Inicio Lanzamientos A-Z Crítica del Cd de ALBERTO RIONDA, ALQUIMIA – Alquimia

Crítica del Cd de ALBERTO RIONDA, ALQUIMIA – Alquimia

23

 

ALBERTO RIONDA, ALQUIMIA – Alquimia

Discográfica: Mutus Liber

ALQUIMIA DE ALBERTO RIONDA - AlquimiaAlucinante viaje a la nostalgia, éste que nos propone Alberto Rionda con el primer disco de sus ALQUIMIA, un disco que a los que llevamos siguiendo en estudio y directo la trayectoria de este genial músico y compositor desde 1998 nos trae a la mente múltiples recuerdos, sensaciones y sentimientos. Desde aquel festival "Duro con el 98" en la extinta sala Canciller, a pocos meses después su primera visita con Victor García al micrófono presentando aún "La Llama Eterna", las ediciones de "Llanto de un Héroe" y "El Ángel Caído", la vieja polémica del cambio de formación en AVALANCH o escucharle emocionado presentando "Madre Tierra" dedicada a las víctimas de Atocha por poner algunos ejemplos, muchas han sido las experiencias vividas gracias a la música de un Alberto Rionda del que se puede decir muchas cosas en cuanto a su forma de componer, calidad, virtuosismo o virtudes  como productor, aunque creo que la palabra pasión bien podría englobar todas ellas, pues es, al margen de estilos, discos o bandas, el denominador común en todo lo que ha hecho.

Leo Duarte a la batería, Chez García a los teclados, Israel Ramos a la voz y Rubén Lanuza al bajo son los compañeros de viaje elegidos por el maestro Rionda, todos ellos músicos de primerísimo nivel, a quienes Alberto da su propia parcela de lucimiento dentro de la mezcla final. Mención especial merece un desatado Israel, quien despliega a lo largo de todos los cortes un abanico de voces increíble, desde las más melódicas a las agresivas, sólidos graves y agudos imposibles, y es que Alberto siempre ha sido especialista en sacar lo mejor de cada uno de los cantantes que ha tenido interpretando sus textos.

La instrumental "Mutus Liber", en relación al texto francés escrito por Isaac Baulot describiendo los pasos para crear la piedra filosofal, nos inicia en el camino hacia el fantástico viaje que nos espera. "El Lobo y el Arca" es puro power metal con el sello 100% de Alberto Rionda: elaborados riffs y licks de guitarra, grandes estrofas, poderoso puente y un estribillo altamente reconocible, de esos que va a ser ideal para cantar en los conciertos. Llama ya desde el primer momento Israel y lo bien que se desenvuelve en un amplio rango de matices y tonos, tanto en las voces principales como en los trabajados coros. Me encanta también el barroco solo doblado, así como el duelo guitarra/teclado hacia la mitad. "Dama Oscura" continúa por idéntico camino con un doble bombo vertiginoso cortesía de Leo, cierto aire sinfónico en los teclados, estructura algo más sencillo y de nuevo uno de esos estribillos marca de la casa. "La Cuna de Arce" comienza con una melodía donde guitarra y clavicordio se dan la mano, desarrollo a medio tiempo y estribillo más rápido que en su letra juega con nuestra nostalgia: "Hoy seré libertad, libre para volar, muy lejos de aquí…". Me ha recordado en estructura bastante a "El Ángel Caído"."La Penitencia del Noble" es otro trallazo de puro power metal con un riff principal durísimo (con cierto aire al "Against the Wind" de STRATOVARIUS).

"Divina Providencia" es, donde por vez primera, se baja la velocidad, que no la intensidad. Un tema muy sinfónico que juega con estrofas acústicas y va ganando en fuerza y donde tenemos a un Israel enorme en cuanto a interpretación. "Claro de Luna" es una preciosa balada basada en la inmortal Sonata para piano n.º 14 de Ludwig van Beethoven, un bonito homenaje en lo musical, de un maestro a otro, donde de nuevo hay que recalcar la garra con la que Israel ataca cada una de sus frases, cantando con una pasión acorde a una historia que versa sobre amor y muerte.

"Lagunas de Sal" es el tema menos accesible del disco, ese al que hay que darle más escuchas que al resto para tomarlo en su justa consideración. Aquí Alberto juega con atmósferas y estructuras, estrofas paradas cuyo hilo conductor es el bajo con voces muy graves y ritmos construidos con cromatismos y arropados por la orquestación de Chez, que le dan un aire maquiavélico. Tras él nos encontramos con "Aliento", el tema más melódico del disco, hard rock en estado puro colocado estratégicamente para ser un punto de inflexión y respiro ante las descargas de virtuosismo y velocidad desplegadas anteriormente.

"La Fuente Dorada" es un nuevo ejercicio de power metal con pinceladas sinfónicas, compleja composición y combinación de tempos y estructuras varias perfectamente casadas, con hímnico estribillo de los de cantar a pleno pulmón puño en alto ("Brotes de metal en mi corazón, nacen con el viento y el sol…"). "Sacrificio" es un puñetazo sónico, tema de los más rápidos del disco, con un enorme trabajo de coros en estrofas, puentes y estribillos, amen de otro de esos solos de guitarra con una técnica para enmarcar.

Definitivamente, me descubro ante "La Morada del Alquimista", sin duda alguna mi tema favorito del disco y definitivamente una de esas cinco canciones compuestas por Alberto Rionda que servidor se llevaría a una isla desierta. Desde el folk del comienzo a su desarrollo cada vez más rápido y power con todos los elementos musicales perfectamente reconocibles en la trayectoria del asturiano, con un innovador puente lento en los teclados hacia su mitad y unos sonidos totalmente novedosos, solos doblados y melódicos, a parte de una letra que me ha encantado, altamente introspectiva pero a la vez extrapolable a cada persona que la escuche.

"Cabala XIII" nos pone la guinda instrumental, pieza de cierre donde donde en casi dos minutos y medio Alberto hace hablar a su guitarra, y lo hace, como siempre, con melodía y sentimiento, con esos bendings tan suyos, que más que pellizcar las cuerdas es como si las acariciara, tratando con mimo el instrumento que tanto le ha dado y que tantas alegrías ha proporcionado a sus fans. Supone la última etapa de este nuevo viaje en su carrera, el cual se antoja largo y provechoso. Una retrospectiva donde los que llevamos siguiéndole desde el inicio de su carrera profesional, reviviremos muchos recuerdos mientras escuchamos este disco y que a buen seguro al maestro Alberto Rionda también le han venido a la memoria muchos de aquellos momentos a la vez que componía esta colección de obras maestras de nombre "Alquimia".

J. José Jiménez

Lista de Temas:

  1. Mutus Liber
  2. El Lobo y el Arca
  3. Dama Oscura
  4. La Cuna de Arce
  5. La Penitencia del Noble
  6. Divina Providencia
  7. Claro de Luna
  8. Lagunas de Sal
  9. Aliento
  10. La Fuente Dorada
  11. Sacrificio
  12. La Morada del Alquimista
  13. Cábala XIII

 

 

 

DEF LEPPARD - Diamond Star Halos
ROCK GUITAR EXPERIENCE
AZRAEL - GIRA 2022
BLOODHUNTER - GIRA 2022
NURCRY - Sin Temer Al Sol
KIVENTS

23 COMENTARIOS

  1. Lo pillaré vía online, pero no creo que se debiera descuidar el tema distribuidoras. Quizá no conviene por negocio (algo supongo que se quedarán los intermediarios), pero a veces te pillas un disco porque lo ves «aquí y ahora», físicamente. Sin ir más lejos, así fue como me pillé el Malefic Time en una FNAC. Está claro de todas formas que el que es fan se va a comprar el disco, y que ya la gente en general no compra tanto, pero todavía quedan de esos que ven un disco en la estantería de una tienda, le entra la portada y se lo compra.

  2. No es por ser puntilloso, pero si Alberto Rionda compuso Madre Tierra pensando en las víctimas de Atocha… este hombre es un genio, pero entonces es que además sería clarividente, porque LPHM salió en 2003.

    Buena crítica, al menos en lo que coincide con mis expectativas. Ahora nos falta el disco a nosotros para poderlo escuchar, valorar y, muy de seguro, disfrutar.

  3. Si que lo van a vender en tiendas fisicas. Esto dicen en su pagina.

    La próxima semana se comenzará a enviar las reservas realizadas, tanto del CD (CD + Postal firmada) como del Pack (CD + Camiseta + Postal firmada). Muy pronto anunciaremos la fecha de salida y los puntos de venta físicos donde también se podrá adquirir el CD.
    Los Packs y el merchandising solo estarán disponibles a través de http://www.albertorionda.net y nuestra tienda oficial http://www.xtremonline.com

  4. Habiendo sólo oido unos temas en Youtube como bien dice el señor Jimenez es una vuelta al sonido Power de aquellos primerizos(y venerados)Avalanch con un toque contemporáneo que le sienta bien.

    Sorpresivo me ha resultado el cantante Israel Ramos con una voz prodigiosa;igual de buena que el cantante que tuvieran los propios Avalanch en su últimos álbumes(de hecho es un calco)aunque con más potencia vocal diria yo.

    Confio en llevarme pronto a los oidos el álbum al completo para poder juzgar…Pero a voz de pronto: Magistral!

    • Pues la verdad, no le veo yo un calco del cantante de Avalanch, mucho menos del último… Tiene más fuerza y más intensidad, y más rango de voz. Habrá que escucharlo entero para valorarlo. Los 3 adelantos están bastante bien, aunuq he tenido que pasarlos 3 veces para empezar a degustarlos. En cualquier caso, Rionda es como Enrik García, no inventan nada pero lo que hacen siempre destila calidad, trabajo y mucha pasión

  5. Soy fan de Avalanch, y he de decir que este disco no es para tanto. De hecho a mí personalmente no me ha gustado. No obstante tiene buena producción y está «bien hecho» por así decirlo. Está claro que el que tuvo retuvo, pero bueno, para gustos los colores. Mi preferida la última canción. Me parece una gran instrumental.

  6. ¿Pero de verdad está trabajando Alberto con otro cantante? He tenido que mirar los créditos del disco varias veces para asegurarme de que no es Ramón Lage el voceras…

    Israel Ramos suena extremadamente similar a Ramón, salvo en algunos agudos… Y el disco, pues la verdad es que es una vuelta al power metal de los orígenes de Avalanch. Pero por lo demás, podría estar firmado por la anterior banda de Alberto Rionda.

    Tiene buenas canciones, pero noto falta riesgo y de auténtica innovación. Y sinceramente, se me hace demasiado largo tras repetidas escuchas.

    Tú sabes hacerlo mejor, Alberto… ¡Ánimo!