Inicio Conciertos Crónica y fotos de DARK TRANQUILLITY + EQUILIBRIUM + MIRACLE FEAR +...

Crónica y fotos de DARK TRANQUILLITY + EQUILIBRIUM + MIRACLE FEAR + RED SOIL en Madrid

1
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

DARK TRANQUILLITY

+ EQUILIBRIUM + MIRACLE FEAR + RED SOIL

Jueves 12 Abril de 2018 – Sala But – Madrid

Era un día de perros en Madrid. La lluvia amenazaba el concierto y los más puntuales al evento nos calamos de lo lindo antes de entrar a la Sala But para disfrutar de un cartel que se prometía interesante con DARK TRANQUILLITY como máximos exponentes en el mismo, pero que llegaban acompañados por EQUILIBRIUM, MIRACLE FEAR y la banda procedente de Villarreal RED SOIL.

Siendo cuasi puntuales en la apertura de puertas, íbamos entrando poco a poco los asistentes al concierto y no transcurrió mucho tiempo hasta que RED SOIL se encargaban de empezar el show al ritmo de su particular death metal melódico.

Al verlos sobre el escenario, a uno le da la sensación de que estos seis compañeros musicales lleven más tiempo tocando juntos; la sinergia que hay entre ellos, el cómo conectan, hace pensar de todo menos que sea una banda que debutara en 2016.

Liderando la actuación estuvo su cantante Néstor Balaguer, al que no noté demasiado cómodo con la voz, pero que dio todo para que el concierto saliera lo suficientemente bien y, los pocos asistentes que estuviéramos, disfrutáramos de una banda como RED SOIL. Centraron su repertorio en presentar su último trabajo Nemesis, salido en este mismo año.

Durante un poco más de media hora de actuación pudimos disfrutar de un sonido más que correcto, sin teclados pregrabados—bravo por esto, no se ve todos los días en una banda—y, sobre todo, con un miembro del grupo que a mí parecer destacó durante el poco tiempo que tuvieron; grandísima aportación de su guitarrista Fabio, incluyendo el bajar a tocar entre el público con el último tema de la noche para la banda.

No se notó a la gente del todo entusiasmada con RED SOIL, pero a nivel personal me dejaron más buenas que malas sensaciones, y, como primer aperitivo para la noche, no me pareció en absoluto un concierto del que se pudieran sacar malas cosas, todo lo contrario.

Sin mucho tiempo de dilación, con todo ya montado y a falta de probar que los instrumentos se oyeran correctamente, saltaba a escena el segundo grupo de la noche. Los suizos MIRACLE FEAR venían presentando su último disco Angels Cast Shadows y es que, aunque el disco date de 2016, era la primera vez que acudían a estas tierras para presentarlo.

Se notó a la gente poco animada con la idea de este grupo de metal melódico y, siendo totalmente francos, el concierto fue un poco aburrido. Las canciones no terminaban de casar con el estilo que traía esta gira y, aunque al grupo se le vio animado, con ganas de conectar con el público, no fue así.

Media hora de actuación en la que se centraron en su trabajo nombrado anteriormente y donde el estilo más propio de la escena gótica, no casaba en absoluto con lo que nos presentaban en los demás miembros del cartel.

Puede que gustasen a unos pocos, pero en general las sensaciones fueron decepcionantes. El sonido fue correcto y, aunque se pueden salvar cosas como la gran labor de Cédric Bron a la batería, quedó como una anécdota pasajera en la que el público yacía frío ante dicha música.

Pero lo de EQUILIBRIUM rompió todos los moldes de sensaciones negativas que pudieran quedar al terminar la noche. Los alemanes tenían un buen puñado de fans en la Sala But aquella noche, a sabiendas de que iba a ser un concierto más corto que en su anterior visita el pasado año y, que obviamente, es lo que tiene ser un telonero. Pero eso daba igual, porque EQUILIBRIUM son sinónimo de fiesta, diversión y buena música.

Tras la última visita de la banda a tierras madrileñas como cabezas de cartel, había ganas de verlos de nuevo en acción. Arrancaron con ‘Prey’ y ya desde entonces veíamos tres praxis que se repetirían a lo largo del show: una entrega descomunal, la gente pasándoselo en bomba y un sonido que, por desgracia, no acompañaba todo lo bueno que estaba siendo el show.

Robse derrochó simpatía a lo largo de los nueve temas que nos acompañaron en esta noche de jueves. Hubo momentos para bailar al ritmo de sintonías como ‘Heimat’ o la maravillosa ‘Waldschrein’, pero también nos encontramos con momentos mucho más calmados como ‘Verbrannte Erde’ del a veces olvidado álbum de 2010, Rekreatur.

Encontramos como pegas una vez más la ausencia de teclados, pero cuando te topas con un grupo como EQUILIBRIUM en escena, estos deben tener más presencia que nunca. La razón es simple: si los adornos con los que transformas tu música los ejecutas en directo con un teclista que, obviamente, haga su labor para las partituras de dicho instrumento, ganas en calidad de sonido y, sobretodo demuestras que puedes llevar tu directo un paso más allá de lo que hacen los grupos últimamente. Si a esto le añadimos como pega el sonido entrelatado en ocasiones, en otras tantas demasiado bajo y, en otras, por el contrario, demasiado alto, nos encontramos con una actuación donde el grupo no tiene la culpa y todos los focos negativos se los lleva el apartado sonoro.

Insisto en que fue algo que sentó mal entre algunos espectadores pero que, a pesar de todo, no estropeo ni los pogos entre el público, ni el Wall of death montado durante el show, ni la comunión entre banda y espectadores para hacer que todo fuera como la seda. Tras un vacile de Robse con el público sobre si tocaban o no la última canción de la noche, la banda germana salió para terminar por todo lo alto con un ‘Born to Be Epic’ con el que la sala se vino muy arriba.

Personalmente, pese a los fallos ya nombrados, quedé muy satisfecho con mi primer acercamiento a una banda como EQUILIBRIUM y, de hecho, me quedé con ganas de más. A juzgar por algunas conversaciones cerca de donde estaba situado, parece que no fui el único con esa sensación. Esperemos verlos más pronto que tarde por aquí.

Setlist EQUILIBRIUM:

  1. Prey
  2. Heimat
  3. Waldschrein
  4. Verbrannte Erde
  5. Blut im Auge
  6. Die Weide und der Fluß
  7. Unbesiegt
  8. Apokalypse
  9. Born to be Epic

Y llegaba el momento por el que prácticamente toda la sala estábamos allí presentes. DARK TRANQUILLITY es una banda que llevo queriendo ver en directo un tiempo: el año pasado no pude disfrutar de ellos en el DOWNLOAD FESTIVAL de Madrid por horarios, pero en esta ocasión nada iba a frenar mi deseo de verlos, y así fue.

Cerca del horario en el que tenían previsto salir los suecos, las luces del escenario se apagaban y comenzaba a sonar ‘Iron Man’ de BLACK SABBATH como preludio para la que se nos venía encima. Termina la mítica canción de la banda inglesa, se enciende la pantalla que mostraría vídeos durante todas las canciones y, uno por uno, empiezan a salir los integrantes de la banda, dejando en último lugar a Mikael Stanne.

Abrieron la velada con ‘Encircled’, primera de las seis representaciones que tendría su último disco Atoma a lo largo de la noche. La calidad de sonido era un poco mejor con respecto a lo visto en grupos anteriores, especialmente en EQUILIBRIUM, pero tampoco era para tirar cohetes: algún que otro problema con el bajo—que no se solventaría hasta llegada la tercera canción de la noche—y, sobre todo, presente en todo el show por desgracia, los problemas con el micrófono de Mikael, que a veces se le escuchaba de maravilla y otras veces se convertía en un verdadero reto oírlo en condiciones de lo bajo que estaba.

‘Encircled’ fue inmediatamente sucedida por una canción que siempre apetece escuchar en directo, como es ‘Monochromatic Stains’ y una de mis canciones favoritas del Atoma como es ‘Clearing Skies’ que sonó de maravilla en conjunto. Aunque suene extraño para los fans más acérrimos de la banda, ya era fervientemente defensor del sonido que habían conseguido con Atoma, pero tras escuchar como la banda interpreta temas como el nombrado ‘Clearing Skies’, ‘Force of Hand’ o la propia ‘Atoma’, me reivindico en mis pensamientos. Si algo saben hacer DARK TRANQUILLITY es defender en directo cada uno de los discos que han sacado, desde el peor hasta los más reconocidos positivamente por la comunidad, y en esta ocasión lo volvieron a demostrar con creces.

Una tras otra, sin apenas habladurías salvo cuando tenían que solucionar alguna cosa relacionada con los instrumentos—que empezado el concierto no fueron pocos los errores que hubo que resolver—se iban sucediendo las canciones. ‘The Treason Wall’ precedía a un tema que siempre merece la pena rescatar del Construct como es ‘The Science of Noise’.

Para estas alturas ya podíamos observar que DARK TRANQUILLITY si de algo pueden presumir, es de contar con una banda sobresaliente en todos los aspectos. No es baladí decirlo cuando hablamos de un grupo conformado en directo por los excelentes Johan Reinholdz y Cristopher Amott—impresionante durante todo el show con su maestría habitual—a las guitarras, el siempre colosal Anders Iwers al bajo—que bien le vino a la banda su llegada—y los más veteranos: Anders Jivarp a la batería, Martin Brändström al teclado y, como no, el indiscutible Mikael Stanne a las voces.

Con Stanne es pura ovación lo que hay que tener tanto a nivel personal, como musical. A pesar de los problemas que estaba teniendo con el micro y de los que parecía darse cuenta él mismo, no paro de dejarse la piel en salvar aquella actuación en este aspecto y, francamente, creo que hizo que el mosqueo del respetable en este aspecto, fuera menor. Por si fuera poco, su aportación de cercanía al público lo llevó en una ola de aplausos cuando en la octava canción de la noche, ‘The Mundane and the Magic’, del no nunca lo suficientemente venerado Fiction, Stanne compartió micrófono con una chica del público en un momento que, con toda seguridad, no olvidará jamás. Son estos pequeños detalles, esa entrega y el cumplir en directo sobradamente, lo que hace que las personas siempre alaben el trabajo de un frontman y, en este caso, el de Stanne, es más que merecido.

‘Final Resistance’ fue la siguiente canción con la que nos encontraríamos y, probablemente, esto siempre bajo gusto personal, fue de las mejores canciones de la noche. El público yacía entregado a la canción del Damage Done y no es para menos, probablemente una de las canciones favoritas de DARK TRANQUILLITY para gran parte del público. Con la misma y la dupla de canciones del Atoma producidas por la canción homónima del disco y ‘Force of Hand’, llegábamos sin quererlo ni beberlo al ecuador del concierto.

Pero quedaban las tracas finales que iban a hacer las delicias del público, aunque, como explicaré más adelante, nos toparíamos con una sorpresa decepcionante y desagradable para los fans del grupo. Triplete de canciones del Fiction con ‘Icipher’—buenísimos los teclados de esta canción, aunque sonaron un poco por debajo del sonido que hubiera sido óptimo—, ‘Terminus’ y, finalmente, una ‘Inside the Particle Storm’ que dejó muy satisfecha a la gente, especialmente con el trabajo de Amott a la guitarra.

Llegaba el momento de rescatar canciones de otros discos y, aquí tengo que decir, que eché en falta—como tantísimas otras personas—la aparición de un álbum como The Gallery, que, con una representación, aunque fuera, hubiera dejado al personal más que satisfecho. Pero no fue así, y para rescatar temas de otros álbumes nos íbamos a sumergir de lleno en Projector y en Haven. Rescataron de este último ‘The Wonders at Your Feet’, que siempre es bienvenida por cualquier persona. Por otro lado, del Projector, DARK TRANQUILLITY quisieron rescatar un tema como ‘ThereIn’ que no puede faltar a ningún concierto de la banda sueca y ya se ha convertido en uno de los must de la misma.

Y fue cuando tras ‘State of Trust’ cuando la sorpresa cayó como un témpano de hielo sobre todos los fans de la banda. Jivarp se lo comunicaba a Stanne desde la batería y éste se veía claramente sorprendido por el comentario; el propio cantante, sin hacer mucho paripé y habladuría, nos dijo que solo quedaba tiempo para una canción más y eso significaba solo una cosa, nos íbamos a quedar o bien sin ‘Lost to Apathy’, o bien sin ‘Misery’s Crown’, fuera cual fuera la decisión, era una pena.

Finalmente empezó a sonar ‘Misery’s Crown’ por la importancia más que obvia que tiene en la discografía de los suecos y, porque, al fin y al cabo, es el himno por antonomasia de la banda. Faltó un himno y muchos nos quedamos con la sensación de que se podía haber eliminado otro tema como por ejemplo ‘State of Trust’ o alguno del Atoma para dar paso a una de las canciones insignia de la banda; se lamentó más de lo que se puede pensar la falta de la canción sita en el disco Character, que se quedó sin su única representación en toda la noche.

Puestos así, con la banda despidiéndose del público, llegábamos al final de la noche. Corría cierta sensación de sentimientos encontrados en mi interior; había sido un gran concierto, con un montaje muy bueno de luces y la pantalla proyectando los vídeos, incluso de la disposición de los huecos del escenario para cada uno de los públicos, pero faltó algo para ser sobresaliente.

No quiero que se me malinterprete, el concierto no me disgustó, pero tampoco me dejó con la sensación que esperaba de una banda como DARK TRANQUILLITY. Probablemente se debe a los fallos de sonido, a aspectos en el setlist que no me terminaron de cuajar, pero aquella noche me dio la sensación de que no fue la más recordada para los que ya hubieran visto a la banda en anteriores ocasiones.

Cuentan con integrantes que son una maravilla tanto en solitario como en conjunto, con un frontman como la copa de un pino, con unas canciones que en directo siempre cumplen—más o menos, pero nunca dejan indiferente—y, sin embargo, los fallos de sonido y que algunos temas no sonaran, me hizo irme a casa con alguna que otra duda a cuestas que, esperemos, pueda solventar la próxima vez que los vea en directo.

Setlist DARK TRANQUILLITY:

  1. Encircled
  2. Monochromatic Stains
  3. Clearing Skies
  4. The Treason Wall
  5. The Science of Noise
  6. Forward Momentum
  7. The Mundane and the Magic
  8. Final Resistance
  9. Atoma
  10. Force of Hand
  11. Icipher
  12. Terminus (Where Death Is Most Alive)
  13. Inside the Particle Storm
  14. The Wonders at Your Feet
  15. When the World Screams
  16. ThereIn
  17. State of Trust
  18. Misery’s Crown

Texto: Juanma García (Twitter) (Instagram)

Fotos: Álvaro Carlier

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

1 COMENTARIO