Inicio Conciertos Crónica y Fotos de ICED EARTH, WARBRINGER y ELM STREET en Barcelona

Crónica y Fotos de ICED EARTH, WARBRINGER y ELM STREET en Barcelona

9
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

ICED EARTH

WARBRINGER + ELM STREET

Lunes 20 de Enero de 2014 – Sala Razzmatazz 2 – Barcelona

Debo confesar que para el que suscribe, como para la mayoría de los seguidores de ICED EARTH, la longeva carrera de la mítica formación americana ha estado marcada por la prolífica unión que durante  años formaron la dupla Schaffer/Barlow. Pero resulta evidente que la entrada del vocalista canadiense  Stu Block representó un impulso verdaderamente revitalizador  para el sonido del quinteto. Tras la publicación de un aclamado "Dystopia", con el que la banda recuperó el estatus que nunca debió haber perdido, el quinteto se embarcó en un extenso tour mundial en el que su nuevo vocalista consiguió ganarse el beneplácito de sus seguidores, demostrando su valía no solo a la hora de atacar sus nuevas composiciones, sino defendiendo con entrega y garantías el material clásico de la formación. Tras su reciente tour acompañando a los exitosos VOLBEAT, en el que los californianos  asumieron con humildad su papel como invitados  de los daneses, Schaffer y sus muchachos aterrizaban  en Barcelona con un flamante nuevo álbum bajo el brazo "Plagues Of Babylon", y  dispuestos a ofrecernos una nueva muestra de su devastador potencial metálico.

Para calentar los ánimos de cara a la actuación del quinteto de Florida, contábamos con la participación de dos  bandas que están llamadas a convertirse, en poco tiempo, en referentes dentro de su estilo. Los australianos ELM STREET, quienes serían los encargados de abrir la velada, y los thrashers americanos WARBRINGER, quienes con un fantástico nuevo trabajo titulado "IV Empires Collapse", venían dispuestos a aplacar nuestra ansiedad ante el inminente desembarco de Schaffer y sus secuaces.

Aunque, tanto en las entradas como en los carteles, la apertura de puertas estaba fijada para las 19,30 horas, lo cierto es que cuando accedimos a la sala mediana del Razzmatazz, el cuarteto australiano ELM STREET ya estaba descargando su implacable arsenal de riffs thrashicos impregnados de  portentosas pinceladas heavy metaleras ante una desangelada  sala, en la que apenas  podían contabilizarse medio centenar de personas. Pese a la desalentadora estampa, la verdad es que los chicos se lo tomaron con filosofía y se marcaron un show realmente compacto y entretenido, desgranando los mejores cortes  de su debut "Barbed Wire Metal", publicado en 2011, junto a algunas de las piezas que formaran parte de su segundo plástico que verá la luz en los próximos meses.

Si bien es cierto que su propuesta  no es especialmente  novedosa, la verdad  es que temas potentes y corrosivos como "Heartracer" o "Heavy Mental", en los que destacó la monumental pegada de su batería Tomislav Perkovic, contrastaron con los pasajes más melódicos, pero igualmente destructores, de temas como la crujiente "Face The Reaper". Liderados por el vocalista Ben Batres, quien además se hizo cargo de  las guitarras rítmicas, los australianos mostraron tablas y un gran potencial, especialmente su guitarrista AAron Adie, quien se encargó de poner   el toque de calidad a temas como el que presta su nombre al debut de la banda "Barbed Wire Metal".

Sin tiempo para mucho más, y sin gozar de un sonido especialmente bueno, los de Melbourne afrontaron el tramo final de su actuación  con la contagiosa "Elm St´s Children", con la que consiguieron hacer levantar algunos puños de entre los presentes. Una pena que muchos de los asistentes, debido al adelanto de horarios, se perdieran la descarga de la prometedora banda australiana.

Después de un breve descanso, durante el que sala fue ganando algo de colorido, llegaba el turno de los americanos WARBRINGER. Tras su inusual concierto matutino en la Sala Rocksound de hace un par de años, el quinteto americano se presentaba en el marco del Razzmatazz 2 dispuestos a  ofrecernos una buena muestra de su último trabajo "IV: Empires Collapse", publicado a finales del pasado año 2013. Para la actuación de esta noche los thrashers americanos recuperaban a su compañero el guitarrista Adam Carroll, quien había causado baja en su descarga madrileña, así que en Barcelona sí pudimos disfrutar de  todo el potencial y contundencia del combo americano. Con muchas ganas, y con una actitud totalmente descarada e irreverente, saltaron sobre las tablas WARBRINGER dispuestos a  someternos a una brutal sesión de furibundo y corrosivo thrash metal.

Catapultados por el enorme carisma de su alocado vocalista John kevill, los angelinos salieron a escena listos para morir matando, poniendo toda la carne en el asador y apostando, desde los primeros compases del show, por su material más salvaje y desternillante, consiguiendo que temas como el novedoso  "Scars Remain" o el incendiario "Iron City", transformaran su descarga en una auténtica fiesta, con la gente haciendo "headbanging", al tiempo que las primeras filas se convertían en un campo de batalla con la gente saltando y haciendo pogo.

Aunque evidentemente su descarga se centró en las composiciones de su más reciente entrega discográfica, los americanos no quisieron olvidarse de sus fans más veteranos, e introdujeron en su repertorio cortes clásicos como el crujiente y amenazante "Severed Reality", rescatado de su segundo trabajo "Waking Into Nightmares", o el revolucionario "Shoot To Kill", con el que la banda puso a cantar a todos los asistentes, mientras sometía a nuestras maltrechas cervicales a otra brutal embestida. Durante todo el show WARBRINGER se mostraron como un colectivo sólido y compacto, no en vano la banda lleva años compaginando sus apariciones en grandes festivales con conciertos en pequeños clubs; y esas tablas se notan, y mucho,  en su confianza y desparpajo a la hora de atacar temas como "Living In A Whirlwind",  durante el que John Kevill abandonó el escenario para abalanzarse sobre el público para hundir su micro entre las primeras filas.

Quizás el único inconveniente de la actuación de los thrashers americanos  fue la interminable sucesión de acoples y problemas técnicos que sufrieron, lo que  nos impidió poder disfrutar de su concierto en las mejores condiciones. Pero la banda, lejos de permitir que este lancé lastrara su presentación, prefirió tomarse el contratiempo con humor, y su vocalista se dedicó a gritar al público sin micro, mientras John Laux jugueteaba con riffs clásicos de las historia del rock. Una vez solventados los problemas, todavía tuvimos tiempo para un potente  "Towers Of The  Serpent", con el que nos demostraron que también saben levantar el pie del acelerador cuando la ocasión lo requiere, pero sin perder por ello la crudeza y consistencia que les caracteriza.

En resumen, gran descarga del quinteto americano que se marchó del escenario dejando un fantástico sabor de boca, y  a una audiencia hambrienta  que se quedó con ganas de algún tema más.

Una vez consumidos los dos actos previos, una sala expectante aguardaba impaciente la salida de los protagonista de la noche, los americanos ICED EARTH. Si algo ha caracterizado la trayectoria de los de Tampa ha sido el férreo liderazgo ejercido por el carismático guitarrista Jon Schaffer, y su firme determinación para lograr que su banda se convirtiera en uno de los nombres de referencia dentro de la escena metálica americana. Como viene siendo habitual en todas las giras de ICED EARTH, el quinteto volvía a presentar novedades en su line-up con respecto a su última visita de hace escasamente unos meses. Para este nuevo periplo, la banda cuenta con los servicios del prestigioso batería Jon Dette (Slayer, Testament, Evildead, Heathen), en sustitución de  Raphael Saini.

Con un escenario presidido por un telón decorado con la tipografía clásica de la banda, y con sendos paneles que reproducían la portada de su último trabajo; un cuidado juego de luces junto a  los compases pregrabados que abren su nueva obra serían los encargados de marcar la aparición de los músicos sobre las tablas para arrancar su actuación con un trepidante "Plagues Of Babylon", que con su devastadora potencia y sus faraónicos riffs nos hacía presagiar una noche realmente vibrante e intensa. Tras unos primeros compases en los que la banda no acabó de sonar bien, especialmente la voz de Stu Block que parecía excesivamente sepultada bajo la corrosiva guitarra de Schaffer, la oscuridad se adueñaba del escenario, a la vez que unas estridentes sirenas nos abalanzaban sobre otro corte de nuevo cuño "Democide", una pieza  compuesta entre  Schaffer y Block que nos mostraba la faceta más despiadada y agresiva de esta nueva etapa del combo americano.

Con la banda sonando cada vez mejor, llegaba el momento de sumergirnos de lleno en el primer clásico de la noche, el siempre intenso e implacable "Dark Saga", que puso a toda la sala a dar palmas en el inicio, para acabar sucumbiendo ante la virulencia metálica que transmitían  las guitarras de Schaffer y  Seele. Mención aparte merece la labor de Stu Block  perfecto en su papel como frontman, manejando a su antojo a las primeras filas, para  conseguir  convertir el corte en uno de los temas más aplaudidos de este primer tramo de show. Sin apenar darnos un respiro, ni tiempo para asimilar la pieza anterior, la siguiente en caer de forma implacable fue "V", rescatada de su anterior trabajo "Dystopia", que fue introducida por Block haciendo el signo de la victoria, y que como viene siendo habitual contó con la aparición de la famosa mascara de "Vendetta", que acabó volando hacia el público al final del tema.

Conforme se iban sucediendo los temas, el nivel de intensidad y comunión ente banda y público se iba acrecentando, y el primer momento verdaderamente emotivo de la noche se vivió con la reflexiva "If I Could See You", con la banda volviendo a demostrar su maestría a la hora de adentrarse en esos medios tiempos desbordantes de melancolía y buen gusto, con Schaffer empuñando su acústica de 12 cuerdas para  conseguir arrancar una rotunda ovación de entre sus incondicionales. Pero fue a partir de ese momento cuando empezó la exhibición vocal de un colosal Stu Block.  Aunque ciertamente el frontman empezó el show algo frío y dubitativo, hay que remarcar que fue hacia la mitad del concierto cuando el vocalista mostró su mejor versión, ofreciendo un auténtico recital con el que consiguió que clásicos como el colosal "Disciples Of The Lie", extraído de su aclamado "Something Wicked This Way  Comes", sonaran realmente crudos y devastadores, haciendo las delicias de los fans más veteranos de la banda. Las atmosferas oscuras y opresivas, enmarcadas dentro de un escenario inundado de tonalidades verdosas, serían las encargadas de marcar el inicio del inquietante "Jeckyll & Hyde", en el que destacó, por encima de sus compañeros, la excelente ejecución del guitarrista Trey Seele, siempre en un discreto segundo plano, pero principal responsable de aportar ese toque mágico y técnico a muchas de las composiciones de la noche.

A diferencia de lo que sucede con muchas otras bandas que centran su repertorios en los temas clásicos de su discografía, los americanos se mostraron plenamente confiados en el potencial de su material más reciente, ya que el grueso del set-list de esta noche estuvo basado en sus dos últimas obras "Dystopia" y " Plagues Of Babylon", concretamente de este último sonaron hasta un total de 6 cortes, concediendo un protagonismo estelar a piezas como el arrebatador "Among The Living Dead", que contó en su presentación con un guiño al líder de Blind Guardian, y viejo amigo de la banda, Hansi Kürsch. Tampoco faltaron durante el show los momentos impregnados de esa épica grandilocuente que emanan cortes como "Red Baron /Blue Max", única pieza rescatada de su etapa con el vocalista Tim "Ripper" Owens,  que fue salvada de forma magistral por el actual frontman de la banda.

Tras la brutal acometida sufrida con semejante sucesión de himnos de alto octanaje metálico, llegaba el momento de volver a relajar un poco los ánimos, con la banda haciéndonos viajar a través de la introspección contenida en el poderoso up tempo "Blessed Are You", que nos dejó la estampa del vocalista tarareando la melodía central del tema, para posteriormente entregársela a un público que la hizo suya. Pero rápidamente  la omnipresente guitarra de Schaffer sería la encargada de romper el hechizo con el fulgurante riff de la agresiva "Vengeance Is Mine", transportándonos de nuevo a los lejanos tiempos de "The Dark Saga", haciendo subir la temperatura en la sala para provocar, una vez más, el delirio entre unos fieles que acompañaron incansablemente los rotundos coros de los estribillos.

El retorno sobre su más reciente entrega vendría marcado por la envolvente "Cthulhu", en la que el cantante canadiense nos demostró, durante sus primeros compases, que no solo  sabe gritar cual poseso, sino que también sabe imprimir a sus registros una ternura y una sutileza que contrastó vivamente con la potencia de un desbordante tramo final, en el que sus compañeros inyectaron toda  la fuerza necesaria para convertir el tema en todo un himno. Otro de los momentos más brillantes de la noche llegó, como no podía ser de otra forma, con un "My Own Savior", que sonó realmente matador, con toda la banda rayando a gran altura, mientras el nuevo fichaje, el batería Jon Dette, nos mostraba sus credenciales con una portentosa sesión de doble bombo.

El tramo final de la actuación estuvo protagonizado por una última mirada a su "Plagues Of Babylon", sumergiéndonos de lleno en una de las piezas más complejas y cambiantes del álbum "The End?", en la que Block volvió a convertirse en el auténtico protagonista, dando garra y empaque a  un tema que se convirtió en la antesala perfecta para otro de los grandes clásicos de la historia del quinteto de Tampa, un rotundo a  "A Question Of Heaven", durante el que pudimos observar cómo, el siempre impasible, Jon Schaffer  esbozaba una fugaz sonrisa al observar la  eufórica reacción de las primeras filas.

Tras abandonar los músicos el escenario, y después de unos minutos de continuos cánticos y demandas pidiendo la vuelta del quinteto sobre las tablas, por fin la banda regresaba para poner el broche de oro a su actuación con una demoledora tripleta final.  El tema que abría y titulaba su anterior trabajo "Dystopia", fue el elegido para inaugurar  esta recta final del show, para posteriormente dar el relevo a un emocionante "Watching Over Me", que fue cantada por todos los asistentes, mientras que  la encargada de echar el cierre definitivo a la actuación  fue la primeriza "ICED EARTH".

Una vez presenciada esta nueva descarga de ICED EARTH en Barcelona, resulta evidente que la banda está viviendo uno de sus mejores momentos, sonando fuertes y  compactos. Pero seguramente, lo que más llama la atención es la plena confianza en sus nuevas composiciones, ya que el quinteto, lejos de querer vivir de rendas pasadas, apuesta firmemente por el material facturado en esta última etapa. Quizás la única pega que su puede poner a su actuación  fue ese arranque algo frío y  deslabazado que nos privó de poder degustar en su pleno esplendor piezas como "Plagues Of Babylon" o "Democide". Por lo demás, fantástica actuación del quinteto que se mostró en un excelente estado de forma, y destacar especialmente, la fenomenal actuación de un Stu Block que se ha hecho con los galones de la banda en directo eclipsando el propio Jon Schaffer.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

9 COMENTARIOS

  1. Suscribo plenamente esta crónica. Para mi fue un eoncierto antológico pese a los problemas de sonido del principio sobre todo con el sonido del micro de Stu Block. Además este cantante no tiene nada que envidiar a ninguno de los anteriores de la banda y como frontman es genial.
    Experiencia para repetir lo antes posible.

  2. Es de admirar que sean capaces de dar tan gran concierto con un setlist tan diferente al del Dystopia Tour. Para mi mucho mejor que no repitan los mismos temas de siempre, así cuando saquen el próximo directo no será una “copia con tres temas diferentes” del impresionante “Live In Ancient Kourion” del Dystopia Tour.

    Es de admirar lo conseguido por Stu Block junto a Iced Earth, con todos mis respetos al inolvidable Barlow y el potentisimo Ripper. Stu ha superado todos los registros de Ripper y Barlow, y ha llevado a Iced Earth por primera vez en su historia a un Top 5, como el de Alemania y ha conseguido números récords en USA, cuotas inalcanzables para Ripper o Barlow, ni siquiera alcanzadas con el Jugulator y Demolition de Judas Priest, e igualando el récord Top 5 en Alemania del Judas Priest de Halford.

    Stu es ahora más grande que Barlow-Ripper y no solo en cuanto a números, sino que también vocalmente es capaz de llegar a los agudos del Ripper y cantar dentro de los registros de Barlow, lo que le hace más completo y único.

    Teníamos que aprender de los alemanes que le están dando el reconocimiento que merece a Iced Earth, poniendolo en el Top 5 del chart alemán de ventas (aquí en España si ha salido el disco no se ve por ningún lado en las listas de ventas) y además han tenido los cojones de poner a Iced Earth como cabeza de cartel del mayor festival, exclusivamente heavy metal, del mundo, el Wacken Open Air.

    El Download Festival podia aprender del Wacken Open Air y poner a Iced Earth a la cabeza en vez de Avenged Sevenfold y Linkin Park para junio de este año, que solo piensan en la venta de entradas. Como estos dos han llegado al numero 1 en ventas…………, pero musicalmente, por calidad y trayectoria, no están a la altura de Iced Earth.

    Quizás a Iced Earth le falte más apoyo de gente, al menos aqui en España. No se entiende que no agoten entradas y que estén tocando para menos de 1000 personas, siendo musicalmente uno de los grandes!!!!!!, porque heavys los hay y muchos, que cuando vienen ciertos grupos aparecen 20.000 personas enseguida.

    • A pesar de no haber podido ir a ver a Iced Earth a Madrid por temas laborales (siendo de Cádiz lo tenía todo planeado hasta días antes 🙁 ), no puedo estar más de acuerdo contigo.

      Iced Earth están en su mejor momento y eso que los llevo siguiendo de muy cerca desde hace más de 12 años. En ningún momento de su historia me han emocionado tanto como lo hicieron con la salida de Dystopia. Cada cantante que ha pasado por la banda ha puesto su sello y han sido cantantes formidables, pero desde mi punto de vista, con ninguno de ellos han conseguido lo que están consiguiendo con Stu Block, uno de mis cantantes favoritos sin duda.

  3. Fue en 2007 junto con Blind Guardian. Todavía he encontrado el cartel del Wacken 2007 en google donde lo puedes ver.

    En 2011 volvieron para despedirse de Barlow, pero no lo encabezaron porque lo hicieron Ozzy Osbourne, Judas Priest y Motörhead que como comprenderás son leyendas vivas del Heavy Metal.

    Este año vuelven, pero no se sabe quienes lo encabezarán. De momento se sabe que uno de los cabezas será la reunión de las leyendas del Black Metal Emperor. También están confirmados King Diamond, Megadeth y en principio Motörhead. A Iced Earth le podían premiar con volver a encabezar uno de los días del Wacken por el histórico Top 5 que han conseguido en el chart alemán.

  4. Crei que te referias a esta edición de Wacken. Ojalá les premien con un buen horario en el cartel, les tengo ganas desde hace muchos años.
    Por lo que dices, debe quedar un cabeza de cartel por asignar, a Emperor que has mencionado hay que sumar casi seguro a Scorpions…la plaza que queda veremos quien la ocupa.

    Saludos!