Inicio Noticias Noticias Breves OZZY: “Ya no soy el loco y enrabietado drogadicto y alcohólico que...

OZZY: “Ya no soy el loco y enrabietado drogadicto y alcohólico que era en “Never say die” en el 78″

14

 

OZZY: "Ya no soy el loco y enrabietado drogadicto y alcohólico que era durante la grabación de "Never say die", en el 78"

 

 

B Sabbath

 

En un interesante artículo para la edición online de la revista Rolling Stone se sigue repasando la actualidad de los reunidos BLACK SABBATH para hacer su primer disco en estudio con la formación original (siempre con la salvedad de la ausencia por discrepancias del batería Bill Ward, al que ha "sustituido" como batería invitado Brad Wilk de RAGE AGAINST THE MACHINE). Además, el artículo está enfocado como un cierto repaso cronológico de la reunión y los pasos que ha ido dando la banda hasta ahora… Así, han pasado por el cáncer de Tony Iommy, problemas médicos de Ozzy, malas relaciones entre ellos y desacuerdos históricos pero finalmente decidieron darse una última oportunidad para darle a la primera formación de BLACK SABBATH una continuación y, tal vez ya más adelante, el final merecido. En estos días siguen grabando el que será su primer disco juntos en 35 años, en principio titulado "13", y aunque Iommi ha tenido que regresar periódicamente a Inglaterra a seguir con su tratamiento contra el linfoma que padece, la mayor parte del álbum se está grabando en Los Angeles, en los Shangri-La Studios de Malibú, bajo la supervisión del afamado Rick Rubin. 

OzzySegún comentan, es lógico que busquen recuperar el sonido farragoso, muy pesado y potente de los primeros tiempos del grupo. De hecho, ya se han filtrado algunos títulos como "End of the beginning" o "Age of reason", que sobrepasarán los 8 minutos. Comenta Ozzy sobre esto: "No sé lo que está pasando en el mundo musical, que mi mujer me dice nombres de bandas y no sé de qué coño me está hablando. Nosotros hacemos lo que siempre hicimos, nada más." Aunque Ozzy no ha parado prácticamente de girar en los últimos 15 años, entrando y saliendo de SABBATH de alguna manera incluso, no ha sido tan prolífico en el estudio, y además lo ha hecho con resultados dispares en los últimos tiempos. De todos modos, aunque el proyecto de reunión se reactivó en 2011, casi se va al traste cuando surgen los problemas con el batería Bill Ward, que sí participó en los primeros ensayos y reuniones, pero el pasado febrero (hace ahora un año) se desvinculaba del proyecto por "dificultades contractuales". Iommi comentó entonces que Ward estaba pidiendo cosas (y cantidades) fuera de lugar, "y no sé si estas cosas ya estaban en la cabeza de Bill cuando nos juntamos al principio, pero nunca lo mencionó. Ha sido algo confuso porque por supuesto que queríamos que participara, pero todo se ha hecho demasiado difícil". Añade Ozzy sobre esto: "Tú no puedes venir en plan no me gustas sino que mueves el culo y solucionamos la mierda juntos. La vida bohemia de una estrella del rock ya no existe."

Obviamente otro grave obstáculo fue el diagnóstico de cáncer de Iommi… Comentaba Ozzy al respecto: "No podía creerlo. Pero después de todo este tiempo estamos en el mismo barco, así que adelante". Lo único que ocurrió finalmente es que las sesiones se retrasaron cuando el guitarrista empezó a recibir tratamiento con quimioterapia el pasado año. Después, cuando llegaba el momento de comenzar el álbum el productor Rick Rubin le dio una vuelta de tuerca extra al asunto llevando a la banda a su casa de Los Angeles y pinchando el primer disco del grupo para que lo escucharan juntos y se dieran cuenta de cómo sonaban los SABBATH primitivos en 1970. Cuenta el veterano productor al respecto: "Yo quería hacer un álbum que mantuviera la estela de sus cuatro primeros discos, aunque el primero no fue un disco directo de heavy metal todavía sino que aún podías escuchar sus primerizas influencias de jazz, y ése era un poco el objetivo, y también capturar la química y la interacción que tienen en directo".Ozzy

De todos modos, este reto de Rubin de recuperar el sonido original del grupo les desorientó un poco inicialmente. Comenta Geezer Butler sobre esto: "Fue algo confuso y tuvimos que desaprender todo lo que habíamos aprendido en estos años". Además, parece ser que fue Rubin el que propuso al batería de RATM, el cuál visitó a Ozzy en su casa y estuvo ensayando con los tres músicos clásicos los himnos como "War pigs"… y al final ha acabado tocando en el disco entero (recordemos que también se habló mucho de Tommy Cufletos, habitual batería de OZZY OSBOURNE en los últimos años y que ha tocado en directo con SABBATH en las últimas ocasiones). Habla sobre esto el propio Brad Wilk: "Nunca he oído instrumentos que sonaran tan altos en mi vida, y os aseguro que he tocado en bandas ruidosas… Tony estuvo vacilándome constantemente con riffs y supuestas nuevas canciones, hasta que me dí cuenta de que en muchos momentos estaba bromeando conmigo y poniéndome a prueba."

Cuando ya comenzó la grabación como tal, Iommi estuvo trabajando algunas semanas antes de una sesión extra de tratamiento para su enfermedad, algo a lo que tendrá que acostumbrarse en los próximos dos años al menos. A nivel de medios, la banda comenzó anunciando unas primeras fechas en primavera de 2013 tocando en Japón, Australia/ Nueva Zelanda, a lo que seguirán algunas fechas en Estados Unidos cuando Iommi esté de vuelta y recuperado de esta fase del tratamiento. Habla el mago de los riffs sobre esto: "Las cosas están marchando bastante bien hasta este momento, y yo todavía sigo aquí y está genial. Tenemos que hacer el disco ahora que si esperamos otros 10 años ya no sé si estaremos por aquí."

Finalmente, es Ozzy el que describe el disco como "blues satánico", y admite que ya no es el loco y enrabietado drogadicto y alcohólico que era durante la grabación de su último disco con el grupo, "Never say die", en el 78. Una de las nuevas canciones tiene un título tan provocador como "God is dead"… "aunque al final no creo que Dios esté muerto", comenta el "Principe de las Tinieblas" entre risas.

Se puede leer el artículo original en este enlace. En esta noticia tenemos más información de la actualidad del grupo, las fechas de sus próximos conciertos y algunas jugosas declaraciones relacionadas con el nuevo disco.

 

 

 

AGENCIA - AREA51METAL
Tienda de Ropa - TELON DE ACERO
Jorge Salan - El Cielo es Lodo
LOS SUAVES
KIVENTS
GUADAÑA – Erytheia

14 COMENTARIOS

  1. Me quedo con lo que el nuevo álbum suena como un “blues satánico”, que ganas de escucharlo!, 2013 promete ser un gran año en lo musical, ya tuvimos a principios de año lo nuevo de Helloween y además este año nos traerá discos de Judas Priest, Megadeth o Slayer y conciertos de Whitesnake y Iron Maiden, el año pinta bien….

  2. A mí me da igual su mujer, sus shows televisivos y todas la parafernalia que le rodea… lo que sé es que dentro de su discografia hay al menos dos discos de los que considero imprescindibles dentro del rock (hablo en solitario, porque con Black Sabbath directamente marcaron un estilo y son el referente de muchas bandas actualmente).
    Y ya sé que buena parte del éxito se la debe a los músicos con los que ha sabido rodearse, pero no le voy a quitar merito por ello.
    Ahora tiene 62 años, cualquier comparación con el pasado sobra. Deseo que saquen un buen disco (lo demás me da igual).

  3. No me ha gustado nada eso que dice Geezer de que han tenido que “desaprender lo que habían aprendido en todos estos años”. ¿Qué puta se cree ese pendejo de Rick Rubin, que ahora va a venir a darle clases de música a BLACK SABBATH? Pero que cabrón ese, llevarlos a su casa para tocarles los 4 primeros discos de Sabbath. No puedo creer que le vayan a pagar una fortuna a ese gordo por estupideces de ese tipo.

    Para empezar, y eso lo saben los verdaderos seguidores de la banda, Sabbath, y en particular Tony Iommi, no ha parado de crecer desde que Ozzy se fue de la banda. Por supuesto, eso no lo reconoce el establishment americano, pero da igual. Los últimos discos de Iommi, con Glenn Hughes y con Ronnie James Dio, son impresionantes, y dan cuenta de su sonido y evolución. Para qué hablar de esas joyas que grabó con Tony Martin hace dos décadas.

    Ceder a las exigencias de un gordo flatulento incapaz de ecualizar bien un disco (ver Dead Magnetic) no me parece para nada una buena noticia. Pero eso es lo que quieren algunos en el negocio de la música hace rato: convertir a Sabbath en un cliché. Qué pena.