Inicio Conciertos SWEDEN ROCK FESTIVAL – Crónica y Fotos del Miércoles 5 y Jueves...

SWEDEN ROCK FESTIVAL – Crónica y Fotos del Miércoles 5 y Jueves 6 : DEF LEPPARD, SLAYER, SKID ROW, AMON AMARTH, JOE LYNN TURNER, etc…

0
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
ROCK N ROCK - ROCK FEST BARCELONA 2019
LEYENDAS DEL ROCK 2019
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
ROCK N ROCK - ROCK FEST BARCELONA 2019

LEYENDAS DEL ROCK 2019
Madness Live!
Madness Live!
Madness Live!

 

SWEDEN ROCK FESTIVAL 2019

Miércoles 5, Jueves 6, Viernes 7 y Sábado 8 de Junio 2019 – Norje – Suecia

Miércoles 5

SKID ROW + DEATH ANGEL + JOE LYNN TURNER + GATHERING OF KINGS

+ DEMON + OZ + Rock På Svenska + JAMES HOLKWORTH AND THE COOLBENDERS

Jueves 6

SLAYER + DEF LEPPARD + AMON AMARTH + LUCIFER + KROKUS + THREE DAYS GRACE

Un año más, y por cuarto consecutivo, peregrinamos devotos a uno de los festivales más auténticos, diferenciales y especiales a su manera del mundo, el primer grande del año, el que según mi parecer da el pistoletazo de salida a la temporada festivalera veraniega y donde casi siempre se puede ir ya escudriñando lo que nos va a caer por nuestras tierras en los meses venideros, tras ROCK THE COAST y cuando lleguen, RESURRECTION FEST, ROCK FEST BARCELONA o LEYENDAS DEL ROCK, en lo que a muchas de sus bandas se refiere.

Cualquiera que haya visitado el festival, ubicado en el la pequeña localidad de Norje, en la costa sur de Suecia, bañado por el Báltico, o si has leído cualquiera de nuestras crónicas a lo largo de los años, sabe que el festival mantiene su formato año tras año desde hace muchísimo tiempo, un concepto que, a diferencia de otros festivales europeos, más masificados, hace que sea una cita mucho más familiar, y a la vez permite disfrutar de las bandas de un modo más relajado, más cercano, pero también algo más frío, por el propio carácter de los escandinavos, que son quienes en su mayoría acuden al festival. Este año no obstante se rozaron los 38.000 asistentes diarios, una cifra récord para la organización, algo que se notó incluso en la jornada inaugural del miércoles, que a pesar de que tenía un cartel algo más flojo que en otras ediciones estuvo muy poblada, imagino que también por ser víspera del día nacional de Suecia.

En líneas generales, puede hablarse sin miedo de éxito en el balance general de la edición de este año. Sin ningún miedo, y no exentos de dificultades. Mismo formato, 4 días, 4 escenarios, y horas y horas de ‘hard rock’ y ‘metal’ que volvieron a llevarnos hasta la extenuación, en una ‘festival area’ fantástica, amplia, plagada de puestos tanto de comida como de todo tipo de pasatiempos y merchandising, como cada año, y un acceso con altas medidas de seguridad pero ágil y no demasiado tedioso, salvo el Jueves por la mañana, cuando se formaron muchas colas para ver a BLAZE BAYLEY y a LILLASYSTER hacer su show especial por el día de Suecia, con la interpretación del himno y demás, algo ya tradicional que cada año lleva a cabo una banda sueca distinta.

El tiempo acompañó en lo que a la lluvia se refiere. Tan sólo el viernes por la mañana, antes de comenzar los conciertos, hubo una gran tormenta con aparato eléctrico que pasó pronto y que no llegó a afectar al desarrollo normal de la jornada, aunque hubo amenaza, que quedó en nada. Eso sí, la primavera sueca nos volvió locos con su intenso sol intermitente, y con su fresco cuando este se escondía…

En cuanto a incidencias, hay que destacar que este año las cancelaciones fueron más crueles que nunca con la cita sueca. Pocos días antes del comienzo del festival, ANNIHILATOR cancelaban su aparición, prevista para el sábado, siendo sustituidos rápidamente por UNLEASHED, pero lo gordo llegó el propio sábado, cuando poco antes del concierto de RITCHIE BLACKMORE’S RAINBOW nos enteramos de que BEHEMOTH tenían que cancelar debido a problemas con los vuelos, y siéndoles imposible llegar a tiempo para su actuación.

Fue un palo gordo, primero porque era plato fuerte del día y el broche de oro al festival, y segundo por la poca capacidad de reacción que dejaron. Aun así, la organización suplió su ausencia con un concierto especial de los tunecinos MYRATH, que ya habían tocado ese día, que a la postre acabó siendo apoteósico. No hay mal que por bien no venga…

Fotos: Emilio Sanz

Miércoles 5 de Junio:

La jornada inaugural nos la tomamos como cada año un poco de calentamiento, al permanecer el escenario principal cerrado (Festival Stage) y también uno de los otros 2 escenarios más grandes, el Rock Stage. Decir que, en líneas generales, fue un día quizás con más sombras que luces, principalmente por el defectuoso sonido que nos estuvo persiguiendo casi durante toda la jornada, hasta bien entrado el concierto de DEATH ANGEL, y al que personalmente no encuentro explicación ni precedentes. Además como anticipaba, fue una jornada inicial sensiblemente más masificada que en años anteriores, lo que hacía presagiar que la de este año iba a ser una edición movida.

Empezábamos el día ya desde bien temprano, con un JAMES HOLKWORTH AND THE COOLBENDERS que ya congregaban a un buen número de paisanos en el 4Sound Stage con su ‘country’ de letras cachondas y profundas raíces clásicas, cantado en inglés. Fue un concierto muy divertido, corto, pero que sirvió para darle un poco de buen rollo al comienzo del festival y también para darle un poco de variedad estilística también, en unos registros que no son lo habitual en el Sweden.

Tocaba cambiar en ese momento y visitar por primera vez este año el Sweden Stage, un escenario que nos suele dejar recuerdos imborrables, para presenciar uno de esos conciertos especiales que sólo el festival puede ofrecer: Rock På Svenska – En hyllning till Strängen. ¿Y qué es eso? Se trataba ni más ni menos del título del disco póstumo en solitario de Robert Dahlqvist (THE HELLACOPTERS, DUNDERDAGET), quien falleciera en 2017. La idea era épica, interpretación del disco a modo de homenaje, con los miembros de la banda e invitados especiales, y repaso a otros temas de sus otras bandas, incluyendo THE HELLACOPTERS; pero desde el comienzo nada funcionó. Y cuando digo nada, es nada. La banda no sonaba, los temas, flojos como ellos solos, tampoco, y la calidad del sonido dejó muchísimo que desear desde que comenzó hasta que decidimos desistir hacia el cuarto tema o así. Con la apoteósica actuación de THE HELLACOPTERS en el KRISTONFEST de Madrid hacía pocas semanas no había que arriesgar, yo ya había visto bastante… Era el momento de reponer fuerzas, comer, y dirigirse raudos de vuelta al 4Sound…

Era el momento de perder la cabeza con unos OZ que desde su vuelta en 2010 han editado 2 trabajos muy dignos, y que salvo su presencia en Murcia, en Espectros, se nos antojaba muy complicado de ver en España o fuera de un festival de heavy metal ‘underground’.

Había ganas, y cuando comenzaban con “Fire In The Brain” la adrenalina se disparaba, pero solo hasta descubrir que aquello no sonaba. Sonido muy difuminado, pobre, sin presencia de las guitarras, con una banda dándolo absolutamente todo, especialmente Vince Kojvula, su joven vocalista, pero sin llegar a matar en ningún momento.

Y ese sería un poco el resumen del concierto al completo… La banda finesa afincada en Suecia centró más de la mitad de su show en temas de sus dos últimos trabajos tras el parón, “Burning Leather” y “Transition State”, lo cual no es problema porque son trabajos muy dignos, pero en ningún momento me transmitieron esa quemazón y ese hervir de sangre de sus LP`s. El final fue pira impotencia, “Black Candles”, “Turn The Cross Upside Down”, “Bone Crusher” y el puñetero “Search Lights”, y que no había manera de que aquello sonase en condiciones. Y con esas se fueron…

Seguíamos con la tarde de ‘heavy metal’ en cascada para recalar en el Sweden Stage de nuevo, donde DEMON rápido comenzaban con “Night Of The Demon” para iniciar la ceremonia, despertando al público sueco por primera vez en la tarde.

Sonido correcto, aunque tampoco para tirar cohetes, que afectó mucho menos al disfrute de un gran concierto como el que se marcó la veterana formación inglesa, con una vistosa puesta en escena, muchísimas tablas, el componente visual de Dave Hill ataviado con cuernos y sotana (después de “Night Of The Demon solo sotana), y sobre todo un repertorio netamente clásico donde la banda repasó “Unexpected Guest” casi al completo, que ocupó su actuación casi entera, junto con algún otro tema de “Night Of The Demon” (cerrarían con “One Helluva Night” después de “No More Hell On Earth” y “Don’t Break The Circle”, muy coreada también).

Una delicia disfrutar de la maestría a las guitarras de Paul Hume y David Cotterill, en un concierto con un saborazo clásico fabuloso que sólo hubiera mejorado con un sonido más nítido y con más decibelios, algo que arrastraríamos toda la tarde.

Siendo la nueva ‘superband’ más sonada de lo que va de año, y además suecos, parecía claro que GATHERING OF KINGS tenían que estar en el SWEDEN ROCK FESTIVAL 2019. “First Mission” nos encantó a finales de Enero, y poder ver al grupo en su primer concierto, frente a su público, casi con todos sus vocalistas, y además siendo grabado para DVD, fue una verdadera pasada, lo mejor del miércoles sin lugar a dudas.

Por primera vez en el 4Sound el sonido acompañó y todo sonó como debía, con esa magia y elegancia que desprende el disco, en un concierto hiper dinámico, con cambios del vocalista en cada tema, tremendamente épico, y que se nos pasó en un suspiro.

Me gustó ver a Apollo Papathanasio (FIREWIND) en un gran estado de forma (vocal), a un Rick Altzi mandando, a un Björn Strid (TNFO, SOILWORK) en plan estelar, y en general a una banda volcada en cuajar el concierto de sus vidas, que como digo fue de lo mejor que pudimos ver en la tarde de la jornada inaugural. La banda interpretó su citado primer trabajo íntegro, sin cortes, y además el single “Heaven On The Run”, de reciente edición.

El sol iba retirándose poco a poco a sus aposentos cuando nos dirigíamos al Sweden Stage, donde de camino ya se veía la enorme cantidad de gente que se congregaba para ver a un queridísimo JOE LYNN TURNER. Era sin duda uno de los momentos del día, y para ser sincero no tenía muy claro qué esperar del veterano vocalista, a quien hacía muchos años que no tenía ocasión de ver en directo.

Sin telón de ningún tipo, sus músicos interpretaban a modo de intro el “Over The Rainbow”, igual que harían los propios RAINBOW en la jornada del sábado, para después salir Joe a matar con un “Death Alley Driver” que sonó más que correcto, haciendo gala de un nivel vocal muy solvente, razonablemente por encima de mis expectativas, y con una joven banda (miembros de DYNAZTY) que cumplieron con sobresaliente alto.

Fue un concierto sin alardes de tipo visual, de rock desnudo y clásico, donde los temas de RAINBOW de la etapa del vocalista (no todos) fueron los verdaderos protagonistas, además de un par de guiños a YNGWIE MALMSTEEN, a “Odyssey”, muy bien recibidos, especialmente el “Rising Force”. Me gustó especialmente disfrutar en directo de temas que hoy en día de no ser por Turner estarían un poco en el olvido, temas como “Power” por ejemplo, que vino después, “Street Of Dreams”, “Spotlight Kid”… Muy buen estado vocal el de JOE LYNN TURNER, y concierto realmente ameno con menos problemas de sonido que con anterioridad, aunque todavía sin alcanzar ese nivel de excelencia de otras ediciones.

Echaba ya de menos a aquella hora de la noche algo de acción, algo de tralla, y DEATH ANGEL suelen ser sinónimo de adrenalina y de ‘thrash metal’ de alto octanaje. Presentaban “Humanicide”, recién editado, aunque fue con “Thrown To The Wolves” con el tema con el que comenzaron, del ”The Art Of Dying”, y el sonido otra vez dejaba un mundo que desear. Disperso, como lejano, y totalmente alejado de lo que habitualmente es una verdadera bofetada en mitad de la cara, sonaba “Voracious Souls” y la sensación de impotencia era casi tan grande como la ambición con la que Rob Cavestany salía a devorarnos vivos. No había manera.

La sensación de quiero y no puedo se fue dispersando hacia el ecuador de su show, cuando como por arte de magia aquello se fue recuperando, dándonos todavía tiempo a disfrutar de auténticos cañonazos como la propia “Humanicide”, el “Mistress Of Pain” o “The Ultra-Violence/ Kill As One”, que finalmente nos dejó una buena sensación a pesar de todos los problemas.

Los encargados de cerrar la primera jornada del festival eran unos SKID ROW que tenían repleto el Sweden Stage para cuando, después de cenar, nos acercábamos a verles con cero prejuicios y toda la curiosidad del mundo. La banda de Dave Sabo, ZP Theart (ex – DRAGONFORCE) y compañía nos cogió por sorpresa, y nos dio un revolcón muy serio en un concierto mucho más que serio, donde SKID ROW demostraron estar muy pero que muy vivos y, ya que lo de editar nuevo material todavía no parece entrar en sus planes, al menos poder ser más que capaces de revivir tantos y tantos buenos temas que todo amante del ‘hard rock’ echa(mos) de menos.

Salieron a degüello con “Slave To The Grind”, con un ZP aceleradísimo, que se comía un escenario engalanado como en ningún otro concierto el miércoles, con un gran telón a modo de ‘graffitti’ con el logo del grupo y 2 ‘rollups’ con la bandera de los E.E.U.U. del “United World Rebellion – Chapter One” a ambos lados del escenario, donde todo lo que ocurría ocurría a la velocidad de la luz. Llegaba sin mediar palabra “Sweet Little Sister”, y la fiesta no paraba, y así seguiría prácticamente durante todo el concierto, que fue eso, una gran fiesta. En cuanto a ZP, decir que cumplió, aunque se le vió sufrir en algunos tonos altos donde salía del paso desgarrando, especialmente en “I Remember You”.

Ví a una banda muy compenetrada a pesar de los años, con una dupla a la guitarra con Scotti y Sabo muy sobrados y compenetrados, y un Rachel Bolan metidísimo y muy participativo. Por ponerles un pero, volver a destacar que al sonido se le podía haber sacado mucho más partido, y que el repertorio, aunque enfocadísimo al disco homónimo y a “Slave To The Grind” para regocijo de los más veteranos, podría haber estado algo mejor repartido, ya que nos dejó una primera mitad de show increíblemente intensa y una segunda más pausada en líneas generales. Aún así, para mí la sorpresa, sí es que se les puede calificar como tal, de un miércoles que nos dejaba.

Setlist SKID ROW:

  • Slave to the Grind
  • Sweet Little Sister
  • Get the Fuck Out
  • Big Guns
  • 18 and Life
  • Piece of Me
  • Livin’ on a Chain Gang
  • Ghost
  • Psycho Therapy (Ramones cover)
  • I Remember You
  • Monkey Business
  • Makin’ a Mess
  • We Are the Damned (bis)
  • In a Darkened Room (bis)
  • Youth Gone Wild (bis)

Jueves 6 de Junio:

La mañana del jueves fue la de los atascos y las aglomeraciones. Era el día nacional de Suecia, y las colas para acceder a ver a BLAZE BAYLEY y a LILLASYSTER (encargados de celebrar el día nacional de Suecia) eran considerables. Pero lo peor no estaba en los accesos al festival, sino en el acceso a Norje por la carretera vieja de Sölvesborg, donde nos atraparon 5km de atasco que nos retuvieron una hora y media, y que nos hicieron perdernos a BLACKBERRY SMOKE, entrando ya con THREE DAYS GRACE al recinto, quienes congregaban a un buen número de gente ya a esas horas del mediodía. La banda de Adam Gontier, que volvió con nuevo LP el año pasado, no es la típica banda que uno suele encontrarse en el cartel del SRF, pero aun así su concierto fue increíblemente enérgico y movido, y la gente lo pasó realmente bien con temas como “The Mountain”, “Pain”, o clásicos que la gente coreó y mucho como “I Hate Everything About You” o “Riot”, que fue un fiestón al final.

Daban las 4 en punto de la tarde, y con un solazo de justicia llegaban KROKUS para catapultar la tarde como un cohete en un Festival Stage que les hacía y les hizo toda la justicia. Enorme conciertazo el de la formación liderada por Marc Storace, y primer concierto en el que, de verdad, las guitarras sonaban como tenían que sonar y, en general, el sonido fue lo que tiene que ser un concierto de rock o heavy metal, sin paliativos.

La banda Suiza no tomó prisioneros, y apoyados en las tres guitarras de Fernando von Arb, Mandy Meyer y Marc Kohler, cuajaron como digo un concierto prácticamente perfecto donde disfrutamos de unos KROKUS en un estado de forma realmente envidiable, sobrados de actitud y clavando los temas de un ‘setlist’ bastante variado, donde quizás yo me habría ahorrado las dos versiones (“Rockin’ In The Free World” y “American Woman”), y hubiera metido un “Ballroom Blitz” o algún otro clásico que se quedó fuera. Esto iba cogiendo forma…

En el solapamiento entre ARCH ENEMY y LUCIFER decidimos decantarnos por los segundos, que nos ofrecían un rollo más clásico (retro) y más acorde con lo que veníamos buscando en la cita sueca, además de menos masificación, obviamente. La banda de Johanna Sadonis y Nicke Andersson editó en 2018 uno de los mejores trabajos del género rock/ psych/ 70’s, y son ya una formación muy pero que muy a tener en cuenta en la paleta europea, algo que demostraron sobradamente en el Sweden Stage, que aunque estaba bastante justo de gente en comparación con otros conciertos, fue escenario de un buenísimo concierto por su parte donde Johanna y la banda al completo deslumbraron por su maestría y eficacia.

Buen sonido, y un telón realmente tétrico que mostraba un cementerio fueron todas las armas de la banda para hacernos presa de esa atmósfera tétrica que dan en directo. Empezaron muy ‘doomies’, primero con “Faux Pharao”, el tema más de la escuela Sabbath de su segundo LP, y despuñes con “Eyes In The Sky”, un tema también muy introspectivo y lento, que sentaba las bases de lo que la banda quería. Con “Dreamer” la banda fue arrojando un poquito de luz al ‘setlist’, y con “Phoenix” se cambiaron ya las tornas completamente dejando paso a un tema mucho más rockero y menos oscuro, algo que se perpetuó con ese gran ‘cover’ de su “II” de los ROLLING, “Dancing With Mr. D”, enlazado sorpresivamente con otro cover, un brutal “Snowblind” de BLACK SABBATH. Quiero destacar por encima del resto la presencia de Nicke a la batería, que le da un rollo enorme al grupo, e incluso por encima, a un Linus Björklund que además de un fabuloso guitarrista es un corista de otra división. Hacia el final del concierto, su ‘cover’ de “Bomber” puso todo patas arriba, antes del “California Son”, que fue el broche de oro a un auténtico conciertazo, en el que Johanna estuvo pletótica, y la banda a un nivel altísimo.

Era el momento del primer plato fuerte del día con permiso de ARCH ENEMY y por supuesto de SLAYER, y sin duda uno de los momentos más esperados del festival, unos AMON AMARTH jugando en casa, presentando su nuevo “Berseker”, con el gigante Festival Stage para ellos, con todo el montaje. ¿Qué podía salir mal? Nada.

Los de Johan Hegg salieron con sed de sangre con “Pursuit Of Vikings”, en medio de un escenario con un telón que nos situaba en medio del mar tormentoso, 2 runas (ansuz) a ambos lados del escenario, y un yelmo gigante con cuernos sobre el que se situaba la batería de Jocke Wallgren. Ya desde el comienzo, el fuego no cesó de abrasar el escenario de unos AMON AMARTH que con “Deceiver Of The Gods” y con “First Kill” tenían ya al público sueco a su entera merced, y de ahí en adelante todo fue espectáculo, sudor y pasión por estos vikingos que cada día son más grandes.

Como siempre digo, el grupo funciona sobre el escenario engrasadísimo, enormemente coordinado, y tanto Johan Hegg, como Olavi, como Ted al bajo, como Johan Söderling son una verdadera piña, interactuando entre ellos de forma constante y transmitiendo una camaradería y una fuerza que son parte integrante del espectáculo que el grupo ofrece, que es uno de los mejores que uno puede ver hoy en día en un concierto de metal. Encima el sonido acompañó (vaya que si lo hizo), y sonaron como un cañón rabioso que nos atravesó de lado a lado. "Asator" fue un baño de fuego, como “Death In Fire”, y en “Shield Wall” además entraron en escena dos figurantes ataviados con escudo a ambos lados del escenario que le dieron un rollo aún más auténtico.

Hacia el final, “Guardians Of Asgard” fue de nuevo fuego en su máxima expresión, para continuar con “Raise Your Horns”, con Johan brindando con su cuerno, y terminar después con “Twilight Of The Thundergod”.

Quizás hoy en día echo de menos más temas de los primeros trabajos del grupo, que se están viendo relegados en sus setlist por temas de trabajos más nuevos, aunque ello también es significativo de la buena marcha del grupo y del buen funcionamiento de sus trabajos más recientes. No se le puede poner ningún pero a un auténtico recital, donde la banda rompió moldes, y puso el listón en el Valhalla.

Setlist AMON AMARTH:

  • The Pursuit of Vikings
  • Deceiver of the Gods
  • First Kill
  • The Way of Vikings
  • Asator
  • As Loke Falls
  • Crack the Sky
  • Legend of a Banished Man
  • War of the Gods
  • Death in Fire
  • Shield Wall
  • Raven’s Flight
  • Guardians of Asgaard
  • Raise Your Horns
  • Twilight of the Thunder God

Tras un ratito para descansar, comer algo, y terminar de ver al complete la zona del festival y sus infinitos puestos y distracciones (en detrimento de Black Jack y sus TENACIOUS D y de DEADLAND RITUAL), era momento de reencontrarse con el primer cabeza de cartel como tal de este año, unos DEF LEPPARD de quienes ya disfrutamos en la edición 2015, y que volvían 4 años después sin novedad discográfica alguna, y con la única promesa de mejorar un concierto agridulce como fue el de aquel año rememorando la pila de himnos de una década como la de los 80’s de la que fueron, son y serán santo y seña. Lo cierto es que su descarga de este año poco o nada tuvo que ver con la de entonces, empezando por el sonido, que esta vez fue mucho más potente que el de entonces, especialmente la batería de Rick Allen, TAN importante siempre en un concierto de LEPPARD, y la voz de Joe Elliot, a quien vi muchísimo mejor vocalmente (en los tonos más altos le sigue costando mucho), acertado y más cómodo en líneas generales, lo que también creo que se contagió al grupo, que se mostró más seguro y algo más comunicativo con un público que les adora.

Comenzar con “Rocket” primero, y continuar con “Animal”, ya es sinónimo de que la cosa va a ir bien. La banda británica comenzó fuerte, como decía sonando bien, y con un montaje que también lo recuerdo mejor que el de entonces, con una gran pantalla led de telón donde se pasaban constantemente videos en función del tema que fuera cayendo, con Rick Allen situado en una plataforma con la que también interactuaba Joe ocasionalmente. “Let It Go” calmó un pelín las emociones, que volverían a dispararse de nuevo con “Foolin’”, y después nada menos que con “When Love And Hate Collide”, y con “Let’s Get Rocked” y “Armageddon It” después. Un sueño. Prácticamente nos habíamos comido la mitad del concierto, y parecía que el tiempo transcurría al doble de velocidad… Mencionar por cierto que, a diferencia de la vez anterior, ví a un Vivian Campbell más en segundo plano, algo más timorato, dejándole a Phil Collen más protagonismo en escena, donde el peso de todos modos recae principalmente en un Joe Elliot muy activo, más que otras veces.

Tras el cover ya clásico de “Rock On”, vino el momento de guitarra acústica con “Two Steps Behind”, seguido de “Man Enough” primero, y de otro pico del concierto, el vivido con “Love Bites” y “Bringin’ On The Heartbreak”. Después vino “Switcg 625”, un tema que sobró claramente (ahí un “Make Love Like A Man” y se coronan), para después comenzar la traca final. “Hysteria” primero, con homenaje a David Bowie y su “Heroes”, para cerrar la primera parte con “Pour Some Sugar On Me”, con la fiesta en lo más alto. Los bises no desmerecieron, primero con un “Rock Of Ages” donde a Joe ya le costaba notablemente, y después un “Photograph” que nos puso los pelos como escarpias…

Un muy buen concierto en líneas generales, de una banda veterana, sí, pero que todavía tiene mucho que ofrecer al menos sobre un escenario. Que nos duren muchos años…

Setlist DEF LEPPARD:

  • Rocket
  • Animal
  • Let It Go
  • Foolin’
  • When Love & Hate Collide
  • Let’s Get Rocked
  • Armageddon It
  • Rock On (David Essex cover)
  • Two Steps Behind
  • Man Enough
  • Love Bites
  • Bringin’ on the Heartbreak
  • Switch 625
  • Hysteria (con cameo de ”Heroes” de David Bowie)
  • Pour Some Sugar on Me
  • Rock of Ages (bis)
  • Photograph (bis)

Daban las 00 de la noche, cuando conseguíamos a duras penas acceder a una ubicación decente en el Rock Stage, absolutamente anegado de gente para tratarse del SRF y las horas que eran. Eran SLAYER, y su (supuesta) última vez en Suecia bien lo merecía.

Al filo de la medianoche caía de golpe el telón que la banda tenía superpuesto, con 2 fogatas a ambos lados del escenario y el logo del grupo gigante, justo con el primer guitarrazo de “Repentless”, dejando ver un gran telón de fondo que anunciaba tormenta y 2 águilas con el pentagrama y el logo de la banda a ambos lados también. Literalmente el escenario ardía, y así permaneció durante hora y media, en un espectáculo de violencia y llamas sin precedentes. “Evil Has No Boundaries” nos mandó de una patada en la espalda a 1983 con un sonido bastante bueno, aunque eso sí, algo falto de potencia de la mesa de sonido hacia atrás, mientras que con “World Painted Blood” volvieron la velocidad y las llamas.

Ví una banda en un estado de forma excelente, a un Tom Araya más fino que otras veces, sin barba, exigiéndose a sí mismo más que nunca, a un Kerry King un poquito más tapado pero asesino como siempre, y a un Gary Holt que sigue siendo una pieza muy importante en los directos de SLAYER, aunque nunca llegue a pertenecer a la banda de pleno derecho, digamos. “War Ensamble” fue el primer momento gordo de la noche, con una demostración de pirotecnia exagerada hasta en forma de anticristos, que se repetirían después en algún otro tema importante como en “Rainning Blood” por ejemplo, que fue la locura musical y visual que todos esperábamos. La banda no paró, salvo en un par de ocasiones brevemente, por lo que el concierto dio para que se repasase de un modo muy amplio todo el catálogo del grupo de un modo generoso, incluso con hueco para temas menos habituales o que hace tiempo dejaron de serlo, temas como “Gemini” por ejemplo, del “Undisputed Attitude” o “Payback”, de “God Hates Us All”.

Hubo ‘mosh’ del bueno, un recurso escaso en SRF, y el apoteósico final con “Angel Of Death”, con el escenario ardiendo literalmente, creo que resumió bastante a las claras lo que es hoy en día esta banda y lo que ha sido desde sus inicios.

No sé si habrá sido la última vez  que les veo sobre un escenario; sinceramente, me cuesta trabajo creerlo, pero de ser así, honestamente, creo que puedo morirme tranquilo…

Setlist SLAYER:

  • Delusions of Saviour/ Repentless
  • Evil Has No Boundaries
  • World Painted Blood
  • Postmortem
  • Hate Worldwide
  • War Ensemble
  • Gemini
  • Disciple
  • Mandatory Suicide
  • Chemical Warfare
  • Payback
  • Temptation
  • Born of Fire
  • Seasons in the Abyss
  • Hell Awaits
  • South of Heaven
  • Raining Blood
  • Black Magic
  • Dead Skin Mask
  • Angel of Death

Texto: Jorge del Amo Mazarío (Jorge_del_amo@rafabasa.com)

Fotos: SWEDEN ROCK FESTIVAL

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.