Inicio Noticias Crónica y fotos de LORDI + FLESH ROXON + AETERNITAS ...

Crónica y fotos de LORDI + FLESH ROXON + AETERNITAS en Madrid

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

 

AETERNITAS

+ FLESH ROXON + AETERNITAS

Sábado 29 de Febrero de 2020 – Sala Shoko – Madrid

Madrid estaba lista para recibir el pasado sábado a LORDI en la Sala Shoko y, como no podía ser de otro modo, desde este medio estuvimos presentes en el acontecimiento. Personalmente, llevaba muchísimo tiempo sin saber nada de la banda finlandesa. En su momento disfruté mucho de algunos de sus trabajos, especialmente de los míticos "Get Heavy" y "The Arockalypse”, pero no había prestado demasiada atención a sus nuevos lanzamientos.

A pesar de ello, tenía mucha curiosidad por ver cómo se desenvuelve el grupo actualmente en el escenario. Venían presentando su último álbum: Killection, y la verdad es que la noche se asemejó bastante al nuevo CD en cuanto a irregularidad se refiere. Una vez terminado el espectáculo salí del concierto con una sensación global agridulce, ya que el show tuvo luces y sombras casi en la misma proporción.

Comenzando por el principio, la noche calentó motores con la presencia de dos bandas teloneras. Desgraciadamente, ninguna de ellas mostró en Madrid su mejor versión. Los primeros en tomar las tablas serían AETERNITAS, banda germana de metal sinfónico. Es cierto que no jugaban en casa, porque su estilo poco tenía que ver con el del cabeza de cartel. Aun así, lo intentaron. Pudimos escuchar algunos temas extraídos de su álbum de 2018: “Tales of the grotesque”, como “The experiment”, que me gustó bastante.

También nos avanzaron un corte de su próximo trabajo: “The Birthmark”. Su estribillo reza “Mirror mirror on the wall”, por lo que es imposible no acordarse al escucharlo de otro gran grupo alemán muy querido por estas tierras. Aunque la agrupación tiene una propuesta un tanto cliché dentro del género, es cierto que algunas composiciones gozan de bastante calidad. Para seguir avanzando necesitarán también ganar más experiencia en el escenario, donde su vocalista aún mostró bastante inseguridad y falta de tablas. En eso mejorarán seguro con el tiempo. Por el momento, el concierto me resultó un tanto frío.

Por si fuera poco, buenas canciones como “The Raven” o “Child of the darkness” quedaron muy deslucidas por un sonido realmente malo. Desgraciadamente, durante las tres actuaciones vivimos uno de los peores conciertos en ese apartado que recuerdo haber visto en esta ciudad. Al menos, cuando hablamos de bandas internacionales. Ni siquiera con Lordi llegamos a escuchar algo remotamente parecido a un sonido digno, aunque ciertamente en su turno lograron mejorar un poco el desastre previo. Las bandas (o la crew, según el caso) probaron sus instrumentos inmediatamente antes del espectáculo, delante del público, lo cual seguramente nos dé una pista para descubrir lo que ocurrió. En este sentido todo fue, lamentablemente, pintoresco; no demasiado profesional ni habitual fuera de festivales.

Las guitarras de los tres grupos fueron ecualizadas en agudos y medios, con poquísima presencia de graves. Sonaban un tanto chillonas y se acoplaban constantemente. Tal vez el técnico tuviera un día complicado. Sin embargo, debo decir en su favor que incluso las pistas pre-grabadas en estudio (por ejemplo, las utilizadas para calentar el ambiente mientras LORDI salía al escenario) sonaban realmente saturadas por la PA. Si el problema fue del equipo de la sala, realmente sería motivo suficiente para evitarla siempre a la hora de organizar eventos de este tipo.

FLESH ROXON cambiaron el rumbo musical de la noche con su propuesta hard rockera, muy diferente a la de AETERNITAS. Aunque el sonido continuó lastrando la actuación, el grupo animó más al personal.

Canciones como “Lets Alcohol” fueron bien recibidas. Sin grandes alardes técnicos, el grupo cumple muy bien con lo que se propone. Tienen tablas y gancho. Como dato llamativo, el bajista Tommy toca en directo utilizando un contrabajo eléctrico.

Me gustaron bastante, especialmente el tema que cerró el repertorio, “Beauty and the beast”. Entre sus cortes (como “Lonely Rider” o “Born to lose”) colaron una versión de “What is love”, canción de Haddaway. En líneas generales llegaron al público un poco más que sus predecesores, siendo un anticipo para LORDI bastante acertado.

Casi una hora tardó todo en estar listo para la aparición del plato fuerte de la noche, pero finalmente pudimos disfrutar de LORDI encima del escenario. Como es habitual en el grupo, el apartado escénico estuvo realmente cuidado en Madrid. No solo por sus ya míticos trajes, sino también debido a la presencia de una buena escenografía creada en base a motivos de terror y calaveras. En este sentido, la banda cumplió con creces.

Abrieron fuego con “Rock for hire”, tema que inicia su último trabajo. Es uno de los mejores cortes del mismo, con un estribillo genuino dentro del grupo y bastante potencia en las guitarras. “The Riff” fue la primera canción antigua que interpretaron, continuada por una especie de medley para representar el álbum “Babez for breakfast”. Estuvo formado por “Midnite Lover”, “Granny´s gone crazy” y “Devil´s Lullaby”; aunque no llegaron a mezclar los tres temas de forma completamente seguida. Sin embargo, el show subiría en intensidad y atraparía definitivamente al público con las magníficas “Shake the baby silent” y “Blood Red Sandman”; la segunda de ellas presentada con esa introducción genial de teclado a manos de Hella. Son dos cortes que no pueden fallar en directo, y no defraudaron.

Mr Lordi se dirigió a los asistentes en varias ocasiones, buscando la complicidad de los mismos con frases en castellano y diversas bromas. Estuvo muy cercano (lo cual es de agradecer) pero quizá lanzó demasiados discursos extensos entre tema y tema.

Probablemente, a aquellos que sean realmente seguidores de la banda esto les parezca algo positivo; pero, para quienes hemos visto a LORDI desde una perspectiva un tanto más lejana, tanto parón resta algo de ritmo al concierto.

Además, todos los músicos del grupo realizaron solos de su instrumento entre canción y canción en algún momento del concierto. Estos dos hechos unidos provocaron que el espectáculo se resintiera en más de una oportunidad, pues en ninguna ocasión, obviando el final, la banda encaró más de dos temas de forma continua. Creo, humildemente, que este tipo de prácticas no hacen sino desconectar al público de aquello que está viviendo. Y eso es un gran hándicap, aún más si cabe en un grupo con canciones tan directas y divertidas que no necesita poner piedras en su propio tejado.

Volviendo al concierto en sí, “Scare force one” fue la siguiente en sonar. Es un tema un poco más complejo, no tan comercial. También hubo espacio para el single de su trabajo previo, “Naked in my cellar”, uno de mis momentos preferidos de la noche. El coro funcionó muy bien, a pesar de que las voces de apoyo me parecieron disparadas y no cantadas en vivo. También escuchamos “Like a bee to the honey”, compuesta por miembros de KISS, una canción realmente buena y pegadiza. Me encanta, posiblemente sea el mejor corte de “Killection”. Hablamos de un medio tiempo puramente hard rockero, con un muy buen trabajo vocal y un estribillo de esos que no te abandonan cuando le das una oportunidad. Antes de los bises, “I dug a hole in the yard for you” apareció para seguir demostrando que la banda todavía tiene potencial en sus composiciones actuales. “Who´s your Daddy”, por su parte, nos devolvió a esos discos clásicos tan disfrutables que pusieron a LORDI en la posición de banda significativa dentro del hard rock moderno.

A pesar de los puntos negros señalados anteriormente, prácticamente todos los asistentes dejaron Shoko con una sonrisa; porque, para cerrar, LORDI nos tenía preparadas sus tres mejores armas. La inmortal “Hard rock Hallelujah” sonó fantástica, con ese ya mítico riff de guitarra sonando en todo su esplendor. Todo el público se implicó en este momento, inteligentemente continuado con “Devil is a Loser”, otro auténtico cañón. Tampoco podía faltar “Would you love a Monsterman?” para despedir el espectáculo en todo lo alto. Este último tramo consiguió levantar totalmente un concierto que amenazó con caerse en más de una ocasión. Además, nos demostró por qué este grupo sigue hoy en día consiguiendo una buena entrada en Madrid, a pesar de haber dejado atrás su época dorada.

Tienen buenos temas para dar y regalar en su discografía. Espero poder disfrutarlos con mejor empaque en la próxima cita. Por el momento, nos quedamos con lo bueno.

Texto: Paco Sánchez

Fotos: Vicente Diaz

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.