Inicio Conciertos Crónica y Fotos de HELLFEST – Día 1: DEEP PURPLE, ROB ZOMBIE,...

Crónica y Fotos de HELLFEST – Día 1: DEEP PURPLE, ROB ZOMBIE, SABATON, QUEENSRYCHE, DEVIN TOWNSEND PROJECT, POWERWOLF, etc

0
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

 

AEROSMITH - HELLFEST  OPEN AIR

 

Viernes 16: INGLORIOUS + SIDILARSEN + MYRATH + AVATAR
+ QUEENSRYCHE + DEVIN TOWNSEND PROJECT + POWERWOLF + MINISTRY
+ BEHEMOTH + DEEP PURPLE + SABATON + ROB ZOMBIE + IN FLAMES

Viernes 16, Sábado 17 y Domingo 18 de Junio de 2017 – Clisson Nantes – Francia

Llega una nueva edición de HELLFEST con otro cartel memorable y envidiable. El festival galo acoge una vez más a decenas de miles de rockeros y metaleros de todo el mundo, siendo sin duda uno de los grandes festivales del género a nivel mundial.

Para esta edición, HELLFEST cuenta con LINKIN PARK, AEROSMITH o DEEP PURPLE como cabezas de cartel, pero lo que realmente hace gigante este festival no es solo esto, sino la cantidad de grupos de renombre que encontramos a cualquier hora del día y en cualquiera de los seis escenarios que componen dicho festival.

Grupos como PROPHETS OF RAGE, ALTER BRIDGE, SABATON, AIRBOURNE, KREATOR, SLAYER, ROB ZOMBIE… conforman una parte media del cartel realmente antológica.

Además del increíble nivel de bandas, el nivel organizativo y humano es tremendamente reseñable, y es que los accesos, los precios o los espacios mejoran año tras año gracias a una organización que no se conforma con continuar como el año anterior, y sigue incrementando sus mejoras en cada propuesta de cada edición.

La zona de Clisson es invadida por una legión de metalheads que demuestran no temer la amenaza terrorista que sufre Francia desde hace ya un tiempo, consiguiendo colgar el cartel de ‘no hay entradas’ desde bastante antes de la celebración del festival (el primero de los grandes en lograrlo este año desbancando a Wacken).

Este año nos plantamos en Clisson en la que será la edición más calurosa de su historia, algo que palpamos desde nuestra llegada, con una tremenda chicharrera durante todo el día, con los mazos intentando clavar piquetas en el camping debido a la tremenda sequedad de los terrenos, y es que aunque hablemos de césped, el calor que azotaba Clisson esta semana era histórico.

A pesar de ello, el festival cuenta con una enorme zona de acampada, en la que no hay sombras pero el césped y el frescor nocturno son dos de las características primordiales para hacer de este un campamento cómodo.

El único pero que encontramos este año es en la transición desde la zona del festival hasta el camping, con una tremenda polvareda montada provocada por los miles de pies que se movían de aquí para allá durante todo el día.

Aún con el recinto cerrado, en la denominada ‘Metal Corner’ y en el nuevo ‘Hellstage’ ya podíamos disfrutar de conciertos en directo el día antes de la inauguración del festival, con bandas de versiones de lo más particular, bandas nacionales y otras curiosidades.

También había quien aprovechaba este día previo para acceder al enorme mercado situado en la zona comercial y de entrada del festival, o bien para fundirse en un matrimonio con Elvis como protagonista en una ‘wedding chapel’, o bien para ir a los supermercados más cercanos, que también contaban con su particular acogida para los miles de seguidores de todo el mundo, ataviando éstos con motivos relativos al festival, ya sea camisetas en sus dependientes, juegos de ciertas marcas de bebidas alcohólicas, o con conciertos en directo en sus parkings.

La verdad es que la gente hacía de todo menos aburrirse en el día previo al festival.

 


 

DÍA 1 (16 de Junio)

 

INGLORIOUS (8/10)

El primer día de festival arrancaba muy temprano para nosotros y para una buena parte de los ‘festivaliers’, como se nos conoce allí. Sol de justicia desde primera hora, y es que a eso de las 10:30 de la mañana aparecían en escena INGLORIOUS.

La banda británica liderada por Nathan James despliega un hard rock clásico que nos recuerda al feeling de bandas blueseras o hardrockeras como Whitesnake o DEEP PURPLE, con una gran base rítmica dando paso a la prodigiosa voz de Nathan, dueño y señor del escenario en todo momento, con una pose y una voz que hacen de este un fenómeno que nos podíamos perder. Cortes de su primer disco como “Girl Got A Gun” o la majestuosa “Holy Water”, y piezas tan rítmicas como “I Don’t Need Your Lovin'” hacían las delicias del respetable desde primera hora del día. Magnífica forma de arrancar, aunque para mi gusto esta banda debería tocar mucho más tarde.

 

SIDILARSEN (8,5/10)

Con INGLORIOUS sabíamos a lo que íbamos, pero SIDILARSEN nos sorprendieron muy gratamente. Como ellos mismos describen su sonido es como ‘dancefloor metal’ y es que eran las once de la mañana y ponían a todo el público a saltar y bailar de lo lindo, grandísima presentación de los franceses.

Concierto de menos a más en el que cabe destacar “Comme On Vibre” o la definitiva “Des Milliards”. Una apuesta un tanto innovadora y que tuvo una masiva recepción en Clisson, y es que los de Toulouse jugaban en casa pero también era notable la aceptación enorme por parte del público internacional. Verdaderamente un gran concierto para quitarse las últimas legañas y afrontar el resto del día con energía, una de las sorpresas del festival.

 

MYRATH (9/10)

Turno para el metal tunecino de MYRATH. Para aquellos que aún no les conozcan, estamos ante una de las sensaciones de estos últimos años, y es que con “Legacy” han conseguido dar el paso definitivo hacia adelante y colarse por completo en el mercado internacional. Con un estilo muy particular y con reminiscencias árabes en su sonido y en sus presentaciones en directo (bailarina de danza del vientre al ritmo de la música incluida), llega un sonido que engancha desde el primer segundo, creando una atmósfera única en la que se funden imagen y sonido.

Comenzaron con su hit “Believer”, simplemente perfecta, dejando caer alguna más de su último plástico tan acertada como “Nobody’s Lives” con unas estrofas alucinantes y una puesta en escena como hemos comentado muy potente, te hacía perderte como si de un videojuego o cuento se tratara. Final con dos clásicos ya como “Merciless Times” y “Beyond The Stars” en lo que fue sin duda uno de los mejores conciertos del primer día.

 

AVATAR (9’5/10)

Excelentes. Tras un tiempo para descansar y comer, además de conocer buena parte del recinto, nos dirigíamos de nuevo a la zona de conciertos, concretamente al Mainstage 01. Directamente desde Gotemburgo, AVATAR nos sacudieron con probablemente la gran sorpresa del día, y es que ni los que ya les conocíamos ni los que no sabían nada de esta banda dábamos crédito de lo que estábamos viendo. Eckerström es todo un frontman que sabe llevar perfectamente las directrices de todo el show y que conecta perfectamente con el público como el resto de la banda, creando una simbiosis perfecta para desarrollar su potente sonido.

El set es prácticamente el mismo que en el resto de festivales, comenzando por “Hail To The Apocalypse” y siguiendo con “Paint Me Red” en un ritual sublime con una puesta en escena espectacular, y es que sus indumentarias no dejan indiferente a nadie. “The Eagle Has Landed” es coreada y celebrada por todo el respetable presente, mientras “Let It Burn” y “Smells Like A Freakshow” ponen patas arriba Clisson. Tremendos en directo, divertidos hablando en su justa medida y siempre con una sonrisa para su público. Lo dicho, excelentes.

 

QUEENSRYCHE (8/10)

Momento de recibir a QUEENSRYCHE, y probablemente es la ocasión en la que he visto más fuerte en los últimos años. Un Todd LaTorre bordándolo desde el inicio, en una banda que eligió un set perfecto para los minutos de su actuación, sobre todo en su parte media y final.

Arrancaron con “Screaming In Digital”, pero cuando el público verdaderamente se metió en faena fue con la vertiginosa y exigente “Queen of the Reich” y “Empire”, dos clasicazos que reventaron el cotarro con un grandísimo sonido como sucedió con AVATAR. La preciosa “Take Hold of the Flame” y la pegada de “Eyes of a Stranger” hicieron el resto cerrando un concierto breve pero muy intenso, hacía tiempo que no veía a QUEENSRYCHE pisar con tanta fuerza.

 

DEVIN TOWNSEND PROJECT (6/10)

El bueno de Devin se presentaba ante una buena masa de público dispuesto a hacer pasar la hora de más calor del festival lo más amena posible. Ese objetivo se cumplió, pero sí que es cierto que el sonido no fue todo lo nítido que se necesita para apreciar cada pequeño detalle de las composiciones de la banda, una lástima.

Arrancó con “Rejoice” y “Stormbending”, todo un pelotazo de su último trabajo, pero como digo las condiciones no eran las mejores ni mucho menos para disfrutar de su show al cien por cien, y es que además del sonido, es un tipo de concierto que en festival y a esas horas desluce un tanto la atmósfera que pretende crear con su sonido. La banda defendió bien “March Of The Poozers” y cerró con la imprescindible “Kingdom” y “Higher” un concierto correcto, pero en el que no se dieron las mejores condiciones, una lástima.

 

POWERWOLF (7,5/10)

Los lobos están de vuelta, o lo que es lo mismo, POWERWOLF. La banda liderada por Attila se caracteriza, además de por ser una de las pocas bandas del mercado que no cuenta con bajista en sus filas, por ofrecer unos rituales llenos de energía en los que el público colabora muy de cerca, y esta vez no iba a ser menos. Hemos de admitir eso sí, que no existe la comunión tan grande que hay en Alemania o España con la banda, por lo que aunque fue un gran concierto, el ambiente no fue tan apoteósico como en otras ocasiones.

Estribillos pegadizos como “Blessed & Possessed” o “Army Of The Night”, canciones más afiladas como “Amen & Attack” y melodías muy coreables como la de “Armata Strigoi”, daban paso a clásicos ya como “Resurrection By Erection” o “Sanctified With Dynamite”. El final lo ponían la inconmensurable “Werewolves Of Armenia” y la solemne “We Drink Your Blood”. Gran concierto como siempre pero con la sensación de volver a ver lo mismo aunque no por ello nos deja de gustar.

 

MINISTRY (8/10)

Nunca me he considerado un gran seguidor de MINISTRY, lo que es indudable es la capacidad que tienen para demoler todo lo que pillan a su paso con ese sonido. Pocas bandas consiguen hacer so

nar sus guitarras con tanto peso y contundencia, además de contar con un frontman tan carismático como Al Jourgensen. Su metal industrial y mensajes políticos marcaron huella en Clisson desde el inicio con “Psalm 69” o “Punch In The Face”, repetitiva pero efectiva.

La parte media del show fue de lo más agresiva y potente gracias a “Rio Grande Blood” o “Señor Peligro”, dejando el ambiente de lo más caldeado para el final con cortes como “Just One Fix” (sigo diciendo que de aquí salió “Du Hast” de RAMMSTEIN) o “Thieves” con esa galopada veloz de guitarra tan característica. Gran sonido el que desplegaron los de Chicago.

 

BEHEMOTH (8/10)

BEHEMOTH es una de esas bandas que aunque no te guste el black o death metal te puede sorprender gratamente. Los polacos liderados por el carismático Nergal aterrizaban un año más en HELLFEST para hacernos partícipes de su ritual, en el que el fuego, la sangre y su impactante apariencia son imprescindibles. “Blow Your Trumpets Gabriel” es simplemente perfecta para abrir sus shows, y es que “The Satanist” supuso un salto gigante en la carrera de BEHEMOTH en todos los aspectos, como se puede ver en el setlist una vez más. “Ora Pro Nobis Lucifer” ponía a hacer headbanging a medio HELLFEST, mientras “In The Absence Ov Light” nos devolvía a sus trabajos anteriores.

Sin duda una de las grandísimas piezas que nos dejó su último trabajo fue “O Father O Satan O Sun!”, tremenda de principio a fin, atravesando por muchas fases a lo largo de la composición, con la que de hecho solían terminar sus conciertos, aunque no en esta ocasión. El cierre llegaba con “Ov Fire and the Void” y “Chant for Eschaton 2000”, dos más asentadas y clásicas en su set. Buena pieza siempre para cualquier cartel BEHEMOTH, y aunque la salida de la banda es mejor con este final para sus shows, si no es de noche y/o estás dentro de una sala no es lo mismo.

 

DEEP PURPLE (7/10)

Una de las leyendas que nos trae HELLFEST este año es DEEP PURPLE. La banda formada por cinco gigantes como Ian Gillan a la voz, Roger Glover al bajo, Steve Morse a la guitarra, Don Airey al teclado e Ian Paice a la batería llegaba a HELLFEST ante una gran expectación, y es que estamos probablemente ante los últimos coletazos de una banda que lo ha sido todo en el rock. Un speech daba paso a “Time For Bedlam”, “Fireball” y “Bloodsucker”, un inicio correcto pero sin más.

“Strange Kind Of Woman” levantaba a los fans de siempre de la banda, mientras “Uncommon Man” y “The Surprising” volvían a bajar revoluciones claramente entre el respetable. Siempre es bueno recibir una joya como “Lazy” para nuestros sentidos, pero “Birds Of Prey” y “Hell To Pay” volvían a bajar las prestaciones del show, y para rematar, otro solo más por parte de Don Airey, sin duda uno de los mejores teclistas del panorama, pero por momentos parecía su propia banda abusando de sus teclas en demasía.

A partir de aquí la remontada llegaba nada más escuchar las notas iniciales de “Perfect Strangers”, para corroborar esta resurrección con “Space Truckin'” y poner el punto álgido al show con “Smoke On The Water” (¿quién no ha empezado a tocar la guitarra con esta canción o simplemente no ha crecido con ella?). El final sería mágico a ritmo de “Hush” y “Black Night”, con la que despedíamos a Purple del Mainstage 01.

He de decir que la calidad no queda nunca en entredicho en gente de este talento, historia, clase y nivel sobre las tablas, pero la poca movilidad y frialdad, unida a los largos solos que preceden a algunas canciones (no nos engañemos, Purple siempre ha tenido eso), no daba continuidad a un concierto que únicamente remontó en su parte final. Floja aportación de DEEP PURPLE como cabezas de cartel, su anterior gira nos dejó un sabor mucho más dulce que esta, aun así siempre es un placer disfrutar de estos músicos de cerca.

 

SABATON (7,5/10)

Joakim Brodén y los suyos llegaban a HELLFEST con tanque incluido poco antes de la medianoche para hacer temblar el Mainstage 02. Hemos visto muchas veces a SABATON en los últimos tiempos y tenemos que decir que no fue su mejor show, tampoco su peor, pero pasa como con Powerwolf, son bandas que estamos acostumbrados a ver con un público totalmente entregado y que al final acabas viendo lo de siempre.

Como es habitual, el inicio lo marcaba “Ghost Division”, y el setlist nos dejaba un buen sabor de boca, porque además de clásicos como “The Art Of War”, teníamos sorpresas como “Screaming Eagles” (que ni mucho menos siempre la tocan), muchas canciones del último disco como “Sparta” (de las más acertadas del último disco) o “Winged Hussars”, y fue cuando su frontman Joakim invitó al escenario al ganador de un concurso para cantar una canción con la banda dándole un pequeño respiro, la canción elegida era “Sweedish Pagans” que nos volvía a poner a saltar. La parte final del show la marcaba la incontestable “Primo Victoria” (éxito entre éxitos), la nueva “Shiroyama”, y una “To Hell And Back” que se ha convertido por derecho propio en el nuevo himno definitivo de la banda, poniendo al batallón a saltar al unísono una vez más. Buen aporte para un festival siempre SABATON.

 

ROB ZOMBIE (9/10)

¡El zombie está de vuelta en la ciudad! No estaría solo para este show ni mucho menos, le secundaban John 5 a la guitarra, Piggy D al bajo y Ginger Fish a la batería con su producción americana al completo en exclusiva para el festival galo. El espectáculo digno de ver, fuego, leds por todas partes, juego de luces espectacular (un tanto difícil para los fotógrafos) y un sonido abrumador desde el inicio con ese maravilloso “Dead City Radio” y ese ritmo que se te pega y no te suelta.

No faltaron cortes clásicos como “Superbeast” (pura adrenalina) o “Living Dead Girl”, que además no tardaron mucho en llegar, pero también hubo tiempo para las más nuevas como “In the Age of the Consecrated Vampire We All Get High”, “Well, Everybody’s Fucking in a U.F.O.” o “Get Your Boots On! That’s the End of Rock and Roll” acompañada por palmas en un ritmo muy pegadizo mientras Zombie nos decía lo que teníamos que cantar en ese estribillo extremadamente contagioso.

La verdad es que la recepción de los nuevos temas fue excelente, así como la pegada de “More Human Than Human” o esa galopada de “Thunderkiss 65” de su época White Zombie. Hubo tiempo también para alguna cover como “Blitzkrieg Bop” de Ramones, o una tremenda “School’s Out” de Alice Cooper, para cerrar con la imprescindible “Dragula”, que puso a las miles de personas que disfrutaban del show a saltar en ese estribillo mágico. Enorme presentación del zombie una vez más, y con un espectáculo tan enorme a su alrededor todo se ve aún más grande. Sí que hubo algún momento de desconexión con el público, por lo que no fue un concierto de diez, pero sí de nueve.

 

IN FLAMES (7/10)

Turno para el último concierto del día, muchas ganas teníamos de ver a IN FLAMES presentar su nuevo trabajo y ver cómo se las gastaban en directo. El inicio instrumental de “Wallflower” nos traía a toda la banda menos a Anders que aparecía unos minutos después para comenzar definitivamente su actuación. “Leeches” es todo un acierto recuperarla, pero realmente veíamos que esta no iba a ser la noche de IN FLAMES, el sonido no era del todo perfecto (tampoco fue de lo peor del día), pero Anders no rompe igual la voz que antes ni muestra la misma energía que hace unos años como es comprensible. “Where The Dead Ships Dwell” es sin duda de lo mejorcito de los últimos trabajos de los suecos, pero el subidón absoluto llegaba con “Only For The Weak”, “Cloud Connected” y “Deliver Us” de forma consecutiva, un chute de adrenalina enorme. Tras ellas, otro pequeño bajón para remontar al final con “Take This Life”, pero fue un concierto con constantes bajadas y subidas, no es ni mucho menos de los mejores conciertos de IN FLAMES hasta la fecha.

Así finalizaba un primer día en el que AVATAR o MYRATH se llevaron el gato al agua y dieron la sorpresa, en el que QUEENSRYCHE y MINISTRY recordaron por qué están donde están, en el que IN FLAMES fue una de las grandes decepciones, y en el que ROB ZOMBIE pasó por encima como cabeza de cartel de DEEP PURPLE. Ahora toca descansar y reponer fuerzas para la segunda jornada.

Texto y fotos: Óscar Gil Escobar

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.