Inicio Conciertos Crónica Concierto VARGAS, APPICE & SHORTINO en Pucela – Crónica y fotos de Fran...

VARGAS, APPICE & SHORTINO en Pucela – Crónica y fotos de Fran Cea

3
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - PAIN OF SALVATION

Javier Vargas

APPICE & SHORTINO

Martes 29 de Octubre de 2011 – Sala Porta Caeli – Valladolid

Ya era hora y lo digo de corazón. Admiro a Javier Vargas y lo considero uno de los músicos más talentosos y honestos que ha dado este pais. Ha sido capaz de sacar adelante una banda de blues en un lugar con tan poca tradición en el género (en casi todos los géneros diría mejor…), ha mantenido una linea argumental coherente y se ha sabido ganar el respeto y la admiración de compañeros de profesión que son considerados auténticas leyendas y con las que ha colaborado de igual a igual (Santana, Hughes, Devon Allman…). Como cualquiera reconozco su talento y su valía pero en mi dieta musical semanal los guitarras bluseros "modernos"  que se cuelan son pocos (Bonamassa, Kenny Wayne Shepherd,  Johnny Lang…) y probablemente este disco que ha editado con estas auténticas leyendas del rock que son Carmine Appice y Tim Bogert (y la colaboración de Paul Shortino), calzándose los zapatos que en su día lució el mismísimo Jeff Beck,  nos ha acercado a muchos amantes de los sonidos más duros a su obra y ha permitido al guitarrista madrileño embarcarse en un nuevo proyecto que le permite integrarse en una banda y un sonido diferente para él.

La gente respondió convenientemente y la entrada en la Sala Porta Caeli fue muy buena, más de 300 personas (incluida la visita de El Pirata), de una generación completamente diferente a la que asistió el día anterior al concierto de 037, muchos rostros de gente que no suele acudir muy a menudo a estos eventos (y que por ello arrasó con efusividad las existencias del bar) y que disfrutó de las dos horas que la banda estuvo sobre el escenario  en lo que se presumía un concierto y se convirtió en una completa fiesta musical.

Sabía que el disco lo habían grabado en un tiempo record, motivo por el que se decantaron por registrar un album de versiones en vez de composiciones nuevas, y esa frescura y espontaneidad que les empujó en la grabación se ha trasladado de manera evidente a sus conciertos. Era curioso ver como apenas finalizar el cover de AC/DC con el que comenzó el repertorio (It´s A Long Way To The Top) a todos los asistentes se nos borró de la cabeza la sensación de estar presenciando a unas leyendas de la música y simplemente empezamos a disfrutar de las interpretaciones y variaciones que hacía la banda de las versiones.

La primera parte del set fue la más contundente, y sonó a gloria Black Night y ver a Vargas sacando distorsión de su equipo y un punteo largo y lleno de feeling,  el Surrender de Cheap Trick que fue de las más coreadas (como para no serlo) y el homenaje al gran Paul Rodgers en Soul Of Love al que el tono rasposo de Shortino se aproximó con naturalidad. Y todo ello sin ninguna sensación de artificio ni sobreactuación o florituras innecesarias, aquí no había grandes equipos de backline (tan un cabezal de Marshall una pequeña pantalla y un par de pedales en Vargas y un combo reducido para su bajista) ni cambios de intrumentos constantes (a Javier no hubo quien le separara de su precios Strato color vainilla ni del bottelneck que lució toda la velada en su meñique) y cada interprete aportó su toque de clase y sabiduría al repertorio.

Al no viajar con el resto de componentes Tim Bogert fue un inconmensurable Luis Mayol (miembro de la Vargas Blues Band) quien se ocupó con maestría del bajo, muy atento a las variaciones rítmicas que atacaba Carmine Appice,  que se convirtió en muchos momentos en el protagonista del show, marcando los tiempos, determinando cuando los músicos entraban y salían de las partes improvisadas y los solos y porque se marcó un solo de batería largo que terminó con el músico golpeando sus baquetas por todo el escenario ante los aplausos del personal mientras yo no paraba de pensar en él como un viejo amigo que ha estado presente en mi colección de discos durante tantos años en los vinilos de Cactus o junto a Jeff Beck y Rod Stewart.

Pero fue Shortino el que se llevó el gato al agua. No quedaban dudas de que estaba en buena forma vocal, sus últimas obras lo afirman, pero en directo demostró que forma parte de una estirpe diferente. La voz ronca y el tono rasposo (varias veces me vino a la cabeza mi admirado Joe Lynn Turner), con esa sensación de que nunca fuerza, de que aún le queda algo que se reserva por si fuera preciso, con el oficio más que aprendido y el escenario como el lugar preferido donde habitar se lo pasó en grande con una colección de bailes imposibles que harían ruborizar al más rockero y lució una camisa que hay que tener la chulería de alguien que las ha visto pasar de todos los colores para vestirla en un escenario. Tardó apenas un par de temas en poner la voz a tono y cuando el clásico de Beck, Bogert & Appice, Black Cat Moan sonó ya era el dueño del cotarro y mientras Vargas daba una lección de sobresaliente adaptando su digitación a la de Gary Moore en Parissienne Walkaways (mucho mejor adaptación de la que se escucha en el cd) él ya se había metido a toda la sala en el bolsillo y la cosa no era fingida ya que se ha podido leer en sus redes sociales los mensajes de sorpresa ante la entrega de las audiencias de nuestro pais.

Todas las canciones sonaron excepcionalmente pero me quedo con la interpretación de You Keep Me Hanging On de Vanilla Fudge que se acabó fusionando de manera natural con el Who Lotta Love de Led Zeppelin (sonidazo nuevamente de Vargas) y la versión rockera del Do You Think I´m Sexy que encumbró en el 80 a Rod Stewart a las grandes audiencias y cuya autoría corresponde a Carmine Appice.

¿Cuantas veces tienes la oportunidad de tener apenas a un metro de tu cara a semejante alineación de estrellas? ¿y tan cercanas como para terminar el concierto y bajarse a atender, firmar y fotografiarse con sus fans?. No sé si este proyecto acabará teniendo continuidad en el tiempo y si grabarán un disco de canciones propias (las cosas en ventas parecen ir lo suficientemente bien como para justificarlo) pero probablemente esta gira quede marcada en la memoria de todos los presentes. Un pequeño gran lujo de esos que pasan por delante de ti alguna vez en la vida. A disfrutarlo.

Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

  • It´S A Long Way To The Top
  • Soul Of Love
  • Black Night
  • Must Be Love
  • Surrender
  • Black Cat Moan
  • Politician
  • Over My Shoulder
  • Spoonfull
  • Parisienne Walkaways
  • Living Alone (Drum Solo)
  • Got Fever
  • You Keep Me Hangin On
  • Lady
  • Do You Think I´M Sexy
  • Right On
  • One Way Out

 

3 COMENTARIOS

  1. Los vi en Málaga y la cosa no funcionó tan bien. No se quien es el responsable, pero en vez de llevarlos a la Sala Vivero o a la Eventual, ideal para meter a 300 personas o así que pudiera haber, los metieron en la Paris 15, donde dos días antes había 3000 personas viendo a Amaral, y donde Rosendo o Asia han tccado recientemente con buenas entradas sobre todo del primero. Para colmo, la sala organizaba una fiesta de Halloween tras el concierto, y estaba preparada para eso, así que pusieron el escenario ¡¡¡ al final del pasillo de entrada a la sala, donde están los servicios !!!! Impresentable. No solo eso, el sonido era muy bajo, con muy poca potencia, y el escenario estaba prácticamente a ras del suelo, no se veía nada. Musicalmente estuvieron muy bien, todos, pero hubo gente que se sintió timada (la mayoría) y algunos se largaron del concierto al ver el tema. Como colofón, unos graciosillos estuvieron metiéndose con Shortino, muy bien por cierto su actuación, pero con esas pintas que lleva y esos movimientos lo pusieron de palomo cojo, y con el sonido tan bajo se escuchaba más a los insultadores que al grupo. Una pena, el grupo es muy buneo, la sala es muy buena. Espero que no cometan más errores de estos, porque están haciendo las cosas bastante bien. Hay en Málaga 3 salas ahora, con distintos aforos. En vez de buscar tanto el maldito beneficio con la mínima calidad, que sigan como hasta ahora y no cambien, porque ahora yo me pensaré un poco ir a otros conciertos, ante el temor de pagar casi 20 pavos y que me metan en el pasillo de los servicios y las chaquetas