcado por la portentosa interpretación que Simone Simons realizó de la apoteósica “Cry For The Moon”, transmitiendo  ese “feeling” y esa magia tan especial que acabaría contagiándose a todos los presentes a la hora de entonar su estribillo. Aunque la banda tiene previsto visitarnos durante los próximos meses, el sexteto no quiso dejarse ninguna bala en la recamara, y apostó fuertemente por el material de  "The Quantum Enigma", del que interpretaron hasta cinco cortes, siendo el último de ellos "Unchain Utopia". Para rematar su actuación, la banda se abandonaría en las arrolladoras ambientaciones épicas contenidas en la extensa "Consing To Oblivion".

Alfonso Díaz

 


 

SABATON

Que los suecos son un nombre al alza es obvio, y por ello ya fue uno de las primeros conciertos realmente numerosos del día, tras ver a los fantásticos FAST SHARKS (banda tributo a ACCEPT) en la carpa, que me encantaron (con un “Udo” a la cabeza con un vozarrón y dupla de guitarristas con guitarras blancas de flecha, como no podía ser de otro modo… y tocando de maravilla temazos inmortales como “Living for tonite”, “Balls to the wall” o “Princess of the dawn”).

Pasadas las 18:30 y aún con un calor importante sobre las cabezas salían a escena los comandados por el bajista Par Sundström y el cantante Joakim Brodén. Gran telón con la portada de su reciente “Heroes”, doble intro (su habitual comienzo con “Final countdown” de EUROPE y una breve propia), y salían de la mano de la fantástica “Ghost division” con sus “uniformes” militares (incluso los instrumentos tuneados) y su vestimenta habitual en ristre. Muy sonrientes, de buen humor y a sabiendas que la gente estaba con ellos, bromeando con el calor que hacía, seguían con la facilona “To hell and back” de su último trabajo (muy ABBA en mi opinión, si me permitís el comentario no sé si gratuito). Quizás ese punto más accesible y épico de sus últimos tiempos me convence menos, y es la razón de que esta nueva etapa de la banda no me termine de entrar, pero los resultados están a la vista y cortes como la rítmica “Carolus Rex” lo atestiguan, ¡es todo un himno!

Explica Joakim, siempre cercano, que cuando la gente pide un tema en su web o redes sociales y demás, tratan de prepararla y meterla en los siguientes conciertos, y que así habían hecho recientemente con la rapidísima “Screaming eagles”, ¡todo un acierto! (pese a abusar del doble bombo). Bromas con los guitarristas, un par de guiños a PURPLE y METALLICA cuando Joakim se atreve a sacar una tercera guitarra, y atacan “Resist and bite”, también de nuevo corte si no me equivoco. Mucho más afilada me pareció “Soldier of 3 armies”, uno de los mejores temas del último, para retomar clásicos de la mano de “The art of war”, a medio tiempo pero poderosa (con los teclados grabados eso sí, que ya “tienen pasta” para llevar a un teclista de gira, en mi opinión, pero las bandas deciden su opción). Pese al buen rollo, la buena respuesta de la gente y que a ellos se les veía disfrutando, había que terminar, y nada mejor que la gran “Primo Victoria” para esto, que es infalible… con tropezón de uno de los guitarristas incluidos y la anécdota sobre él que contó el vocalista diciendo que fue unos de los chavales que MANOWAR sacaron en directo en Suecia a tocar con ellos hace 15 años, cuando era aún casi un niño. Y ahora sí, era el momento de cerrar y nada mejor que el homenaje de sus primeros tiempos a todas las bandas que nos han inspirado, a ellos los primeros, y es que “Metal Crüe” es una pasada y el broche perfecto, de la manera más heavy clásica posible, de sus conciertos en festivales.

En definitiva, una banda que está de moda pero que son valores seguros en directo. Además, son majetes, caen bien, han crecido poco a poco y se nota que están viviendo un momento de dulce. Personalmente les he visto mejores conciertos en salas pequeñas hace ya unos cuantos años, sonando matadores y sin concesiones, pero es indudable que están en boca de muchos por algo… aunque también se les empieza a sobrevalorar un poco, cuidado. Por cierto, en diciembre nos visitan en gira, como nos recordaron desde el mismo escenario…

David Esquitino

 


 

LOS SUAVES

Veíamos a DR. CRÜE, la buena banda de versiones de MÖTLEY de Barcelona que, ante una Rock Tent bastante llena demostraban que el buen nombre que tienen no es gratuito. “Red Hot”, “Live wire”, “Kickstart my heart”… sonando como un cañón y un cantante clavando al mejor Vince Neil (que obviamente no es el actual). Comenzaba de repente LOS SUAVES en el escenario principal antes de terminar DR. CRÜE, así que casi a primera línea que acudía un servidor raudo y veloz a ver de nuevo a una de mis bandas de cabecera… Y es que todos sabéis lo que me gustan, quiero y admiro a los orensanos, y por eso se me hizo más duro volver a ver una de sus tardes más oscuras cuando no me lo esperaba.

No sé si toda la culpa fue de Yosi, inadmisible su estado el sábado, del horroroso sonido que sufrió la banda en la primera banda del concierto, de la frialdad de la gente ante unos SUAVES que quizás debían haber tocado mejor el viernes, o una mezcla de circunstancias que hicieron del concierto de LOS SUAVES el pasado sábado uno de los peores que he visto en los últimos tiempos. Doloroso volver a ver al veterano cantante tan fuera de lugar y balbuceando incluso en algunos temas (cantando las letras enteras, eso sí), despidiéndose casi después de cada canción (como en sus peores momentos) y además algo enfadado, no sé exactamente con quién o porqué. Cereijo, dentro de su maestría habitual, que el nivel supremo siempre lo tiene, desquiciado con el sonido y mirando a Yosi de reojo, el bueno de Charly aún más delgado y también un poco contrariado sabiendo el primero que el concierto no estaba siendo el esperado precisamente… Y aún así acaba primando el cariño hacia una banda especial que, como ellos mismos han dicho muchas veces, aún cuando menos lo merecen la gente está con el grupo.

 Poco a poco y después de un comienzo tremendamente torcido casi sin poder escuchar “Preparados para el rock n´roll”, “Cuando los sueños se van” o “Palabras para Julia”, la cosa fue mejorando y empezaba a sonar, aunque el concierto empezaba a estar sentenciado visto lo visto. La voz principal seguía fatal pese a que “Maldita sea mi suerte” siempre es un tema ganador y una apisonadora en directo. “Sabes, Phil Lynott murió”, “No puedo dejar el rock”… y el concierto arrancaba pese a Yosi que sin duda no tenía su día, y yo mismo lo estaba pasando mal porque las últimas veces habían sido todas buenas (y me sigue costando escribir de manera negativa sobre mis queridos SUAVES, no lo puedo evitar).

“Mi casa” quedó empequeñecida aunque ya sonó por fin con las guitarras atronando, igual que “Dulce castigo” y “El afilador”, que son palabras mayores, y Yosi un tanto más centrado (que la banda siempre lo está) pero ya era tarde. Breve homenaje habitual de Alberto a la bandera e himno gallego, sin mucho entusiasmo esta vez dadas las circunstancias (y es que seguro que el tímido pero gran guitarrista es de los que más sufren estos días malos, sobre todo en festivales) y fin con “Dolores se llamaba Lola”, siempre una fiesta pero con sensaciones contrariadas. Duro y triste volver a verles en un día tan malo cuando ya digo que nos habíamos acostumbrado a lo contrario… Espero que haya sido sólo el garbanzo negro y la excepción en una última etapa tan buena hasta ahora.

David Esquitino

 


 

ALYANZA

Durante los últimos años el denominado thrash metal "old School" parece estar viviendo una segunda juventud gracias al trabajo de un puñado de nuevas  bandas que practican un estilo que muchos creían más que amortizado.  Como representantes de esta eclosión thrashmetalera en el escenario Rock Tent contábamos con el concurso de los badaloneses ALYANZA. Una banda ya muy curtida en los escenarios de la escena local catalana que se presentaba con muchas ganas y dispuesta a triturar nuestras cabezas ofreciéndonos una rotunda sesión de técnico y agresivo  thrash metal.

Frente a una audiencia hambrienta y deseosa de emociones fuertes los chicos de Alyanza  nos plantearon un concierto  rotundo y enérgico, consiguiendo exprimir al máximo sus treinta minutos. Aunque su último trabajo "A New Beginning" data del pasado 2012, el cuarteto atacó con total solvencia y convicción piezas como el sangriento "Revolution", que sería el  encargado de romper el hielo, "Soul Wanderings", protagonizado por un intenso duelo entre ambos guitarristas, o la oscura y apocalíptica "We Are Dead", con las que consiguieron dejar una fantástica impresión frente una audiencia muy participativa.

Aunque su fugaz actuación estuvo centrada en el material de su último trabajo, también tuvieron  tiempo para echar la vista atrás y recuperar piezas como la portentosa "No Human", que formaba parte de su debut "Mind Control".

Alfonso Díaz

 


 

GAMMA RAY

Aunque hace escasamente unos meses que Kai Hansen y sus muchachos habían pisado los escenarios de la  Ciudad Condal para presentar su última obra de estudio “Empire Of The Undead”, la verdad es que la presencia de la mítica formación alemana siempre levanta una gran expectación entre todos los seguidores del heavy metal europeo. A estas alturas, creo que todos sabemos que las actuaciones de la banda  dependen, y mucho, del estado vocal de Mr. Hansen. Pues bien, en esta ocasión, podría decirse que estuvimos de suerte, ya que aunque resulta obvio que su voz  en los últimos años ha perdido potencia y matices, lo cierto es que durante la actuación de esta noche estuvo a un nivel bastante aceptable, sonando mucho más potente y agresiva  que durante su última visita.

Otro de los condicionantes que dieron un plus añadido a la descarga de los de Hamburgo fue que, al tocar ya sin luz solar, la banda pudo sacar el máximo partido al vistoso juego de luces del escenario, con lo que su actuación ganó muchos enteros. Quizás la única pega que le pondría a su show  fue un repertorio muy similar al de su última  visita, repitiendo la totalidad de los temas que ya tocaron en su reciente actuación  en la Sala Apolo. De modo que pienso que habría sido un acierto haber  introducido alguna novedad en su repertorio, como por ejemplo la inclusión de algún tema del olvidado “Somewhere Out In Space”, con lo que seguramente habrían  hecho las delicias de sus más fieles seguidores. En cualquier caso, la descarga de Hansen y sus secuaces fue correcta en líneas generales, pero como digo, podría haber estado mucho mejor a poco que hubieran introducido un par de modificaciones.

Como viene siendo habitual en todas las descargas del cuarteto alemán era “Welcome” la encargada de inaugurar su show para rápidamente adentrarnos en el ritmo lento y sobrecogedor de “Avalon”. Pese a que en un principio podría parecer que esta composición  no es la más idónea  para abrir el show, resulta encomiable  ver como Hansen tira de tablas y carisma  para irse adueñando de la situación mientras va creando esa ambientación épica con la que acabara  arrastrando a toda la audiencia a ese grandilocuente coro. Con el público plenamente metido en la descarga y con las gargantas ya calientes llegaba el momento de rescatar una de sus piezas clásicas de inicios de los noventa, el contagioso "Heaven Can Wait”, con el que conseguían llevar al éxtasis a sus  fans más veteranos.

Tras hablarnos de sus correrías nocturnas por la ciudad  y recordarnos que la banda tiene un nuevo trabajo  titulado  “Empire Of The Undead”, sería el propio Hansen el encargado de adentrarnos en el vendaval  metálico que encierra  el oscuro “Hellbent”. Mucho más excitado se mostró el personal cuando el vocalista pronunció las tres palabras mágicas que conforman el título de uno de los temas más coreados de la historia del heavy metal, “I Want Out”, provocando el delirio y tal nivel de decibelios  que se hacía prácticamente imposible escuchar a Hansen a la hora de atacar  los estribillos. Aunque la pieza sonó tan brillante y efectiva  como de costumbre, debo reconocer que ese guiño reggae que introdujeron en su parte central  acabó sonando algo forzado y repetitivo.

En cualquier caso, a estas alturas la actuación de GAMMA RAY se había convertido ya en una auténtica fiesta, y por si todavía había alguien que no tenía argumentos suficientes para sumarse a ella la siguiente en caer fue  “Rebelion In Dreamland”, rezumando épica y grandilocuencia por los cuatro costados, aunque Kai decidiera prescindir de la acelerada parte final para dar paso a  la novedosa “Master Of Confusion”, que, nuevamente, fue coreada con auténtica devoción por todos los seguidores de la banda, ratificando así la excelente acogida que ha recibido  su último trabajo.

La faceta más speed metalera de los de Hamburgo se apoderaría del torrente riffero que representa “Man On A Mission”, que nos embarcó en una intensa y veloz cabalgada  mientras la banda hacia retumbar la estructura del escenario. Con un Hansen enormemente agradecido, que incluso ofreció alguna reverencia a sus feligreses, la formación alemana encaraba la recta final de su actuación volviendo a aunar nuestras voces para un  “To The Metal”, que quizás sonó demasiado lineal y previsible. Mientras que la elegida para  poner el  punto y final  a su descarga fue la pegadiza “Send Me A Sign”, una composición  rescatada de “Power Plant” que se ha convertido  en una pieza indispensable  en todas sus presentaciones.

En definitiva, buena y efectiva actuación de GAMMA RAY que optaron por lo seguro, ofreciendo un show muy similar al de su última visita a la Capital Catalana. Seguramente, muchos de sus fans habrían  agradecido  un pequeño giro en su repertorio, introduciendo alguna modificación o algún  guiño en forma de tema poco habitual en sus directos, pero lamentablemente esta vez no fue así.

Alfonso Díaz

 


 

MEAN MACHINE

De entre todas las formaciones que desfilaron durante el festival por el escenario  Rock Tent, si hubo una   que supo sacar el máximo partido a su oportunidad ofreciéndonos una descarga realmente arrolladora e intensa estos fueron los chicos de MEAN MACHINE. Este iracundo trío barcelonés, que ya había plasmado  su devoción por la velocidad y  los estribillos contagiosos  en su prometedor debut "Livin´ Outlaw", nos ofreció una descarga apoteósica repleta de riffs incendiarios, mala leche  y actitud roquera.

Pese a que el inicio de su actuación la gente estaba todavía tomando posiciones frente al escenario, el trio rápidamente supo conectar con la audiencia gracias a la contundencia de temas como "Brawler" y "The Black Motorcrew", en las que rescataban la esencia del clásico sonido de los legendarios MOTÖRHEAD. Por si no fuera suficiente con la inmediatez de unas composiciones que desprenden  ese genuino aroma a gasolina quemada, MEAN MACHINE contaron con la rabia desbordante de su bajista y vocalista Raúl Mesa, quien no dejo de animar y moverse sobre el escenario como si fuera una fiera enjaulada.

Durante su escueta actuación la banda nos ofreció un vertiginoso repaso de su explosivo álbum  debut, destacando especialmente piezas como la desquiciante "I Was Made For Rock n’ Roll", toda una declaración de intenciones que puso a todos a cantar,  o el toque roquero y vacilón que representó "Rock n’ Roll Wizard". Sin concedernos ni un segundo de tregua, directos a la yugular  y dispuestos a provocarnos una severa  lesión en nuestras maltrechas cervicales, la recta final de su show estuvo protagonizada por el corrosivo "Ain’ t No Justice (But The Death) y  el single de presentación de su debut "We Want Violence", que fue el responsable de un tumultuoso "circle-pit". En resumen, rock ácido, áspero y mucha actitud es lo que nos ofrecieron MEAN MACHINE.

Alfonso Díaz

 


 

TWISTED SISTER

Si LOS SUAVES lamentablemente fue la cruz del sábado (antes de MANOWAR claro, pero eso me lo reservo para el final), después de un buen concierto de GAMMA RAY, mejor de lo esperado, y un interesante descubrimiento en la carpa pequeña: los catalanes MEAN MACHINE (un power trío muy joven en la mejor tradición sonora, y de banda, de MÖTORHEAD, RAVEN y similares), era el momento de la cara y los triunfadores absolutos, por puntos y por K.O., del festival. Y es que esto es como en cualquier equipo deportivo de primer nivel: si tienes al mejor, tienes muchos visos de ganar casi siempre… Pues bien, 59 años, feo como un demonio, acelerado, risueño, divertido (impagable su broma diciendo que era Axl Rose por salir tarde), macarra hasta decir basta y un torbellino en escena EXACTAMENTE igual que en los vídeos que todos tenemos grabados a sangre y fuego en la memoria de tantos años atrás. Y da igual que ya no lleve su legendaria imagen de antaño, ni maquillaje, que es que incluso vestido “de calle” impresiona (¡qué pintaza incluso así!) y se le admira aún más porque no necesita de aditivos ni adulterantes de ningún tipo para seguir siendo el frontman por excelencia (además de un cantante muy bueno, curioso). ¿Quién?, pues por supuesto Dee Snider y sus TWISTED SISTER que nunca fallan.

Y daba igual que tuvieran que retrasarse más de 20 minutos por problemas técnicos y de sonido (parece ser que con el bajo de Marc “Animal” Mendoza… y algo que ver con la ecualización ya preparada para MANOWAR), que efectivamente la imagen del grupo ya no sea tan espectacular como antaño, o que al final tuvieran que recortar repertorio y dejar el show en una hora justa. Ni siquiera importa nada que no sean ya la banda espectacular que sí vimos por ejemplo en el Serie Z de Jerez la primera vez en España en aquel concierto inolvidable de 2003, que Jay Jay French y Eddie Ojeda no están tan finos a las guitarras o que “estén muy vistos” por aquí (ojalá todas las bandas estuvieran “tan vistas” como TS aquí, pero ése es otro tema, jeje)… Actitud máxima, sonidazo, la explanada hasta arriba para ver a los “sick motherfuckers” y ese aura de banda única, incontestable y especial de las que lamentablemente ya no se hacen, fabrican ni existen. Y centraba quizás el comentario inicial en Dee Snider, pero es que justa o injustamente él es TWISTED SISTER, y en él se centran todas las miradas, ¡si es que encima está cuadradísimo!

Casi las 23:30 y en el primer tema tras la intro, “Stay hungry”, ya se han comido hambrientos a todas las bandas del día y se han metido a la gente en el bolsillo. Y sí, no hacen temas nuevos, viven de las rentas, tocan shows similares (esto no es del todo cierto pero bueno)… pero no tienen rival y la experiencia de ver a TWISTED SISTER en vivo (con su formación clásica, como siempre remarcan) sigue siendo algo que se debería enseñar en las escuelas de rock de todo el mundo: “chicos, esto es un frontman, éstas son unas canciones de rock duro, esto es un himno y esto es una presencia encima de un escenario”. “Shoot´em down”, por supuesto sin hacer prisioneros, “You can´t stop rock n´roll”, pues eso, “Captain Howdy” y la grandiosa “Street justice” para rememorar ese “Horror-teria” de su disco más laureado… y de repente “We´re not gonna take it” vuelve a demostrar que es el himno entre himnos y el tema que, sea cuando sea, te hace recordar porqué el rock y ser roquero de verdad es tan especial. Y sí, vistes de rosa, te tiñes el pelo, llevas pantalones ceñidos, pendientes y hasta te pintas las uñas a veces, pero con una “banda sonora” semejante de fondo no te tose ni San Pedro… aunque sigas cantando “huevos con aceite” como broma habitual (que encima si tenemos que reírnos de nosotros mismos nos reímos sin ningún complejo, lo que sea por nuestra gente) en nuestro país.

Seguíamos macarreando con más clásicos acelerados como “The kids are back” o “I believe in rock n´roll”, ¡qué grande es!, e incluso se permiten el lujo de homenajear a MÖTORHEAD tocando la grandísima “Born to raise hell”, con dedicatoria previa de Dee a su amigo enfermo (que lo dice en castellano) Lemmy, e incluso graba un vídeo de la gente cantando la canción para mandárselo y darle ánimos, ¡qué tío más increíble este Snider! (ya sin camiseta, por cierto, con una imagen alucinante y esa pose a lo “Ultimate Warrior” que nos dejó boquiabiertos a todos). Y qué letras tan buenas y auténticas en todas estas canciones, por si no he hecho mención aún al detalle…

Les dicen que sólo dos temas más pero nadie protesta (aunque claro que echamos de menos “The Price”, “Come out and play”, “Under the blade” y demás…) y sólo quedaba disfrutar del final un tanto aturullado, que el tiempo apremiaba, con “Burn in hell” (cruda, pesada, a oscuras y con esa luz roja demoniaca iluminando a Dee) y la inevitable “I wanna rock” para poner punto y final a un nuevo conciertazo de los neoyorkinos en nuestro país… Y eso que, sólo una vez terminado el concierto, me di cuenta de que no había sido el mejor show del grupo que había visto ni de lejos… pero es que hasta entonces estaba en una nube. Y el sábado que viene les veré de nuevo en BANG YOUR HEAD (Alemania), ¡de lujo!… Vaya papeleta para MANOWAR el tener que salir después del torbellino rosa… y eso que aún no habíamos visto el show de ambas bandas para comparar a posteriori como sí hago ahora incluso con sorna y retintín…

David Esquitino  

 


 

MANOWAR

El peor concierto de la banda que he visto nunca… o como hacer narrable lo inenarrable. Después del conciertazo que se marcaron TWISTED SISTER no era fácil salir a superarlo, por mucho cabeza de cartel que seas (que si la pelea antológica tantas veces publicitada y parece ser que nunca resuelta tuviera que tener lugar encima del escenario… o quizás se resolvió por fin en el backstage del festival, a sabiendas de lo timoratos y empequeñecidos que salieron MANOWAR a tocar esta noche, ¿quién sabe?). Bromas aparte, el concierto del sábado pasado en ROCK FEST BCN debería quedar grabado en la memoria colectiva, y en la del propio grupo también, como decálogo de lo que no se debe hacer encima de un escenario y de cómo no se debe plantear un concierto a priori tan especial como el que se suponía que iba a rememorar el XXV aniversario de uno de los discos más grandes del heavy metal como es “Kings of metal”. Genios y figuras, pero también bufones por méritos propios, adorados y odiados a partes iguales y una banda que obviamente no deja indiferente. Aparentemente no engañan a nadie, juegan su papel, son los guerreros del metal e incluso cercando los 60 mantienen su rol, imagen y leyenda. Perfecto, pero para esto tienes que hacerlo con dignidad y ofrecer de verdad un espectáculo acorde a lo que vendes y propugnas.

Y ojo, que nadie piense que está escribiendo un detractor de MANOWAR, nada más lejos de la realidad, pero cuando lo que acabas de ver golpea duro, no puedes mantener la polichinela sonriente ni mostrar esa mano izquierda periodística de la que a veces es bueno hacer gala pero que en otras es más justo y conveniente dejar caer la espada de Damocles con todo el peso. Y es que MANOWAR lo tenían todo de cara para triunfar esa noche pero les salió casi todo mal… De hecho, pienso que el show no estaba mal planteado, aunque a muchos nos hubiera gustado ver el concierto estructurado de otra manera, con los vídeos tal vez juntos y sin cortes al principio o entre medias del show, a modo de documental real, ¿porqué no? Y creo que el punto de la espectacular pantalla central era un gran acierto y la base sobre la que tenía que girar el concierto. E incluso las patochadas que otras veces han funcionado (los teatralizados solos de bajo, las poses, la actitud sobre el escenario, el volumen exagerado…) quizás hubieran tenido un efecto menos negativo si el grupo hubiera estado a la altura, el concierto hubiera sonado más o menos bien y la conexión con la gente hubiera sido mayor (o más bien mejor, que el público comenzó más que entregado).

Le daba muchas vueltas esta tarde a esto y lo cierto es que mostraron todos los tópicos negativos que siempre se les han echado en cara para no haber llegado nunca a esa primera división que por temazos y discos increíbles merecían sin duda. Pero no, son MANOWAR para bien y para mal… con el problema de que cuando les sale un mal show, les sale terrible. Y los he visto muy buenos también, sin ir más lejos el concierto de aniversario de “Battle hyms” en La Riviera (Madrid) hace un par de años, o el conciertazo que se marcaron en el último METALWÄY de Zaragoza. Pero esta vez no dieron pie con bola: el sonido fue desastroso, su actitud no convenció a casi nadie, el set list fue cortísimo con respecto a la duración y sobre todo falló la intensidad del show, los temas sonaron ralentizados y sin fuerza ni chispa ninguna… Y MANOWAR debería cuidar mucho sus últimos tiempos, que tras un desatinado disco como es “Lord of steel” (del que encima tocaron dos temas si no recuerdo mal… o una del último y otra del “Gods of War”, otro discazo…) y conciertos como el del sábado, es difícil defender su postura ante los que hace años que les han dado la espalda y les tildan precisamente de parodia.

Y sí, el contenido de las partes documentales (casi todas recogidas durante la época de la grabación original de “Kings of metal”) a mí me parecieron muy interesantes, pero cortaban el ritmo del bolo continuamente; el bonito detalle del vídeo de homenaje a los “hermanos caídos” se transformó en una sobrada al incluir a gente como Orson Welles o Wagner (que sí, que han tenido su influencia en la banda pero…) junto a Ronnie James Dio, Scott Columbus o el narrador original del “Warrior´s prayer”). E incluso el atractivo vídeo grabado precisamente para acompañar a esta mítico intro hablada se quedó en poco viendo cómo sonó después “Blood of the kings” por ejemplo sin filo ni fuerza ninguna…

¿Y no hubo partes positivas en el show todo fue tan malo y criticable…? Claro que hubo partes salvables, como por ejemplo la voz y actitud de Eric Adams, fantástico una vez más y demostrando que sigue siendo el pilar que sustenta a la banda en directo y en estudio desde hace años. O las curradas proyecciones que veíamos en las pantallas según los temas (los exageradísimos efectos de sonido me gustaron menos), así como las portadas de los discos en tamaño grande y en alta resolución… e incluso los trajes e imagen de la banda, pero en otro contexto, ofreciendo un concierto acorde con esa imagen de guerreros y reyes del metal. Pero no, esta noche la corona fue de hojalata de los chinos, el repertorio mal elegido (tocando completo el “Kings of metal” pero por canciones separadas, sin orden ni concierto, sin dinamismo ninguno… y encima dejando fuera discazos como “Into glory ride”, “Triumph of steel” o “Louder tan hell”, y pasando de puntillas por “Fighting the world”, “Battle hyms”, “Hail to England”, “Warriors of the world” o “Sign of the hammer”, tocando sólo 12 o 13 canciones como en sus tiempos más criticados), el sonido saturadísimo y horrible, la batería de Donnie Hamzik que no se distinguía (o sólo retumbaba), la guitarra de Karl Logan a su nivel, muy mediocre (¿cuándo se darán cuenta que necesitan una segunda guitarra en directo?… o al menos otro guitarrista mejor), el bajo de Demaio martilleante y exagerado de volumen… que te golpeaba en el pecho pero ni dolía.

Es difícil explicarlo sin haber estado allí, pero la retahíla de adjetivos que fui recopilando a la salida eran realmente explícitos: vergonzoso, ridículo, grotesco, bizarro, lamentable… indiferencia también o “lo que me esperaba”. Exagerado tal vez, pero la audiencia no salió contenta, eso es un hecho. E insisto que Joey DiMaio sobre todo se tiene que plantear de verdad si éste es el final del grupo que desea, la imagen que quiere mostrar sobre el escenario (que los medios y el show estaban bien planteados en mi opinión, aunque no acertaran, pero no fue el problema) o si le gustaría que a MANOWAR se le recordara en el futuro como banda mediocre y sobrevalorada por conciertos de este calibre y momentos como los que vivimos el sábado en Santa Coloma.

¡Ah!, y claro que tocaron las canciones, comenzando por “Manowar” y “Blood of my enemies”, casi irreconocibles, levantando algo el vuelo con “Sign of the hammer” (gracias al bueno de Eric, y eso que le costó calentar), el bajón terrible de las actuales “The lord of steel” y “Dawn of the battle”, y luego los pinchazos correspondientes de “Blood of the kings” (sonando a un nivel indigno para una banda como MANOWAR… y con un guiño en las pantallas con banderas en los países en los que son grandes pero que quedó raro cuanto menos), “Kingdom come” (quizás el único sorpresón del set y que fue de lo poco salvable de la noche) y la balada “Heart of steel” (muy apoyada por imágenes potentes en la pantalla y la emotiva interpretación del cantante pero que falló también). Un solo de bajo incomprensible (el de siempre pero sin sentido), y la peor interpretación de la noche para “Wheels of steels”, tocada a mitad de velocidad, con el motor gripado y encima con las imágenes en pantalla del vídeo de “Return of the warlord”. Después, sobre todo “Hail and kill” y también “Kings of metal” fueron de lo mejor de la noche, y es que al final los superclásicos suelen ser especiales en directo incluso en las peores condiciones.

Último bis con su último clásico, que es un temazo en los conciertos, las cosas como son, y es que “Warriors of the world united” fue el momento mejor aceptado de toda la noche (con bonitas imágenes de fotos de fans en las pantallas, el principio cantado a capella y toda la gente coreando el tema), mientras que “Black, wind fire and steel” ponía el broche al concierto como tal, que “The crown and the ring” sonaría grabada una vez más para cerrar, como vienen haciendo en los últimos años (con Eric defendiendo bien el tema aunque a estas alturas tire más de efectos que antes para solventar las partes más difíciles de este tipo de canciones). Y sí, el jueguecito de DiMaio de romper las cuerdas y tirarlas al  público como “regalo de los dioses” queda muy bien si has hecho un conciertazo, porque de lo contrario es de risa, como pasó esta vez… Y es que a veces hay que medir mejor los tiempos, el contexto y saber leer las situaciones en las que debes salir a recibir elogios y en las que es mejor una retirada a tiempo, con el rabo entre las piernas tal vez pero sin perder la dignidad o quedar hasta ridículo.

Creo que no exagero ni he sido visceral porque sí, que todos habéis podido leer cómo ardían las redes sociales estos días hablando de la actuación de MANOWAR en el festival. Y es que, siempre lo he dicho, desde que empecé en esto y hasta ahora, que los más grandes tienen que demostrarlo sobre el escenario y que la grandeza, leyenda e importancia de una banda se gana con hechos, no con palabras ni tonterías ni fantasmadas. Primero la música, la actuación sobre el escenario (ojo, y en disco igual, que mantengo que “The Lord of steel” es su peor disco con diferencia hasta la fecha… inadmisible para una banda como ellos o para el nombre que lleva ese trabajo en la portada) y ganarse el respeto y admiración de los fans por esto, no por otras cuestiones.

 Y como dije para LOS SUAVES, me duele a mí el primero ser tan duro con una de las bandas que más me ha marcado pero, tal vez y como decían nuestros padres, un bofetón a tiempo nos puede hacer reaccionar de cara al futuro… O sencillamente estamos magnificando lo que sencillamente fue una mala noche, no lo sé, pero la verdad es que el concierto del sábado fue uno de los peores que he visto en mi vida, al menos si hablamos de una banda tan importante.  Con lo fácil que hubiera sido empezar con la intro/documental sin cortes, tocar entero el “Kings of metal” de principio a fin y luego elegir una buena selección de éxitos o canciones para la segunda hora de show o lo que fuera… En fin, no fue su noche, sin duda, ni su mejor concierto en nuestro país en absoluto, una pena en una gira tan especial…

Y tras la decepción y escuchar de fondo algunos de los temas de MOTÖRHITS en la carpa, nos íbamos despidiendo de ROCKFEST con buenas sensaciones generales (aunque con varios aspectos a mejorar) pero con final agridulce. ¿Volveremos el año que viene? Esperemos que sí…

David Esquitino

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

22 COMENTARIOS

  1. El sábado tocó madrugón de los gordos para ir hasta barcelona desde Madrid.
    iré contando los grupos que vi, para terminar con la opinión sobre el recinto y demás:

    épica: bueno sonido en general, pero entre el sol abrasador y que tampoco es un grupo que me llame demasiado no les presté demasiada atención. Simone bien en la voz pero transmite poquito la verdad.

    Sabaton: uno de los platos fuertes del día, y sin duda no decepcionaron. Este grupo va cada vez a más, y el cariño del público también va en aumento. desde la primera vez que les ví hace unos cuantos años siendo 40 personas en la sala Live hasta hoy ha llovido bastante pero cada vez que los veo me lo paso realmente bien.

    Gamma Ray: la última vez que les vi en la 2ª gira junto a Helloween me decepcionaron bastante, en directo nunca me habían fallado pero me dejaron más que frío aquella noche. por suerte en el festival recuperamos sensaciones y disfruté de los Gamma de siempre. El último disco está realmente bien.

    Twisted Sister: retrasaron en exceso su concierto por los problemas de sonido del bajo. Culpables? no se quien… pero se notó que no se oían en el escenario. Por suerte Dee Snider le echó dos cojones y levantó el show el solito demostrando que es uno de los mejores front-man que hay. Mención aparte la de dos idiotas que empezaron a pegarse… tenían ya unos añitos pero se ve que aún no han aprendido a beber.

    Manowar: que decir de mi grupo favorito y la razón principal de haber ido hasta allí… DECEPCIÓN. la ocasión pintaba perfecta para ser un nuevo conciertazo, pero sin duda ha sido el peor concierto que les he visto (era la 5ª vez).
    la conmemoración del Kings of Metal, poder ver tantos temas buenos en directo, la pantalla gigante… pero algo fallaba.. el sonido. Los bajos eran demoledores como siempre (tanto como para notar una onda que te golpeaba la cara) pero la guitarra quedaba totalmente enmudecida.
    los 5 primeros temas fueron seguidos y sonaron realmente mal.
    luego empezó el homenaje al Kings of Metal. el sonido mejoró ligeramente, pero la gente estaba fría y la actitud del grupo (más pasiva que nunca) no ayudó en nada.
    Antes de cada tema había un vídeo. algunos imprescindibles como el de William´s Tale o el homenaje previo a Heart of Steel. aparte de esos dos y quizás otro… el resto sobraba y sólo servía para cortar el ritmo cuando parecía que la cosa remontaba.
    Los problemas de sonido fueron sucediéndose constantemente cuando no fallaba el bajo de Joey era el micro de Eric..
    muchas de las canciones empezaron sin Joey en el escenario entiendo intentando solucionar el sonido.
    finalmente… habiéndose caído Brothers of Metal del set list, ni siquiera hubo discurso de Joey (no se cuantas veces habrá pasado esto en la historia de Manowar) no se si estaba tan cabreado que pasó de decir nada, pero quizás una disculpa habría ayudado.
    Todo fue malo? no. Momentos como los de Hearth of Steel o Kingdom Come serán inolvidables,
    pero otra cagada inmensa fue la nueva forma de tocar Warriors of the World, con todo el grupo en silencio mientras Eric canta las primeras estrofas para luego entrar todos atronadoramente. NO FUNCIONA.
    las ganas por ver esta gira eran enormes y me fui de ahí bastante jodido. Esperaba mucho más.
    Los últimos conciertos que vi de Manowar fueron perfectos, espero que no se despierten viejos fantasmas. Conciertos así da alas a los muchos enemigos del grupo y en esta ocasión me jode mucho no poder rebatirles nada.

    en cuanto al recinto:
    era un secarral lleno de polvo, pero al menos tuvieron la delicadeza de poner una lona cerca del escenario que evitaba que se levantaran polvaredas insoportables.
    los minis de cerveza nada menos que 9€!!! por suerte te dejaban salir, y había un chiringuito con latas a 2€ y bocadillos a buen precio también que hicieron su agosto.
    lo malo que siendo en Barcelona el trayecto es muy muy largo y la vuelta más todavía. En el futuro si se repite, deberá haber un muy buen cartel para regresar.

  2. Añado…

    El precio de la bebida a mi me pareció bueno/normal a mi pagar 9€ en un festival por el litro de birra después de haber pagado hasta 12€ en algunos conciertos en salas cerradas no me parece exagerado… (no es lo ideal pero tampoco para quejarse).

    Pero por ejemplo la botellita de agua de Solan de Cabras de un tamaño decente a 2€ me pareció cojonudo… En otros festivales te ponen agua de grifo embotellada por 3 € la mitad 😉 que no se me olvida.

  3. De todos modos el sólo de bajo sonó cochambroso porque el sonido estaba mal… era el mismo solo de siempre sólo que se quedó en “bragas” XD pobre hombre…

    Y por otro lado… Manowar creo que no necesita otro guitarrista y precisamente el sonido de ese bajo y su forma peculiar de de tocarlo hace que a pesar de que el guitarrista este haciendo su “solo” la base siga manteniendo cierta potencia… Puede gustar mas o menos, pero es el sonido característico de la banda que a algunos nos gusta y es sello de identidad.

    Hay otras banda que para hacer 4 acordes bien podían prescindir de esa segunda guitarra y darle más protagonismo al bajo (que lo hacen desaparecer).

    Y que… ¿Karl Logan es malo? ¿Comparado con otros guitarristas de Manowar? *Así a bote pronto recuerdo uno que para mi era más básico y otro que se le olvidaba que se podía cambiar de traste sin pisar todos los que estaban por medio XD”

    Para mi Karl Logan es un muy buen guitarrista… no entiendo tanto “sutil” ensañamiento.

    Por otro lado, el precio de la bebida a mi me pareció bueno/normal a mi pagar 9€ en un festival por el litro de birra después de haber pagado hasta 12€ en algunos conciertos en salas cerradas no me parece exagerado… (no es lo ideal pero tampoco para quejarse).

    Pero por ejemplo la botellita de agua de Solan de Cabras de un tamaño decente a 2€ me pareció cojonudo… En otros festivales te ponen agua de grifo embotellada por 3 € la mitad 😉 que no se me olvida.

    Un abrazo!!!

    • Edito:
      Empezaba así:
      ****
      Bueno, para gustos colores.

      Yo he visto dos veces a TS en el Metalway de Zaragoza, y aquí… y esta vez me han gustado mucho menos, me sonó todo muy lento y menos dinámico.

      Y Manowar debió hacerlo mejor, pero cuando empieza a cascar el sonido como lo hizo y tienes tantos problemas técnicos terminas intentando acabar lo antes posible y da como resultado eso…
      ****
      He tenido problemas con mi usuario en los comentarios y solo me aparecían logueandome con el… por lo que veo este segundo mensaje que he mandado también ocurre lo mismo…

  4. Sintiéndolo mucho, esta vez tengo que compartir esa decepción. Es la octava vez que les veo, y sin duda, junto al de Lorca 2002, el show más flojo de todos los que he asistido. Supongo que en parte, y como siempre, albergaba muchas esperanzas, pero esta vez se cumplieron a medias. El setlist en principio era brutal, de hecho, a pesar del mal sonido en los 5 primeros temas, el ritmo fue frenético, con un Eric sobradísimo en los gritos (aunque mutilaron la parte central de Dawn of Battle, cosa que no me gustó). Con The Warriors Prayer se veía venir algo excepcional… que no llegó a suceder del todo. Los vídeos helaban a la peña (la mayoría de su DVD Magic Circle II) y creaban importantes parones. Es una forma original de ver un concierto, pero creo que no funcionó.

    Fallos de sonido, algo casi inconcebible en ellos, hubo muchísimos. El bombo de Hamzik se lo comía todo, y el sonido del bajo de Joey en particular hizo que su solo fuese insufrible, la cara que pusieron tanto este como Karl durante todo el concierto fue un poema fúnebre, y la comunicación fue nula. El micro de Eric se cortó en Wheels of Fire, lo que deslució el tema. Y por momentos (como en la última Black Wind Fire and Steel) me dio la sensación de que la banda no se tomaba demasiado en serio la recta final del concierto. Coincido absolutamente con los momentazos que citas, Heart of Steel y Kingdom Come, añadiendo Blood of the Kings y Blood of my Enemies (entre otros).

    Y a ver si tu o alguien podéis aclararme una duda. Hubo un momento en el que la banda salió al escenario, sin hacer nada, y de repente Eric dijo algo así como: “Con todo este calor…XXXX… necesita descansar” y se metieron para dentro otra vez unos 2 o 3 minutos. ¿Qué dijo exactamente Eric?

    Para mi la organización no estuvo tan mal, y eso que fui casi temblando, todos sabemos porque, pero voy a evitar hablar de ello no vaya a ser que censuren o eliminen mi comentario. El recinto me pareció una pasada, espero que monten muchos más eventos de este tipo allí. Eso sí, que el plástico del suelo no sea de los chinos, porque en Kreator se fue a tomar viento. Lo de las fuentes de agua, también, un 10, porque si llego a tener que pagar los precios de la barra, me veo mendigando en una iglesia. Un auténtico robo a mano armada.

    • ese comentario que dices no lo recuerdo.. estaba por un lado queriéndomelo pasar muy bien, y por otro sufriendo ya que no se estaban cumpliendo las expectativas.

      no se supieron sobreponer a los problemas de sonido y les amargó el show tanto como a nosotros.

      el momento que comentas de Black wind fire and steel yo también me percaté cuando eric empezó a reirse de repente… yo creo que ya como desesperado cuando su micro volvió a dejar de sonar
      daba la sensación de que estaban deseando que acabase para largarse, leyendo comentarios en redes sociales muchísima gente era su primer concierto de Manowar y por lo que dicen el último también.

      Cuando en Heart of steel tras la intro guapísima el bajo no sonaba, Joey se fue chinadísimo y Eric comentó como que estaban teniendo putos problemas y que era una mierda.
      Al despedirse con “es una noche que nunca olvidaremos” creo que eran conscientes de que habían dado el peor concierto de los últimos años.
      En fin… a veces pasan estas cosas, pero es duro de asumir.
      Esperemos que hagan gira de salas tocando el kings of metal entero con otra propuesta en escena y un set list de más de dos horas tal y como venían haciendo últimamente.

      • Lo de Black Wind, Fire and Steel empezó cuando, al girarse Eric Adams, se encontró de sopetón a Joey en sus narices, tan cerca que casi se da con el mastil del bajo, y se ve que del susto que se llevó empezó a descojonarse, y así se pasó media canción jeje. Entiendo que mucha gente se sienta muy decepcionada si es su primera vez, pero no deberían juzgar a la banda por un directo regulero/malo por cada 10.

        Por mi parte, tenía esperanzas de que repitieran lo de Metalway 2009, lo tenían todo a su favor, incluso llevaban el montaje completo… pero todo se fue torciendo más y más conforme avanzaba la noche. Una gran lástima… espero que vuelvan pronto para poder quitarme este sabor agridulce que me han dejado.

        • yo estoy un poco igual, se lo que pueden dar de si. todas las veces que les he visto salvo esta, estuve de subidón toda la semana.
          como dije esperemos que hagan gira de salas para recuperar sensaciones.
          (Nada como un mal partido para volver a querer jugar cuanto antes…)

          en cuanto a la gente que salió tan defraudada por ser la primera vez, sólo deciros que les deis otra oportunidad, no suelen fallar.

          por cierto, olvidé comentar que el escenario me pareció un poco pequeño.

  5. Hola. Respecto a lo que dijo Eric Adams: el grupo salió y comenzó a tocar una cancion pero nada mas empezar pararon, porque el bajo estaba desafinado, pusieron cara de circunstancias y se fueron a afinar, Eric dijo que debido al calor los instrumentos se habian desafinado. Saludos.

  6. Desde luego, mi tercer concierto de Manowar, y desde luego el peor de todas todas. Al principio, el sonido me recordaba a los discos antiguos, lo cual me contrastaba con lo que decia Karl de intentar emular el sonido de los discos clásicos, pero poco a poco, se veia que aquello no tiraba. Y los videos, como que te cortaban el rollo. Soy Manowarrior desde que los escuche por primera vez, pero tela.

    Y las birras se suponia que eran San Miguel. Y el chiringuito, la verdad, de lo mejor. Porque seis euracos un bocata de chistorra recalentada, manda cojones.

  7. Creo que el Leyendas junto al Resurrección serán los festis del verano, lo de Manowar puffff yo era muy fan de Manowar de joven, pero creo que van por la vía del mínimo esfuerzo, canciones facilonas musicalmente nada pero que nada curradas algún himno efectivista y ale a vivir de rentas, para mi ya no es un grupo ni respetable, hay tantos pero que tantos grupos por encima de ellos musicalmente mas interesantes que hace tiempo que les deje de prestar atención y tiempo, o espabilan o lo tienen chungo muy chungo.

  8. Por ahi arriba dicen que Manowar no suelen fallar… yo creo que el problema es precisamente que si suelen fallar a veces, es una loteria y por eso hay tantos fans desencantados, incluidos algunso amigos mios. Estuve los dos dias y me supo peor que a Twisted Sister (que vienen cada 10 años por aqui) se les recortara el setlist casi media hora de reloj que lo que ocurrió con Manowar. Ya podian haberse enrollado los Manowarriors y atrasar su concierto media hora no? Mas si encima parece ser que fue debido a algo relacionado con el propio DeMaio.. pero no. Aunque quizás fuera la propia organización que no quiso modificar el horario..
    Sobre Manowar dudo que fuera el peor concierto de su historia (tengo colegas que atestiguan que ese dudoso honor le corresponde a otros de épocas pretéritas) pero si uno de los mas flojos. El sonido era malisimo (y eso resulta especialmente vergonzoso en el caso de una banda que siempre ha fanfarroneado con tener el mejor sonido que un grupo de metal puede tener en directo) pero dado que estaba por delante casi lo agradeci pq gracias a eso no me quedé sordo durante dos dias como la primera vez que los vi, jeje. Que Joey no abriera la boca y que ni siquiera subieran a alguna tia al escenario (si hasta los mojinos consigueron que una pava les enseñase las tetas un par de veces) si que me pareció muy raro y sospechoso.
    Pero lo peor sin duda, por lo menos en mi opinión, fue la escasa duración del show y los absurdos publireportajes que nos endosaron a modo de merketing intrusivo a ams no poder entre las canciones… algunos videos estaban bien y molaban (los in memoriam y la intro de kings of metal) pero meter el puto “making of” que viene en el dvd de la regrabación del Kings of Metal no solo es cutre sino un insulto a tus propios fans joder.. además de robar tiempo a un setlist ya de por si extremadamente corto. Es como si fueras al cine pagando tu entrada y te metieran cortes publicitarios como en la tv privada.. daba una sensación muy extraña y anticlimática.. en fin.
    Podia haber sido un gran concierto pero la banda se empeñó en pifiarlo a mas no poder. Por lo menos Kingdom Come (uno de mis temas preferidos) fue una maravilla, algo es algo…

    • solo por puntualizar un par de comentarios.
      Yo les he visto 5 veces en los últimos 6 años o así y salvo este, todos los conciertos han sido espectaculares en todos los sentidos.
      Twisted Sister no es verdad que vengan cada 10 años. de hecho cada 2-3 vienen a un festival
      Metalway Zaragoza, Sonisphere Madrid y ahora aquí.
      Y bueno, aunque en directo molan… estos si que viven de las rentas… llevan tocando el mismo set list del stay hungry desde hace 20 años pero bueno para verles cada 3 años o así puede valer.

      en cuanto a lo que comentas de los vídeos, totalmente de acuerdo.

      • Solo por puntualizar tus puntualizaciones:
        En cuanto a Manowar tengo en cuenta los años que yo o mis amigos llevamos viendolos y esto es desde el año 97, o sea los últimos 17 años no solo 6. Yo personalmente los he visto tres veces.
        En cuanto a Twisted Sister me referia a Barcelona en concreto, ya que no venian aqui desde hace 10 años y me jodió bastante que su concierto fuera el mas mermado de tiempo de todos en relación a lo que se suponia que debian tocar y el único que empezó tarde.

  9. Excelente crónica de David Esquitino. Menos mal que le gusta Manowar porque no ha dejado títere con cabeza, pero en esta ocasión tiene toda la razón del mundo. He estado haciendo memoria y, contando solo los últimos cinco años, esta es la décimo segunda ocasión que los veo en directo, y desde luego ha sido el peor concierto de todos con mucha diferencia. Hubo otra actuación en que lo pasé aún mucho peor: en la plaza de toros de Campo Pequenho de Lisboa en el 2011. Imaginaos el mismo pésimo sonido pero con la importante diferencia de tratarse de un espacio cerrado y encima plaza de toros. Aunque lógicamente me sabía de antemano el setlist había que esperar en ocasiones hasta un minuto para poder distinguir qué canción estaban interpretando. Pero sonido aparte (que destrozó totalmente el show) fue un excelente concierto en cuanto a intensidad, entrega de la banda, comunión con el público y duración del espectáculo.

    Del concierto de Santa Coloma ya lo habéis dicho todo y poco puede añadirse. Lo mejor, por no decir que lo único bueno: los fuegos artificiales. Unos errores eran previos y los vienen arrastrando a lo largo de la gira: setlist corto, un montaje videográfico que nada aporta y solo sirve para cortarte el rollo, y experimentos fallidos como el arranque vocal de warriors of the world (del que ya habéis hablado). Y supongo que el desastre del sonido llevó a todo lo demás: la desgana, la frialdad, la desconexión con el público y todo lo que habéis relatado perfectamente. Y menos mal que DeMaio decidió prescindir del discurso. Lo digo porque en el concierto de Estambul (hace poco más de un mes) cada vez que culminaba una frase pateaba el suelo del escenario, y este gesto, que repitió no menos de veinte veces, venía acompañado de un tremendo estruendo y de un giro de la pantalla del fondo del escenario, simulando una especie de temblor de tierra. No se qué concepto tiene Joey de los turcos, pero cada vez que pateaba el suelo los asistentes al concierto se descojonaban de él. Pretendía pasar por Atila y quedó aún mas ridículo que Chiquito de la Calzada. No quiero ni pensar lo que hubiese podido ocurrir si lo hubiese repetido en Santa Coloma.

    En fin, lo mejor es olvidar este concierto cuanto antes y esperar que el siguiente no resulte tan nefasto. Y para terminar quiero recordarle a Esquitino que Manowar es exclusivamente Joey DeMaio, para lo bueno y para lo malo. Efectivamente, en su favor hay que decir que ha compuesto una de las mejores discografías de heavy metal, solo comparable con la de las mejores bandas. Pero en su contra no podemos olvidar que han sido siempre sus tonterías las que han impedido al grupo llegar a lo más alto, pero esto no tiene ya solución.

  10. Manowar es una de mis bandas favoritas!!! Me lo tuve que pensar mucho, pero que mucho; pero gracias al Santísimo, me acordé de experiencias pasadas con esta “buena gente” de promotores, y dije, me jode por perderme a Manowar, pero voy a lo seguro, y sí, efectivamente por lo que leo, acerté. Y por qué? Pues porque con otros cerca de mil metaleros asistí al HOM (Hontoria), y qué decir, excelente es quedarse corto. Zona de acampada para humanos, recinto cojonudo, sonido expectacular, organización atenta y cariñosa que cuidan y mimam a la gente, y precios acordes a la realidad actual!!! 5 euros el mini!!!
    Es una lastima, que como siempre, debido a que no hay grandes promotores detrás, no se le haga ni puto caso desde este medio (del que siempre digo, aunque me joda, que sigue siendo la referencia nacional al respecto). Y las bandas, pues hombre con solo nombrar a Grave Digger y Sodom, creo que vale, pero es que además estaba Silver Fist, Avulsed, Mutan Squad, Easy Rider…
    En fin lo de siempre!!! Poco a poco, como vengo diciendo, las Asociaciones SIN ÁNIMO DE LUCRO, o como en este caso en colaboración con pequeños promotores cuyo objetivo es apoyar el metal y cubrir gastos, se están apoderando de la escena nacional. Gracias a Dios.
    Y a finales de julio el Skulls, en Jaén, con otro cartelazo!!! Aquí no lo leereis, pero de verdad merece la pena!!!