Inicio Lanzamientos A-Z THE AGONIST – Lullabies For The Dormant Mind

THE AGONIST – Lullabies For The Dormant Mind

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

Ya bien adentrados en plenos. XXI, si algo parece claro es que al menos en lo que se refiere a los grupos pertenecientes y natos en estos nuevos tiempos que corren, las etiquetas musicales están heridas de muerte, tocadas, y casi hundidas. Es, desde mi punto de vista, inevitable. Internet ha hecho del mercado discográfico una batalla extremadamente cruenta que implica a todo el espectro metalero englobado entre el underground, muy beneficiado desde mi punto de vista por la red de redes sobre todo a nivel de promoción gratuita, y las altas esferas de los PRIEST, METALLICA, MAIDEN, AC/DC etc. cuyas ventas diría que poco o nada se han visto afectadas por el boom de las descargas masivas, pues a mi modo de entender tenían “los deberes hechos” desde mucho antes de aquello, una sólida base de fans que compran incondicionalmente cada uno de sus nuevos trabajos pase lo que pase. Es el resto de bandas, las que quedan enmarcadas entre medias, las que como sea han de destacar para convencer al respetable de que su trabajo es mejor que el de al lado, que se encuentra en una situación muy parecida o casi idéntica, tarea para la cual hay multitud de estrategias, siendo una de ellas la diferenciación, el innovar y el intentar ser, valga la redundancia, diferente a todo, lo que como comentaba trae como consecuencia un torrente de bandas inclasificables entre las que se incluyen THE AGONIST, directamente desde Quebec, Canadá.

Y es que dentro de la escena core americana, la lucha es incluso mayor, sobre todo desde hace algunos años hasta parte, así que está visto que aquí el que no corre vuela, y estos jóvenes canadienses no iban a ser menos. Se trata de una banda muy joven, tanto por su formación en 2004 como por las edades de sus miembros, todas en la veintena, como por su sonido, muy fresco y con un inevitable atractivo en la primera escucha, aunque a continuación vamos a ver que ese atractivo inicial es como un falso techo que esconde a otros THE AGONIST, mucho más técnicos, enrevesados y creativos, pues a estas alturas parece claro que la variedad es uno de los platos fuertes en “Lullabies For The Dormant Mind”, el segundo disco del quinteto, un paso de gigante con respecto de “Once Only Imagined”, su primera obra de dudosa calidad, que a mí al menos me convenció poco, donde solo pude intuir algo de buenas intenciones y, en general, medias tintas en un estilo por perfilar y consolidar, algo que creo que se ha conseguido en buena medida con su segundo trabajo.

Describir la propuesta musical de THE AGONIST en su nuevo retoño se me hace inusualmente complicado. Podríamos decir que el metalcore y el death melódico se dan la mano en una fusión que tiene mucho de teatral, en parte gracias al aporte de su carismática frontwoman Alissa White-Gluz, quien resulta indispensable en el conglomerado y que alcanza una variedad de registros asombrosa, con unas limpias exquisitas del rollo WITHIN TEMPTATION y unas guturales que me gustan menos, bastante agudas. Se trata de un trabajo un tanto bipolar, con dos facetas muy bien distinguidas. La primera sería la tranquila, la más pausada, con Alissa derrochando calidad interpretativa para dar y tomar, con una voz preciosa y muy buenas melodías, tirando bastante de partes acústicas, mucho teclado y arreglo casi orquestal, rimbombante incluso en ocasiones, y otra cara mucho más agresiva, con una voz bastante “core” que no puedo asegurar que sea suya 100% y sobre todo tirando mucho de doble pedal y de tempos asesinos. Luego te das cuenta de que no sabes realmente lo que esperar, pues las limpias también aparecen en los pasajes más salvajes y se entremezclan con demasiada frecuencia con las guturales, que ni siquiera guardan un registro fijo, por lo que el caos y la anarquía comienzan a apoderarse del disco, sin que puedas perderte detalle alguno. Los arreglos y detalles son constantes, y se puede decir que las guitarras no son mucho más importantes que los teclados, que unidos a la desbordante técnica que se nos muestra a destellos hacen de este disco una maravilla, eso sí, difícil de llevar al directo. En su conjunto el trabajo no es conceptual, aunque a mí la música si que me sugiere, no se por qué, un nexo de unión entre los temas bastante fuerte, como si se tratase de una obra de teatro de core barroco y super recargado.

Si tomamos cuatro o cinco extractos de temas como, por poner un ejemplo, “The Sentient”, diríamos sin dudar que se trata de cinco temas diferentes, y es que cada canción es todo un mundo y es especialmente difícil seleccionar algunos por encima de otros. Es un disco que, inexplicablemente, me da la sensación (solo en algunos momentos concretos) de que guarda alguna relación también con la música clásica, y buena prueba de ello es la versión ‘a capela’ de Tchaikovski que se marca, como salida de una película de Disney. Otras joyas son las iniciales “The Tempest (The Siren’s Song; The Banshee’s Cry)” o “…And Their Eulogies Sang Me to Sleep” aunque cada corte del disco merece por sí solo atención especial.

Un disco que a mí me ha sorprendido enormemente por su creatividad, frescura, buen hacer y buen gusto en una mezcla inimaginable de metal contundente, actual, progresivo, orquestal y hasta dramático que unido a su artwork a priori más que atractivo conformará un paquete muy a tener en cuenta. Bravo por estos canadienses, ¡y a seguir por esta senda!

Jorge del Amo Mazarío (jorge_del_amo@rafabasa.com)

Track list:

  1. The Tempest (the Siren’s Song; The Banshee’s Cry)
  2. …And Their Eulogies Sang Me To Sleep
  3. Thank You, Pain
  4. Birds Elope With The Sun
  5. Waiting Out The Winter
  6. Martyr Art
  7. Globus Hystericus
  8. Swan Lake, Op. 20 – Scene, Act 2, #10 – Tchaikovsky Cappella
  9. The Sentient
  10. When The Bough Breaks
  11. Chlorpromazine