Inicio Conciertos Crónica de Madrid de HYPOCRISY + SEPTICFLESH + THE AGONIST +...

Crónica de Madrid de HYPOCRISY + SEPTICFLESH + THE AGONIST + HORIZON IGNITED y fotos de Barcelona

2

 

HYPOCRISY

+ SEPTICFLESH + THE AGONIST + HORIZON IGNITED

Viernes 14 de Octubre 2022 – Sala Changó – Madrid

El poder contar con una oferta tan amplia de conciertos en la capital es todo un privilegio, pero también tiene un efecto negativo sobre el número de asistentes a según qué eventos. Creo sinceramente, que el Worship European Tour que recoge a HYPOCRISY, SEPTICFLESH , THE AGONIST y HORIZON IGNITED, merece mucho más que las alrededor de 500 personas que nos reunimos el viernes en la Sala Changó, pero las cosas, son como son…y ante la avalancha de conciertos, van a ser una constante los cambios de sala, o presenciar shows que antes albergarían el doble de asistencia, recoger la mitad de público. Pero allí estábamos en la sala, a las cinco y media de la tarde, con un hype tremendo respecto a lo que podría dar de sí el que para servidor era uno de los grandes carteles del último trimestre del año.

Sorprendentemente, cuando comenzaron a sonar los finlandeses HORIZON IGNITED, ya había un buen número de asistentes (algo inusual dada la temprana hora) disfrutando del show. La banda tan solo tiene dos discos en su corta trayectoria, el último, Towadrs the Dying Lands, de reciente edicion a través de Nuclear Blast, y pratican un death metal melódico que por momentos puede moverse en terrenos groove, y en menor medida, en el metalcore. Obviamente el set se centraría en el nuevo lp, lo cual me pareció la opción más loable, dada la aceptación y calidad de este. Un tema como "Beyond Your Reach", del cual incluso lanzaron un videoclip, es perfecto para inaugurar la noche y templar el sonido del que iban a poder hacer uso. Lo soprendente, es que la banda sonó impresionante desde que empezaron los primeros compases, destacando un sonido de guitarras exquisito por parte de Vili Vottonen y Johannes Mäkinen, dúo que dará que hablar, muy coordinado y profesional, aunque he de decir que toda la formación se sintió centradísima en unos temas ensayadísimos. La actitud de Okko Solanterä, su vocalista, me encantó, siempre acercándose al frente del escenario para sentir a su público, mezclando algunos registros clásicos del "sonido Gothenburg", con tonos mucho más limpios que quizás son los que hacen de su propuesta algo no tan clásico como si lo era algunos de los riffs y estructuras. La combinación resultó ganadora y contentaron a los asistentes desde el primer tema. Para el segundo "Servant", el personal ya estaba pendiente de ellos…y es que se nota cuando no hay interés, en algunos casos, y observas como la gente se dispersa.

En la actuación de HORIZON IGNITED no fue el caso, pues casi diría que algunos nuevos seguidores sacaron de la noche del viernes. Seguimos con su nueva referencia discográfica en un "Guiding Light", en el que realmente pudimos vibrar y hacer headbanging con ese riff que recordó a los mejores In Flames, reiterando una vez más, lo poderosas que sonaban las guitarras y la compenetración conseguida con la conjunción de rítmica/solista. Un temazo que en un futuro seguirán usando seguro en sus shows. Como guiño a su debut After the Storm, cayó "Equal in Death"en la que los destellos atmosféricos de teclado le dieron textura a un espectáculo que brilló, especialmente, con los temas más machacones. Estupendo el solo del tema, por cierto…de esos que escuchas un par de veces, y ya puedes tararear. Poco tardaron en volver a su nueva referencia discográfica con "Reveries". Mucho más épica sonó "Fall Apart", cuyos teclados me llevaron a la época en la que más los usaban DARK TRANQUILLITY (el inicio me recordó a "The Wonders at Your Feet" de Haven), y que me pareció una de las más intensas e interesantes de su actuación.

He de decir que si hubo algo que mejorar fue la iluminación, dirigiendo unos focos al público que eran muy molestos para la visión desde cualquier posición de la sala, y que ya a partir de medio show, empezaban a ser un incordio…pero esos detalles ténicos de escena, no fueron impedimento para disfrutar del buenísimo sonido del que estaban gozando HORIZON IGNITED. Okko presentó muy impetuoso "Carry Me", más pausada, en la que se le vio disfrutar de que su voz descansase en los tonos más limpios del estribillo. Finalizaron su show con "Leviathan" de su primer álbum, y que sigue la senda de "Falling Apart" en cuanto a la ambientación de teclados y estructura, uno de los temas más intensos, variados y accesibles de su última obra "Eventide of Abysmal Grief ", saliendo por la puerta de los triunfadores con "Toward the Dying Lands", tema que da título a su segundo y último disco, y que dejó al público comentando tras su salida del escenario, lo bien que supieron manejar su show, aprovechando cada segundo que les dejaron sobre las tablas, con un sonido, actitud y sobre todo, música, de mucho nivel. Seguiremos de cerca a HORIZON IGNITED.

 

Después de la gran descarga y acogida que supuso la tarde hasta el momento, no hay duda de que THE AGONIST tenían la difícil tarea de mantener caliente el caldo. Y a decir verdad, dado el ahínco que hicieron HORIZON IGNITED por levantar al público que más madrugó, creo que THE AGONIST, a pesar de tener un buen sonido (algo más saturado), darlo todo musicalmente y crear una atmósfera totalmente suya, no removió tanto a los asistentes como la primera de las bandas. Su último disco, Orphans, data del 2019 y lo cierto es que en su día me pareció un gran álbum, con lo que empezar el show con "In Vertigo" fue una decisión muy acertada. Mucha expectación por parte de aquellos que solo habían oído hablar de la banda por el paso (de diez años nada menos) de Alissa White Gluzz por sus filas, y mucho más de escuchar la gran voz de Vicky Psarakis, su actual vocalista. Los focos siguieron dejándonos ciegos, el logotipo de la banda lucía tras ellos, y la banda empezó sonando muy compacta, con la batería quizás un poco alta, y una Vicky que, muy centrada en emitir las notas correctas, ataviada por una gabardina y estéticamente imponente, no es todo lo "torbellino" que debería ser en esta ocasión…probablemente le ocurra en escenarios más pequeños como el de Changó. Por supuesto, la interpretación es de impresión (aunque su voz se me antoja más lineal y cuesta arriba que la de su antecesora) y la banda roza un muy buen nivel, aunque en escena, al menos en este emplazamiento, no lograsen lo que si consiguieron las demás bandas…cautivar del todo a los asistentes.

Ojo, que no tengo nada que objetar en cuanto a la actuación y son percepciones personales, pero probablemente el público les prestó menos atención que a las otras tres formaciones del cartel, ya fuese por su distancia musical con el resto, o su carácter menos "movido". Dieron más cabida, como es lógico, a su Orphans, y siguieron el show dándole bombo con temas como "Blood as my Guide", cuyos riffs, dinámica de la canción y la genial voz de Vicky moviéndose en tonalidades rasgadas pero más limpias, dejaron uno de los mejores momentos del set. En "Remnants in Time", de su último EP, Days Before The World Wept, me encantó el trabajo de Danny Marino y su sensacional destreza enlazando riffs y solos. La parte de piano, con la voz de Vicky limpia para terminar el tema, con las notas sonando sin acompañamiento, fue sin lugar a dudas el mejor momento de todo su espectáculo, y aquí sí, la banda se llevó una merecida ovación. "Resurrection" suena mucho más enrevesada, técnica y agresiva, también de su último EP, aunque no consigue levantar pasiones como la anterior.

Una recta final con un guiño a la entrada de Vicky a la banda en "Perpetual Motion", combinada con "Orphans", de carácter más moderno y accesible de su álbum de hace 3 años, fue la antesala de un tramo final que disfrutamos todos mucho, con la nueva "Immaculate Deception" también de su último EP, que contiene uno de los mejores riffs de su discografía, y esas líneas vocales que tanta justicia hacen al potencial de la banda, presente y pasado, para finalizar con el tema que da título al mini-álbum, arrancando aplausos finales de un público quizás algo frío por momentos, ante una banda muy bien compactada, que se olvidó por completo del paso de una tal Alissa por su line-up, y que, por una parte, es un modo de ahorrar odiosas comparaciones, pero por otra, un riesgo, el tomar más de un cuarto de show de las canciones de un EP recién salido, otro tanto del disco del 2019, un tema del debut de Vicky y nada de los anteriores álbumes. No obstante, deseando estoy de ver a la banda con su repertorio completo, un atrezo acorde a los sentimientos más teatrales de su capitana, y poder valorar a THE AGONIST en todo su esplendor. Creo que lo merecen.

Aunque HORIZON IGNITED y THE AGONIST ya hubiesen podido conformar un cartel potente por sí solos, no hay duda de que el corazón de la mayor parte de los que se acercaron a Changó estaba dividido entre los que sienten una preferencia por SEPTICFLESH , o por HYPOCRISY. Y los primeros en comprobar las ganas que había de su música en directo fueron los griegos SEPTICFLESH , quienes venían con un Modern Primitive bajo el brazo que es, sin duda, uno de los mejores discos de metal editados en 2022. Tras poner a punto su salida a escena con una intro ambiental que duró más de 5 minutos, salieron a morder el escenario con "Portrait of a Headless Man" de su penúltimo Codex Omega, y lo de morder lo digo con razón de causa. Sonido sólido desde el inicio, con una calidad instrumental arrolladora, y una actitud de seguridad por parte de la banda, que no es de extrañar…¡cómo suenan!. Solo faltaba que se escuchasen más los elementos orquestales y sintetizadores en el mismo plano, para decir que lo que escuchéis en el disco es anecdótico, porque he visto muy pocas bandas sonar así en mi vida. Spiros "Seth" Antoniou es un frontman como pocos, y es que vive cada segundo, cada nota y cada golpe vocal de lo que canta…una convicción y sentimiento que contagia, y hace que te metas completamente en su show. No os digo nada del dúo Sotiris y Christos a las guitarras, cuyo efecto conjunto es como el de darte con un muro de cemento, o Kerim Krim a la batería, que junto al bajo de Spiros dejaron bien patente que como base rítmica no tienen rival.

Viajamos al 2011 con "Pyramid God", y ya se intuye que estamos en presencia de uno de los conciertos del año. Los más fans ya estaban como locos, y los que no habían disfrutado las mieles de los griegos con anterioridad, estaban literalmente flipando con la banda, para dar paso a su nueva obra maestra a través de una de las más impactantes de la noche. Cuando empezó a sonar el inicio de "Neuromancer" sabíamos que si el tema sonaba la mitad de potente que en estudio, íbamos a flotar…y no sonó como en el álbum, sino muchísimo más pesado, rabioso y aplastante. Impresionantes los cambios de ritmo, la destreza vocal de Spiros durante todo el tema, y un nivel técnico que además transmite gran cantidad de emociones. Volvieron a The Great Mass con uno de sus clásicos, y es que "The Vampire From Nazareth" es una auténtica maravilla sonora, dejándonos escuchar el espectacular inicio sampleado, para destrozarnos a todos las vértebras con ese riff totalmente deudor del sonido de Dino Cazares en Fear Factory. Imponente el trabajo de batería, por cierto, de un Kerim que se posiciona en mi top como uno de los grandes detrás del kit, pues no había visto nunca a SEPTICFLESH en vivo, pero con lo que presencié me bastó para prometer no perdérmelos jamás.

Aunque hubiesen descargado su Modern Primitive completo, no me hubiese importado en absoluto, pero hay que reconocer que equilibraron muy bien el set, dejando para el mismo algunas gemas de nueva factura como el espectacular "Hierophant", en la que pudimos disfrutar el lado más sinfónico de la banda, abriendo la boca de más de uno, y no de sueño. Las caras eran todas de "madre mía, que animalada de banda"…gozo absoluto. Y sin un solo ojo mirando a otro lugar que no fuese el escenario…detalle en el que siempre me fijo. Por supuesto, incluir cualquier tema de Codex Omega a continuación es un acierto, puesto que el último y este, son dos álbumes cortados por el mismo patrón, y cayó "Martyr", cuyo brutal puente puso la sala patas arriba (ya se veían los primeros mosh pit)."Communion" hizo honor a su pasado, representando al discazo de mismo nombre,  haciendo que las voces infernales de Spiros y el ambiente grandilocuente de la canción nos removiese las entrañas…¡espectacular!, continuando su maratón encajando en el set otro tema de nueva hornada como "A Desert Throne", en el que pudimos comprobar, en los duelos de riff que hay en mitad del tema, lo bien que estaba sonando todo. Y deben tenerle mucho cariño a Communion, porque sonó la impresionante "Anubis", que sin ser uno de los cortes más técnicos de la banda, consiguió que toda la sala corease su melodía inicial. Cuando el tema llegó a los tetricos acordes que introducen el poderosísimo riff principal, sabíamos que el apoteosis final se acercaba, y así fue con "Dark Art", que siendo uno de los temas menos machacones del Codex Omega, y con más capas de orquestación, despedían un show para el recuerdo, para convencer a propios y extraños y sin dejar lugar a la menor duda de que son una de las bandas más trabajadoras, impactantes y poderosas del momento. Impresionantes e imponentes como pocos.

¿Serían capaces HYPOCRISY de solo igualar lo de SEPTICFLESH?. Para ser honesto, no se lo pusieron fácil, pero también confieso que creo que Peter Tägtgren representa, para servidor, todo lo que debe ser un productor, compositor e instrumentista en nuestro siglo…vamos, que para mí es "el capo", y tenía muchas esperanzas de que su espectáculo no adoleciese respecto al de los griegos. Igual me trago disfrutando a tope cualquier álbum de HYPOCRISY , de Pain o Lindemann…si está Peter, puedes dedicarle tu tiempo con los ojos cerrados, y saber que vas a encontrar calidad, minuciosidad, y originalidad. Nada de clichés…nada de plagiar, ni intentar ser otro. Un tío que hace que un disco de Joe Lynn Turner, suene a él, los tiene muy nien colocados, y Peter lo ha conseguido con su nuevo Belly of the Beast, pero eso ya es otra cosa, de la que podríamos hablar durante diez páginas más.

Dos de los logotipos picudos metálicos a los laterales del escenario y la portada de su último Worship detrás de la batería, es lo único que necesitan HYPOCRISY para derrumbar una sala. Cuando suena "Rock’n’Roll Train" de AC/DC nos hace intuir que la apisonadora ya anda cerca, pero es cuando escuchamos cómo suena la introducción acústica (al más puro estilo "Battery") de la propia "Worship", y podemos ver, entre luces amarillentas, verdes y azules, como el show se iba a desarrollar con una fluidez, sonido y actitud estratosféricos, a pesar de que Peter estaba enfermo. No fue impedimento para que los acompañantes, comandados por Peter, Thomas Elofsson , Mikael Hedlund  y Henrik Axelsson arrasasasen con un sonido perfecto, una potencia desgarradora y una actitud sobresaliente en todo. Me encanta cómo Tägtgren, un tío con el pelo ya blanco por completo, actúa como un auténtico metalhead en escena, con sus personales poses, miradas desafiantes y resgistro vocal único.

Esa ESP es afortunada de estar en las manos de semejante músico, que además, es inteligente configurando un repertorio abrasador, en el que, sin olvidar su nueva obra,  hace un repaso a toda la historia de HYPOCRISY , dejando muy pocos álbumes por recorrer (creo recordar que ninguno). "Fire in the Sky" es todo un clásico de su Into the Abyss…ese ritmo machacón de batería, con la sencillísima línea de guitarra, suenan a gloria en directo, mientras que en su "Mind Corruption" del lejanísimo The Fourth Dimension no dejaron títere con cabeza, provocando avalanchas humanas, y un mosh pit enfurecido, en el que intervinieron, nadie sabe por qué, los chicos de seguridad de la sala, que no lograron un entendimiento para frenar la emoción de los asistentes que decidieron meterse al "meollo". Menos mal que llegó "Eraser" de su The Arrival, y con esos ritmos menos encendidos, cesaron los riffs veloces, y parece que el equipo de la sala se tranquilizó. Increíble la atmósfera que genera el tema entre luces, poses y un pletórico Peter a la voz.

Poco duró el sosiego del personal que vela porque no haya altercados…pues fue comenzar "Inferior Devoties" del clasicazo segundo disco de la banda, Obsculum Obscenum, y se desató la tormenta. Algún inconveniente como un tercio roto que se despedazó en pequeños cristales, que hacían temer que alguien cayese al suelo, fue lo más inquitante de la noche…¿a quién se le ocurre dar tercios de vidrio en un concierto de metal extremo?. Volvimos al show con "Chemical Whore" de su último discazo, que sonó tan intenso, misterioso y grandioso como "Eraser"…y es que son este tipo de composiciones, las que, combinadas con las más veloces, hacen que HYPOCRISY sean inclasificables. Maestros de muchos géneros sin pertenecer a ninguno…curioso, ¿no?.

Visitamos el disco homónimo con "Until the End", que sonó impresionante, intenso, en el que me encantó el trabajo que hizo Thomas por darle punch adicional a la guitarra, y nuestro héroe desgañitando la voz a pesar de su enfermedad, en un corte que podría pertenecer perfectamente a Pain, de estilo reconocible, cuya intensidad radica en el intenso estribillo. Y se volvió a desatar el infierno en la más "punk/hardcore" "Don’t Judge Me" del criticado Catch 22, con todo el personal dando vueltas en círculo a empujones gritando "don’t touuuuuch meeeeeee". Había un ambientazo impresionante, la banda lo captó, y se contagió de nosotros. Está claro que fue recíproco, porque se respiraba comunión, respeto y amor por la música de unos HYPOCRISY corrosivos, arrasadores e incendiarios.

End of Disclosure es un álbum gigantesco, y cuando sonó el teclado del tema homónimo, nos dispusimos a escuchar la pieza en la mejor de sus versiones…intensidad, y unas notas vocales simplemente perfectas. Ni un detalle se perdía en el sonido, corroborando lo que os decía al inicio, es decir, que la banda representa todo lo que debe ser el metal en la actualidad. Seguimos con una mirada al A Taste of Extreme Divinity en "Weed of the Weak", de nuevo desatando pasiones, para meternos de lleno en la atmósfera de la exquisita "Children of the Gray", defendiendo sus últimos diez años con convicción, como en la brutal "Warpath" de Virus, en la que se lió muy parda (el personal de la sala, ya había desistido, pero el jefe seguía informando desde la escalera de arriba de lo que iba ocurriendo)…por supuesto, no hubo incidentes.

De su "disco de despedida", el The Final Chapter, me hubiese encantado que hubiesen decidido incluir "Inseminated Adoption", pero optaron por algo más tranquilo como la que da nombre al disco, para adentrarnos a todos en un tramo final destructivo compuesto por "Fractured Millenium" de su "self-titled album", tema intenso y melódico, preámbulo de la representación de Penetralia en un "Impotent God" que desató de nuevo a la bestia, generando un mosh cada vez más amplio, que abarcaba todo el frontal de la sala. En "Adjusting the Sun" no se dejó decaer el festín final, y el himno de himnos "Roswell 47", no solo sirvió para finalizar un show con un público en pleno movimiento, sino que también nos dejamos la voz en cantar a pleno pulmón el famoso estribillo. No hay mejor manera de terminar un recital que con éste tema de su "Abducted", y si es de la calidad, potencia y adrenalina efervescente que pudimos presenciar en Changó, hablamos del broche de oro de mayor tamaño que podáis imaginar.

Sonido perfecto, para una banda perfecta y un set perfecto. Ni se me ocurre pasar de largo en su próxima visita, ni de ellos, ni de SEPTICFLESH, que, obviamente, se llevaron todas las miradas de una noche de un nivel incuestionable por parte de todas las bandas.

El Worship European Tour ya queda grabado para el recuerdo. Impresionante.

Texto: José Rojo

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)
Correspondientes al concierto del (Sábado 15 de Octubre 2022 – Sala Apolo 2 – Barcelona)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

CONCEPTION - LAST TOUR
SARATOGA - Gira 2023
DELALMA - Delalma
Z LIVE FESTIVAL 2023
LEGION GIRA 2023
ABSOLOM - La Era Del Caos
DARK EMBRACE - Hueso producciones
KIVENTS

2 COMENTARIOS

  1. El mejor concierto del año con diferencia. Como bien dice la crónica tanto SEPTIC FLESH como HYPOCRISY se marcaron dos conciertazos increibles, poderosos y brutales con un sonido impresionante, al nivel de los más grandes del metal extremo.

  2. Muy buena crónica y fotos. Conciertazo! Era la primera vez que veo a Septicflesh y una cosa, el guitarrista no parecía el Sotiris y las voces limpias estaban grabadas también. Hypocrisy son todo una institución en el death metal para los que seguimos con nostalgia todos esos años 90 fabulosos para el género.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor, danos tu nombre