Inicio Conciertos Crónica Concierto LUJURIA en Valladolid – Crónica y Fotos de Fran Cea

LUJURIA en Valladolid – Crónica y Fotos de Fran Cea

0
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Lujuria

+ IRON WHAT?

LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

GIRA XX ANIVERSARIO
Sábado 29 de Enero de 2011 – Sala Porta Caeli – Valladolid

Estupenda velada de auténtico heavy metal la que pudimos disfrutar más de 300 seguidores del género el pasado sábado 29 en la Vallisoletana sala Porta Caeli (auténtico centro de peregrinación musical para una parroquia hambrienta de un recinto en condiciones donde disfrutar de la música en directo).

La noche era fría en el exterior y la fecha era quizás un poco complicada, finales de un Enero que año tras año viene más cuesta arriba, pero no había ninguna excusa válida para alejarse de una celebración en la que los pucelanos, y bastantes venidos de fuera, teníamos que rendir pleitesía a una formación cuyo vínculo con la capital castellana, como ellos mismos confesaron en muchos momentos de la noche, es muy especial. Tanto por ser el lugar de residencia de su oficina de contratación como de su manager desde el comienzo, David Sanz que ha luchado desde el principio por ellos y que se llevó el reconocimiento de la banda y la audiencia, así como por el lazo que ellos han tejido con Valladolid desde que hace ya veinte años comenzaron su andadura.

Y es que LUJURIA han pasado por derecho propio a la historia del ROCK (nótese que está escrito con mayúsculas) dentro de esa segunda generación que vino tras los pioneros del género en nuestras tierras (los Obus, Baron, Asfalto, Medina…) y todo ello sin perder la integridad ni el sentido de la humildad y camaradería que han conservado desde los primeros tiempos.

Porque la prueba del público, la única que importa para una banda del género, ya la pasaron hace mucho, pero ahora se ven ratificados por el dictamen del tiempo. De entrar en ese selecto grupo de bandas que han conseguido sobrevivir a las modas, la lucha de egos y los bandazos del mercado y hacerse un lugar en el corazón y los equipos de muchos heavys.

Pero como toda gran fiesta se merecía un importante aperitivo y este vino en forma de  IRON WHAT?, una banda tributo a IRON MAIDEN que consiguió obrar en mi el milagro y hacerme disfrutar del invento.

Y es que acostumbro a huir de este tipo de combos como de la peste ya que se dividen, a mi parecer, entre los que reconstruyen (mejor dicho destruyen) de manera orquestera grandes canciones y aquellos que a pesar de poner todo su empeño y admiración acaban “sonando como el culo”, mucho más cuando se trata de un grupo con una personalidad tan definida y única.

IRON WHAT?, a pesar de su extremada juventud, consiguieron ejecutar de manera más que digna unas composiciones cuyos solos podían ser tarareados nota a nota por cualquiera de los presentes, y lo hicieron gracias a un prodigio de la naturaleza llamado Carlos Sanz que se calzó las botas de Bruce Dickinson con comodidad e interpretó temas como Hallowed by thy name, Fear of the Dark o The Number of the Beast de una manera natural y fluida, aparentando no esforzarse en absoluto y escalando tonos con la suficiencia de quien no nota el esfuerzo. Fue el primer protagonista de la noche y junto con el resto de músicos, que cumplieron de manera solvente, pusieron a tono las gargantas e hicieron pasar un rato glorioso, aparición de varios Eddies incluidas, a todos.

Si Iron Maiden se niegan a aparecer por tu ciudad y lo hacen los Iron What? sería estúpido dejar pasar la oportunidad, no es lo mismo pero la diversión está asegurada.

Mientras se acondicionaba el backline en el escenario la gente iba tomando posiciones más cercanas a las tablas y flotaba en el ambiente un cierto aire de celebración y fiesta. Porque esta noche no era una más sino el inicio de una gira de aniversario, recién llegados de hacer las Américas, y con muchas ganas de pasar un buen rato por parte de banda y público, en un carrusel de fechas que les va a tener ocupados durante todo este año.

Y es que Oscar Sancho, en su línea, uno de los últimos exponentes de los grandes frontman nacionales, no perdió ninguna oportunidad de apostillar sobre todo lo que se venía a su cabeza y sobre todo de los duros momentos que han pasado defendiendo de manera apasionada, y algo cabezona, su historia y pensamiento. Y como de costumbre tuvo palabras de agradecimiento para la banda que les había acompañado, para los pioneros que llegaron antes que ellos y enarbolaron la bandera del género (y a los que homenajearon desde la iniciales Esta es una noche de Rock and Roll de Barricada o la veloz El Heavy no es violencia de Bruque, impresionante el solo de Chepas a la guitarra y el empuje de Maikel a la batería, que movió los pedales con sus pies descalzos, o en la parte final del show  la versión de los argentinos V8 Destrucción, reclamando el poder del heavy latino, que los presentes entonaron como propia y sobre todo el que fue para mi mejor momento de la noche, la interpretación de La Fuerza del Rock de Goliath, con Oscar pletórico en labores vocales, que dedicaron a la renacida banda local Halley y a los seminales Crom (¿es que nadie se acuerda ya de este grupazo?), y que interpretaron con la pasión de quien canta sobre un sentimiento íntimo e identificador, “como una forma de vivir” en sus propias palabras.

Pero fue en sus temas más clásicos donde la gente se volvió loca, desde la primigenia y cachonda Estrella del Porno, La Gorda (historia de comisarios e hija díscola incluida) o Jeckyll y Mrs. Hide un tema que cada vez que lo escucho me vuelve a traer a la cabeza lo cercanos que siempre han estado a OBUS y como por pasión y entrega son sus dignos sucesores (suponiendo que Fortu y Paco Laguna alguna vez decidan retirarse).

También tuvieron su oportunidad Dejad que los niños se acerquen a mi, (con un doble pedal galopante de Maikel que le ha dado un nuevo aire a la canción) y dedicatoria para la ineptitud de la ministra de Igualdad (precisamente a ellos que son una de las bandas que más han luchado en la lucha contra la violencia de género), el himno metálico de Joda a quien Joda y un momento de significado muy especial para todos los castellanos que es Traidores y Criminales… de su disco La Yesca Arderá y que reivindica la revuelta comunera en un momento muy oportuno ahora que en la televisión vemos a países de oriente levantarse ante sus dictadores.

Para el final dejaron sus balas más mortíferas. Merece la Pena, dedicada a los miembros de Aspaym (Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos) presentes en la sala con quienes han colaborado en numerosas ocasiones y a quienes el vocalista está muy agradecido por su apoyo en momentos complicados de su vida y Corazón de Heavy Metal con uno de los estribillos definitivos de la historia del estilo y donde Oscar se dejó la garganta bajo un efectivo colchón de teclados que realzó la composición.

Como regalo de despedida y fuera del repertorio interpretaron Long Live Rock And Roll en homenaje al desaparecido DIO.

LUJURIA sigue más vivo que nunca, derrochando pasión y entrega y demostrando ser una banda real y sin fisuras: Decía Oscar en las líneas que publicó en esta página que estos XX años Lujuria ha vivido un sueño, creo que te equivocas amigo, el sueño ha sido para todos y si alguien ahí fuera aún no lo ha vivido aún no lo dudes UNETE AL ESCUADRÓN!!

Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

Set-List:

  • Esta es una noche de Rock’n’Roll
  • El Heavy no es violencia
  • Cae la máscara
  • Joda a quien joda
  • Dejad que los niños se acerquen a mi
  • Traidores y criminales contra nosotros batallan
  • Estrella del Rock 
  • Estrella del porno 
  • La gorda 
  • Jeckyl y Mss. Hide 
  • La fuerza del Rock
  • Viejo rockero
  • Goliardos
  • Destrucción 
      Bises:
  • Merece la pena
  • Corazón de Heavy Metal                       
  • Long Live Rock and Roll

     

GALERÍA DE FOTOS:

Iron What

Lujuria