Inicio Conciertos Crónica y Fotos del BE PROG! ON TOUR en Madrid, con SOEN, PERSEFONE,...

Crónica y Fotos del BE PROG! ON TOUR en Madrid, con SOEN, PERSEFONE, QUAOAR…

0
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon
LIVE VUVUZELA.ES
Century Media - Triptikon

 

BE PROG! ON TOUR

+ PERSEFONE + QUAOAR + VULTURE INDUSTRIES

Sábado 4 de Abril de 2015 – Sala Caracol  – Madrid

Desconozco si vinculado de alguna forma a lo que vendrá en formato festival BE PROG MY FRIEND se presentaba en Madrid BE PROG! La cuestión es que pasaba por nuestra península una gran noche completamente abierta a todos los progresivos posibles de la mano de BE PROG! con SOEN como máximo exponente de una noche, que; personalmente tuvo calidad a raudales y que demuestra que el progresivo (ese género que como bien decía Wilson es el género “inetiquetable” y solo sabe de crear y reinventar) aún tiene ese tirón y reputación que mueve a la gente a pasar encerrados en una sala durante una esplendida tarde-noche de primavera.

La tarde la abrieron los bilbaínos QUAOAR que comenzaron la tarde con una sala muy desangelada, apenas unas decenas tuvieron la oportunidad de ver a estos tíos desgranar un rock en donde entra todo. Un poquito de clásico por aquí, un rollo grunge por allá, un poquito de stoner ahora, alternativo después. Mucho ha llovido desde aquel “Man’t” que cubrimos por aquí – si no recuerdo mal – y mucho ha cambiado QUAOAR hacia un sonido mucho más maduro y sobre todo hacia una confianza y versatilidad que se evidenciaron aquella tarde en la Sala Caracol. Un grupo que no pudo gozar de todo el apoyo del público pero que se merecían un poco más.

Le siguieron los andorranos PERSEFONE. Curioso el caso de este sexteto. Con un sonido de una calidad abrumadora, una técnica sobresaliente y unas composiciones elaboradas y complejas, llevan en esto de la música más de 10 años y 4 discos en su haber tienen una reputación a peleada entre desconocida y admirada. Es decir, a nivel europeo parece que tienen más empuje que a nivel nacional (sin querer ofender Andorra lo sitúo muy próximo a nuestro entorno nacional). En el Be Prog! ofrecieron su versión más compleja con temas largos y enrevesados donde las guitarras ofrecen algunos solos vertiginosos y el teclado, en ocasiones, pinta con ese toque progresivo sinfónico la atmósfera totalmente metalera de la banda.

Buenas muestras de ese sonido, quizás demasiado inconexo, fueron la brutal “Fall To Raise”, “Mind as Universe” y “Shin-Ken”. Para “Purity” su barbudo cantante se retiro a descansar, tomando protagonismo en la voz Miguel. Creo que PERSEFONE ahora juega con la fea costumbre de no estar de moda, ya que, los teclados de Miguel y esos tapping de Alden y Carlos harían las delicias en aquel boom progresivo clásico y sinfónico y saciarían las ansias metaleras gritonas al más puro estilo EDGE OF SANITY o KALISIA. De nuevo se evidencia ese paradigma: reconocimiento internacional vs tirón nacional, puesto que la sala seguía relativamente vacía aunque había mejorado el aforo.

Los siguientes del mini-festival (o larga velada) eran VULTURE INDUSTRIES. No voy a dármelas de sabido, pero hasta que no me puse a indagar sobre los teloneros, VULTURE INDUSTRIES no eran más que una banda que alguna vez había leído en medios y webs. Pero llego Be Prog! y su último disco disponible en youtube por su propio sello (Season Of Mist) y llegó el “must have” del 2015. Y el concierto solo pudo hacer otra cosa más que reforzar mi profunda adicción a los noruegos.

Si pudiese ponerse música a un mundo post apocaliptico-industrial-steampunk VULTURE INDUSTRIES sería su banda sonora con ese sonido oscuro, esa voz cantada de orador psicótico, esos sonidos sampleados rimbombantes, estridentes y clavicordicos, con todos sus miembros haciendo coros y con un insuperable Bjørnar Erevik Nilsen el retrato vivo de un cantante que se mueve como un muerto viviente y tiene el mismo carisma oscuro y tétrico que Beattle Juice. Innmejorables desde su primer bombazo “The Tower” seguida de una pesada, enigmática y enredada “The Hound”. Sonido claro y nítido. Puesta en escena típica en ellos de camisa y tirantes. Sala con un poco más de vida pero la gente estaba bastante alejada del escenario y desconocía lo que los noruegos estaban por echarnos encima.

Y nos lo echaron a lo grande con “The Pulse Of Bliss” donde Erevik hizo su primera aventura al público poniendo los pelos de punta a más de una chica y empujando al respetable hacia posiciones más avanzadas de la sala. Resultado: sala completamente a los pies del cantante, que desde entonces solo supo multiplicar su gestualidad y expresionismo. En “The Bolted Door” se cogió un ampli para ponerse de pie en él y arengar a las masas con ese tono tan único en él. Sin embargo en “Blood Don’t Eliogabalus” Erevik ya era imparable ofreciéndonos “do you want to dance?” y pateándose toda la sala a ritmo bailongo errático después de haber acongojado a unos cuantos durante la parte susurrada en tonos bastante malvados. Si aún podía, la sala estaba más a sus pies después de todas sus travesuras.

Sinceramente, por carisma, por energía, por creatividad, por unicidad y por originalidad VULTURE INDUSTRIES fueron los ganadores de aquella noche y creo que más de uno se llevo un buen recuerdo de los noruegos y como el propio Erevik dijo al final del concierto “Si os ha gustado el concierto, comprad algo en nuestro merch de ahí. Si no os ha gustado y pensáis que somos la mayor mierda, comprad algo también y regalárselo a alguien que no os guste”. A mi solo no me gusto no poder disfrutar de “Blood Ont The Trail” y la versión intro de “The Dead Won’t Mind”, pero hay que saber conformarse en esta vida. Sobresaliente.

Set List:

  • The Dead Won’t Mind (Intro version)
  • The Tower
  • The Hound
  • The Pulse of Bliss
  • The Bolted Door
  • Blood Don’t Eliogabalus
  • Lost Among Liars
  • A Path of Infamy

Pero allí estábamos todos para ver a SOEN y su puesta en vivo de su último disco, un excelente “Tellurian”. Supongo que muchos estábamos allí por la conexión Martín López – OPETH, pero de poco nos serviría con esta nueva banda del López. Sin embargo, no puedo dejar de constatar un gravísimo error que perduró toda la noche y que deslució muchísimo la música de SOEN. Inexplicablemente, el volumen fue apabullante y hasta doloroso desde el segundo cero hasta el final. Fue una de esas noches donde “menos es mas”. Síntoma de ello fue como tras la segunda canción el público fue retrocediendo posiciones para alejarse de los altavoces del escenario dejando vacía las 5 – 8 primeras filas. Un error imperdonable para una banda donde la delicadeza tiene igual de importancia que la pegada.

Rodear la voz sensible de Joel Ekelöf de una sobresaturación total y absoluta del bajo e incluso de los punteos más delicados de la guitarra fue un delito durante toda la noche. “Delenda” fue un ejemplo de cómo un bajo mal ajustado puede hundir un conjunto tan equilibrado. Por suerte, “Tabula Rasa” por lo menos fue una muestra del imponente estado de forma de López con la batería, como en los viejos tiempos; un maltratador delicado y exquisito de la batería. Con “Ennui” en nuestros oídos ya nos dimos cuenta de que su vocalista, no iba a ser precisamente un showman. Ekelöf se expresa como su voz, pausadamente, con carisma y delicadeza; pero nada de frenesí e ímpetu. En algunas personas la cara es el espejo del alma, para Joel son las manos/brazos. Poco íbamos a sacar de él que no fuese un movimiento de brazo. Nada criticable por otra parte, pero sí evidente.

No podían dejarnos sin “Koniskas” una reliquia intimista y ecléctica de su último redondo “Tellurian”.  Joel está perfecto en las voces aunque no lo podamos disfrutar todo lo que esperábamos.

Sí quisiera rescatar la aportación del teclista (que desconozco su nombre ya que no era el guitarrista miembro original, ni Marcus Jidell guitarrista solo de la gira) que hizo un trabajo ejemplar en los teclados pero cuyas apariciones con la guitarra en el centro del escenario deleitaron a propios y extraños con una expresividad muy plástica.

“Canvas” nos dejo los oídos maltratados con esa tremenda pegada de batería y “Kuraman” nos deleitó con esas partes más jazzeras firma de López.

También curioso lo que pasó en “Fraccions” cuya parte final se limita a esa voz delicada y armónica donde los coros los hizo Jidell, miembro no oficial de la banda. Para terminar “oficiosamente” el concierto cerraron con “Savia” con la que pudimos escuchar al público tararear a petición de Joel mientras que para “Void” en su parte final pudimos disfrutar de una lucha de improvisaciones/solos de ambos guitarristas. Impacto visual y sonoro imponente.

Para los bises el público ya había efectuado el cántico de “soen, soen” varías veces demostrando el respeto y gozo que estaban disfrutando. Los suecos acabaron la noche con la intimista “The Words” que admiré con todos mis sentidos y “Pluton” dejando así solo “The Other’s Fall” como única canción sin tocar de “Tellurian”. Lamente que no cayese “Last Light” pero no falto a lo largo de toda la noche ese delicado equilibrio que ha sabido degustar SOEN entre la fuerza y lo frágil, que; confío les lleve muy lejos de seguir así.

No me gustaría cerrar estas líneas sin volver a reflejar el tremendo fallo del volumen. Hoy, cuando me pongo en mi casa SOEN no consigo recordar todos los detalles que debería haber experimentado en directo, no consigo situar el sonido de su disco sobre el escenario, no consigo establecer esa conexión musical y visual. Esto se debe a que el sonido deslució y emborronó todos mis recuerdos del concierto, tanto a nivel objetivo como subjetivo. Solo espero poder quitarme esa espinita algún día.

Set list:

  • Tabula Rasa
  • Delenda
  • Ennui
  • Koniskas
  • Canvas
  • Kuraman
  • Fraccions
  • Void
  • Savia
        ———-
  • The Words
  • Pluton

 

Texto: Jorge Carcamo

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Galería de Fotos:

 

VULTURE INDUSTRIES

 


 

SOEN