Inicio Conciertos LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y fotos del Jueves (segunda parte) con...

LEYENDAS DEL ROCK – Crónica y fotos del Jueves (segunda parte) con NIGHTWISH, WARCRY, SAUROM, ANKHARA, BONFIRE, WATAIN, XTASY, etc

7
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
PACO VENTURA - Madre Tierra

 

LEYENDAS DEL ROCK

BELPHEGOR + NIGHTWISH

+ PICTURE + WATAIN + BONFIRE + WARCRY

+ ANKHARA + SAUROM + XTASY

Jueves 9 de Agosto de 2018 – Polideportivo Municipal – Villena – Alicante

BELPHEGOR

Justo después de la puesta de sol era un buen momento para encaminar nuestros pasos hacia el escenario Mark Reale para presenciar en primera persona el oscuro ceremonial que venían a ofrecernos BELPHEGOR. Los austriacos comandados por Helmuth se han convertido en una de las bandas más longevas y respetadas dentro de la escena extrema europea, y su descarga en el LEYENDAS así lo rubricó.

Se hicieron de rogar, tal vez demasiado, ya que a la hora prevista para el arranque del show sus “pipas” todavía estaban dando los últimos retoques al montaje escénico. Así que esos veinte minutos de retraso acabaron impacientando a un público que silbó y se quejó de forma airada e insistente. Pero cuando Helmuth y sus acólitos aparecieron en escena para dar el pistoletazo de salida a su oscuro ritual con “Sanctus Diaboli Confidimus”, todo quedó olvidado, y la gente pareció disfrutar al máximo.

Durante la primera parte del show los austriacos centraron su objetivo sobre las composiciones de su última entrega “Totenritual”, de modo que no se dejaron en el tintero cortes  como “Totenkult- Exegesis Of Deterioration”, con una fantástica labor a las voces de apoyo del bajista Serpenth; “Devil´s Son”, o la inquietante “Swinefever- Regent Of Pigs”, presentada por Helmuth con los brazos cruzados mientras nos miraba desafiante.

Pero, evidentemente, los momentos más calientes, intensos, e infernales de la descarga de los austriacos estuvieron reservados para piezas imprescindibles en su discografía como “Belphegor-Hell´s Ambassador”, o la irreverente y lasciva “Lucifer Incestus”, que daba título a su tercer trabajo de 2003.

Una última mirada sobre la obra  que publicaron el pasado año sirvió como excusa para que recuperaran “Baphomet”. Mientras que la encargada de poner el colofón definitivo al show fue “Gasmask Terror”, que los austriacos tocaron sólo con sonido de monitores y mientras el equipo técnico desmontaba parte del escenario, ya que se habían pasado de tiempo. Y es que al final ese retraso inicial de veinte minutos nos impidió ver en condiciones el show completo de BELPHEGOR.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver

 


 

NIGHTWISH

Los liderados por Tuomas Holopainen triunfaron en LEYENDAS DEL ROCK. Y mira que tenía mis dudas tras ver la retrasmisión de su concierto en Wacken que vi  por internet, donde no me terminaron de convencer, y donde noté a una Floor no muy fina, ni  afinada.  Pero en Villena estuvieron implacables, muy bien.

Con un montaje especial, sencillo, pero bonito y basado en la pantalla gigante trasera donde proyectaron muy acertadas imágenes, NIGHTWISH se presentaron ante un público deseoso de disfrutar y que llenó el campo de fútbol para verlos.

El sonido estuvo bien, mejorable, pero potente y ecualizado, las luces sublimes y la banda eminente, incluidos Tuomas y Floor.

El concierto empezó de lujo con un pomposo y señorial "End of All Hope" el tema del álbum "Century Child" con Floor cantando muy bien, simpática, encantadora…Y una banda a la altura, con Marco Hietala como co-protagonista a los coros, segunda voz y bajo de doble mástil que estuvo estupendo y embutido en su falda de cuero negro.

“Wish I Had an Angel” enloqueció al público. La banda la interpretó muy bien, con especial trabajo de Floor, muy implicada y cantando de manera muy acertada y un Marco que en sus partes vocales le dio su notable personalidad.

Con el termómetro de emoción a tope, tocaron tres temas “menos populares” pero que a mí me encantaron: el pomposo “10th Man Down”,  recuperado de su EP “Over the Hills and Far Away “, con notorio trabajo de teclados y  coros,  un portentoso “Come Cover Me” de “Wishmaster”  y “Gethsemane”, de su mítico “Oceanborn “.

En el single y melódica/comercial “Elan”  la labor de Holopainen, pero sobre todo Troy Donockley fue destacable, así como la ternura y clase de Floor, quien cantó de lujo. La inclusión en el grupo de éste ha sido muy acertada y le da a NIGHTWISH ese ingrediente que Tuomas quería, ese sabor celta que últimamente destaca en muchas de sus canciones.

Y llego otra sorpresa de “Oceanborn”: “Sacrament of Wilderness”, con unas guitarras de Emppu Vuorinen muy heavies, y un trabajo clásico de teclados de Tuomas de mucho nivel. Me ha faltado decir que el batería Kay Hahto tocó espléndidamente todo el concierto, quede claro.

Una muy acertada “Amaranth” levantó otra vez los ánimos del público, con Floor encantadora, melódica y muy participativa con movimientos y sonrisa en ristre.

El concierto siguió con la para mi buenísima “I Want My Tears Back” de “Imaginarium” donde la melodía, los ambientes celtas y la magia se apoderaron de todos. Floor fue delicada y maravillosa, cantando muy bien, y dejando a Marco Hietala su también papel protagonista a nivel vocal. Troy Donockley estuvo ilustre.

Y otro tema de “Oceanborn”: “Devil & the Deep Dark Ocean”,  con un gran riff de Emppu  y un potente trabajo de batería de Jukka, dio paso al comercial, precioso y magnífico “Nemo” que todo el mundo entonó, ante la magia suprema que nos trasmitió la banda.

El gran riff de “Slaying the Dreamer” nos volvió a levantar. El melódico tema de “Century Child” me encantó.

El final se iba aproximando, por lo que Tuomas y compañía tiraron de dos de sus temas más pomposos y ricos en armonías y arreglos: “The Greatest Show on Earth (Chapter II: Life; Chapter III: The Toolmaker)”, que fue sublime de principio a fin instrumental y vocalmente hablando y el ultimo “Ghost Love Score”, una de las canciones de “Once” que particularmente más me gustan de los NIGHTWISH contemporáneos, con toda la banda triunfal y Floor superlativa.

En mi opinión uno de los mejores conciertos de NIGHTWISH de los últimos tiempos.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

PICTURE

Una de las cosas que más me gusta de eventos como el LEYENDAS es que se puede disfrutar de una banda archi conocida que vende millones de discos en todo el mundo como MR. BIG para al poco rato pasar a hacerlo con la misma intensidad de otra anclada en el underground como los holandeses PICTURE. Una banda que  ya sabía lo que era tocar en el festival alicantino y que en su momento a mediados de los ochenta gozaron de cierta repercusión en España por la distribución en nuestro país de alguno de sus primeros trabajos. En cualquier caso no pasaron mucho más allá de los expositores de las cintas de cassette y terminaron por convertirse en un pequeño grupo de culto que, por lo que pudimos comprobar todavía mantiene un puñado de fieles que siguen su trayectoria.

Y a la vista del despliegue de ilusión, energía, actitud y buen hacer que desplegaron sobre las tablas del escenario Mark Reale, confirmando la buena impresión que ya me causaron tocando a unas horas intempestivas en el Sweden Rock Festival hace unos años, creo que no solo van a seguir manteniendo a sus seguidores sino que seguramente ganaron alguno más para la causa. Resulta gratificante y hasta emocionante ver como unos señores con más pinta de jubilados que deberían estar disfrutando de la playa en Benidorm, se plantan con sus canas y sus arrugas delante de un puñado de gente que en su mayoría casi ni habían nacido cuando empezaron a tocar a finales de los setenta, para ofrecer una hora de puro heavy metal ejecutado sin adornos ni florituras, pero con un más que notable nivel de intensidad y calidad, haciéndonos disfrutar de un concierto magnífico lleno de autenticidad.

Pues allí que se plantaron prácticamente la formación original con el carismático vocalista Roland Van Prooijen al frente, flanqueado por los guitarristas Jan Bechtum y Appie De Gelder (único incorporado recientemente al grupo), conformándose la base rítmica con el bajista Rinus Vreugdenhil y el batería Laurens Bakker. Los cinco se marcaron un señor concierto en el que recordaron algunos de los temas más representativos de los primeros trabajos de la banda con especial incidencia en su disco más conocido “Diamond Dreamer” (1982), comenzando por la añeja “You’re All Alone” riff sencillo, estrofa sin complicaciones, y el encanto de la sencillez del sonido del grupo, con cierto regusto NWOBHM.

Se fueron más atrás aún para recordar su primer trabajo homónimo de la mano de “Get Back or You Fall” con especial presencia del bajo de Rinus, pasando a dar más protagonismo a las guitarras de Jan y del bigotudo Appie en la más cruda y macarra “Message From Hell” que nos hizo mover el cuello, relajándose luego un poco con la sinuosa “Night Hunter” que nos hizo levantar el puño al son de su claro estribillo, volviendo a acelerar con la machacona “No, No, No”.

A todo esto la gente cada vez más metida y participativa, palmeando y coreando en la arrogante “Nighttiger” con Roland bajando al foso saludando a las primeras filas derrochando simpatía y buen rollo, antes de llegar a uno de los momentos álgidos del show con la cadenciosa “Eternal Dark” que además de ser probablemente su tema más conocido el cantante también lo presentó como su favorito del grupo, y que alargaron con un reprise interactuando con los cuernos arriba. Nuevo acelerón con “Heavy Metal Ears” también muy bien recibida, al igual que la motivante “Diamond Dreamer” en clave más hard rockera y también acompañada por palmas.

Casi sin darnos cuenta llegamos a la recta final del show de los neerlandeses para encontrarnos con la guitarrera “Unemployed” donde la pareja de hachas creo una auténtica tormenta de riffs antes de dejar su momento de gloria a Laurens con un breve solo de batería, para cerrar definitivamente con “Lady Lightning”  en la que el señor Van Prooijen se subió por las estructuras laterales del escenario con una sorprendente agilidad mientras cantaba las estrofas del tema secundado por los coros y palmas de un personal entregado totalmente.

Gran final de fiesta para una magnífica actuación de unos señores que mostraron una energía que a veces se echa en falta en formaciones mucho más jóvenes, bien por PICTURE.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

WATAIN

Después de la luz siempre llega la oscuridad. Así que mientras muchos se retiraban hacia la zona de restauración para recuperar fuerzas y comentar tranquilamente la actuación de NIGHTWISH, los amantes de las sonoridades más oscuras y demoniacas tomábamos posiciones frente al escenario Jesús De La Rosa para convertirnos en testigos  de la infernal  liturgia que iban a impartir WATAIN.

La primero que llamó la atención fue lo cuidado de su decoración y montaje escénico, con varias banderolas repartidas por el escenario, velas, cruces invertidas…, algo que confería al escenario el aspecto de una sala de rituales  de una antigua sociedad secreta. En cuanto al juego de luces fue algo más discreto, limitándose a alternas luces rojas y azules, aunque todo ello estuvo aderezado por unas máquinas de humo que no dejaron de funcionar durante   todo el show.

Al igual que ya sucediera en anteriores ediciones del festival, cuando las sonoridades extremas se adueñan de los escenarios principales el nivel de afluencia de público disminuye notablemente. Pero los que deciden quedarse son conscientes de que van a disfrutar de una grata experiencia, ya que las bandas de estos estilos no suelen tocar en escenarios tan grandes y bien acondicionados.

Arrolladores, contando con un sonido cortante, sucio, y afilado, los suecos salieron a escena con el cuchillo entre los dientes, a por todas. Dispuestos a no hacer prisioneros y comandados por un expeditivo Erik “E” Danielsson que aferrado firmemente a su pie de micro desplegó toda la maldad contenida en viejas favoritas como “Stellarvore”, y la demencial “Devil´s Blood”, que arrancaba con el vocalista bautizando con sangre a los integrantes de las primeras filas.

Además de las constantes invocaciones al Maligno, tampoco faltaron la mezcla de velocidad y guitarrazos de esencia punkera que marcaron temas como la novedosa “Nuclear Alchemy”; ni las constantes arengas a sumarnos a la hermandad satánica durante el oscuro sermón que sirvió como presentación para “Malfeitor”. El agradecimiento por nuestra militancia en el  lado oscuro del metal llegó  con otra pieza de nuevo cuño “Furror Diabolicus”.

Con Hakan “H” Jonsson castigando inmisericordemente su kit se abría la segunda mitad del show dejando paso a una de las piezas más densas y corrosivas de su anterior trabajo “The Wild Hunt”: “Outlaw”. Si hasta este momento el material de su último redondo  “Trident Wolf Eclipse” había pasado bastante desapercibido, lo cierto es que “Sacred Damnation” y “Towards The Sanctuary” sirvieron para que los que todavía no las conocían pudieran deleitarse con sus apocalípticas cabalgadas marca de la casa.

El acto final del oscuro ceremonial que nos brindaron WATAIN estuvo reservado para el tormentoso e hiriente “Angelrape”,  y los destellos más melódicos y metaleros de “Waters Of Ain”. Quizás un poco de fuego hubiera dado otra dimensión al show de los suecos. Pero, en cualquier caso, WATAIN dejaron patente el porque son una de las formaciones más respetadas dentro de la escena extrema internacional.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver


 

BONFIRE

Breve descanso para refrescarnos tras la descarga de PICTURE y vuelta a la carga con otros clásicos de la escena hard rockera europea, aunque en este caso totalmente renovados con un solo miembro original en sus filas. Y es que más que de BONFIRE, casi podríamos hablar de la Hans Ziller Band, ya que el veterano guitarrista es el único que permanece al frente de la formación germana acompañado por unos músicos mucho menos conocidos con el joven vocalista Alexx Stahl (ROXXCALIBUR) como miembro más destacado de la alineación actual habiendo grabado ya dos discos en estudio con la banda, el discreto “Byte the Bullet” (2017) y el más recomendable “Temple of Lies” (2018).

Precisamente con el tema título de este último comenzaron su actuación tras una potente intro instrumental enlatada, sonando realmente contundentes y nítidos desde el inicio, mostrando un magnífico nivel tanto vocal como instrumental. El sonido de la banda se ha endurecido notablemente respecto al que nos tenían acostumbrados en sus comienzos ochenteros cuando nos dejaron clásicos de hard melódico que por supuesto no faltaron en el repertorio de esta noche.

El primero que cayó fue “Nevermind” con un poderosísimo Tim Breideband a la batería marcando su machacona cadencia, dejando espacio para los riffs del pintón guitarrista Fank Pané y del propio Ziller, perfectamente sustentados en la solidez que aportaba el bajo de Ronnie Parkes (REECE, SEVEN WITHCHES) y por supuesto con los coros tremendos como marca inconfundible de la casa.

Continuaron con una matadora y endurecida “Don’t Touch The Light” que daba título a su ópera prima y que sigue sonando perfectamente vigente con este nuevo barniz actualizado, de la mano de la poderosísima voz de Stahl que por momentos me recuerda a la de Johan Falberg. De hecho el sonido actual de BONFIRE me parece que ha evolucionado a lo que han hecho sus paisanos JADED HEART, quizá no tan metalero con ellos, pero con mucha más fuerza y filo, dejando menor protagonismo para los arreglos más melódicos, sin apenas teclados, y con mucho más peso guitarrero, pero manteniendo su gran clase y llegada.

Más temas actuales con “Stand or Fall”, otro de los temas destacados de su último disco que sonó matador, melódico y poderoso con su claro estribillo arriba reiterado, volviendo al recuerdo con la balada “You Make Feel” que sonó intensísima con una excelente interpretación por parte de todo el grupo.

No le fue a la zaga la afilada revisión de la hímnica “Sword & Stone” para recordar la banda sonora de la película Shocker, como preludio de “Praying 4 a Mircale” único tema que rescataron de su penúltima entrega “Byte The Bullet”, una de las que más recordó a los citados JADED HEART con unas grandes melodías de voz aleadas con incisivos ataques de guitarra.

A partir de aquí todo fueron maravillosos recuerdos para los temas más conocidos de la banda, comenzando por la ultra melódica y pegadiza “American Nights” recibida por las palmas del público que no paró de corear su estribillo, al igual que en la magnífica “Sweet Obssesion” con unos sobresalientes coros sobre la sólida pegada del batería Tim Breideband, para seguir con la más cañera “S.D.I.” y con la contagiosa “Champion” que siguió haciéndonos cantar, antes de rematar la faena con “Ready 4 Reaction” que sonó espectacularmente poderosa suponiendo un excelente colofón para un show sin fisuras de los alemanes combinando con acierto clásicos y actualidad.

Magnífico reencuentro con esta rejuvenecida versión de una banda a la que no la auguraba demasiado futuro pero que visto lo visto todavía pueden dar mucha guerra. Sin duda su show en el LEYENDAS está mi top 3 del festival.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

WARCRY

Lo bueno de un festival que alcanzaba este año la friolera de trece ediciones es que ya tiene sus propias tradiciones, algunas cosas sin las que la cita perdería parte de su encanto y esencia. Casi tan característico como el buen rollo entre la gente, o el inconfundible olor a panceta en los aledaños del escenario Azucena, es nuestra obligada cita anual con WARCRY.

A lo largo de estos años hemos visto a la formación asturiana presentando nuevos trabajos, acompañados de orquesta, etc,… Pero, personalmente, cuando más he disfrutado con ellos ha sido cuando nos han ofrecido lo que podríamos denominar “el clásico repertorio de festival”. Aunque en esta ocasión el montaje no fue tan rimbombante ni ambicioso, durante la actuación de los ovetenses  no faltaron el fuego, el humo, y, por supuesto, ese sentimiento de hermandad roquera que se ha convertido en una de sus señas de identidad, con un simpático  Víctor García ejerciendo como el perfecto maestro de ceremonias.

Empezaron muy fuerte, mostrando en el arranque todo el potencial de un tema que se ha convertido por derecho propio en todo un clásico para sus seguidores “Alma De Conquistador”, y rápidamente pudimos ver que la conexión con el público fue absoluta, con la gente haciendo que la voz de Víctor quedara prácticamente sepultada. Con unos cuernos hinchables presidiendo la parte central trasera del escenario, y con la banda mostrándose de la más dinámica y activa sobre las tablas el show prosiguió con una mirada todavía más atrás en el tiempo, concretamente a los tiempos de “¿Dónde Está la Luz?”, para dejar que la gente hiciera suya la letra de “Nuevo Mundo”.

Tras firmar un arranque arrollador, Víctor tomaba la palabra para saludarnos un año más, y hacernos esbozar más de una sonrisa con sus ocurrentes comentarios. Pero no, el vocalista no se entretuvo mucho en charlas, ya que había poco tiempo y muchas ganas de heavy metal, y la mejor prueba fue la devoción y entrega con la que el público acogió “Contra El Viento”.

Si en su descarga del pasado año WARCRY presentaron muchas de las composiciones del que era su último trabajo “Donde El Silencio Se Rompió…”, en esta ocasión su representación fue bastante más discreta, aunque no faltaron la garra roquera  de “Rebelde”, con todo el mundo coreando su estribillo; y “Cobarde”.

Los elegantes teclados del incombustible Santi Novoa serían los encargados de permitirnos retomar el aliento antes de que la maquinaria de los asturianos volviera a rugir intensamente con “Huelo El Miedo”, que se saldaba con un fantástico trabajo de un Pablo García  que se fue creciendo a medida que avanzaba el show.

 Los riffs se tornarían más rotundos y pesados durante los compases iniciales de “Muerte o Victoria”, que era la escogida para que Víctor volviera a poner al personal a cantar antes de que Pablo acabara tocando su guitarra tras la nuca en la recta final del tema. La vuelta sobre la velocidad y las estructuras mas netamente power metaleras estuvo reservada para “Ardo Por Dentro”, que fue acompañada por unas altas columnas de fuego. Mientras que las fuentes de chispas aparecieron para acompañar al tema que abría su trabajo de 2013 “Inmortal”: “Quiero Oírte”, que nos dejaba la estampa del público levantando los puños al aire para contestar a las demandas del vocalista.

Una nueva mirada sobre el material publicado el pasado año sirvió como excusa para que el quinteto nos mostrara su faceta más true-metalera con esa declaración de intenciones que es “Así Soy”, con la gente entonando el estribillo de forma reverencial mientras las columnas de fuego aparecían en la parte frontal del escenario.

Para encarar la recta final del show que mejor que desplegar la rotunda intensidad de “Devorando El Corazón”, antes de hundirnos de lleno en el pasado con dos de sus composiciones más pretéritas e imprescindibles “Tú Mismo”, con Novoa abandonando sus teclados para probar suerte como vocalista en alguna estrofa; y el hímnico “Hoy Gano Yo”, que junto al fuego y la lluvia de confeti ponía fin a una vibrante actuación.

Seguramente a algunos les faltaron temas. Pero hay que comprender que es muy difícil resumir una carrera tan larga en poco más de 70 minutos. Pero, que nadie se preocupe, si todo va según lo previsto: el año que viene más.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver

 


 

ANKHARA

Y en la jornada del jueves tocaba otro reencuentro del que tenía muchas ganas, en este caso con una de las bandas españolas que con más fuerza han vuelto a la actualidad después de un largo periodo de silencio discográfico. Y es que tres lustros después de la publicación de su anterior trabajo en estudio “Sombras del Pasado” los chicos de ANKHARA regresaron hace unos meses con un señor disco como es “Sinergia” del que nos dejaron algunas pinceladas, aunque se centraron más en sus temas clásicos, algo lógico teniendo en cuenta el hecho de estar dentro del cartel de un festival. Seguro que tendremos oportunidad de disfrutar de más temas nuevos en su presentación en Madrid el próximo otoño.

Después de tanto tiempo sin haberlos visto en directo, no tuve ocasión de hacerlo cuando registraron su directo en la sala Shoko de Madrid en 2015, siempre queda la duda de en qué forma estarán los miembros de la banda, pero afortunadamente creo que se han puesto las pilas a base de bien y sonaron muy bien engrasados y con una tremenda energía. Con un Pacho Brea mandón, en un excelente estado físico y vocal, moviéndose e interactuando constantemente, perfectamente apoyado por un activo Alberto Marín a la guitarra y los coros, mientras Cecilio Sánchez Robles no paró de dejarnos demostraciones técnicas de enorme nivel reivindicándose una vez más como uno de nuestros mejores guitarristas o “shredders”. Por su parte Sergio Martínez al bajo y Matt De Vallejo (KAOTHIC, LEO) a la batería, único miembro no perteneciente a la primera etapa de la banda en la que Chechu Alcalde se hacía cargo de las baquetas, dieron la solidez y pegada precisas para sostener las robustas composiciones de la banda, tanto las antiguas como las nuevas.

Y fue con una de estas últimas con la que abrieron, una afiladísima “Te Toca Sufrir” plena de fiereza con un Pacho brutal en las partes agudas pero dejando también retazos melódicos empastando con los incisivos ataques de guitarra de Cecilio y Alberto, un tema muy JUDAS de la etapa “Painkiller” que resultó perfecto para meternos en harina. Sin apenas descanso siguieron atacando con “Demasiado Tarde” para transportarnos hasta su trabajo de debut “Dueño del Tiempo” (1999) ejecutada veloz y precisa siendo jaleada por los entregados fans de la banda, que continuaron palmeando para dar entrada a “Un Paso Más” otro de los clásicos con el que siguieron arrasando sin contemplaciones.

Todo siguió sonando muy bien, como decía antes con un Pacho fantástico a la voz, bien respaldado por los coros de sobre todo de Alberto y Sergio, aunque Cecilio también dejó su huella vocal en algunos momentos, moviéndose de un lado a otro del escenario cruzándose con sus compañeros de grupo, llegando a otro punto importante del show con la nueva “Sueña”, otro tema lleno de poderío y pegada, con unos incisivos agudos en su claro estribillo rivalizando en agresividad con un riff asesino, y que fue registrado en vídeo para su posterior edición.

Vuelta al pasado con “3:40” una de las más celebradas y coreadas con sus “oooohhh” reiterados entre otra nueva exhibición de poderío técnico, para seguir poniendo patas arriba la pista de patinaje del Reale con su tema más reconocible “No Mires Atrás” cantado a pleno pulmón por todos los presentes que no paraban de botar a son marcado por el grupo, sin duda uno de los momentos más esperados de la noche.

Tampoco estuvo nada mal la interpretación de “Sigo En Pie” mi tema favorito del último disco del grupo que sonó magníficamente en directo, con una gran melodía de voz y guitarra que sonó excelente, antes de dar paso al tramo más progresivo del concierto con “Océanos de Lágrimas” clase y poderío por arrobas mostrando el nivelazo de todos los componentes de la formación.

Para el final quedaron otros dos buenísimos temas como la entrañable “Hasta el Fin” que sonó tremenda llena de motivación entre grupo y público, y sobre todo una inmensa “Acordes Mágicos” que permaneció en mi cabeza durante un buen rato con su enorme melodía vocal reiterando su estribillo que sobresale ganador entre su bonita letra.

Gran vuelta a las tablas de ANKHARA que nos deja con muchas ganas de que llegue el 24 de noviembre para disfrutar en la sala Copérnico de Madrid de un show más amplio y completo de la banda, y que supuso un excelente colofón para el trío de actuaciones del escenario pequeño del LEYENDAS.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo

 


 

SAUROM

Como viene siendo costumbre en los últimos años los gaditanos son los encargados de cerrar una de las jornadas del festival, lo que siempre conlleva a que sus fieles seguidores aguanten hasta el final para presenciar el espectáculo de los juglares.

En esta ocasión no contaron con un gran montaje, ni fuegos ni un coro, pero no les hizo falta para poner patas arriba a los supervivientes de la noche gracias a un más que acertado repertorio de sus temas más emblemáticos y festivos que les hicieron triunfar desde el primer minuto.

Tampoco contaron entre sus filas con su batería Antonio Ruiz ni el bajista José A. Gallardo debido a problemas de agenda, pero supieron solventarlo con dos sustitutos que cumplieron de sobra con el trabajo.

“Irae Dei” del álbum “Maryam” abrió el concierto para dar paso a “La Leyenda De Gambrinus” de su trabajo “Vida” del que hicieron mucho hincapié. Miguel estuvo perfecto a la voz además de inundar con su simpatía y buen rollo a los presentes.

Fue con “Músico De Calle” donde SAUROM comenzaron a tocar sus canciones más bailables que siempre son sinónimo de fiesta y que se vio reflejado en la actitud y entrega de un público que pese a las altas horas de la noche seguían en pie pidiendo más.

En “Noche De Halloween” salieron al escenario bailarines y zancudos para engalanar el escenario, algo que ya es tradición en los shows de SAUROM y que son un excelente añadido a sus conciertos.

Tocaba retroceder en el tiempo, concretamente a 2002, a su segundo álbum “Sombras Del Este” para rescatar el tema “La Posada Del Poney Pisador” algo transformada respecto a la original pero igual de alegre y que continuó con la fiesta que los gaditanos estaban desplegando. Con “El Saltimbanqui” continuaba ese viaje en el tiempo para retroceder a su primer disco, de nuevo con un lavado de cara.

Tocaba regresar a “Vida” con ese gran tema que es “Cambia El Mundo” donde se les unieron al escenario la banda del folk WYRDAMUR  que con su percusión e instrumentos de viento añadieron más fuerza al espectáculo. En “La Batalla Con Los Cueros De Vino” continuaron junto a SAUROM en el escenario en otro clásico de la banda que fue bien recibido.

“El Carnaval Del Diablo” invitó a los presentes a cantarla y en “El Circulo Juglar” Miguel pidió que el público realizara un gran círculo para entrar en él y acabar mezclándose con todos, hasta tal punto que terminó siendo elevado por el respetable cantando mientras lo arrastraban de nuevo al escenario.

Por desgracia el concierto llegaba a su final y la banda se despedía con sus dos piezas más esperadas, “Fiesta” y “La Taberna” con las que SAUROM volvían a coronarse como los reyes de la noche en Villena, haciendo vibrar a un público que se retiraba del recinto satisfecho por haber aguantado hasta el final.

Texto: Alejandro Alapont

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

 


 

XTASY

Estaba ya un poco cansado, tras casi doce horas de LEYENDAS, y tras ver algunos temas de SAUROM terminé la jornada disfrutando de uno de los conciertos más elegantes y melódicos de LEYENDAS DEL ROCK en el escenario Mark Reale, el de los navarros XTASY, liderados por la sutil Silvia y el jubiloso guitarrista Jorge Olloqui, quien además de llevar las riendas, cada vez participa más escénicamente, lo que particularmente me gustó.

El grupo ha crecido mucho desde la anterior vez que los ví, a todos los niveles. Han ganado en entereza, personalidad y como banda. La inclusión del fenomenal guitarrista Chema Herrero les da más entidad y calidad, Silvia ha ganado desparpajo y seguridad, el batería Gari Irazu hizo un solvente trabajo y el bajista David Clavero cada vez derrocha más magnetismo, buen rollo y autenticidad. Le da el punto más heavy a la banda.

Realmente me convencieron  y me hicieron disfrutar. La dupla formada por “Broken Heart” y “One in a Million” sonaron muy bien y dejaron ver que el grupo atesora muchas más cualidades que antaño. Silvia cantó muy bien, acompañada de sus compañeros los que hicieron una sobresaliente labor instrumental y escénica, apoyándola en todo momento.

Dos temas de su álbum “Second Chance “ fueron los siguientes. “Under the Gun”  y “Said and Done” les situaron aún más, dejando prueba de su clase y buen hacer.

Me gustó especialmente “Speed Of Light”, muy dinámica, técnica… un tema que puede trasportarnos a los EEUU de los 80´s en su zenit  más hard roquero. Uno de los mejores de la actuación, junto al siguiente “Second Chance”, otro lujo de canción, con un gran trabajo guitarrero y de batería.

No pude ver el show completo, el cansancio me dominó y me retiré con una gran y elegante interpretación de “Stronger”, uno de sus mejores canciones, sin duda.

Seguro que en sus próximos concierto por Europa junto a HARDLINE la banda se luce y triunfa como merece. Yo lo espero y lo deseo.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo – Juan_Ramon_Felipe@rafabasa.com

 

 

7 COMENTARIOS

  1. Magníficas crónicas, y vaya fotos tan buenas. La verdad es que no sé por qué la gente pierde el tiempo tirando fotos, si luego tiene éstas. Por cierto, no hay palabras para definir a Picture; unos septuagenarios que nos dejaron a todos con la boca abierta, vaya actitud, vaya manera de atronar el heavy metal, de chapó.

  2. Veo que la fórmula del Leyendas sigue funcionando, Impostores por doquier, Pseudo Viejas Glorias, Warcry y todo ello aderezado con alguna joyita underground made in Marcos Rubio para no dejar escapar al purista o al heavy de Wikipedia. Seguirán con este mismo menú en su traslado a Benidorm? O intentaran dar el salto a primera división? Espero que sigan como hasta ahora. LEYENDAS IS DIFFERENT.