Inicio Conciertos Crónica y fotos de PESTILENCE + MOONLOOP en Barcelona

Crónica y fotos de PESTILENCE + MOONLOOP en Barcelona

1
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

PESTILENCE

+ MOONLOOP

Martes 27 de Febrero de 2018 – Sala Upload – Poble Espanyol – Barcelona

Una de las noches más frías de lo que llevamos de 2018, con amenaza  de nieve incluida, fue la fecha escogida para el desembarco de PESTILENCE en tierras catalanas. Pese a las gélidas temperaturas un buen numero de seguidores no quisieron perderse la descarga del combo holandés en la Sala Upload del Poble Espanyol. Aunque la actualidad de la banda viene marcada por la edición de su nueva obra “Hadeon”, Patrick Mameli y sus muchachos nos convocaron para ofrecernos un repertorio clásico, basado en el material de sus primeras entregas, aquellas que les ayudaron a convertirse en un referente obligado para cualquier seguidor de la escena extrema de finales de los ochenta y principios de los noventa. La actual encarnación de PESTILENCE se completa con  el guitarrista Calin Paraschiv y la base rítmica que conforman el bajista Tilen Hudrap y el batería Septimiu Harsan.

Pero no era esta la única actuación de la noche, ya que justo antes de que PESTILENCE nos sumergieran de lleno en la nostalgia contaríamos con el concurso de MOONLOOP, una formación que ostenta tablas, talento, veteranía, y que ha dejado plasmada  su excelsa calidad instrumental en sus entregas de estudio. Nadie quería perderse la descarga de Eric Baulenas y sus muchachos, así que cuando empezó a sonar su introducción la sala presentaba ya un fantástico ambiente. Como ya sucediera en anteriores ocasiones, Eric volvió a erigirse como el líder y motor de los barceloneses, atrayendo gran parte de las miradas desde que nos deleitara con el virtuoso arranque de “Megalodon”. Pero que nadie piense que el resto de sus compañeros no estuvieron a la altura, ya que todos rayaron a un excelente nivel, destacando especialmente el concurso del  bajista Vic Granell, que dio todo una exhibición a la hora de atacar las seis cuerdas de su bajo durante los laberínticos  desarrollos de “A Life Divided”, que se convertía en el primer guiño a “Deeply From The Earth”.

Para cualquiera que haya seguido la trayectoria de MOONLOOP resulta evidente que su propuesta siempre se ha caracterizado por la incesante búsqueda de un sonido propio y personal, en el que el death metal técnico se funde con elementos propios de otros estilos, tal y como dejaron patente a lo largo de “Gallery Of Diminished Nightmares”. Aunque no puede decirse que el público se dejara la piel en la pista, nadie quiso perderse ni un detalle de la presentación de los catalanes, logrando que temas como “Beginning Of The End” hicieran las delicias de una audiencia que se fue animando a medida que avanzaba la velada. Tampoco se olvidaron de  su faceta más crítica y reivindicativa durante “Legacy  Of Fear”, que el frontman dedicó a todos aquellos que nos están amargando la existencia.

El retorno sobre el material de su última entrega discográfica “Devocean”, que veía la luz el pasado año, llegó de manos del grandilocuente “Interglacial”, que hacia retumbar los cimentos del local con   la aplastante intensidad de su base rítmica. En una noche tan especial, en la que el pasado tuvo un peso indiscutible, no podía faltar el homenaje a una de las figuras imprescindibles del death metal, el añorado Chuck Schuldiner, líder de los míticos Death, de los que interpretaron “Suicide Machine” para acabar recabando una fastuosa ovación. Para redondear su fantástico show los catalanes optaron por los extravagantes cambios de ritmo de la descomunal “Medusa”, una pieza que llevan interpretando desde tiempo antes de que viera la luz su última entrega discográfica. En definitiva, MOONLOOP volvieron a dejar patente con su impecable presentación el porque son una de las bandas más interesantes de la escena catalana.

Evolución, innovación, vanguardia musical. Durante los primeros años de su carrera PESTILENCE se caracterizaron por ir madurando y perfilando una propuesta personal y compleja, en la que lejos de mantenerse anclados  a los cánones del género optaron por abrir su sonido hacia otros derroteros, aunque siempre conservando la esencia thrash-death que les vio dar sus primero pasos. Con un catálogo tan variado y heterogéneo, resulta evidente que cada seguidor de la banda tendrá su obra favorita dependiendo de sus gustos personales. Pero lo que nadie puede negarle a la banda que capitanea Patrick Mameli es que el paso de los años  les ha convertido en influencia e inspiración para  muchos músicos.

Ante una sala prácticamente llena llegaba el momento de abandonarse a la nostalgia, de volver a disfrutar del pasado con una banda que parece a dispuesta a recuperar el tiempo perdido. Arrancaron como si fueran un vendaval desatado, poniendo toda la carne en el asador para hacer mover al personal en un primer tramo delirante, en el que se concentraron en ofrecernos un exhaustivo repaso de su prometedor debut “Malleus Maleficarum”. Las primeras en sonar, para sorpresa de gran parte de los presentes, fueron “Malleus Maleficarum/ Antropomorphia”, sumergiéndonos de lleno en su despiadada velocidad,  con un Partrick al que se vio algo forzado al tratar de emular las líneas vocales que originalmente grabó Martin Van Drunen.

Pese a ello, la banda sonó solida y compacta, haciendo que el personal se metiera de lleno en el concierto, provocando  una constante sucesión de pogos que no hicieron más que calentar los ánimos de una audiencia fiel y devota, que no se cortó a la  hora de corear el estribillo del demoledor “Parricide”. Al igual que sucediera en su debut  de 1988 la siguiente en sonar fue “Subordinate To The Domination”, que nos dejaba con el humeante intercambio de solos entre ambos hachas. El último recuerdo  a su primera obra estuvo reservado para el monumental “Commandments”, un tema que con  sus aplastantes cambios de ritmo dejaba patente ya en su época que los holandeses estaban llamados a tener un sello personal dentro de la escena extrema.

Me gustó mucho el planteamiento que Patrick dio al show de esta noche, tocando los temas de forma cronológica, algo que nos permitió apreciar  la evolución que siguió el sonido de la banda disco a disco. Así que tras agradecernos nuestra presencia el frontman nos comentó que llegaba el momento de bucear en el material de “Consuming Impulse”. De modo que el sonido de la base rítmica se torno más aplastante y la voz más profunda y death metalera a la hora de abordar “Dehydrated”, convirtiendo las primeras filas en una batalla campal mientras hacían acto de presencia los primeros surfers de la noche. Pero sin duda uno de los momentos álgidos  de la noche llegó con “Chronic Infection”, con el cuarteto dando una clase magistral a la hora de proponernos  sus explosivos cambios y sus  intrincados desarrollos instrumentales.

Pese a que comentaba al inicio, el repertorio de esta noche estuvo centrado en el material de sus primeros discos, el álbum que tuvo un mayor protagonismo fue “Testimony Of The Ancients”, del que interpretaron hasta cinco temas. “The Secrecies Of Horror”, nos pasó por lo alto como si fuera una apisonadora, con Patrick dando una mayor profundidad a sus líneas vocales mientras la batería de Harsan nos volaba la cabeza. El momento emotivo de la noche llegó durante los prolegómenos de “Twisted Truth”, con Patrick haciendo callar al personal para comunicarnos el fallecimiento del guitarrista Fabiano Penna de Rabaellium, con los que habían girado recientemente.

A estas alturas del show la comunión entre la banda y sus seguidores era ya absoluta, así que todos coreamos la melodía central de “Land Of Tears”, que nos allanaba el camino  hacia las pantanosas sonoridades de “Prophetic Revelations” mientras el escenario quedaba oculto tras una densa nube de humo. Tras presentarnos a sus actuales compañeros Patrick nos anunciaba el último tema de la noche “Presence Of The Dead”.

Acompañados de los cánticos del respetable el cuarteto no tardó en regresar sobre las tablas  para ofrecernos en el arranque de los bises el único guiño que se permitieron a su trabajo de 1993 “Spheres”; dando buena cuenta del desgarrador “Mind Reflections”. Mientras que la despedida definitiva estuvo reservada para el imprescindible “Out Of The Body”. Sinceramente creo que esta gira debe servir para que la gente se entere de que PESTILENCE están de nuevo en la brecha y en un excelente estado de forma. Así que esperemos que no tarden en regresar para ofrecernos un repertorio en el que tengan cabida algunas de sus nuevas composiciones.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.