Inicio Lanzamientos A-Z VANISHING POINT – The Fourth Season

VANISHING POINT – The Fourth Season

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN

“Embrace The Silence” fue un disco que disparó a VANISHING POINT a un nuevo nivel, quizás no el del éxito masivo, pero si el del respeto generalizado. Las expectativas eran máximas, y podemos decir que con “The Fourth Season” se han cumplido… en gran medida.

Para quién no los conozca, VANISHING POINT es una banda australiana (ojo a esta escena que tiene otros grupazos como EYEFEAR), con cuatro trabajos a sus espaldas incluyendo este que nos ocupa, y un estilo próximo a un Metal Sinfónico aderezado por gotas de otros estilos: algo de Progresivo (muy poquito aunque algunos los definan como tales), gran trabajo en las guitarras, y quizás demasiado Power en este trabajo, que les hace perder algo de la magia que contenía “Embrace The Silence”.

Qué nadie me entienda mal, pero los australianos apuntaban a unas señas que encajaban a la perfección con ellos, y al acercarse tanto a otro estilo, han perdido parte de su personalidad. De todos modos, la primera palabra que me viene en mente al hablar de esta gente es “elegancia”, y buena culpa de esto último lo tiene su cantante Silvio Masaro, al cual se le puede achacar cierta linealidad en sus interpretaciones, pero el punto de oscuridad y dramatismo que impregna cada tema, es suficiente para hacer de VANISHING POINT una banda especial.

Ya el inicio de “Embodiment” tiene esos teclados tan característicos creadores de armonías aplastantes, en un corte cargado de fuerza, donde ya podemos apreciar que la producción es mucho más aguerrida que en su anterior obra. Las guitarras suenan algo más sucias, y la batería realmente natural, casi parecen ambos instrumentos grabados en directo. En cambio los teclados ambientales, tan omnipresentes les dan el toque sinfónico. Los solos siguen poseyendo esa elegancia y clase, mezclando dibujos cargados de técnica con armonías impecables.

“Tyranny Of Distance”, tan majestuosa y perfecta, podría incluirse perfectamente en “Embrace The Silence”, mientras que “Surrender” y “Hope Among The Heartless” tienen los toques en las melodías de sus dos primeros trabajos, con un estribillo cargado de dramatismo e intensidad, y todo gracias a la labor de los teclados.

“I Within I” es un buen ejemplo de lo que representa esta banda, -en el que para mí, es el mejor tema del álbum-; melodías irresistibles que se van deslizando hasta llegar a tu cabeza de forma natural, donde no sabes si la fuerza gana a la delicadeza, o si la furia es capaz de desarmar la sutil elegancia de los australianos. Se dejan escuchar, y a la vez tienen calidad, pocas bandas pueden decir lo mismo.

En “Behind The Open Door” se agarran con fuerza a melodías más comerciales, rozando el Hard/AOR americano, pero llevándolo a otra dimensión gracias a la fuerza que imprime la base, y a la buena labor de las guitarras solistas de Tommy y Chris.

“One Foot In Both Worlds” es la semi – balada de rigor. Ya el inicio con un bajo que parece un lamento, da las claves de que la cosa se pone chunga. Entre susurros, la voz de Silvio va entrando en un corte que me ha recordado al estilo de los actuales LABYRINTH. La parte instrumental, muy del estilo de los dinosaurios del Rock de principios de los ’80, es para enmarcarla, háganme caso.

Llegamos al final del trabajo, la parte más conflictiva de muchos discos ya que es el lugar indicado para meter el relleno, pero “Wake Me” se eleva como uno de los menos complicados del disco, pero a la vez con un toque clásico que le dota de cierta solera. “A Day Of Difference”, oscura, densa… con un Silvio completamente desnudo –musicalmente hablando – arropado por los teclados, y con voces recitadas cargadas de cierta melancolía, es un buen broche de cierre.

Grandísima banda, para fans de EVERGREY –VANISHING POINT tiene también ese puntito oscuro-, o SYMPHONY X –elegancia y buen hacer a raudales-. Una pena la distancia que los separa del gran mercado europeo, sino sus oportunidades de girar serían mucho mayores. Una banda en alza, pero después de que “Embrace The Silence” me dejara destrozado, me esperaba bastante más.

Àlex Sánchez Cerro

Alex_sanchez@rafabasa.com

Tracklist:

  1. Embodiment
  2. Tyranny Of Distance
  3. Surrender
  4. Hope Among The Heartless
  5. Gaia
  6. I Within I
  7. Behind The Open Door
  8. Ashen Sky
  9. One Foot In Both Worlds
  10. Wake Me
  11. A Day Of Difference