Inicio Conciertos Crónica y Fotos del sábado en ROCK FEST BARCELONA: ALICE COOPER, DEEP...

Crónica y Fotos del sábado en ROCK FEST BARCELONA: ALICE COOPER, DEEP PURPLE, SAXON, EMPEROR, CARCASS, etc

1
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

Viernes 30 de Junio, Sábado 1 y Domingo 2 de Julio  –  Parc de Can Zam – Santa Coloma de Gramenet – Barcelona

 

Sábado 1: + LORDS OF BLACK + DIRKSCHNEIDER + ÑU + ORDEN OGAN
+ SODOM + GOTTHARD + CARCASS + GLORYHAMMER + BLUE ÖYSTER CULT
+ INCONSCIENTES + EMPEROR + DEEP PURPLE + EXCITER + ROSENDO
+ ALICE COOPER + SAXON + 77′ + MOTÖRHITS

 

LORDS OF BLACK

Indudablemente LORDS OF BLACK son actualmente  nuestra banda con más proyección internacional dentro de la escena del heavy metal. Su carrera ha sido meteórica, así que tras publicar dos fantásticos trabajos, "Lords Of Black"(2014) , y, "II" (2016), la formación de Tony Hernando ha conseguido granjearse una excelente reputación en directo. Pero sin duda el espaldarazo definitivo a su carrera, -internacionalmente hablando-, ha llegado con la elección de Ronnie Romero como nuevo vocalista de los míticos RAINBOW.

Ellos eran los encargados de abrir esta segunda jornada del festival en el Stage Rock, y su triunfo fue incontestable. Desafiando al justiciero sol que azotaba el recinto, los madrileños salieron vestidos de riguroso negro, (haciendo honor a su nombre), y nos dieron una soberana lección de clasicismo metalero con temas como "Merciless" y "Nothing Left To Fear".

La principal novedad en el seno de la banda vino dada por el debut de su nuevo bajista, Dani Criado (SKIZOO, KAOTHIC), quien se mostró sólido y muy compenetrado con el resto de sus compañeros, especialmente con el batería Andy C.. En cuanto al repertorio escogido consistió en un medley de sus dos trabajos de estudio, alternando piezas como "New World´s Comin´", con composiciones de su debut como "Lords Of Black".

Si el cuarteto ya había tenido ocasión de demostrar su imparable potencial en salas, en esta ocasión, en un gran escenario, demostraron tener el temple y la personalidad suficientes para asumir el reto y salir victoriosos. Especialmente destacable me pareció el dominio escénico de un Ronnie Romero que ha crecido mucho como  frontman, moviéndose por todo el escenario mientras cautivaba al personal  durante el épico final de "Shadows Of War".

Para poner la guinda a una actuación que acabó haciéndose muy corta, el cuarteto optaría por rendir tributo a una de la bandas favoritas del vocalista, interpretando de forma magistral el clásico de Black Sabbath "Neon Knights". En definitiva, que LORDS OF BLACK se doctoraron ofreciendo un soberbio concierto en uno de los escenarios principales del ROCK FEST BARCELONA, ratificando que tenemos embajadores para representarnos en cualquier festival del Viejo Continente.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver


DIRKSCHNEIDER

Para muchas personas el sábado era el día grande del festival por la calidad que se iba a pasear por los distintos escenarios del recinto. Tras la actuación de LORDS OF BLACK, DIRKSCHNEIDER era quien tenía que ponerse el mono de trabajo para que el festival siguiera su curso. Ya de por sí el concierto se antojaba apetecible para sobrellevar las altas temperaturas que azotaban en Santa Coloma, y es algo que el cantante germano consiguió con todas las de la ley.

La actuación comenzaba puntual a las 13:30 y el pistoletazo de salida lo iba a dar una “Starlight” que sonó tan bien como siempre, con una banda entrega y un Dirkschneider que una vez más vuelve a ejercer su carismática faceta de frontman. Basándose en un setlist puramente completado por canciones de ACCEPT, muy mal se debía dar la cosa para que se torciera, pero incluso supero las expectativas creadas. La razón es que todas las canciones incluidas en el setlist llevan el emblema de himno y en cuanto suenan los primeros acordes de temas como “Living For Tonite” o “Princess of the Night”, la gente no duda un momento en lanzarse a cantarlas de principio a fin.

Junto con una banda joven y entregada a la causa, DIRKSCHNEIDER iba ejecutando las canciones de manera más que correcta y con un sonido que en ningún momento pereció. La interacción con el público fue clave en temas como “Fast As a Shark”, cuya mítica introducción fue coreada por todos los asistentes. Un grandísimo concierto que hizo un poco más llevadero el calor a esas horas.

Texto: Juanma García

Fotos: Carlos Oliver


 

ÑU  

La tarde del sábado nos traía de vuelta uno de los nombres con mayúsculas del rock patrio, José Carlos Molina y sus ÑU, en esta ocasión formados por el genial teclista Peter Mayr, Luis Calzada a la guitarra, el batería Óscar Pérez y al bajo nada menos que un fantástico Gorka Alegre que no paró de moverse, animar y arengar al personal.

Molina estuvo fantástico, cantando fenomenal, siendo el maestro de ceremonias y tocando la flauta con ese buen gusto exquisito que destilan sus composiciones. Cierto es que estaba fuera de su ambiente natural en cuanto a la franja horaria (como él reconoció, lo suyo es más acostarse a horas intempestivas y levantarse tarde), pero eso no fue obstáculo para brindarnos un gran concierto, acompañado por no menos grandes músicos.

Lo de Peter Mayr es muy grande también, tocando teclados y su órgano hammond con buen gusto, engalanando cada tema; todo un diestro y experimentado músico al servicio de unas composiciones que han transcendido al estatus de himnos, en su gran mayoría con el paso del tiempo.

Grandes temas con un sonido que al principio no fue muy bueno, aunque con el paso de la actuación fue mejorando paulatinamente. No obstante, movimos nuestras caderas con la animada “Animales Sueltos”, nos emocionamos con la poética “No Hay Ningún Loco” y disfrutamos de ese clasicazo que es “La Granja del Loco”, donde todos los integrantes intercambiaron solos en su tramo final.

Con “Preparan” la ecualización general iba mejorando, así como con la simpar “Manicomio”. También habría tiempo para el desarrollo instrumental, los solos y poder disfrutar de Molina tocando su flauta, haciendo un solo y desarrollando esas melodías haciendo “culebrear” el sonido de su instrumento.

“Sé Quién” sonó tremenda, ¡me encantó! “El Tren” supuso el momento de terminar por tomar la atención de un público demasiado estático hasta ese momento (el calor es lo que tiene), poniendo la guinda con “El Flautista” y una versión muy rockera de “Imperio de Paletos” que me gustó mucho, con un Peter Mayr llevándosela a su terreno. ¡Muy grandes ÑU!

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Carlos Oliver


ORDEN OGAN

Tenía bastante curiosidad por ver a los que son la nueva sensación del power metal alemán y doy fe de que no defraudaron lo más mínimo.

Ataviados con túnicas, aparecería el quinteto teutón en el escenario ROCK TENT dispuestos a darlo todo, abriendo con “To New Shores of Sadness”. “We Are Pirates” fue el momento idóneo para instarnos a cantar junto a ellos, lo que no nos permitieron dejar de hacer, dándonos pie gracias el fenomenal “Here at the End of the World”.

Nos inundó la épica de “Gunman”, jugando con nosotros en su estribillo para que lo coreáramos puño en alto. “Deaf Among the Blind” fue otro gran tema, perfectamente interpretado ante las miradas atentas y felices de todos los que inundaban la carpa.

La dinámica “Sorrow is your Tale”, con sus festivas melodías, cayó estupendamente, mientras que “F.E.V.E.R.” fue el punto álgido de su actuación, con todos cantando a coro como si les fuera la vida en ello.

El final llegaría con “The Things We Believe In”, no sin antes recordarnos que volverían en el mes de Octubre junto a los italianos RHAPSODY OF FIRE.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Carlos Oliver

 


SODOM

La carrera de SODOM es un ejemplo de constancia y coherencia. Fieles a su estilo y a sus raíces, la formación capitaneada por el incombustibleTom Angelripper ha permanecido impasible a las modas y al inexorable paso del tiempo.

Sin duda habrá quienes no comprendan esa enfermiza pasión por la velocidad ni los constantes guiños a bandas míticas como VENOM o MOTÖRHEAD, pero lo cierto es que los germanos  llevan defiendo su propuesta desde principios de la década de los ochenta.

Con el sol todavía golpeando fuerte sobre nuestras cabezas SODOM aparecían en escena para hacernos sucumbir ante su  torrente de hirientes riffs y ritmos vertiginosos, haciéndonos agitar frenéticamente la cabeza desde que abrieran fuego con "In Retribution" y "In War And Pieces". Ese toque "old school" que tanto gusta a los amantes del thrash, y que se ha convertido en el nexo de unión entre diferentes generaciones, quedaría plasmado a lo largo de la tortuosa "Sodomy And Lust", que nos hacia alzar los cuernos en su  apoteósico final.

No frenearían su brutal embestida ni levantarían el pie del acelerador durante todo el tiempo que permanecieron sobre las tablas, de modo  que las encargadas de hacernos estallar la cabeza serían "Outbreak Of Evil" y "M-16". Los mejores pits de la tarde estarían reservados para "Agent Orange"; que desataba la locura entre las primeras filas, convirtiendo los aledaños del escenario en una auténtica batalla campal. Como viene siendo habitual no faltaría durante su presentación el homenaje al gran Lemmy con una reverencial versión del clásico  "Iron Fist", que contó con la colaboración de Tore Bratseth de Bömbers.

Las elegidas para permitirnos recobrar mínimamente el aliento serían la irreverente  "City Of God" y "Caligula". Pero rápidamente  Angelripper y sus muchachos volverían a pisar el acelerador al máximo para darnos la estocada definitiva con  la demoledora "Ausgebombt" y "Bombenhagel". Rudos, directos y salvajes. SODOM llegaron, descargaron todo su arsenal y se marcharon dejando tras de si a una audiencia devastada.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

GOTTHARD

El combo suizo era uno de los grandes atractivos dentro de la jornada del sábado, máxime para los que somos de Madrid y nos perdimos su actuación por enfermedad de su vocalista Nic Maeder hace unos meses.

GOTTHARD hicieron un buen concierto aunque con con un repertorio irregular y repleto de solos, sonando estupendamente y con grandes interpretaciones, tanto de sus temas recientes como de los clásicos que les han llevado al estatus que hoy día tienen. Además, hubo momento para la nostalgia…

“Silver River” y “Electrified” fueron las elegidas para abrir una descarga algo sosa en su inicio, pese a lo cristalino de su sonido y la perfección de su interpretación. La banda estaba feliz, sonriente, con Maeder y Leoni manejando los compases de todo lo que se cocía en escena.

Recordando los veinticinco años de la banda que estaban celebrando con la edición de su último -y personalmente, descafeinado- álbum, presentarían la popular versión de Joe South, “Hush” (que curiosamente DEEP PURPLE repetirían más adelante), poniendo la nota de color en la tarde catalana, consiguiendo que nuestros pies por fin arrancaran a bailar.

Continuaron con “Stay with Me” y la hermosa “Feel What I Feel” y, tras un corto solo de bajo, por fin comenzarían a hilar momentos más rockeros y movidos con “Sister Moon” y “What You Get”, que les quedó estupenda.

“Heaven” fue el momento de recordar al simpar y tristemente fallecido Steve Lee, proyectando su imagen en las pantallas mientras se escuchaba su voz sonando por la P.A. a la vez que el resto de músicos tocaban en directo sobre el escenario.

Un nuevo solo, en este caso para el lucimiento de los guitarristas Leo y Freddy, precedió a “Top of the World” y, tras un nuevo parón para que el batería Hena Habegger se luciera en solitario, terminarían por todo lo alto con la siempre coreada “Lift U Up” (que pese a estar “trillada”, siempre es una fiesta en el escenario) y “Anytime Anywhere”.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Alvaro Ochoa

 


CARCASS

Tras su regreso, "Surgical Steel" se ha convertido en el álbum que ha consolidado definitivamente a CARCASS como una institución dentro del heavy metal. Atrás quedan sus primeros años dentro del underground grindcore y las críticas que recibieron cuando decidieron dar un nuevo impulso a su sonido a principios de la década de los noventa. Pero, a día de hoy, nadie discute el status  que se han ganado a pulso  Jeff Walker y sus muchachos, liderando exitosas giras a ambos lados del Atlántico y copando los puestos de privilegio en los principales festivales del Viejo Continente.

Muchas ganas había de este nuevo asalto del combo británico tras su exitoso  paso por nuestro país liderando el Deathchrusher Tour a finales del pasado 2015. De modo que un buen numero de seguidores, algunos ataviados con vestimenta quirúrgica, aguardaban impacientes su salida. Acompañados de "1985", el cuarteto irrumpía en escena para desatar la locura entre las primeras final con "316L Grade Surgical Steel". Pero es que por si no fuera suficiente la brutalidad sonora de los británicos, cabe remarcar que su show estuvo aderezado por las proyecciones que se encargarían de acompañar  los tortuosos desarrollos de la pieza que abría su cuarta entrega discográfica:  "Buried Dreams" .

Aunque Walker es quien ejerce como líder y motor de la banda sobre el escenario, lo cierto es que el resto de sus compañeros estuvieron en todo momento  a un excelente nivel, destacando especialmente el soberbio trabajo a las guitarras que nos ofrecieron Ben Ash y Bill Steer en temas como el corrosivo "Incarnated Solvent Abuse". Y es que debo admitir que me gustó la rabia y la actitud que derrochó un Walker que se mostró absolutamente imparable  a la hora de encarar temas como "Carnal Forge" o "Cadaver Pouch Conveyor System".

Pero que nadie piense que los británicos se han olvidado de su pasado, ya que no se dejarían en el tintero algún guiño a su primera época, rescatando para la ocasión viejos clásicos como "Exhume To Consume" o el icónico "Reek Of Putrefaction". Con un Walker imperial, manejando a su antojo al respetable, llegaba el momento de que todos cantáramos juntos el roquero estribillo de "Keep On  Rotting In The Free World". Para el final, como no podía ser de otra forma, CARCASS se reservaron "Corporal Jigsore Quandary" y la monumental "Heartwork", que hacía enloquecer al personal y rubricaba una fantástica actuación.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver

 


GLORYHAMMER

Lamentablemente, el cruce de bandas y escenarios hizo que nuestros redactores no pudieran disfrutar de la actuación de la banda.

No obstante, aqui están sus fotos:

Fotos: Carlos Oliver


BLUE ÖYSTER CULT 

Dentro de la amplia variedad que teníamos en cuanto al cartel del festival, se nos ofreció la posibilidad de deleitarnos con una de esas bandas nada habituales por estas tierras, BLUE ÖYSTER CULT.

Los de Long Island venían a darnos una buena muestra de su rock&roll psicodélico, pese a que parece que no pasan por su mayor popularidad por estos lares, hecho que ya quedó claro cuando, ante la acometida de lluvia -que afortunadamente se quedó en “cuatro gotas”, como decimos por aquí- el público en masa corrió a guarecerse, dejando libres las primeras filas del escenario ROCK.

En todo caso, viene bien recordar que han sido toda una referencia para bandas posteriores a lo largo de más de cincuenta años de trayectoria. De hecho, no son pocas las coincidencias, inspiraciones y homenajes por parte de uno de esos grupos tan en boga últimamente; me refiero a GHOST, por supuesto.

En todo caso, los de Buck Dharma sonaron cristalinos y dieron un muy buen recital con temas como “The Red & The Black”, “Golden Age of Leather” o “Burnin’ for You”, que fue la tripleta elegida para iniciar su concierto.

“Lips in the Hills” fue estupenda, con ese aire clásico tan sabroso. Hubo incluso momentos para el desarrollo instrumental y los solos conjugados entre los músicos, por ejemplo con “Then Came the Last Days of May”, donde sobre todo Richie se lució a base de bien con su preciosa guitarra de color verde.

Nos fueron enganchando aún más gracias a “Tattoo Vampire”, “(Don’t Fear) the Ripper” “Cities in Flames with Rock and Roll”, con la que pusieron a todos a cantar.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Alvaro Ochoa

 


INCONSCIENTES

Los encargados de poner la nota roquera en el escenario Rock Tent fueron INCONSCIENTES, la banda que lidera el guitarrista Iñaki "Uoho" Antón, quienes nos presentarían algunas de las composiciones de su última entrega de estudio "Quimeras Y Otras Realidades".

Atraídos por el nombre del carismático guitarrista, miembro de Platero y Tú y EXTREMODURO, un buen numero de seguidores se aproximaron para ver que tal sonaba su banda en directo. Y lo cierto es que su rock n´roll marchoso, vacilón  y con algunos toques bluesy acabó dejándonos unas muy buenas sensaciones.

Aunque el arranque de su concierto fue un tanto extraño, -no supimos diferenciar el final de la prueba de sonido y el inicio del show-, la verdad es que acabaron gustando al personal gracias a los elegantes desarrollos de "Detrás Del Universo",  y a los roqueros riffs del marchoso "Una vez Más". Aunque, personalmente, me quedaría con el ejercicio de nostalgia que supuso volver a escuchar el "Voy A Acabar Borracho" de Platero y Tú.

Texto: Alfonso Díaz

 


 

EMPEROR

No podemos eludir lo que se palpaba en el ambiente en el día en que EMPEROR volvían a nuestras tierras tras su separación y posterior reunión. Los fans hacían acto de presencia con las camisetas de este legendario grupo noruego.

Así pues, a las ocho había un buen número de personas para presenciar el directo de los de Notodden y puntuales a su cita, ahí empezaba a sonar el primer corte de “Anthems To The Welkin At Dusk”, que no es otro que “Al Svartr (The Oath)”. Para cuando dicha canción acababa, y sin que muchas personas fueran conscientes de ello, uno de los mejores shows de este Rock Fest 2017 daba comienzo.

Pronto la voz de Ihsahn desataba la locura máxima y comenzaba un auténtico espectáculo de black metal, con una banda entregadísima e incluso interactuando con el público en alguna que otra ocasión. En todo momento la banda gozó de un sonido excelente y puso patas arriba el festival con su ejecución perfectamente milimetrada.

Sin parafernalias de maquillaje como antiguamente utilizaban y que hace ya un tiempo que renegaron de él, EMPEROR estaban dejando boquiabiertos a los espectadores con trallazos de primer nivel del disco “Anthems To The Welkin At Dusk”; “Ensorcelled by Khaos”, por poner un ejemplo, desató comentarios de incredulidad ante el espectáculo tan completo que estaba presenciado el respetable.

En algunos temas incluso se permitieron el lujo de poder usar llamas que emergían, haciendo de aquel paraíso un auténtico infierno, pero en el que, francamente, uno se sentía de todo menos torturado. Su setlist me dejó con ganas de más, queriendo que aquello no terminara a pesar de que las bandas que sucedían a los noruegos tenían un gran nivel, empezando por DEEP PURPLE que serían los siguientes en actuar.

Lo que está claro es que EMPEROR vinieron siendo la gran alegría de muchos y se han ido con ese mismo grupo de fanáticos, pero con unas cuántas personas que, sin lugar a dudas, investigarán más sobre una banda que en este país no tiene el reconocimiento que merece bajo mi punto de vista. Con ganas de verlos por aquí, y cuanto antes, mejor.

SetList:

  1. Intro – Alsvartr (The Oath)
  2. Thus Spake the Nightspirit
  3. Ensorcelled by Khaos
  4. The Loss and Curse of Reverence
  5. The Acclamation of Bonds
  6. With Strength I Burn
  7. The Wanderer
  8. Curse You All Men!
  9. I Am the Black Wizards
  10. Inno a Satana
  11. Outro – Opus A Satana

Texto: Juanma García

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

DEEP PURPLE

Llegó el momento de una de las bandas cabezas de cartel, nada menos que los legendarios DEEP PURPLE, quienes venían no sólo presentando su sensacional nuevo disco “Infinite”, sino también anunciando su despedida de los escenarios, aunque los que llevamos tiempo en esto del rock, ya sabemos que este tipo de anuncios nunca suelen ir condicionados a su cumplimiento.

Musicalmente hablando, PURPLE estuvieron más que bien. Es una delicia ver y escuchar a la banda tocar sus instrumentos, la pulcritud en sus ejecuciones técnicas y lo conjuntados que están. Ahora, que también pienso que, en cierta medida, esto fue su particular espada de Damocles, pues el alargar tanto los temas con variaciones instrumentales, los duelos de solos, improvisaciones (fruto de muchas horas tocando juntos en el local y estudio), los protagonismos individuales… terminan lastrando el desarrollo de la actuación.

Cierto es que ellos llevan haciéndolo toda la vida y que ahora es más necesario que nunca, pues así permiten que Ian Gillan descanse su voz, pero también lo es que no fueron pocos los que me dijeron después de su concierto que por momentos se habían aburrido o que se esperaban otra cosa, hecho éste último que comparto, tratándolo desde la perspectiva de que era una supuesta gira de despedida.

Me gustaron mucho los bloques retro iluminados que había distribuidos a lo ancho del escenario, haciendo un juego de luminosidades muy conseguido junto con los potentes focos del techo.

Pronto tendríamos a todos los músicos en escena, con Gillan narrando la introducción de “Time for Bedlam”. El tema sonó bien, ya de primeras, como también lo hizo “Fireball”.

“Bloodsucker” ya mostraba los primeros -y alucinantes- duelos entre Morse y Airey, al que sucedió una más que correcta versión del “Strange Kind of Woman” pese a las limitaciones vocales de Ian Gillan.

“Johny’s Band” fue perfecta. Me encantó lo bien que conservaba ese rollo rockero vacilón del disco, mientras que “Uncommon Man” fue pomposa, con esos teclados simulando trompetas de corte real. Me gustó mucho, como también lo hizo “The Surprising”, que ya en el disco me pareció una grandísima canción y en directo lo demostró, aunque vi a la gente bastante desentendida de ella, por norma general.

Sin embargo, parecía que se iba perdiendo el ritmo con “Birds of Prey” y “Hell to Pay”, con una buena parte del público cada vez más desenganchada sobre lo que se gestaba en escena.

El solo de teclado de Don Airey fue monumental, repleto de guiños como el inicio con “Mr. Crowley” y el fragmento del himno de Cataluña, “Els Segadors”, con el que se metió en el bolsillo a la mayor parte de la audiencia. Lo hiló con un “Perfect Strangers” que fue de lo mejorcito de la velada.

Retomaron el pulso con “Space Truckin'”, así como con el siempre ganador “Smoke on the Water”, con unos logrados efectos visuales de fuego y humo rojo en la pantalla central.

Se retiraron unos cortos instantes para volver con la versión de Joe South “Hush” (que ya habían tocado GOTTHARD anteriormente), alargada en exceso, incluyendo un solo de bajo de Roger Glover, para finalizar con otra innecesariamente extendida “Black Night”, dejándonos con una sensación agridulce.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Alvaro Ochoa


EXCITER

Citados como una de sus influencias por varias generaciones de músicos, EXCITER se han convertido en un nombre de culto dentro del underground metálico. Evidentemente, a estas alturas no creo que los canadienses precisen de ninguna clase de presentación, pero si algún despistado esperaba encontrarse con unos músicos técnicos y melódicos no podía estar más equivocado.

Con el nombre de la banda presidiendo el escenario Rock Tent y con un ligero retraso sobre el horario inicialmente previsto, el trío de Ottawa aparecía en escena recubierto de cuero y tachas, dispuesto a no hacer prisioneros y pisar  el acelerador al máximo desde que abrieran con  esa rotunda declaración de intenciones que es "I Am The Beast".

Sucios, rápidos e irreverentes, los canadienses son una formación que tiene la extraña capacidad de no dejar indiferente a nadie: o los amas o los odias. Con ellos no existe termino medio. Así que estaremos de acuerdo en que no sonaron bien, nunca lo hicieron. Quizás su batería y vocalista Dan Beehler se fuera de tono en más de una ocasión. Pero lo que nadie puede reprochar a estos pioneros del speed metal es la actitud y autenticidad que derrocharon en zarpazos certeros como "Victims Of Sacrifice" o el descomunal "Heavy Metal Maniac".

Pero no todo iba a ser velocidad y caña desenfrenada. Así que también tendríamos ocasión de sumergirnos en  las ambientaciones  oscuras y demoniacas del lúgubre "Beyond The Gates Of Doom", que nos flanqueaba el paso hacia el humeante final que protagonizó "Long Live The Loud".

En definitiva, seguro que su descarga no les sirvió para conseguir nuevos adeptos a su causa. Pero  seguro que sus incondicionales disfrutaron al máximo meneando la cabeza mientras cantaban con el puño en alto  los delirantes estribillos de "Iron Dogs" y  "Stand Up And Fight".

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver


ROSENDO 

No es que tenga yo algo en contra de ROSENDO, pero mentiría si no dijera que se me hizo extraño no sólo verle en el cartel, sino además tenerle tocando en un escenario principal en horas propias de un cabeza de cartel.

Aunque, tengámoslo en cuenta, por trayectoria y veteranía, el de Carabanchel, bien lo merecía. Pero su estilo no es el que digamos, mejor encajaba con lo que estábamos presenciando hasta ese momento.

Venía presentando su nuevo álbum “De Escalde y Trinchera”, del que presentó varios temas, intercalados con su repertorio más clásico y un pequeño guiño a los inmortales LEÑO.

También se me hizo raro ver cómo fue de los que peor sonaron, sobre todo al principio de su actuación y cómo no se conseguía tener una buena ecualización para una banda de tres músicos, donde la voz llegaba dispersa, con una inmensa bola de sonido que poco a poco se fue corrigiendo, afortunadamente.

Temas como “Cuando”, la versión de Antonio Flores “No Dudaría”, “Sufrido”, la nueva “¡Qué Bufonada” o el clásico “Qué Desilusión” fueron cayendo en la noche barcelonesa, poniendo el punto máximo de su actuación con “Flojos de Pantalón”, la rima característica de “Masculino Singular” y, para cerrar “Maneras de Vivir”.

Texto: J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Fotos: Alvaro Ochoa


ALICE COOPER

La descarga de ALICE COOPER era uno de los platos fuertes de esta segunda jornada del festival. Y es que Mr. Furnier lleva toda una vida escandalizando y rompiendo moldes sobre los escenarios. Evidentemente, dentro de una trayectoria tan larga habrá quien se decanté por una u otra etapa. Pero resulta incuestionable que sus conciertos siempre son sinónimo de espectáculo, actitud y, ante todo, rock n´roll.

Cuando las agujas del reloj marcaban la media noche, -no podía ser de otra manera-, empezaba a retumbar a través del P.A. la introducción que nos conduciría sobre el primer tema de la noche, el machacón "Brutal Planet". Como no podía ser de otra forma, su entrada fue triunfal y espectacular, rodeado de fuego y empuñando uno de sus míticos bastones.

Sin apenas tiempo para reponernos del impacto inicial llegaba el momento de viajar en el tiempo con dos cartas ganadoras como son "No More Mr. Nice Guy" y un celebradísimo "Under My Wheels", que hacían que todo el mundo se pusiera a cantar mientras el escenario se cubría de humo y la guitarrista Nita Strauss daba el pistoletazo de salida a su particular recital. Naciendo del último acorde del tema anterior arrancaba "Lost In America", que con su crítica letra  ponía de manifiesto la convulsa actualidad de la sociedad americana.

Muchas fueron las chaquetas que exhibió el vocalista a lo largo de la velada, ya que para cada tema eligió un modelo diferente. Así que para "Pain" se decantaría por una larga de color de fuxia  mientras en su mano portaba una fusta con la que se castigó en la pierna en repetidas ocasiones. Tampoco faltaría el sable repleto de dólares durante "Billion Dollar Babies".

La fiesta no se detendría, de modo que para "The World Needs Guts", Alice optaría por un look mucho mas roquero, recurriendo a la clásica chupa de cuero repleta de techas y pinchos, mientras su fiel escudero, el bajista Chuck Garric, era quien se encargaba de espolear al público para que cantara el estribillo. Uno de los pocos momentos en los que el veterano vocalista desapareció de escena fue durante el fantástico solo que nos ofreció Nita Strauss, quien nos deleitó con una sucesión de poses clásicas de los guitar-heros de los ochenta.

La vuelta de Cooper llegaría con uno de sus singles más radiados y exitosos "Poison", que sonó fresco y potente, poniendo de manifiesto que el tema ha envejecido muy bien, ya que más de 25 años después sigue conservando toda su garra e intensidad. Como si fuera el director de pista de un circo, engalanado con Chistera y batuta, el vocalista dirigiría primero a sus compañeros  y luego al respetable  durante "Halo Of Flies", que con una rotunda ovación cerraba este primer acto del show.

Hasta ese momento ALICE COOPER nos había ofrecido un show sobrio y trepidante, en el que todo el protagonismo había recaído sobre las canciones. Pero sería a partir de este momento cuando empezaron las sorpresas y…,  ¡el espectáculo! La locura se desató cuando el escenario se quedó a oscuras y empezó a sonar la introducción que nos anunciaba "Feed My Frankenstein", para que acto seguido el vocalista apareciera vestido con una bata blanca  ensangrentada justo antes de convertirse en un gigantesco monstruo. La función había comenzado, y durante el roquero "Cold Ethyl", Alice bailó, zarandeó y maltrató a una muñeca que emergió  de un cajón situado frente a la batería.

El particular "idilio" entre Alice  y su muñeca, (ahora de carne y hueso), proseguiría a lo largo del dramático "Only Women Bleed", que nos hacía cambiar el paso mientras Strauss acariciaba su guitarra de doble mástil. La fuerza roquera retornaría con los pegadizos estribillos de "Escape". Pero la huida no saldría bien ya que durante el tramo final Alice sería capturado para posteriormente acabar sometido a una enfermera que le colocó una camisa de fuerza. El trágico final llegaría con "Killer" y "I Love The Dead", en la que fuimos testigos de cómo el vocalista era decapitado y su cabeza exhibida cual trofeo mientras todos cantábamos al unísono el estribillo en un final memorable.

No tardaría en resucitar el protagonista de nuestra función para regalarnos un apoteósico "I´m Eighteen", que interpretó blandiendo una muleta mientras nos volvía a hacer cantar. La rubrica a una actuación espectacular vendría de la mano del clásico "School´s Out", que fue acompañado por un fragmento de "Another Brick In The Wall", mientras una  intensa lluvia de confeti convertía  el recinto en una fiesta, y más cuando en escena apareció el guitarrista de AEROSMITH, Joe Perry.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver


SAXON

Parece difícil que una banda que se prodiga tanto en nuestros escenarios pueda seguir conservando la capacidad de sorprendernos. No creo que a estas alturas nadie tuviera dudas de que SAXON iban a ofrecer un concierto a la altura de su leyenda. Pero lo que pocos esperábamos era  el fastuoso montaje que nos tenían preparado  el incombustible Biff Byford  y sus muchachos.

Si ya nos ofrecieron un concierto magistral en su anterior aparición en este ROCK FEST BARCELONA,  en esta ocasión, sin un nuevo trabajo que presentar, los británicos nos regalaron  un show apoteósico, con un sonido y un montaje de verdaderos cabezas de cartel. Un escenario repleto de antorchas, banderolas, escalinatas,  un telón fondo que reproducía la vidriera de una catedral y sendas estatuas de leones situadas a los lados conferían al escenario el aspecto de un antiguo templo. Pero no sería está la única sorpresa de su descarga,  ya que durante la actuación no faltarían: el fuego, las columnas de humo, y, como no, su mítico  águila de luces. 

Como decía, SAXON llegaban dispuestos a convencer y arrasar con todo a su paso, y la mejor prueba fue ese brutal  arranque con uno de sus clásicos más aclamados "Crusaders", que nos dejaba a  Biff paseándose triunfal por el escenario, pasando revista a su legión de incondicionales ataviado con una de sus clásicas casacas largas. Tras meterse a la gente en el bolsillo su visceral ataque proseguiría con una pieza de su último redondo  "Battering Ram", cuyo estribillo  fue coreado como si de un clásico se tratara mientras el carismático vocalista oteaba el horizonte posicionado sobre la tarima de la batería. 

Y es que los británicos consiguieron que la intensidad del show no decayera en ningún momento. Así que tras hacernos cantar uno  de sus nuevos himnos llegaba  el momento de volver la vista atrás para rescatar "Motorcycle Man" y la rotunda "Sacrifice", cuyo estribillo fue acompañado por unas altísimas columnas de humo. No habría durante su actuación tiempo para largas charlas ni discursos, dejándonos a una banda que supo conectar con el público y sacar partido de la hermandad metalera en temas como "Power And The Glory".

El fuego se apoderaría del escenario a lo largo de "20,000 Ft", desatando la euforia de una audiencia que a estas alturas había ya capitulado ante la potencia de unos SAXON inconmensurables. Una nueva mirada sobre su trabajo de 1983 nos conduciría sobre el mítico "The Eagle Has Landed", con la irrupción  del águila para desatar la euforia de una audiencia completamente entregada. El nivel de intensidad no decrecería durante el inevitable "Solid Ball Of Rock", con el nombre de la banda siendo devorado por las llamas en las pantallas que flanqueaban el escenario, y la épica  "Battalions Of Steel".

Como ya sucediera en su última visita por salas, el incombustible vocalista nos propondría escoger entre dos temas para continuar con  el show. Pero viendo la respuesta del respetable finalmente acabaron tocando las dos. En primer lugar atacarían   una alargada versión de "Strong Arm Of The Law", con la gente cantando el estribillo mientras Biff no paraba de saltar; y posteriormente castigarían  nuestras cervicales al son de  "Heavy Metal Thunder".

Para encarar la recta final de su actuación se decantarían  por "Wheels Of Steel" y el hímnico "Demin And Leather". Antes de abandonar el escenario Biff nos anunció que la banda está ya trabajando en su nuevo disco que verá la luz a principios del próximo año. El colofón definitivo para su vibrante actuación llegaría de manos de un brutal  "Princess Of The Night". Incombustibles al paso del tiempo SAXON siguen sentando cátedra allá por donde pasan, y su actuación en el ROCK FEST BARCELONA fue la prueba definitiva de que Biff y sus muchachos no tienen en mente retirarse.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa


77

Pese a que el día había sido muy  largo, cuando finalizaron las actuaciones en los dos escenarios principales la acción se trasladó al escenario Rock Tent,  donde los barceloneses  ´77 dispondrían de 45 minutos para hacernos bailar y cantar al son de sus composiciones de esencia clásica y añeja.

Respaldados sobre el adrenalítico sonido de sus guitarras la formación que lideran  los hermanos Valeta arrancó su actuación de la mejor forma posible, presentándose a los que todavía no les conocían con "We´re ´77", para rápidamente dejar que LG se desmadrara mientras atacaba el marchoso  riff de "High Decibels".

Era tarde, estábamos cansados; pero a estas alturas no creo que nadie pudiera resistirse a mover los pies siguiendo el ritmo de la vacilona pieza que inaugura su último redondo "Nothing´s Gonna Stop Us", "It´s Alright". Evidentemente, el jugar en casa acabó siendo clave para que la descarga de ´77 se convirtiera en un auténtico desmadre,  gracias en gran medida a ese sprint final que protagonizaron  "Tightrope", "We Want More Rock N Roll" y su versión del clásico de Queen "We Will Rock You"; que ponía a todo el personal a cantar.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver


MOTÖRHITS

Por la tardía hora, nuestros redactores no pudieron disfrutar de este grupo tributo a MÖTORHEAD, pero aqui tenemos una de sus fotos:

 

Fotos: Carlos Oliver

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre el

Tras su descarga, Rafa Basa pinchó videos en la pantalla gigante de la ROCKTENT. ¡¡Fue una gran Fiesta de METAL!!!

 

 

 

1 COMENTARIO