Inicio Lanzamientos A-Z Critica del CD de RAGE – Wings Of Rage

Critica del CD de RAGE – Wings Of Rage

13
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
Madness Live!
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
NIGHTFEAR - Apocalypse
BARON ROJO 21 Marzo - Barcelona
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK N ROCK
PACO VENTURA - GIRA 2020
METAL PARADISE 2020

 

 

RAGE – Wings Of Rage

Discográfica: SPV / Steamhammer

Puntuación Popular

(4 votos) 7.75/10

RAGE - Wings Of Rage Uno de los mayores retos que tienen las bandas veteranas y consolidadas, es el poder innovar o seguir sonando frescas tras años en activo. Ese sería el caso de RAGE, que tras la friolera de 24 discos de estudio, puede resultar casi imposible lograr sorprender a sus seguidores.

En 2015 Peavy Wagner cambió totalmente la alineación de la banda, incorporando a sus filas al guitarrista Marcos Rodríguez y al baterista Vassilios “Lucky” Maniatopoulos, dando un aire fresco al sonido de RAGE y editando dos álbumes, “The Devil Strikes Again” y “Seasons Of The Black”. Ahora nos presentan el tercer plástico con la actual formación, “Wings Of Rage”, un trabajo que demuestra la solidez de esta nueva etapa.

Con darle un par de escuchas al disco uno descubre que la intención de Peavy ha sido hacer un repaso a toda la carrera de su banda pero con el sonido de la formación presente, por lo que vamos a encontrar canciones que recuerdan ligeramente a álbumes como “Black In Mind”, “XIII”, “Ghosts” o “The Missing Link”, con mayor o menor atino.

Es indudable la calidad musical que destila este power trío, que sumado a una buena producción (que ha corrido por cuenta de la propia banda) el resultado es una buena combinación de ese heavy / speed alemán tan reconocible. El mayor problema que le encuentro al disco es precisamente la poca capacidad de sorprender, ya que las canciones, sin ser malas, vienen a recordarnos que ya las hemos escuchado anteriormente, con una fórmula similar.

La primera parte del álbum nos presenta una serie de canciones herederas de la época de finales de los 80 y principios de los 90 con los RAGE más heavys. True abre el trabajo, sonando compacta, con un buen estribillo, el típico single de RAGE, que sin ser malo, como digo, es algo que ya han explotado de sobra y puede resultar poco sorpresivo. Le sigue “Let Them Rest In Peace”, más interesante, densa, con Peavy cantando bien y llegando a sacar su registro más grave y rasgado y con un riff muy groove.

La que es para mí la mejor pieza del disco es “Chasing The Twilight Zone”, con su inicio haciendo un homenaje a la serie televisiva de mismo nombre y que su sonido es más cercano a los RAGE de principios de siglo, cuando Smolski era el guitarrista y la banda se acercó más al power metal. Aquí destacar la labor de Maniatopoulos a la batería, el excelente solo de Marcos y el genial estribillo.

“Tomorrow” retoma la vertiente speed de RAGE, aunque quizás faltándole algo de garra en las guitarras, pero efectiva, con un estribillo melódico que funciona bien. Es la propia “Wings Of Rage” la que inyecta cierta fuerza al álbum, sonando poderosa, con ciertos dejes a thrash, partes melódicas y un Peavy característico a las voces.

“Shadow Over Deadland” es un breve interludio de apenas medio minuto que sirve para meternos en la atmósfera de “A Nameless Grave”, quizás el tema más sorprendente y diferente del disco, siendo sinfónico y como decía, recordando esa etapa de la banda de trabajos como “XIII” o “Ghosts”, dejando claro que Peavy no ha olvidado esa faceta de RAGE, que yo personalmente espero que desarrolle en un álbum completo. Así pues es una canción oscura, muy atmosférica, con buenas melodías y con Peavy haciendo uno de sus mejores trabajos vocales del álbum.

A partir de aquí el disco pega un bajón considerable con dos canciones como “Don’t Let Me Down”, la cual encuentro repetitiva en su estribillo y bastante simple en lo musical y la balada “Shine A Light”, de nuevo con pequeños arreglos orquestales, donde se salva la interpretación de Wagner y donde lo demás me parece previsible o poco desarrollado.

Otra sorpresa nos llega cuando nos topamos con “HTTS 2.0 (Higher Than The Sky)” una renovada versión del tema que grabaron en 1996 para el disco “End Of All Days”, el cual aceleran, acercándolo al thrash metal. Reconozco no ser partidario de las regrabaciones, y aunque la canción no está mal, pierde la esencia de la original y no es otra cosa que un lavado de cara a uno de sus clásicos para intentar reforzar un trabajo irregular.

“Blame It The Truth” es otro de esos cortes que me suena plano y que se salvan por la pegada de la batería y el solo de guitarra  y por último está “For Those Who Wish To Die”, que consigue sacarnos de lo monótono siendo un buen tema para cierre, muy heavy, nuevamente con una gran labor de la batería y por la fuerza que transmite.

Con este disco Peavy Wagner y sus camaradas han buscado abarcar todo el sonido que RAGE ha ido desarrollando a lo largo de las décadas, dando como resultado un álbum irregular, con algunas buenas canciones pero otras tantas muy planas o con una fórmula demasiado trillada. No deja de ser un trabajo que los seguidores acérrimos podrán encontrar interesante, pero que analizándolo bien encontramos a una banda falta de ideas y que ha tenido que recurrir a su pasado para poder encontrar la inspiración necesaria.

Alejandro Alapont

Listado de temas

  1. True
  2. Let Them Rest In Peace
  3. Chasing The Twilight Zone
  4. Tomorrow
  5. Wings Of Rage
  6. Shadow Over Deadland (The Twilight Transition)
  7. A Nameless Grave
  8. Don’t Let Me Down
  9. Shine A Light
  10. HTTS 2.0
  11. Blame It On The Truth
  12. For Those Who Wish To Die

 

 

 

13 COMENTARIOS

  1. cuando he leído que “shine a light” era un bajón en el disco, he dejado de leer. el disco será mejor o peor (efectivamente es mas de lo mismo de rage) pero al menos es un disco mejor que decente, digno, y hacía muuucho tiempo que no clavaban un baladón en su estilo como es “shine a light”.

    • Es que la trilogía formada por Welcome to the other side, Unity y Soundchaser es magnífica con Smolski a la guitarra, un sonido propio, con técnica y canciones. La música de esos discos para mi es una de las últimas evoluciones del género en el que ya está todo inventado. Cuando escuché por primera vez Welcome to the other side pensé que es la música que debería estar haciendo Metallica – hablamos de 2001 – y no Reloads y St. Angers.

  2. Ami me ha parecido un muy buen disco, bastante mejor que los dos últimos discos de esta formación, por fin los estribillos no pausan la canción, cosa muy habitual en sus últimas obras y aparte veo una guitarra muchisimo más inspirada y afilada, me ha parecido un disco notable, no inventan nada pero s que no s lo que les pido a Rage, les pido que dentro de su estilo estén inspirados y esté disco suena mejor que los últimos de largo.
    8/10

  3. No creo que sea una buena cualidad lo de “inventar” nada cuando llevas 30 y pico años,,,Evolucionar y no repetirse ,eso sí …
    También estoy de acuerdo que Unity y Sounchaser fueron maravillosos ,con Terrana y Smolsky .Pero ,joder ,SON Rage ,siguen siendo Rage ,y eso es fantástico

  4. Coincido bastante con la crítica del disco que hace Alejandro Alapont. Después de escuchar el disco, el cual comienza bastante bien, con fuerza y buenos temas. A partir de la mitad del disco, en mi humilde opinión y como bien comenta el reseñista, el disco decae un poco, temas sin ser malos pero me parecen algo planos. “Let Them Rest in Peace”, de las que más me ha gustado, buen riff, buenas voces y un buen trabajo a la batería por parte de Vassilios. “Chasing the Twilight Zona”, otro tema salientable que junto con “Tomorrow” me parecen los mejores cortes. Que quedo con la producción del plástico y con que siguen siendo Rage.
    Saludos!!!!

  5. Como fanático desde hace más de 20 años de la banda, he de decir que poco o nada pueden editar que nos llame la atención. Me conformo con que no se arrastren y caigan en casos tan pobres como en lo que han derivado Running Wild o Gamma Ray…

    Pese a todo, me sorprende leer lo referente al tema “Shine”, cuando justo ese me ha parecido de los más acertados.

    En fin, que se nos acaba el Metal, amigos, que los grandes no se van reinventar y los nóveles no tienen el apoyo para brillar como se alcanzaba antaño.