Inicio Conciertos Crónica y fotos del festival ESCENA ROCK con WARCRY, OBUS, ÑU, SAUROM,...

Crónica y fotos del festival ESCENA ROCK con WARCRY, OBUS, ÑU, SAUROM, LEO JIMÉNEZ, DARK MOOR y LEPOKA en Madrid

22
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
ROCK N ROCK
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020
LEYENDAS DEL ROCK 2020
METAL PARADISE 2020

 

ESCENA ROCK

WARCRY + OBUS + ÑU + SAUROM + LEO JIMÉNEZ + DARK MOOR + LEPOKA

Sábado 15 de Febrero de 2020 – Pabellón 1 de IFEMA – Madrid

Me llena de felicidad y regocijo ver como 6.000 personas disfrutamos a raudales de la primera edición de ESCENA ROCK con  solo y exclusivamente bandas nacionales. A casi todo el mundo le gusta asistir a eventos donde toca METALLICA, SLIPKNOT, JUDAS o IRON MAIDEN, -por citar algunos-, reconozcámoslo, pero ver disfrutar a mansalva a casi seis mil almas con  WARCRY, OBÚS, ÑU, SAUROM, Leo Jiménez, DARK MOOR y LEPOKA es una gozada al más alto nivel, al menos para mí, que llevo mil años defendiendo el metal patrio. Vale que la organización (experta en otro tipo de macro-eventos) no fuera perfecta a la hora de montar un festival de metaleros, sobre todo por  los precios de bebidas, bocadillos, hamburguesas… O  largas colas para entrar, para comprar algo de comida, y en los intermedios para visitar los baños, pero no obstante, hay que aplaudir y aplaudo a los Sres. organizadores por ser valientes, muy valientes y echarse a las espaldas un festival nacional. Ojalá el 2021 tengamos una segunda edición, yo les animo desde estas líneas y en privado a ello. Como he dicho mil y una veces, “no existe festival perfecto, a gusto de todos”. Dejémosles que hayan tomado nota para que el año próximo podamos disfrutar con más calidad de este evento que se celebra en Madrid. Si dos días antes del festival rectificaron poniendo precios especiales desde las 16:30 a las 20:00 horas y se podía salir del recinto hasta esa hora, y meter un sándwich o botella sin tapón, imaginaros lo que perfeccionarán a un año vista si finalmente se celebra el segundo ESCENA ROCK, ¡¡Ojalá!! De todas formas, hay que valorar muchos hechos positivos, el sonido, el montaje. La producción, las luces… Todo fue de primerísimo nivel, a pesar de los inevitables rebotes que produce el sonido a tan alta potencia en un Pabellón cerrado.

Para mí lo mejor fue una vez más el entusiasmo, la entrega y la participación del público, “Un 11” para todos. Ni un solo incidente, y todo el mundo feliz, disfrutando de sus bandas favoritas, y gozando de gran un festival.

En cuanto a las bandas, ahora hablaremos mis compañeros Alfonso Díaz Cazorla, César Muela y yo junto a las “fotazas” de Mikel Masa, pero si daré unas pinceladas.

WARCRY dieron un “señor concierto” en su despedida, antes de su parón anunciado, con un solvente repertorio, puesta en escena, proyecciones en las pantallas, -¡¡Por fin!!-, de calidad y sincronizadas, buen sonido y luces, pirotecnia, fuegos, etc. Es una pena que se vayan ahora que se han “puesto las pilas”. Ya podían haberlo hecho antes (es una opinión particular, que seguro compartiréis muchos).  Y como bien apunta en su crónica César Muela, Me. Víctor Garcia cantó muy bien, afinado, sin ronquera, y la banda lo dio todo musical y escénicamente. Vuelvo a reiterar que es una pena que se nos vayan, ahora. Hay bandas que en declive total están pidiendo un reemplazo o una retirada, pero creo que si WARCRY lo hicieran en consonancia como la pasada noche en ESCENA ROCK no haría falta ese parón, pero es solo mi opinión. Respeto la decisión de Víctor de parar. Ojalá la banda vuelve pronto con un gran álbum y mejorados bríos, muy pronto.

El resto de grupos estuvieron muy bien, pero por encima de todos, –con todos mis respetos-, destaco a unos SAUROM impresionantes, certeros e inteligentes, -sobre todo a la hora de elegir qué canciones tocar-, en perfecta comunión con su público, apasionado. Están en un momento maravilloso, por lo que esperamos y deseamos acierten de lleno con su próximo álbum, que están grabando.

La otra banda que despuntó especialmente, fueron los veteranos OBÚS con Fortu “en su salsa” que estuvieron geniales, pero tuvieron que cortar su show y acabar antes de lo que a todos nos hubiera gustado, por culpa de los horarios y el retraso de WARCRY. Además, según nos ha contado el propio Fortu, no les dejaron montar todo el decorado especial para presentar su nuevo álbum, no pudieron montar fuego, pirotecnia, etc, cuando a WARCRY si se lo permitieron. Que cada cual lea entre líneas.

Leo Jiménez hizo un repertorio más heavy a la medida de este festival y le regaló al público dos temas de SARATOGA, ÑU estuvieron muy bien, clásicos, elegantes, con un Molina muy educado, DARK MOOR pusieron la calidad y el tronío musical, y LÈPOKA fueron divertidos, mucho.

 Texto: Rafa Basa

Pero vamos a hablar de cada banda…

 


 

LEPOKA

ESCENA ROCK empezó puntual, tan puntual que a muchos no les dio tiempo a ver a LÈPOKA íntegros. Yo de hecho entré en el pabellón cuando terminaban de tocar el tercer  tema, “Carta a María”.  La larga cola, el follón para acreditarse, etc, hizo que me perdiera parte de su actuación, y mira que intenté entrar puntual.

Sin duda son una de las bandas promesas de nuestro metal patrio más en forma del panorama actual. Han sabido encontrar su lugar, y además han conseguido con directos, buenos temas y actitud, hacerse con un hueco perfecto entre los fans más festivos seguidores de MÄGO DE OZ y SAUROM, y los amantes del viking metal más actual y cervecero.

Caen simpáticos, son divertidos y tienen un directo muy contundente. Yo les llevo siguiendo tiempo, y sé que al final, si o si, van a pegar “el pelotazo”. Mucho depende de lo que pase este 2020 a su alrededor.

Cuando tocaron “Vodka and Roll” el tema de MÄGO DE OZ, los fans, que eran ya muy numerosos a pesar de la pronta hora, estaban incandescentes. La banda ataviada con sus ya populares hábitos y con sus hinchables gigantes cerveceros de fondo, lo bordaron tocando a ritmo jovial esta gran versión.

Tengo que decir y admitir, que LÈPOKA no solo son unos tíos cachondos y divertidos que beben cerveza y cantan himnos etílicos; además son una buena banda de buenos músicos. Como se suele decir vulgarmente, “Se lo curran” y mucho, demostrando un nivel musical importante. No son virtuosos, pero dominan muy bien sus instrumentos, asi como su cantante Dani, que además de ser el miembro más activo y descarado en vivo, canta con gran voz, garra y empuje, y es todo actitud.  Como  Jaume y Zarach, encargados de la batería y de los vientos, respectivamente, quienes demostraron ser grandes, ¡muy grandes!

Dani presentó el siguiente tema, y dejó claro que era el primer vídeo y anticipo de su nuevo álbum. Por ello, nos hicieron botar a todos con “Contra Viento y Marea”, con la participación del youtuber “El Pirata”.

La recta final fue apoteósica con dos pelotazos, “Yo Controlo” y “Chupito”.

El concierto fue corto, solo 30 minutos, pero os aseguro que sonaron muy potentes, y el público se lo pasó en grande con ellos.

Muy bien por LÈPOKA.

 Texto: Rafa Basa

 


 

DARK MOOR

La banda de Enrik García y Alfred Romero, DARK MOOR, fueron los siguientes en este cartel de ESCENA ROCK.

Todos ya sabemos que significa DARK MOOR a estas alturas y que género practican. Bien es cierto que se han convertido en una banda “de culto”, y que sus seguidores, en su gran mayoría, buscan elementos de calidad, un rock “sin etiquetas” selecto, elaborado y un sonido “de lujo”. Digamos que el grupo de Enrik solo se debería encontrar en tiendas de delicatesen. No se si me explico. No obstante este festival, tocando ya ante más de 3.000 personas a esa hora, debería servirle para que otro público les tuviera en la estima que merece una formación de tanto calibre.

Fueron suculentos, selectos, fueron como son, aunque pienso que en tan solo los 40 minutos de los que disponían los podrían haber aprovechado mejor si hubieran tocado temas más “populares”, no tan distinguidos. Menos mal que despidieron su actuación con la si más conocida “La Canción del Pirata”. Aunque mentiría si no admito que a mi los DARK MOOR que me gustan son los que cuidan al máximo la calidad y el buen hacer estilístico. Por ello, a mí el concierto me pareció genial.

El grupo estuvo de matrícula de honor, sonando muy bien, y clavando cada tema, cada melodía y acorde y estribillo, con Alfred cantando con su preciosa y gran voz, siendo el líder del escenario, junto a un Enrik majestuoso, a la guitarra y coros. Junto a ambos el gran bajista Dani Fernández y un Roberto Capa a la batería quien le pego impresionante.

La banda ayudada de principio a fin del concierto por un teclista, un violinista y un músico encargado de los instrumentos de viento, gaitas y demás, que tanto protagonismo poseen en su último trabajo “Origins”, bañado en gran medida por arreglos y aderezos celtas e irlandeses.

Empezaron con “Birth Of The Sun”, que sirvió para que la banda se fuera asentando, sobre todo en cuanto a sonido. Me gusta tanto este tema, que sinceramente, me emocioné escuchándolo y cantándolo. Su aire a “lo Gary Moore”, sus melodías, arreglos y sobre todo su estribillo son una joya sonora.

“Spectres Dance”, un tema más festivo, con cierto aire a SKYCLAD fue el siguiente y movió un poco más al respetable, aunque vi a gente seguidora de la banda con camisetas, que estaban literalmente disfrutando tanto como yo.

“Druidic Creed” más en plan ELUVEITIE o IN EXTREMO sonó muy bien y dio paso a la preciosa “And Forever” sirvió para adornar más aún el cetro vocal que domina un Alfred que destiló un preciosismo absoluto, mientras se acompañaba de la guitarra acústica, que si no recuerdo mal no soltó hasta el tema final.

La gran “Crossing through your heart” también me encantó y fue presentada por Alfred como el último single y vídeo que la banda estrenaba hace poco, y grabó en el pasado veraniego LEYENDAS DEL ROCK. Otra delicia somora que disfruté.

“Raggle Taggle Gypsy”, la versión de THE QUIREBOYS sonó bien con gran protagonismo del violín, y un lfred que animó a bailar al público.

Y la final “La Canción del Pirata” fue cantada por los fans, y más tras la repetida insistencia de Alfred.

Grandes, muy grandes DARK MOOR.

 Texto: Rafa Basa

 


 

 LEO JIMÉNEZ

Muy puntuales y con gente todavía entrando al pabellón 1 de IFEMA, comenzó a sonar “The Anvil of Crom”, la mítica canción de Conan que LEO JIMÉNEZ lleva un tiempo utilizando como intro en sus conciertos.

Poco a poco fueron saliendo al escenario “los Leos”, aunque la gran ovación se la llevó el propio Leo al salir. Se notaba que había muchas ganas de verle.

Arrancaron con “La era de la individualidad”, esa medio tiempo robusta que sirvió como adelanto de Mesías y que critica las redes sociales, el postureo y depender de Internet para todo. El sonido empezó embarullado, pero enseguida se notó que estaba Anti Horrillo a los mandos de la mesa, porque el grupo no tardó en sonar a cañón, con unos grooves brutales y con las voces en primer plano.

La más rápida y cañera “Con razón o sin razón” recogió el testigo, y aquí noté a Leo con la voz algo más sucia de lo habitual, pero llegando bien a las notas difíciles. Sus compañeros estaban muy enchufados, aunque siempre es un gusto escuchar a Carlos Expósito, una auténtica apisonadora que, además, ayuda a Leo con muy buenos coros.

Me gustó mucho el detalle de poner en la gran pantalla posterior del escenario el logo de  LEO JIMÉNEZ junto a la imagen del Camaro rojo del propio músico (que sirvió para la portada de su DVD 20 años tras el apocalipsis). Yo lo interpreté como un guiño a lo que lleva haciendo Leo en toda su etapa en solitario: este soy yo, esto es lo que me apasiona y ahí va para todos.

“Misantropía” sonó muy potente gracias a ese groove metalero tan gordo, aunque el puñetazo que dio “Desde niño” fue muy serio. ¡Qué animales! Si ya de por sí la banda se lo goza con riffs metaleros, con las tres guitarras dando cera al mismo tiempo, el cuerpo que consiguen es de otro nivel. Antonio Pino clavó el que creo que es uno de los mejores solos que ha grabado desde que lleva con Leo.

No me esperaba que sonara “La Ira”, ese tema con claras influencias de METALLICA incluido en Mesías (del que me esperaba antes otros temas como “Ballena Negra”), pero les quedó muy bien, especialmente esa parte más suave, que fue la única tregua que dio la formación. Salieron a arrasar a base de metal y “Mesías” fue la siguiente en demostrarlo, aunque aquí noté algo parado al público, no sé si porque es más oscura o porque la presencia de Korpa y sus voces guturales asustaron al personal.

Con “Volar” la cosa cambió, y es que, para mí, sigue siendo uno de los temas más completos de Leo en solitario y que logra el equilibrio entre lo que la gente quizá espera de él (heavy más clásico) y su faceta más metalera.

Y llegó el momento en el que el de Fuenlabrada se descuelga la guitarra (que tocó durante todas las canciones anteriores) y coge el micro para decir: “en un festival como ESCENA ROCK no queríamos dejar pasar la oportunidad para recordar a uno de los mejores grupos de heavy de la historia de España: SARATOGA. No están esta noche en el cartel, pero de esta manera lo van a estar aunque sea un poquito”. La gente enloqueció y enseguida arremetieron con un “Vientos de Guerra” que sonó afilado y demoledor.

Se nota muchísimo cuando Leo asume la labor total de frontman. Si hablásemos en términos futbolísticos, es como si de repente entrara en el campo un Messi o un Cristiano Ronaldo. La formación gana en ataque y el público conecta mucho. Y, claro, todo el mundo acabó cantando y saltando.

Tal vez lo que no se esperaba el personal es que la siguiente en sonar fuera el mítico “Maldito Corazón”, posiblemente el punto más álgido de SARATOGA en la “era Leo”. La defendió con mucha garra y la banda subió otro peldaño de intensidad, aunque ya parecía imposible. Sea como sea, a los que vivimos esa época de SARATOGA estoy seguro de que nos hizo recordar aquellos años y lo pasamos en grande.

Y así, por todo lo alto, acabó el concierto. Fueron buenas noticias que se hiciera tan corto, y, una vez más, “los Leos” demostraron que en esto de dar caña con buenos riffs y melodías son unos maestros.

Setlist LEO JIMÉNEZ:

  1. La era de la individualidad
  2. Con razón o sin razón
  3. Misantropía
  4. Desde niño
  5. La ira
  6. Mesías
  7. Volar
  8. Vientos de guerra (versión de Saratoga)
  9. Maldito corazón (versión de Saratoga)

 Texto: César Muela

 


 

SAUROM

Tocaba cambiar de tercio. Pasamos del metal burro de Leo y los suyos al tono más festivo de unos SAUROM que salieron felices y con ganas de hacer disfrutar al público, esta vez con algo menos de tiempo del que tuvieron en septiembre del año pasado en las fiestas de Fuenlabrada.

Es por eso por lo que creo que fueron al grano y eligieron un repertorio de muy festivalero. Después de esa intro folk com imágenes de ese “Viaje Mágico” proyectadas, arrancaron con “La posada del Poney Pisador”, con todo el público saltando y gritando al ritmo de la música.

El sonido les acompañó en todo momento y, aunque no sonaron ni mucho menos tan contundentes como “los Leos”, todo se distinguió sin problemas y eso que entre violines, gaitas, teclados, guitarras, acordeones, etc. la cosa no debe ser fácil para los técnicos.

El bueno de Miguel Ángel no tardó en ganarse al público con su desparpajo y su buen rollo, pero es que el público también estaba volcadísimo y con ganas de disfrutar. Por ejemplo, en “La Leyenda de Gambrinus”, que es una medio tempo folk algo más calmada, el respetable empezó a dar palmas sin que nadie en SAUROM lo pidiera, lo cual es signo de la predisposición que había.

“Músico de calle” y “El Saltimbanqui” volvieron a retomar la senda más divertida y animada, incluso con esos toques progresivos que tiene este último tema.

Para “Noche de Halloween”, además de un gran juego de luces y recursos en la pantalla posterior, invitaron a dos chicas con zancos para hacer una performance y llevar a otro nivel ese tema más celta. El público cantó muchísimo esa pegadiza melodía del final y el grupo estaba haciéndolo muy, muy bien.

“La batalla de los cueros de vino” es otra de las que siempre funciona bien en directo. Es pegadiza, directa y muy para vivir en concierto, así que esta noche fue un gran acierto. Antes de “¡Vive!”, Miguel Ángel recordó que era el Día Internacional del Cáncer Infantil y que los niños son nuestro futuro y que necesitan aprender a vivir y crear. Bonito gesto para uno de los cortes más comerciales de la banda.

Se endurecieron con “El carnaval del diablo” y “Dracum nocte”, que sonaron muy contundentes, y encararon la recta final con “El círculo juglar”, con la que Miguel pidió el ya tradicional círculo en el público en el que se sitúo una de las dos chicas que hizo la performance con zancos antes. “No me la matéis”, bromeaba Miguel.

En “Fiesta” la gente estuvo saltando a tope y, finalmente, concluyeron con “La taberna”, con la que Miguel quiso dar las gracias “por apoyar al heavy metal, que es una de las músicas que más llenan el alma” y volvieron a salir las dos chicas para hacer otra performance, esta vez con malabares.

SAUROM se han convertido en especialistas de hacer disfrutar a la gente con su música y, desde luego, esta noche lo hicieron de sobresaliente.

Setlist SAUROM:

  1. La posada del Poney Pisador
  2. La leyenda de Gambrinus
  3. Músico de calle
  4. El saltimbanqui
  5. Noche de Halloween
  6. La batalla con los cueros de vino
  7. ¡Vive!
  8. El carnaval del diablo
  9. Dracum nocte
  10. El círculo juglar
  11. Fiesta
  12. La taberna

 Texto: César Muela

 


 

ÑU

No iban a tenerlo nada fácil. ÑU a la hora de recoger el testigo de los juglares andaluces y hacer que el nivel de euforia y el ambiente festivo no decreciesen en el concurrido recinto del pabellón 1 de IFEMA. Además las huestes que lidera el incombustible José Carlos Molina eran el nombre  más clásico  de los que conformaban el cartel de esta primera edición del ESCENA ROCK. Pese a ello,   fue durante su presentación  cuando algunos decidieron que era un buen momento para salir a tomar al aire, o bien acercarse a la zona de avituallamiento, ya que  durante su actuación estuvimos un poco más anchos. Pero los que optamos por no alejarnos de los aledaños del escenario acabamos disfrutando de un magnífico show.

Y es que esta noche nos reencontramos con un José Carlos Molina que se centró en su papel de vocalista y showman, dejando a un lado las charlas para concentrarse en sacar el máximo  partido   al escueto tiempo del que dispuso, con lo que su aparición acabó haciéndose corta. En cuanto al repertorio fue de lo más variado, rescatando temas de diferentes etapas de su longeva trayectoria, incluyendo también alguna pequeña perla que sirvió para acabar dibujando una sonrisa en el rostro de sus seguidores más veteranos.

Con su mítico logo presidiendo el escenario los músicos aparecían en escena para flanquearle el paso a un Molina que con su presencia llenó todo el escenario para dar el pistoletazo de salida con toda una declaración de intenciones como fue “Viejos Himnos Para Nuevos Guerreros”,  que nos dejaba con esa particular atmósfera que crearon la viola , la flauta y las guitarras eléctricas, y que les ha caracterizado desde que se inició su andadura como banda a mediados de la década de los 70. Pero como digo, había muchas ganas de cantar y bailar, así que el recinto se convirtió en una fiesta cuando sin mediar presentación alguna la flauta nos anunció que había llegado el momento de atacar un tema imprescindible como “No Hay Ningún Loco”, que nos dejaba la estampa de un Molina metido en su papel de contador de historias, mientras nos regalaba algunas de sus clásicas poses.

No necesitaron mucho más, ya que ÑU con una dupla ganadora consiguió meterse al público en el bolsillo, pero la cosa no quedó ahí. Y es que la elegida para hacer que el personal siguiera cantando y bailando fue “La Granja Del Loco”, que nos dejaba con las guitarras del ilustre Manuel Arias y Luis Calzada dejándose notar con fuerza. Pero no todo iban a ser himnos roqueros, así que el cambio de registro llegó  acompañado de la viola de Vesko Kountchev para sumergirnos de lleno en “Preparan”, con la  que nos invitaban  a visitar lo que fue el material de su ópera prima “Cuentos De Ayer Y De Hoy”. Pero no fue este el único recuerdo  que nos propusieron a su debut  publicado  a finales de la decada de los setenta, ya que Molina dejó a un lado la flauta para hacerse cargo de la armónica durante  “Algunos Músicos Fueron Nosotros”.

Tras recibir una cálida ovación del respetable Molina empuñó la guitarra acústica para tratar de ponernos  emotivos al recordar tiempos pasados, dando buena cuenta de un tema  más relajado como “Tocaba Correr”. Despojándose de su llamativa chaqueta roja, Molina reaapareció vestido de riguroso negro para encarar la segunda mitad del show, proponiéndonos  la intensa “Sé Quién”, que dejaba al personal acompañando con palmas. La esencia Purple/Rainbow se apoderaría  del recinto durante los desarrollos   iniciales de “Manicomio”, que era la escogida para representar a su quinto largo  “El Mensaje Del Mago”.

Como comentaba el incombustible y carismático Molina nos tenía preparada alguna suculenta sorpresa. Así que las sonoridades de corte  de medieval se encargaron de anunciarnos la llegada de un tema imprescindible para cualquier seguidor del rock nacional “El Tren”. Lamentablemente el tiempo de ÑU se estaba acabando, pero antes de que la banda abandonara el escenario definitivamente  todavía tendríamos ocasión de hacer volar nuestra imaginación con “El Flautista”. Mientras que la despedida definitiva llegó con una de sus composiciones más enérgicas y metaleras “Más Duro Que Nunca”.

Incombustible al paso del tiempo y a las modas. A lo largo de las últimas décadas José Carlos Molina se ha mostrado como un músico único e irrepetible, aunando carácter, actitud, y genialidad. Lleva toda una vida sobre los escenarios…, y lo que le queda. Genio y Figura.

Texto: Alfonso Díaz

 


 

WARCRY

Y ahora sí, llegó el momento más esperado para muchos, a juzgar de las camisetas con su nombre que se veían entre el público, y por supuesto, por el “morbo” de ser el último concierto antes de su anunciado parón.

WARCRY era el plato fuerte del festival y se notó por el volumen de gente que había para verles. En el ambiente se palpaba una mezcla de ganas por verles, pero también de pena por lo que suponía.

Todo empezó con una intro e imágenes proyectadas en las que aparecían los integrantes de la banda e iban desapareciendo a lo “chasquido de Thanos” en los Vengadores. Un guiño muy friki, pero también muy apropiado y gracioso para la ocasión.

No se andaron con rodeos y empezaron con la cañera “Luz del norte”, con la que también aprovecharon para lucir sus chorros de chispas y pirotecnia, que terminaron de caldear el ambiente (tanto literalmente como de manera figurada).

Los chicos salieron sonrientes y muy cómplices entre ellos, con gestos, miradas y, sobre todo, mucho guiño al público, que estuvo entregado desde el primer acorde. Por otro lado, el sonido fue bastante bueno, con todo en su sitio, aunque repetiré lo mismo de las tres anteriores veces que vino WARCRY a Madrid en esta gira: el bombo de la batería suena sin pegada y es contraproducente para un estilo tan enérgico como el de los asturianos, pero, teniendo en cuenta que en todas las ocasiones previas también fue así, entiendo que es una decisión buscada, así que hay que respetarla y no darle muchas más vueltas.

Todo lo demás, como decía, sonó muy bien, especialmente los solos de Pablo García, que da gusto escuchar por técnica y claridad.

¿Y qué tal Víctor? Había cierto runrún tanto en redes sociales como allí mismo entre lo que se podía escuchar en las conversaciones de la gente, y era que WARCRY paraba porque Víctor no podía seguir cantando los temas. Pues bien, esta noche demostró absolutamente lo contrario. Es cierto que a sus casi 50 años no tiene la potencia y chorro de voz que tenía cuando se dio a conocer en el heavy español (sobre todo en las notas sobreagudas), pero nadie podrá decir que Víctor no dio la talla. Correteó de un lado a otro, animó, fue simpático, cercano y defendió todas las canciones muy bien, a pesar de ser un repertorio de dos horas, con mucha caña y con canciones complicadas. 

Sobre las canciones elegidas nunca lloverá a gusto de todos, pero creo que WARCRY fue bastante inteligente con el set escogido. Hubo de todo. Mezclaron sus cortes más heavies y hardrockeros, como “Contra el viento”, “Rebelde” o “Nuevo Mundo” con otros más power como “Alma de conquistador”, “Quiero oírte” o “Ardo por dentro”. En ambos casos se repitió el mismo patrón: la gente no paró de cantar y ellos cada vez se motivaban más.

Cuando Víctor bromeó con Santi Novoa para que “tocara una fácil”, se arrancaron con “Coraje”, esa medio tiempo con mucha fuerza y en la que Víctor se tiene que emplear a fondo para dar todas las notas. Les quedó genial y la empalmaron con “Aire”, una de las más cañeras del repertorio de WARCRY y que coreó todo el pabellón. Importante destacar aquí también la labor de Pablo García a los coros, que le dan más riqueza a las voces (y que son necesarios porque son marca de la casa en los discos de la banda). Al terminarla se llevaron un aplauso muy sonado, y es que lo estaban dando todo.

Pero, sin duda, el momento que creo que ninguno nos esperábamos vino con “esa” versión. Víctor confesó que querían tocar una canción extraña o poco habitual para este concierto, y se decantaron por “Aquí estaré” de Llanto de un héroe de AVALANCH, que les quedó brutal y que sirvió de éxtasis colectivo. Todos alucinamos y creo que es una buena noticia que WARCRY rinda homenaje a AVALANCH porque, al fin y al cabo, los unos han bebido de los otros y viceversa y ambos son parte de la historia de nuestro rock.

Siguieron desgranando temas y yo destacaría sobre todo la balada “El amor de una madre”, muy emotiva y coreada, y “Así soy”, un corte muy heavy que tiene un estribillo muy de taberna que funciona genial en directo.

Por supuesto, cuando eres WARCRY y te puedes permitir cerrar el concierto con “Tú mismo”, “Trono del metal”, “Guardián de Troya” y “Hoy gano yo”, el baño de masas y el éxito está más que garantizado. La gente las disfrutó muchísimo entre pirotecnia, chispas y confeti y todo acabó con ese sentido “Hasta siempre, hermanos” que gritó Víctor al terminar el que, por ahora, será el último concierto de WARCRY hasta nuevo aviso.

Seguro que tras ver las miles de caras cantando y saltando en cada canción es una decisión que les pesará aún más, pero ahora toca aceptar que se van a tomar un descanso, y esperemos que cuando quieran volver lo hagan con fuerzas renovadas y con, al menos, el mismo gran nivel que demostraron esta noche. 

Setlist WARCRY:

  1. Luz del norte
  2. Contra el viento
  3. Rebelde
  4. Alma de conquistador
  5. Nuevo mundo
  6. Quiero oírte
  7. Cielo e infierno
  8. Ardo por dentro
  9. Coraje
  10. Aire
  11. Devorando el corazón
  12. Huelo el miedo
  13. Aquí estaré (versión de Avalanch)
  14. Cobarde
  15. Señor
  16. El amor de una madre
  17. Así soy
  18. Tú mismo
  19. Trono del metal
  20. El guardián de Troya
  21. Hoy gano yo

Texto: César Muela – Twitter

 


 

OBUS

Ellos eran los encargados de cerrar esta primera edición del ESCENA ROCK. Probablemente OBUS eran la banda más gamberra, callejera, y macarra de todas las que conformaron el cartel de esta noche. Además la mítica formación que lideran el carismático Fortu Sánchez y el incombustible Paco Laguna parece estar viviendo una segunda juventud, y la excelente acogida que ha recibido su último redondo “Con Un Par”, así lo atestigua. Lamentablemente, a causa del cansancio acumulado, y los horarios del transporte público, algunos decidieron dar por terminado el festival tras la actuación de Warcry. Pero los que optamos por quedarnos hasta el final tuvimos ocasión de ver a una banda enchufadísima, dispuesta a repasar algunos de sus himnos imprescindibles junto a una buena seleccion  del material  que publicaron a finales del pasado año, y que ha supuesto el debut discográfico de su bajista Luisma Hernández.

Evidentemente a estas horas el cansancio empezaba a hacer mella entre los asistentes. Así que el cuarteto salió dispuesto a comerse el escenario, con un Fortu en estado de gracia, reivindicándose, una vez más, como uno de los mejores frontmans de la escena nacional. “Necesito Más”, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a su descarga, y ya desde el mismo arranque pudimos ver que la conexión con el público  iba a ser absoluta. Ataviado con camisa blanca, corbata negra, y chaleco tejano, Fortu se erigió rápidamente como el perfecto maestro de ceremonias haciendo que el respetable  se sintiera un miembro más de la banda, así que todos cantamos la letra de un himno clásico como el que daba título a su tercer largo “El Que Más”.

Sin mediar presentación alguna, y con el vocalista fuera de escena,  arrancaba “Te Visitará La Muerte”, con Fortu reapareciendo, ahora si, vestido de negro para pasearse por el filo del escenario antes de clavarse en el centro del mismo para repartir un par de bendiciones y concluir el tema mostrando desafiante su dedo corazón a la muerte. El primer tema de lo que podríamos denominar la segunda etapa de la carrera de la banda no tardaría en llegar con el irreverente, explícito y celebradísimo “Que Te Jodan”,  que nos dejaba la imagen de  una  peineta proyectada sobre la inmensa pantalla trasera que presidía el escenario mientras las voces de todos los presentes sepultaban el afilado registro del carismático  frontman.

Tras firmar un arranque demoledor, en el que el cuarteto enlazó sus temas sin darnos tregua, Fortu nos daba las buenas noches. A lo largo de su primera charla  nos confesó que la retirada no entraba en sus planes más inmediatos, y que ellos eran puro Rock n’ roll. Así que mientras muchos pensamos que había llegado el momento de escuchar una de sus nuevas composiciones, el vocalista nos cambió el paso y presentó “Autopista”, que propiciaba que el clima de euforia no decreciese mientras Fortu nos regalaba una de sus  frases recurrentes “se me pone morcillona”, antes de ponernos los pelos de punta con uno de sus espeluznantes agudos. Siempre fueron un grupo fiestero, unos juerguistas, unos crápulas. De modo que no podía faltar esta noche, y más teniendo en cuenta el animado ambiente que a esas horas se vivía en el Pabellón 1 de IFEMA, el primer guiño a su nuevo trabajo, -con la portada del mismo proyectada-,  “Whisky Con Hielo”, dejando  claro que los nuevas temas han calado hondo entre sus seguidores.

A estas alturas del show tanto el público como la propia banda estaban ya completamente desatados, así que el cuarteto no vaciló a la hora de enlazar  el final del nuevo tema con el explosivo arranque de “Juego Sucio”, volviendo a centrar así su objetivo sobre su producción más clásica de la década de los ochenta, mientras el vocalista nos invitaba  a levantar nuestros cuernos al aire. Nuevamente la portada de “Con Un Par” volvería a presidir el escenario para dejar que fueran  Fortu y Paco los que capitanearan  a sus compañeros a la hora de adentrarnos en el que fue el single de adelanto de su última  entrega “No Me Lo Digas Más”.

Pese a que la noche estaba ya bastante avanzada, lo cierto es que los que decidimos quedarnos hasta el final teníamos ganas de fiesta. Así que OBUS siguieron dándonos argumentos para que no paráramos de cantar, saltar, y bailar. Y para ello que mejor que el ritmo contagioso y el pegadizo estribillo de otra de las imprescindibles en cualquiera de sus conciertos,  “Dinero, Dinero”, que nos dejaba a Fortu nuevamente espoleando al personal, primero haciéndonos acompañar con palmas su desarrollo para posteriormente ponernos a todos a cantar. Además de toda la fiesta y todo el buen rollo habitual en las descargas  del cuarteto, tampoco faltó ese toque ácido y crítico en sus letras , que en esta ocasión corrió por cuenta de otra de las nuevas, “La Mosca”.

Pero evidentemente para encarar la precipitada recta final del show  que mejor que echar la vista atrás para desatar la euforia de los más devotos con el que fue uno de sus primeros éxitos a principios de  los ochenta, el corte que abría el mítico  “Preparaté”: “Va A Estallar El Obús”. Como ya tuvimos ocasión de ver en giras anteriores Fortu presentó como se merecían a cada uno de sus compañeros. Luisma fue el primero dejando muestras de su clase.  Carlos Mirat nos deleitó con uno de sus peculiares solos, abandonando su posición para ser sustituido por  Fortu mientras él tocaba una valla de calle. Como no, todo el cariño y el respeto recayó sobre el socio del vocalista, un Paco Laguna por el que parece que no pasan los años, ya que sigue conservando intactos la garra y el feeling  de antaño. El broche definitivo, el fin de fiesta perfecto para su descarga, y por extensión para esta primera edición del ESCENA ROCK, estuvo reservado para ese cántico al desmadre etílico y la diversión que es el siempre imprescindible “Vamos Muy Bien”.

Corto, muy corto se nos hizo la descarga de unos OBUS que nos dejaron, -y se quedaron-, con ganas de mucho más. En cualquier caso, la banda sigue girando por toda la geografía nacional presentando “Con Un Par”. Así que si pasan cerca de tu casa no dejes de ir a verles. La diversión está garantizada.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Mikel Masa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

22 COMENTARIOS

  1. Que gran festival pudimos disfrutar! No me gusto que durante Lepoka y Dark Moor el sonido estaba altíiiisimo ( al menos donde estabamos nosotros) cosa que a veces resultaba molesto. Dark Moor me gustó mucho, sonaron de 10, lo que pasa es que como han dicho, deberían haber optado por canciones con un poco más de gancho, ya que el público estaba más parado que con Lepoka. El sonido mejoró con Leo, y vaya tres trallazos finales. Conciertazo del de Fuenlabrada.
    Lo de Saurom a mi me dejó un poco frio, y no es porque no lo hicieran bien, que lo hicieron genial, si no que casi calcaron el concierto que dieron en Fuelabrada hace poco mas de 5 meses. Tienen repertorio de sobra para poder hacer conciertos cañeros y festivos sin casi repetir ninguna canción. Fueron a lo fácil y viniendo de Saurom, que ya les he visto muchas veces, me decepcionó un poco, ya que les considero unos profesionales como la copa de un pino.
    Y de Warcry decir que me pareció uno de los mejores conciertos ( si no el mejor) que les he visto( y les llevo viendo en directo desde el Directo a la Luz). Sonaron geniales y por fin Victor no metió tantos chascarrilos entre canción y cancón. Me sorprendió ENORMEMENTE que tocaran Aquí estaré. Mis amigos y yo nos volvimos locos, saltando y cantando la canción, creo que ni en nuestros sueños mas humedos pensabamos poder volvera oir esa canción. Lo que nos pareció muy raro es que casi todo el publico estaba estatico y no les vimos saltar con esta canción… WarCry no han podido tomarse un descanso indefinido de la mejor manera, con un concierto de 10.

  2. Buenas, buen festival y buen sonido.

    Finalmente decidí no ver a Warcry (no son de mi gusto) y me perdí Obús (empezaba muy tarde y no sabía si iba a haber transporte).

    Me perdí Lepoka, pero cuando llegué último minuto del concierto tenía pintaza de ser un buen grupo.

    LLegué a DarkMoor y tiene buena pintaza como grupo. Suenan muy bien. La versión del pirata me quedo con la de Tierra Santa.

    Después llegó LEO un grande, parece ser que con Leo Jimenez su voz la convierte en más grave. Cuándo pasó a cantar las canciones de Saratoga emprendió con los agudos. Hace lo que le gusta y puede vivir de ello independientemente de lo que piense la mayoría de la gente, eso tiene más valor que cualquier cosa.

    Saurom bien, quién haya ido a un concierto de ellos sabrá el Setlist. Buena calidad y el tio inculca buen rollo que te anima.

    Ñu, se nota que tienen buenos músicos. La viola le sienta bien a su música (destaca mucho) Me hubiera gustado el sonido de voz un poco más alta. SOnaba totalmente ochentero.

    Por lo demás, me fui a cenar a Fuenlabrada. Vi los grupos que quería ver y estaba muy cansado.
    Obús empezaba tarde y no sabía si iba a tener transporte de vuelta. Desconozco si al resto del personal le pasó lo mismo.

  3. En desacuerdo con la afirmación de nuestro Lidl el Sr. Basa, el setlist de Dark Moor fue adecuado y muy bueno,reconocer evidentemente que son fueron hits pero el ser list cuadra con lo último que estos geniales músicos han sacado al mercado pero: Crossing, Birth of the Sun..la canción del pirata o de Spectres Dance me parecen temas muy accesibles y fácilmente reconocibles por quienes apenas han entrado en su trabajo. Por otro lado qué voz de la de Alfred, para mí de lo mejorcito de nuestro país.

    Y coincido con el compañero Tale, qué bajón el ser list tan festivo de Saurom, creo que lleva siendo el mismo 6 Leyendas seguidos y festivales varios.

  4. Buenos conciertos d las bandas k vi (no vi a Lepoka, Dark Moor y poco vi d Leo). Sí k me sorprendió el buen concierto d Warcry, pero yo me kedo con el d Ñu. Hacia años k no los veía y me volvieron a recordar buenis tiempos, bien x el Molina!!!!!. En el d Obus el sonido creo k era excesivo, salí totalmente sordo d allí. Esperemos k se repita este festival en próximos años, y k mejoren los grandes fallos en cuento a intendencia alimentaria

  5. Gran noche de Heavy Metal , espero que este sea el primero de muchos Escena Rock ……. El festival fue la ostia , nosotros nos lo pasamos de puta madre , yo personalmente me quedo con el conciertazo de Warcry y me sorprendió muchísimo el se Saurom , no los había visto nunca y me lo pase con ellos de maravilla saltando y botando durante todo el concierto .
    Ñu estuvieron de lujo , es una delicia verlos en directo , el Molina lleva estos años una banda increíble y se nota mucho , quizá un concierto un poco corto y no sé a el le veo poco comunicativo con el público , pero el concierto estupendo.
    Obús fue un cañonazo , como pueden sonar tan potente cuatro tíos y una sola guitarra ??? La pena es que ya estaba muy cansado y un poco con ganas de irme a casa , una actuación corta pero muy contundente . Leo no estuvo mal pero el sonido al menos dónde estábamos nosotros fue muy malo , como muy saturado , sobre todo con las tres guitarras al final solo con dos el sonido fue un poco mejor …….. Con Saurom el sonido mejoro muchísimo , y la verdad para mí que no los había visto nunca fueron una gran sorpresa sonaron genial y me lo pase de muerte , me gustaron mucho ……. Warcry sencillamente espectaculares , un pelín más de dos horas a tope , el mejor montaje de la noche , el grupo sonó de lujo , Víctor cantó fenomenal y la comunión entre grupo y público fue muy grande como se merece está supuesta última actuación , espero que se lo piensen después de esta noche y decidan seguir adelante ……. A los dos primeros no llegamos a tiempo .
    En general una gran noche que espero que se siga repitiendo , el tema del transporte bueno , no hubiera estado mal facilitar un poco las cosas a la gente para haberse quedado hasta el final , nosotros cogimos un taxi pero yo entiendo que haya gente que no quiera o no pueda y se marchen antes , pero facilitar unos autobuses o adelantar los horarios para que el festival termine a la 1 y así poder coger todavía el metro pues serían cuestiones a valorar para el año que viene , por lo demás todo bien ……. Un saludo , y esperemos repetir el año que viene

  6. Buenísima primera edición de este festival, del cuál espero se repita, eso sí, mejorando especialmente el tema de comida, tanto en oferta como en precios.
    Todo un acierto la Happy Hour, especialmente para los que vamos de fuera y conducimos, de 4 a 8 te tomas las cervezas baratitas y después algún refresco.
    Grandísimo ambiente, mucha más afluencia de lo que esperaba.
    El tema bandas, Dark Moor sublimes como siempre, Saurom una fiesta (donde perdí por cierto mi xiamiband4), pero especial mención a la descarga de Leo con sus versiones de “Vientos de Guerra” y “Maldito Corazón”, y sobre todo al descomunal concierto de WarCry, con el momento de la noche, esa versión de “Aquí estaré”.
    De Lépoka, sin ser un grupo que me guste he de decir que fue un buen concierto, me lo pasé bien. Y Ñu, que nunca los había visto en directo, me sorprendieron gratamente. Qué momentazo cuando tocaron “El Tren”.
    El cansancio y el viaje a la carrera desde Jaén, me prohibió continuar la noche con Obús, pero seguro que cumplieron como siempre.
    En fin, que ENORME noche de rock duro patrio. Espero que se repita, como he dicho anteriormente.

  7. Me lo pasé muy bien, WarCry estuvieron muy bien, respecto al leyendas y Fuenlabrada. Bastante gente pero sin agobios, y el sonido muy bien desde Leo.
    Por cierto, el aquí estaré fue un sopresón, llevaba sin escuchar esa canción en directo desde que estaba Víctor en Avalanch.
    Espero y ánimo a los organizadores a hacer más ediciones. Creo que 30€ la entrada con todos estos grupos y poner el 2×1 en bebidas hasta las 20 fueron decisiones muy adecuadas.
    Yo fui en coche, pero si que se fue mucha gente por el cierre del Metro unos buses vendrían bien.

  8. En general muy bien todo en el festival. Lo unico malo , la falta de transporte para despues volver , y lo lejos del sitio respecto al centro. Yo queria irme a la una y media , para aun pillar el metro , pero apure demasiado , y cuando llegue a la estacion a la 1:45 , ya habia salido el ultimo. Volvi al festival y vi acabar obus , pero tuve que coger un taxi y me costo 30 euros. La ultima media hora de obus me costo lo mismo que el festival entero. Como dicen mas arriba , para la proxima edicion , si la hay , estaria bien solventar ese problema de algun modo. Bien fletando buses para volver al centro cuando acabe el festival , o acortando su duracion y haciendolo acabar a la una. Sino , la proxima vez seguro qeu no veo al ultimo grupo

  9. Fue un magnífico festival. Llegué al Ifema a eso de las nueve y media de la mañana (y no fui el primero en llegar), y he de admitir que la organización fue un poco desastre (puede que porque coincidía con la Japan, pero cuando llegué los de seguridad no sabían ni donde ponernos), y aparte, aunque la apertura iba a ser a las cuatro, se retraso un cuarto de hora. Pero una vez dentro todo fue muy bien.
    Lèpoka son un grupazo que se merece llegar a lo más alto, esos treinta minutos les sobraron para hacernos bailar y cantar como si no fuera a haber un mañana. En definitiva, son enormes
    No había escuchado mucho a Dark Moor, así que me llevé una grata sorpresa con ellos. Se nota que tienen muy buenas canciones y fueron muy entretenidos. También destacó la voz de su cantante, muy bueno. Para mí, un gran descubrimiento
    Que decir de Leo… Fue salir y empezar a tocar y ya me había roto el cuello a base de headbang. Y después de tocar sus propios temas, la alegría que me dió cuando empezó a tocar Vientos De Guerra, y sobre todo Maldito Corazón fue enorme. Se ve que todavía nos queda Bestia para rato
    Saurom me fliparon. Su show fue un auténtico viaje mágico, consiguieron que bailase y cantase mientras me saltaban las lágrimas. Y el circulo juglar fue una locura. Desde luego, tienen uno de los mejores directos de la escena
    Tenía bastantes ganas de ver a una banda tan mítica como Ñu… Y acabe muy decepcionado. Sonaron genial, si, pero a mí por lo menos me aburrieron muchísimo
    Por suerte, después del “coÑUzo”, le llegaba el turno a mi grupo favorito, Warcry. Y santo cielo, menudo conciertazo. Sonaron perfectos, el setlist fue una jodida pasada (ver temas que nunca pensé que vería en directo, como Señor, y sobre todo, Aquí Estaré, no tuvo precio). Vi a la banda en un estado formidable, es una verdadera pena lo de su parón.
    Por temas de transporte, no tuve la suerte de poder ver a Obús, una pena
    En definitiva, fueron los 34€ mejor invertidos de mi vida, espero que el año que viene haya una segunda edición en la que solucionen los fallos de organización que tuvieron

  10. Estimado Rafa Basa
    el periodista eres tú, así que en vez de hacernos leer entre lineas, cuéntanos el salsa rosa. O dicho de otra forma, tú, que eres el periodista, no tires la piedra y escondas la mano.

    La otra noticia es que Molina estuvo educado. No hay nada como seguir colgándole un san benito a un colega (eso creo) que hace mucho tiempo que es más noticia por su música que por otras cosillas.

    • Hola. Hay detalles y cosas que se producen entre bambalinas y no se pueden contar 🙂
      A Molina le admiro como artista; me gusta que sea educado y en los más recientes años esté ofreciendo grandes conciertos, sin polémica, y ciñéndose a lo artístico y musical. Para mi Molina es y será un genio. Hay cosas que son muy claras, y esa es una de ellas.
      Salud y metal
      Rafa Basa

  11. Conciertazo de Warcry y no sé vosotros pero a mí cada canción me parecía que tenía un guiño a despedida ya anunciada,esperemos que no sea definitiva.
    Por otro lado me sorprendió mucho Saurom con su rollo tipo Mago de Oz aunque mejor porque ultimamente los soporto menos,creo que al Txus se le ha ido la pinza un poco.

  12. Excelente crónica Rafa, coincido contigo en la gran mayoría de puntos. Como festival, un exitazo, todas las bandas que vi fueron una pasada y espero que haya cundido y repitan el evento el próximo año. Hay muchos temas a revisar, como el de los precios o el sonido en ciertos momentos / bandas, pero la zona al aire libre y la disposición y la calidad de los WC también son cosas a elogiar. De entre las bandas, me quedo sin duda con la actuación de Dark Moor, elegante y pulida hasta decir basta, lástima que les colocaran en ese horario y con poco más de 35 minutos de actuación… se me hizo demasiado corto siendo mi banda nacional favorita. El MOMENTUM de todo el festival para mí, que nunca olvidaré, fue sin duda ese cover del Aquí estaré de los Avalanch, se me saltaron hasta las lágrimas.