Inicio Conciertos Crónica y fotos del concierto de BLACK ROCK en Madrid

Crónica y fotos del concierto de BLACK ROCK en Madrid

0

 

BLACK ROCK

Jueves 13 de Noviembre de 2013 – Sala We Rock -Madrid

¡Qué buena noche de rock n´roll de calidad en directo pasamos el jueves en We Rock! Muy grata sorpresa las novedades, o esta versión 2.0. de BLACK ROCK si lo queremos decir así: nuevo sonido, nueva imagen, una formación con cambios pero con la que han acertado al 100% y una máquina perfectamente engrasada en directo que además parece que ha enganchado muy bien con la gente, así que por ahora todo son buenas noticias para ellos.

La expectación previa y lo que se había hablado/promocionado el concierto funcionó muy bien, algo que no siempre ocurre, y es que la sala mostró una gran entrada para ser un jueves, además de conseguir una reunión muy importante no sólo de fans, y curiosos en general que querían ver el concierto, sino también de medios y músicos amigos que se acercaron a la sala a ver a BLACK ROCK. Y encima hubo muy buena impresión general post-concierto según pudimos contrastar con muchos amigos y conocidos a la salida. Y no defraudaron tampoco en la entrada triunfal que habían prometido los chicos/a de la banda ya días atrás porque el show comenzó en la calle con la llegada de unas impresionantes motos (gracias a un club motero local amigo del grupo) y un descapotable de época para llevar a los cuatro miembros hasta la puerta del local. Y es que, está claro que fue algo efectista e incluso "innecesario" tal vez pero, ¿qué queréis que os diga?, ¡chapeu! por la banda por el atrevimiento y por las ganas de ofrecer un extra, algo más y que sorprendiera desde el principio. Está claro que en la zona se organizó un buen revuelo entre el ruido y la espectacularidad del momento, las cosas como son… aunque también se trataba un poco de eso, ¿no? ¡Misión cumplida! Eso sí, luego el concierto previsto para las 21:30 en principio se demoró hasta casi las 22:30, pero tras el comienzo tan espectacular de la noche la espera no se hizo tan pesada.

Tras la breve presentación de Mariscal Romero, saltaba la banda a escena de la mano de los dos primeros cortes del nuevo disco, la fantástica "Rock n´roll riders", ¡un cañón!, y una "Sexy metal woman" que Bárbara Black (sexy a rabiar, cazadora de cuero ajustada, con gorra militar en ristre y gafas negras) quiso dedicar a todas las mujeres del rock (que además había bastantes en la sala, por cierto). Hay que decir que el escenario estaba flanqueado por la enorme y espectacular batería de Pol D.Q. (maqueada para la ocasión con boas de plumas y una gran quijada de burro, al más puro estilo vaquero/hardroquero), que además salió a escena con un impresionante penacho de plumas, demostrando actitud y buenísima pegada desde el principio, ¡qué bueno me pareció! Muy buena actitud, imagen y saber hacer también de los dos nuevos miembros: el guitarrista David y el bajista Escorpión, que han dado un gran empujón al grupo y con el que además parece que Pol y Bárbara han encontrado por fin la estabilidad y química que quizás le faltaba a la formación hasta ahora.

Con "Carne palpitante", el primer corte elegido del primer disco, notábamos ese cambio de sonido y el lavado de cara que le han dado a los temas antiguos, pisando el acelerador y sonando realmente potente, a la vez que muy gamberra y ensoñadora. "Fighters" es uno de mis favoritos desde ya, muy directa, hardroquera y pegadiza, y además aprovecharon para grabar un videoclip en directo del que entendemos que es el primer single del disco, ¡fantástica! Y además la empalmaron con una versión mucho más potente de su primer clásico, "En mi cama", que sonó de maravilla en esas tesituras más cañeras, sin perder la elegancia y punto atractivo del original. Una curiosidad que me vino a la cabeza desde el principio es que el grupo sonaba muy engrasado, y aunque aún le falta un punto para llegar a ser la banda importante que creo que pueden ser, creo que han dado un paso muy, muy importante con este segundo disco.

Seguíamos adelante de la mano de "Funeral", uno de mis temas favoritos de su primer disco, y que Bárbara interpretó de maravilla, sonando además también más hardroquero que en el álbum pero sin perder magia ni elegancia. Por cierto, hasta hoy la cantante se había mostrado más camaleónica, con mucho cambio de vestuario y dándole un toque más teatral incluso a los shows de BLACK ROCK. Ahora esto se ha acabado y es que, aunque sigue cambiando de vestuario de manera puntual y utilizando algunos elementos de atrezzo, se ha convertido en una frontwoman con dos ovarios, sudando y luchando en primera línea, ofreciendo mucha energía y además cantando muy bien, realmente bien, tanto en los temas más agresivos como en los más "dulces" (no en vano, es profesora de canto y allí estaban tres de sus alumnos haciendo coros en algunos temas, por cierto)… Otra de mis favoritas del nuevo disco es "Ten seconds to K.O.", un cañonazo a lo MÖTLEY y que, con David en primera línea, Bárbara vestida de boxeadora y Pol pegándole de lo lindo, sonó brutal.

Era el momento de la primera versión de la noche, en este caso una acertada "Daddy, brother, lover, little boy" de MR BIG, que les quedó bastante apañada en mi opinión, aunque quizás no es el punto donde les vi mejor posicionados en el concierto, a nivel de hacer versiones me refiero… Y no por nada sino porque tal vez aún no han hecho las elecciones correctas para una banda como ellos (al menos en mi humilde opinión), especialmente en el segundo caso que ahora comento. Y es que, tras otra acertada "No healer" y un breve sólo del guitarrista, se aventuraron con una muy conocida "I wanna be somebody" de WASP pero que me sonó muy rara en las manos de BLACK ROCK. Sencillamente no es una canción para ellos, en mi opinión, y Bárbara tiene todas las virtudes vocales pero le falta esa macarrería innata para abordar un tema como éste, además de no tener una voz rota y tan personal como la de Blackie Lawless. Quizás hablo desde el lugar de un fan irredento de WASP, pero fue el único "garbanzo negro" del concierto para mí.

Otra de las sorpresas, ahora positivas, vino con la participación de Manu Seoane para la atractiva y roquera "Hungry soul", una fantástica colaboración y que puso de manifiesto tal vez el otro punto que me falta para que BLACK ROCK den el siguiente paso adelante, y es tener un segundo guitarra apoyando el sonido y los fantásticos temas de la banda en directo. De cualquier manera, muy buena química con él, que además nos demostró una vez más que es uno de nuestros nuevos valores más en alza y, en definitiva, uno de nuestros mejores guitarristas en la actualidad (además quitándose por fin ese deje tan Yngwie que le tenía un poco estigmatizado hasta ahora). Seguíamos adelante de maravilla con "Esclavo del rock", también sonando más potente y heavy (en la línea de este lavado de cara que he comentado ya al respecto).

Para cerrar el show, y tras la intro y el juego con la presentación de los músicos, era la divertida y vacilona, y muy hardroquera, "You got a light?", otro temazo en definitiva, la que ponía el punto y seguido al concierto. Grasienta, rocanrolera y guitarrera a tope, con esos coros gamberros que te taladran la cabeza y un ritmo que te obliga a moverte sí o sí. Y para rematar a modo de último bis, tocaron una accidentada versión del "Blood pollution" de la banda sonora de la película "Rock star"… Y digo accidentada porque tuvieron un problema de sonido a mitad del tema y tuvieron que hacer un pequeño parón hasta que volvió la corriente y atacaron de nuevo completo un corte tan macarra y diferente que me encantó (incluso con la cantante "ensangrentada" y disparándonos "sangre" con una pistola de agua). En este caso creo que sí acertaron con la versión al 100% y además les quedó superheavy y perfecto para acabar arriba un conciertazo.

En definitiva, aquí tenemos una banda muy interesante que tiene muchos visos de conseguirlo, de llegar… Y reitero que en absoluto se quede nadie (sólo) con el punto atractivo y que tanto llama la atención de Bárbara Black sino que hay que escuchar las canciones e ir a ver al grupo en directo porque os vais a llevar una gran sorpresa. A mí me encantó el grupo, el concierto, los nuevos temas, el giro estilístico y sonoro de la banda y el morro, actitud, calidad y rollo que destilaron en todo momento. Eso sí, Blackie Lawless sólo hay uno…

P.D. – ¡Ah!, y no me olvido de comentar que después del show estuvieron vendiendo ya el nuevo disco en mano a la gente desde el puesto de merchan, charlando y haciéndose fotos con todo el mundo y, en definitiva, agradeciendo en persona el apoyo y las buena respuesta general.

Texto y fotos: David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

ROCK GUITAR EXPERIENCE – Reading para guitarristas
Warner - WHITESNAKE
Tienda de Ropa - TELON DE ACERO
EASY RIDER - Metamorphosis
SARATOGA GIRA
DARK RAILS - HELL-TRAIN
GUADAÑA – Erytheia
KIVENTS
AGENCIA - AREA51METAL
ROCK GUITAR EXPERIENCE