Inicio Conciertos Crónica Concierto VHALDEMAR en Bilbao – Crónica de Ángel Rúiz y fotos de Juan...

VHALDEMAR en Bilbao – Crónica de Ángel Rúiz y fotos de Juan Ramón Felipe

7
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
AYRA - Silent Veil
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
VHÄLDEMAR
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

Sábado 12 Marzo de 2011 – Kafe Antzokia  – Bilbao

Ocho años es mucho tiempo sin saber nada de la que sino es la mejor banda del heavy metal del país, si que es la más exportable con diferencia dentro de su estilo (DARK MOOR son harina de otro costal), había ya ganas de saber de ellos. Mis dudas tenía acerca de si saldrían adelante o no, pero no solo lo han hecho, sino que han grabado un discazo como la copa de un pino, y que mejor sitio para presentarlo que en la capital del mundo mundial.

Fue una sorpresa (aunque no tanto) muy agradable ver que el Kafe Antzokia estaba más o menos lleno hasta el gallinero, no hay nada peor que tener ganas de agradar y no tener a quien gustar, por lo que muy mal tenía que darse la noche para que no se llevaran el gato al agua.

Comenzó el show como no podía ser de otro modo con dos temas de su flamante nuevo trabajo, “River of blood” y “Dusty road”, y desde un principio me di cuenta de dos cosas, por un lado el volumen era atronador, pero atronador de verdad, y por el otro, la voz de Carlos se perdía entre los golpes de una brutal batería mientras que la de Pedro, que debería estar en segundo plano, sonaba muchísimo más que la de su compañero.

Lo segundo se solucionó más a menos según comenzó a sonar uno de sus clásicos y de los temas de su repertorio que más me gustan, “Feelings”, mientras que lo primero hubo que solucionarlo con unos tapones apropiados para la ocasión y es que las parabólicas de servidor empiezan a resentirse…

De ahí en adelante todo fue sobre ruedas, el público, entre el que se encontraban muchos amigos y conocidos, estaba en el bolsillo, aunque en algunos momentos no se movieran ni animaran demasiado, pero bueno, nada grave, para eso estaba Carlos. Liberado de su labores como guitarra rítmica, ahora puede hacer y deshacer a sus anchas sobre las tablas, un torbellino de energía que no para quieto en ningún momento, pero sin ánimos de ofender, creo que sobreactuó esa noche. Pero bueno, estaban en casa, era algo más que comprensible, pero en adelante, una actitud más profesional (pero sin olvidar esa cercanía), les ayudará con un poco de suerte a labrarse un buen futuro.

Y ya que hablo de actitud, mención especial la que se merece Pedro, decir que es un guitarrista como la copa de un pino ya es una expresión que se queda más que corta, sin duda alguna hablamos de un virtuoso como pocos hay en este país. Da gusto verle tocar, mirándolo a él, hasta parece fácil. Aitor, el nuevo miembro de la banda, recibía su bautismo de fuego esa noche y mucho tiene que esforzarse para que el grupo gane empaque en el aspecto visual, podría fijarse en su compañero Oscar, que desde un segundo plano no dejaba de sonreír y dejarse querer sin grandes alardes. Alex, el nuevo-veterano batería que llegó para suplir una baja puntual y se ha quedado por siempre jamás, se ha convertido en el auténtico motor de la banda, la formación ha ganado enteros gracias a él, tal y como confirmó él mismo tras su solo, muy por encima de los que he visto últimamente en bandas de muchísimo más nombre y bagaje internacional, no es necesario dar nombres.

El momento entrañable de la velada lo pusieron los hijos de Carlos y sus amiguitos cuando subieron a escenario, ataviados ellos con sus correspondientes mini-camisetas de VHÄLDEMAR, demostrándonos que aún hay cantera en esto del metal y que por las nuevas generaciones hay que apostar, veremos a ver si no se nos tuercen por el camino estos querubines del metal.

Como presentación de disco lo cierto es que cumplieron, como concierto no defraudó a nadie, y por entrega no habrá ni por mi parte ni creo que por la de nadie queja alguna (el final fue una bombazo), una banda enorme que no tiene la consideración ni el respeto que se merecen, y voy a decir esa frase que a algunos tanta gracia les hace, “si fuera alemanes…”.

Setlist:

  1. River of blood
  2. Dusty road
  3. Feelings
  4. Bastards
  5. Breaking all the rules
  6. Action
  7. Wild hearts
  8. Steam-roller
  9. Metal of the world
  10. Old king’s visions I
  11. My nightmare
  12. Death comes tonight
  13. Old king’s visions III

Bises

  1. Black beast
  2. I made my own hell
  3. Energy

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Galería de Fotos:

 

 

 

 

 

7 COMENTARIOS