Inicio Conciertos Crónica del NOVEMBER METAL WEEKEND, LIZZY BORDEN, , etc en Zaragoza

Crónica del NOVEMBER METAL WEEKEND, LIZZY BORDEN, [IN MUTE], etc en Zaragoza

1
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

NOVEMBER METAL WEEKEND

Viernes 7 y Sábado 8 de Noviembre de 2014 -Teatro de las Esquinas – Zaragoza

Apuesta decidida y arriesgada por el heavy metal en la capital del Ebro, y más cuando una semana antes de la celebración de este NOVEMBER  METAL WEEKNED  se confirmaba la suspensión de las fechas ibéricas de uno de los cabezas de cartel, los titanes  germanos del thrash DESTRUCTION.  Aunque lo más fácil hubiera sido anular la jornada del sábado, lo cierto es que los organizadores tuvieron que ponerse las pilas  para, en pocos días, montar un nuevo cartel. De modo que a las actuaciones  del viernes, lideradas por la mítica formación americana LIZZY BORDEN, había que sumar ahora las descargas de una buena representación de bandas nacionales, cuyo mayor reclamo era la presencia de  los valencianos [IN MUTE], ganadores de la Wacken Metal Battle 2014, dando lustre e identidad a  un cartel que se completaba con  la participación de bandas internacionales como los  ecuatorianos EUTANOS  y los croatas WAR HEAD.

 


 

VIERNES 7 DE NOVIEMBRE DE 2014

LOS LÜGERS

Para calentar motores antes de la descarga de LIZZY BORDEN contábamos con la descarga de LOS LÜGERS. Este poderoso power- trío zaragozano, formado por Lex, Ace y Jason, nos ofreció un fulgurante show en el que repasaron los mejores temas de su último trabajo "Lucifer". Ante una sala que poco a poco fue tomando colorido  los maños nos brindaron una buena ración de ese punk rock marchoso, electrico y adictivo, animándonos a levantar los puños acompañando los contagiosos estribillos de "Tipos Duros", "Uniformes" o "Tarde De Perros", que resultaron idóneos para caldear los ánimos y ponernos a todos a cantar.

Tampoco faltaría esa ambientación más oscura y siniestra cuando la banda empezó su particular repaso por algunos de los personajes más tétricos del celuloide, centrando su objetivo en el malévolo "Lucifer", que fue el elegido para abrir la velada o  el vampírico "Lestat". Pero no fueron estos los únicos tributos a los personajes cinematográficos, ya que también tuvieron con  “Sudor y Napalm” un guiño hacia la figura del mítico Clint Eastwood y su interpretación del impasible Sargento de Hierro.

Aunque el público se mostró un tanto frío, lo cierto es que LOS LÜGERS plantearon un show realmente dinámico, enlazando de forma consecutiva sus incendiarias composiciones,  estirando al máximo su tiempo sobre las tablas. Saliéndose de la norma habitual los maños  también tuvieron tiempo de adentrarse en piezas como "El Despertar", con la que nos mostraron su faceta más roquera y  melódica. El cierre de su show llegaría con una versión del clásico de MOTÖRHEAD "Ace Of Space", que fue coreada intensamente  por todos los presentes poniendo un perfecto punto y final a su actuación.

Desenfadados, muy cañeros  y directos LOS LÜGERS nos ofrecieron un divertido espectáculo con unos  temas cargados de ardientes guitarrazos, estribillos fulgurantes y una actitud salvaje e irreverente.

 


 

LIZZY BORDEN

Si echamos la vista atrás no puede decirse que LIZZY BORDEN se hayan prodigado en exceso  en nuestro país a lo largo de su longeva carrera, ya que pese a ser  la presente  la gira que conmemora  su trigésimo aniversario, la verdad es que la formación americana se ha dejado ver de forma muy puntual sobre nuestros escenarios. Mucha curiosidad y bastante expectación había suscitado esta tercera visita de la mítica formación angelina, y más si tenemos en cuenta que su descarga se había acabado convirtiendo en  el principal reclamo de este NOVEMBER METAL WEEKEND.

Algo de inquietud había despertado el que mirando los horarios que la organización había facilitado a través de internet  los americanos aparecieran en segundo lugar en el orden de actuaciones,  y con un tiempo acotado  a tan solo una hora de show. Algo que, afortunadamente, no acabó sucediendo, ya que pudimos disfrutar del espectáculo completo que la banda viene presentando en esta gira de trigésimo aniversario.

Con solo dos miembros originales en su formación, el propio LIZZY BORDEN y su hermano el batería Joey Scott Harges, la  actual encarnación de los americanos se completaba con el guitarrista Ira Black (ex-HEATHEN, METAL CHURCH  y VICIOUS RUMOURS) y el bajista Marten Andersson. Dejando a un lado la innegable calidad de las composiciones del combo de Los Ángeles, está claro que el principal reclamo de sus shows siempre ha sido su atractiva e impactante puesta en escena, de modo que todos estábamos expectantes por descubrir que trucos nos presentaría el "viejo" LIZZY en escena.

El inicio, como no podía ser de otra forma, fue realmente impactante con los músicos tomando el escenario al asalto, mientras el último en aparecer era el carismático vocalista, luciendo una larga gabardina negra y una abominable  careta de tres caras, para espetarnos un rotundo "Master Of Disguise", que marcaría el arranque del show para rápidamente adentrarnos en una adictiva versión de su clásico "Notorious", que espoleó al máximo a la audiencia mientras LIZZY se paseaba desafiante por el escenario blandiendo un bate de baseball.

Tras la primera ovación de la noche y después de que toda la audiencia coreara, durante varios minutos, el nombre de la banda, era el propio LIZZY quien se encaramaba a uno de los monitores para contemplar el aspecto que presentaba el local  y darnos la bienvenida a este "30 Years Of American metal". Con la base rítmica tomando las riendas  arrancaba la primera sorpresa de la noche “Roll Over And Play Dead”, una pieza poco habitual en los directos de la banda que fue saboreada al máximo por sus más fieles seguidores. Tras perderse el vocalista durante unos segundos entre bambalinas, para cambiarse de atuendo y despojarse de su horrorosa careta, llegaba el primer gran momento de la noche “Rod Of Iron”, donde pudimos contemplar al LIZZY más teatral, cantando arrodillado con una calavera en la mano, mientras demandaba nuestro apoyo a la hora de acompañarle en los estribillos.

Pese a que la sala no presentó un lleno absoluto, lo cierto es que los que  allí nos dimos  cita animamos al máximo a la formación americana, consiguiendo que temas como el vibrante “Eyes Of A Stranger”, sonaran verdaderamente potentes e incendiarios, dejándonos la imagen del vocalista abalanzándose sobre las primeras filas. El primer respiro para LIZZY llegaría con el solo de su compañero Marten Andersson, que serviría como preámbulo para un dramático  “Tomorrow Never Comes”, para el que el vocalista apareció en escena con un nuevo “modelito”, en esta ocasión, luciendo una raída capa roja. Con los “oes” del respetable dejándose oír con fuerza, era el propio vocalista quien nos preguntaba sí queríamos cantar, para acto seguido ofrecernos una marchosa versión del clásico de RAINBOW “Long Live Rock n´Roll”, que desataría la euforia en la pista.

Sin tiempo para reponernos llegaba el momento de acompañar a la base rítmica en el arranque del rutilante “Under Your Skin”, que sería el encargado de conducirnos a uno de los momentos más calientes de la velada, “There Will Be Blood Tonigh”, durante la que el vocalista se bajó del escenario para pasearse  por el foso marcando con sangre a todos los que se le aproximaron. Con la gente totalmente entregada, llegaba el momento de un nuevo impás, que serviría para que el guitarrista Ira Black nos ofreciera una buena muestra de sus habilidades como solista.  El retorno de sus compañeros sobre las tablas vendría marcado por un seguidísimo “Me Against The World”, que conseguiría mantener la tensión y la intensidad de un show que hasta ese momento estaba siendo verdaderamente abrumador.

La ultima bala que los americanos se guardaron en la recamara para rematar esta primera parte del show fue “American Metal”, toda una declaración de intenciones que fue interpretada por el vocalista luciendo un estrambótico atuendo, en el que se hermanaban la bandera “yankee” y la española. Con la gente coreando intensamente el nombre de la banda, era Joey Scott el encargado de dar el pistoletazo de salida a los bises, con un escueto solo de batería. Acto seguido, el resto de sus compañeros se le unirían para  finiquitar la actuación con tres proyectiles de gran calibre. La primera en sonar sería “Red Rum”, que fue fantásticamente recibida y que acabaría conduciéndonos a su particular versión del clásico de Steppenwolf   “Born To Be Wild”. La elegida para  poner el broche definitivo a la velada sería la deliciosa e imprescindible “Give´em The Axe”, que nos dejó la imagen del vocalista blandiendo desafiante su hacha mientras la gente se desgallitaba protagonizando un final realmente apoteósico.

En resumen, notable actuación la que nos ofrecieron LIZZY BORDEN consiguiendo colmar con creces las  expectativas de sus incondicionales. Aunque personalmente me esperaba un poco más de espectáculo a nivel visual, lo cierto es que la banda, pese a contar con un solo guitarrista, sonó realmente compacta, convincente y aplastante. Mención especial merece la dedicación y la entrega de los músicos, ya que tras el concierto la banda al completo estuvo firmando y haciéndose fotos con todos los que se acercaron al puesto de “merchandising”.

 Fotos: Oscar Ortiz, "Mackote"  (Correspondientes al concierto del Jueves 6 de Noviembre de 2014 – Sala Caracol – Madrid )

 


 

KILLUS

Difícil muy difícil lo iban a tener KILLUS tras la descarga que nos había ofrecido el carismático LIZZY BORDEN. Además, como suele suceder en muchas ocasiones, hubo espantada general después del plato fuerte de la noche. Ataviados de forma estrambótica y luciendo sus habituales pinturas de guerra KILLUS saltaron sobre las tablas  hambrientos e hiperactivos, dispuestos a certificar el por qué  son uno de los máximos referentes  del metal industrial en nuestro país.

Dinámicos, descarados y totalmente desatados KILLUS nos brindaron una actuación devastadora,  ofreciéndonos las mejores composiciones de ese ataque frontal que representa  su último trabajo "Feel The Monster". De modo que la amalgama de incisivos guitarrazos y efectos industriales daba arranque con la tripleta compuesta por  "Crush Our Minds", "The Laberynth’s Door" y la blasfema "Holy Bible", que servían para sorprender a los que todavía no conocían a la formación villarealense.

 Como viene siendo habitual, siempre que he podido ver a KILLUS en directo, la movilidad de sus miembros sobre las tablas fue desbordante, especialmente la de su bajista Premutoxx, quien no paró en ningún momento de recorrer el escenario mientras nos deleitaba con  una buena colección de impagables caras y extraños guiños. De su anterior entrega  "Never Was So Real", no quisieron dejarse en el tintero piezas como la decadente "Vehemence", la aplastante "New Army Without Fear", con esos deliciosos guiños  a los  Manson de la mejor época, o su personal versión del clásico de The Sisters Of Mercy "Temple Of Love".

 Pero sin duda los temas que mejor funcionaron  fueron trallazos directos y rotundos como "Bastards", con su vocalista Supersixx golpeándose y provocando al público incansablemente, la declaración de intenciones  que supuso la adictiva "Fuck N’ Roll", toda una bomba de relojería que revolucionó a todos los presentes, o la primeriza "Death Gun", que significaría el primer  recuerdo a su debut de 2005 "God Bless Us".

Y es que en todo momento la banda se mostró como una apisonadora en directo, haciendo gala de muchas tablas y demostrando una enorme personalidad, algo que sin duda les ha permitido embarcarse en varias giras fuera de nuestras fronteras, participando en diferentes festivales y girando intensamente junto a  bandas como los suecos Avatar. El colofón definitivo a su show llegaría con la tripleta formada por  "The Darkness Of The Crypt” y la implacable "Feel The Monster", ambas rescatadas de su último trabajo. Mientras que la encargada de rubricar su actuación sería una arrolladora "Dead Revolution", con una banda totalmente enloquecida en un fin de fiesta realmente delirante.

 


 

SÁBADO 8 DE NOVIEMBRE DE 2014

Tras una enriquecedora visita turístico-nocturna,  en la que conocimos algunos de los locales más emblemáticos de Zaragoza, nuestra expedición, con fuerzas y energías renovadas, volvía a encaminar sus pasos hacia El teatro de las Esquinas, donde nos aguardaba una maratoniana sesión de metal. Evidentemente la caída del cartel de los alemanes DESTRUCTION propició que muchos de los que, en un principio, iban a asistir a esta segunda jornada acabaran prefiriendo renunciar a su entrada y quedarse en casa resguardándose  del frío. Así que las previsiones de público de cara a esta segunda jornada eran bastante discretas, algo que  lamentablemente acabó confirmándose.

El planteamiento de esta segunda noche de festival  era totalmente diferente, ya que no había un cabeza de cartel claro, así que todos los grupos participantes,- cinco en total-, disfrutarían de  unas condiciones técnicas y de tiempo similares para ofrecernos su repertorio, convirtiendo así la velada en una especie de batalla de bandas.

 


 

EUTANOS

Curiosamente los encargados de abrir la velada fueron una de las bandas internacionales que copaban el cartel, EUTANOS. Los ecuatorianos se presentaban como una de las formaciones  más representativas  del “underground” de su país. De cara a la presentación  de su tercer plástico "The Satan God", Eutanos han decido jugar fuerte sus bazas, embarcándose en una ambiciosa gira por el viejo continente, protagonizando  un tour de l3 fechas con escalas  en países como Eslovaquia, República Checa, Hungría, Suiza, Francia y España.

Además de ser los que provenían de latitudes más distantes, los de Quito también se acabarían consagrando como  los embajadores de los sonidos más  extremos y sangrientos, de modo que durante su actuación nos ofrecieron una buena muestra de su sonido sucio, oscuro y demoniaco.

Pese al poco ambiente  que se respiraba en la sala EUTANOS  salieron a pecho descubierto y a por todas, consiguiendo dejar una buena impresión entre todos  los presentes. Liderados por su vocalista James Peterson, los ecuatorianos  fueron dejando caer sus composiciones como si de auténticos hachazos  se tratase. Incisivos, crudos y viscerales, a más de uno seguro que le sorprendió la contundencia de su corrosivo death-black, sus irreverentes letras y los ocurrentes comentarios que nos regaló James durante la presentación de algunos de sus temas.

El único lunar de su actuación fue la excesiva frialdad de una audiencia que se quedaba en la más absoluta penumbra cuando dejaban de rugir los instrumentos. Pese a ello, el combo  ecuatoriano dejó una buena muestra de su explosivo “cocktail” de voces guturales y gritos descarnados al abordarnos con la incendiaria agresividad contenida en piezas como "The Satan God" o el instintivamente primario "Satánico Pracalario".

Me imagino que EUTANOS estarán habituados a tocar en recintos bastante más pequeños, así que en todo momento se les vio disfrutar al máximo de descargar su material en un marco tan grande y bien equipado como el teatro de las Esquinas, haciendo que temas  como "Magnificent And Eternal Fire", dedicada a la figura del terrible  Vlad Tepes "El Empalador", o la ultra-gore y cavernosa "Máquina de Matanzas", sonarán realmente compactas y demoledoras.

 


 

WAR-HEAD

Los encargados de recoger el testigo de los ecuatorianos fueron el veterano trío croata WAR-HEAD, una banda poco conocida por estos lares, pero que ya había pisado los escenarios españoles con anterioridad. Si el inicio de la velada había estado marcado por una propuesta extrema y corrosiva, WAR-HEAD nos propusieron un rotundo cambio estilístico, centrando su objetivo  en ese thrash/ death de corte clásico y humeante, deudor de bandas clave del “underground” metálico como VENOM, SODOM o los australianos  Hobb’s Angel Of Death.

Como un vendaval desatado la maquinaria  croata despegaba al ritmo del vertiginoso "Terrorizer", demostrando unas tablas y una personalidad verdaderamente arrolladoras. Y es que durante su escueta presentación WAR-HEAD supieron compaginar a la perfección los temas de sus dos trabajos publicados, concediendo un especial protagonismo a las piezas de su última entrega  "Imperium Mundi", del que nos dejaron trallazos como el crujiente "Mass Inmolation" o "While The Blind Meets The Blind", del que recientemente han estrenado un video-clip.

De su anterior entrega "Still No Signs Of Armageddon", no quisieron dejarse en el tintero la aplastante voracidad de "Circle", con su bajista y vocalista Dario Turcan mostrándose incisivo y amenazante a la hora de liderar el implacable ataque de sus compañeros, o la hímnica "War- Head", que fue la escogida para cerrar su vibrante actuación.

En resumen, gratísima sorpresa la que supuso la descarga de este combo croata que demostró tener un concepto muy claro de cómo debe ser una buena sesión de thrash/death. Violencia sonora, intensidad desbordante y mucha velocidad fueron los principales baluartes  para unas composiciones rápidas, redondas y muy efectivas, que nos hicieron sacudir  la cabeza como auténticos posesos.

 


 

[IN MUTE]

Sin duda 2014 ha supuesto un punto de inflexión en la carrera de los valencianos [IN MUTE]. Si ya el pasado año la banda nos dejó unas magníficas sensaciones con su última entrega de estudio “One In A Million”, el presente curso ha significado la consagración definitiva para un quinteto que ha apostado decididamente por vivir su sueño, poniéndose las pilas al máximo a base de tocar en directo y labrándose una excelente reputación entre todos los seguidores del death metal melódico. Además, la formación valenciana consiguió este mismo verano alzarse con el triunfo del prestigioso Wacken Metal Battle 2014, repitiendo  así la gesta que ya lograran los catalanes CRISIX en 2009.

Con su guitarrista Cristóbal Galán de vuelta al seno de la banda, tras acompañar a los blackers NOCTEM en su reciente periplo europeo, el quinteto valenciano llegaba a Zaragoza dando los últimos conciertos de  la gira de presentación de “One In A Millon”. Pese a ello, lejos de mostrarse cansados [IN MUTE] nos ofrecieron una buena muestra  de cómo debe  sonar una banda de su estilo.

Liderados por esa fantástica “front-woman” que  es su vocalista Steffi, que a pesar de arrastrar una lesión de rodilla se mostró como una autentica fiera, el quinteto sonó en todo momento crujiente y compacto, dando una nueva dimensión a temas como la inicial “Unnusual”, o al más envolvente y melódico “One In A Million”.

Aunque el ambiente en la sala no fue el más apropiado,  los que allí estuvimos presenciando su descarga quedamos absolutamente deslumbrados por la profesionalidad y las tablas de una banda a la que se le nota que no ha parado de tocar durante los últimos meses, y esa conexión se notó, y mucho, en los cuidados movimientos escénicos de todos sus miembros.

Evidentemente el grueso de la descarga de [IN MUTE] estuvo centrada en su más reciente trabajo “”One In A Million”, pero los valencianos también tuvieron un fugaz recuerdo a su debut “Aeternum”, de manos de la enigmática “Mar De Dudas”. Tampoco quisieron dejar de lado su habitual versión de Machine Head, protagonizando un descomunal “Imperium”, que consiguió exaltar a  todos los presentes.

Con los ánimos muy encendidos llegaba el momento de, siguiendo las instrucciones de Steffi, colocarnos para el primer “circle-pirt” de la velada para dar colorido  a una impactante “Out Of Control”. Pero sin duda el auténtico bombazo de la noche llegaría con ese diamante en bruto que es “The Cage”, con Steffi moviéndose compulsivamente, doblándose hacia atrás como si estuviera poseída, para acabar explotando junto al resto de sus compañeros en una arrolladora recta final. La encargada de adentrarnos en la recta final de su actuación sería otra versión, en este caso, de los franceses Gojira,”Vacuity”, para posteriormente dejar paso a la ametrallante “Waiting”, que dejaba a un auditorio completamente desatado.

Mientras algunos continúan  empeñados en buscar fuera a los nuevos baluartes del metal, muy cerca nuestro tenemos bandas como [IN MUTE] que demuestran concierto a concierto tener la calidad, las tablas y la actitud necesarias para romper tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

 


 

REKIEM

Los elegidos para  poner la nota emotiva y de nostalgia  a este   NOVEMBER METAL WEEKEND eran los locales REKIEM. La formación aragonesa público un único trabajo homónimo a mediados de la década de los noventa, y desde su disolución se han ido reuniendo en ocasiones muy puntuales para revivir junto a sus incondicionales los temas contenidos en aquel trabajo de 1996.

Aunque en principio la propuesta de los aragoneses distaba mucho de la del resto de bandas participantes en  el cartel de esta noche, lo cierto es que la actuación de REKIEM contó con el apoyo de un buen número de amigos e incondicionales, lo que acabó  concediendo  a su show  un ambiente realmente especial.

Evidentemente su descarga  estuvo basada en las composiciones  de su único trabajo, destacando las interpretaciones de un adictivo "Vuelvo A Caer", la simpática y festiva  "El Bar" o la primeriza “Victimas del Alcohol”, con las que el quinteto daba buena cuenta de su  heavy-rock de corte clásico. Durante su show fueron constantes las bromas y los guiños tanto entre los músicos como hacia los que estábamos en la sala. Especialmente reseñable me pareció el trabajo de su guitarrista Dani Ríos, quien dio a los temas ese toque clásico y elegante.

 Pese a las buenas vibraciones que transmitió el quinteto sobre el escenario se notó que a la banda le faltaba un poco de rodaje en vivo, ya que pudieron apreciarse algunos fallos de coordinación. Pero, en cualquier caso, REKIEM se mostraron simpáticos y muy dicharacheros, especialmente su vocalista Dani Cubas que no perdió la sonrisa en ningún momento y que se mostró muy resolutivo  a la hora de encarar  temas como "Corriendo" o la final "Las Puertas Del Infierno".

 


 

ANKHAR

Tras la descarga de REKIEM llegaba el turno de los elegidos para  cerrar el festival ANKHAR. Si ya durante toda la noche la afluencia de público había sido bastante  discreta, a estas horas de la noche éramos ya muy pocos los que aguardábamos la descarga de la formación vasca. Conocidos anteriormente como Human, este cuarteto oriundo de Zestoa arribaba a la capital del Ebro  dispuesto a montar una buena fiesta dando cancha a su furibundo thrash metal "old School" lleno de rabia y velocidad.

Poco les importó el frío ambiente que les  aguardaba porque ANKHAR salieron con el cuchillo entre los dientes y dispuestos a darlo todo en escena, derrochando actitud como  si estuvieran ante un auditorio completamente abarrotado. El arranque de su show fue verdaderamente fulgurante, y estuvo marcado por "Itxu!!" y "Kate Faltsuak",  dejando claro, desde los  primeros compases del show, que la propuesta de los vascos bebe directamente de nombres clásicos dentro de la  escena europea como KREATOR o DESTRUCTION.

Como no podía ser de otra forma la descarga de los de ZESTOA estuvo centrada en las composiciones de su primer trabajo "Etorkizunarekin Jolasean", del que nos dejaron piezas como la ardiente "Azken Ametsa", o la endiablada "Escape", que pese a ser presentada como una balada no nos dio ni un segundo tregua, con su pareja de hachas recortando el mástil de su guitarra de forma endiablada.

Mucha caña y mucho “headbanging” fue lo que nos ofrecieron unos  ANKHAR que en todo momento parecieron disfrutar al máximo de su actuación, incluso me aventuraría a  decir que más que algunos de los presentes, y es que el cuarteto vasco  se mostró muy entusiasta y agradecido, tal y como nos manifestó Ibon Telleria  a la hora de presentar "Zentzugabekeri zentsuratua" o la pieza que serviría para rubricar su descarga "Pentsamendu Manipulatuak".

Puestos a hacer balance de esta primera edición del NOVEMBER METAL WEEKEND, personalmente me quedaría con el buen sabor de boca que nos dejó esa primera jornada con las descargas de LOS LÜGERS y KILLUS junto a la actuación de un auténtico mito del shock rock  como es LIZZY BORDEN.

Y de cara a la jornada del sábado destacaría sobretodo la enorme entrega de todas las bandas participantes,  quienes supieron sobreponerse a la frialdad que reinaba en la sala y ofrecernos una noche que nos deparó sorpresas muy agradables…, pero sobre todo, la certificación definitiva de  que los valencianos [IN MUTE], juegan ya en otra liga y están llamados a convertirse  en uno de nuestros máximos baluartes dentro de la escena internacional… Y si no al tiempo. Lo dicho un diez para todas las bandas participantes y un simbólicos tirón de orejas  para todos aquellos  que prefirieron quedarse el sábado en casa.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Fotos de LIZZY BORDEN: Óscar Ortiz "Mackote" (Madrid)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

1 COMENTARIO