Inicio Conciertos Crónica y Fotos del ROCK FEST BARCELONA – Sábado 6 – SAXON,...

Crónica y Fotos del ROCK FEST BARCELONA – Sábado 6 – SAXON, ARCH ENEMY, LOS BARONES, VENOM, LEO JIMENEZ, HAMMERFALL, ANGELUS APATRIDA, etc

2
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
ROCK N ROCK
CENTURY MEDIA - LACUNA COIL
Madness Live!
PACO VENTURA - Madre Tierra

 

ROCK FEST BARCELONA 2019

LEO JIMENEZ + AVATAR + GUN + COMBICHRIST + CRADLE OF FILTH
+ DEF CON DOS + HAMMERFALL + DELDRAC/LEGION + ANGELUS APATRIDA
+ KROKUS + VENOM + LOS BARONES + SAXON + ARCH ENEMY + BOIKOT

Jueves 4, Vienes 5, Sábado 6 y Domingo 7 de Julio – Parc de Can Zam – Santa Coloma de Gramenet – BARCELONA

Sábado 6

LEO JIMÉNEZ

¿Calor? Hacía mucho calor a las 13:30. Evidentemente el público no fue muy numeroso, pero si suficiente para que LEO JIMÉNEZ y los suyos demostraran que viven un momento extraordinario. La banda de Leo es imparable, suena perfectamente engrasada, muy contundente y metalera, como a Leo le gusta. Según iba avanzando sl show, la cantidad de público fue en ascenso, congregando al final un grupo muy numeroso de fans.

El vocalista, que apenas abandona ya su guitarra,- junto a sus compinches Antonio Pino y Rufo Cantero-, cantó a un gran nivel, con su voz inigualable, preciosa, afinada, melódica y de tonos altos, combinados con fragmentos más metaleros y fieros, dependiendo de cada uno de los temas que fueron tocando. Leo sigue siendo “mucho Leo”, y a pesar del calor y sudor, él y su banda dieron caña de la buena en ROCK FEST BARCELONA.

El bajista Edu cada día es más efectivo, rompedor y en escena se entrega más, junto a los citados Cantero y Pino, quienes hicieron un trabajo guitarrero de matrícula, y un Expósito exultante, de calidad y a la par brutal.

Leo sigue demostrando ser “más que generoso, demasiado generoso” compartiendo voz y sobretodo protagonismo vocal y escénico con los cantantes guturales Mero (VITA IMANA) y Korpa (FUCK DIVISION), que sinceramente, lo hacen muy bien. Yo como amigo y periodista lo respeto y se que Leo tiene muy claro lo que desea, y de momento, le funciona.

Empezaron con la explosiva “Mesias” con el grupo repartiendo estopa, Leo con su explorer blanca y luego Korpa en el centro de la escena a modo de líder, cantando con una voz absolutamente corrosiva y alucinante. Las cosas como son, ¡posee una voz gutural bestial!

El sonido, del que fue responsable una vez más el gran Anti, era muy bueno. Leo estaba con ganas y desde el principio pidió al público  que levantara sus “Cuernos Arriba”, y participara en la siguiente “El Dilema”, con Mero a la voz gutural, y una batería matadora por parte de Carlos, mientras las guitarras sonaban atronadoras.

La mucho más melódica “La Era de la Individualidad” dio un poco de estabilidad y sirvió para que disfrutáramos de Leo en plenitud. Jiménez cantó de lujo.

Con mucho calor y sol, el concierto siguió. Leo anunció un tema del álbum anterior, y llegó “Con Razón o sin Razón”, poderosa. Su estribillo “saltarín” divirtió al público. Leo se vió respaldado muy bien, -como en todos los temas-, por la segunda voz de Carlos Expósito. ¡Muy bien! Es después cuando Leo se dirige al público más pausadamente para darles las gracias al público por aguantar el calor, a la organización por contar con ellos, y a SACRED REICH por no tocar. Como dijo irónicamente: “No hace falta que vengan, ya estamos nosotros aquí”. “Misantropía”, esta vez sin Tanke Rúiz, fue la siguiente.

La tempestad sonora siguió con un “Desde Niño” perfecto, muy bien recibido, al que siguieron “Ballena Negra” y un “Soy Libertad” donde Mero se hizo “El Amo” y ocupó la pasarela central como si fuera su banda.

Leo habló de lo mucho que le gustan las motos, y a renglón seguido tocan “Keroseno”, ya sin guitarra y actuando como frontman.

La versión de NOCTURNAL RITES “Aún sigo Aquí” fue cantada muy melódica y bien, aunque musicalmente pasó algo y se descolocó un poco.

Y el final llegó con “No hay más canciones para ti” con Korpa y Mero y una tralla infernal.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

AVATAR

No había tenido tiempo de ver a AVATAR en directo todavía y la tarde del sábado descubrí el por qué de su creciente fama en los últimos años. Su combinación de puesta en escena teatral y circense, con esa ironía y sentido del humor enfocadas en buena parte hacia la idealización y endiosamiento -con especial preponderancia hacia las figuras pertenecientes a la realeza- de personas mediocres, sus ropas y maquillajes… me pareció fantástico.

No les importó sudar la gota gorda, reconociendo que diseñaron sus trajes durante el invierno en el norte de Europa, pero que allí estaban, dando el espectáculo a sus fans. ¡Lo que hubiera ganado aquello tocando de noche! No obstante, dieron un conciertazo.

Sin introducción, saldría el batería John Alfredsson luciendo su uniforme, con paso marcial, recorriendo el escenario hasta subirse a la tarima y marcar el compás rítmico mientras el resto de sus compañeros salían a la palestra arrancándose con un fenomenal “Hail to the Apocalypse”.

“A Statue of the King” fue muy bien recibida, con el vocalista Johannes haciendo sus conocidas muecas apoyado por el maquillaje de clown mientras interpretaba. “Paint me Red” sirvió para que el frontman vacilara amistosamente al público de Santaco, mientras que en “Bloody Angel” me encantaron lo conseguidos que estaban los contrastes entre las partes cañeras y las más suaves y tranquilas.

Para “The Eagle Has Landed”, con el público de su lado, consiguieron que todo el mundo moviera los brazos a izquierda y derecha al compás.

En “Let it Burn”, el vocalista acabaría tirado por el suelo dando volteretas sobre sí mismo ante el delirio general.

Dentro de los contrastes que aporta su música, me gustó ese ligero aire country “The King Welcomes You to Avatar Country”.

Finalizaron con toda una declaración de intenciones, “Smells Like a Freakshow”, dejándonos con la sensación de que la manera de iniciar la tercera jornada de festival era inmejorable.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

GUN

Nacidos a finales de los ochenta  los escoceses GUN parecían predestinados al éxito, pero desafortunadamente no fue así. En sus primeros años la formación consiguió girar con nombre ilustres como THE ROLLING STONES, BON JOVI o DEF LEPPARD;  amén de disfrutar de varios singles de éxito en las emisoras comerciales. Pero, poco a poco, su estrella se fue apagando, y actualmente se les recuerda básicamente por su versión del tema de Cameo “Word Up”.

Su relación con el público de nuestro país siempre fue complicada: eran demasiado duros para los más pijos, y demasiado blandos para los heavy´s. Especialmente recordada es la lluvia de objetos que sufrieron en el  Monsters del 92 en Barcelona cuando compartieron escenario con IRON MAIDEN, MEGADETH y PANTERA.

En cualquier caso, mucho ha cambiado el público desde entonces. También lo ha hecho la formación escocesa, y es que su actual line-up poco tiene que ver con el de  aquellos días, ya que desde hace unos cuantos años es Dante Gizzi quien se encarga de llevar la voz cantante. Sin duda el punto fuerte de GUN siempre fue el directo, y para ser sinceros aunque ya no tienen  la frescura y el descaro de antaño, lo cierto es que siguen sabiendo como conectar con el respetable gracias a la garra guitarrera y los potentes estribillos de temas como “She Knows” o  el fiestero “Don´t Say It´s Over”.

Aunque durante su presentación el sol todavía caía a plomo sobre el Parc de Can Zam, y muchos decidieron que era un buen momento para ir a  reponer fuerzas, la banda en ningún momento se desanimó e hizo gala de una  gran profesionalidad, intentando que todos los presentes nos sintiéramos participes y protagonistas de “Better Days”. Como era previsible su gran hit no tardó en hacer acto de presencia, así que todos, una vez más, volvimos a cantar y bailar con “Word Up”.

Pese a que como comentaba anteriormente los días de gloria de la banda parecen haber quedado bastante atrás, el incombustible Jools Gizzi y sus muchachos no quisieron dejar pasar la ocasión de presentarnos algunos  temas de nueva hornada como “ Favorite Pleasures”, que llamó la atención por su ritmo discotequero.

“Taking On The World” fue el escogido para volver a aproximarnos a latitudes más hard roqueras mientras nos recordaban que precisamente durante este 2019 se conmemora el trigésimo aniversario de la publicación de su  debut.

Una nueva mirada sobre su más reciente entrega discográfica serviría para que nos presentaran el single “Take Me Down”, que hacía bajar nuevamente el nivel de intensidad del show. Afortunadamente las guitarras no tardaron en volver a tomar el control de la situación mientras Dante se paseaba luciendo su chupa negra cantando “Inside Out”.

Con la gente saltando arrancaba otro de sus himnos más emblemáticos y recordados “Steal Your Fire”, abocándonos sobre un sprint final que estuvo marcado por el pegadizo estribillo a lo U2 de “Shame On You”, y su adaptación del “(You Gotta) Fight For Your Right (To Party!)” de los hip hoperos americanos Beastie Boys.

En definitiva buen concierto de unos GUN que, pese a que parece que el éxito hace tiempo que les giró la espalda, siguen empeñados en seguir trabajando, grabando discos, y girando, ofreciendo directos que siempre gustan y dejan a sus seguidores con un muy buen sabor de boca.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

COMBICHRIST

Poco después de las 15:30 de la tarde, nos disponíamos, en las horas de mayor incidencia solar, a subir aún más la temperatura en la carpa, asistiendo a la rave que se montaron COMBICHRIST en la carpa.

Cargados de sonidos electrónicos e industriales, los noruegos en forma de quinteto, sin bajista entre sus filas, pero con un batería y percusionista aparte de Eric a la guitarra y Andy a las voces, montaron una fiesta donde sólo les costaría una canción para introducirse a los profanos, ya que con la segunda “Never Surrender”, aquello era un no parar de gente botando y dándolo todo.

La propia banda se contagiaría de la energía que desplegaba el público, con una potente y rápida “Shut Up and Swallow” en la que el percusionista Nick Rossi se pasaría todo el tema subido a su banqueta, aporreando su batería eléctrica desde dicha posición.

“Satan’s Propaganda” continuaría con la ininterrumpida fiesta, introduciéndonos a la macabra “Follow the Trail of Blood” en la que la densa combinación de percusión y batería daba sus frutos de introducirnos en terrenos más oscuros.

Continuaron con referencias más que evidentes a Marilyn Manson en “What the Fuck is Wrong with You?”, poniendo a todos a dar saltos, una vez más con la celebrada “Maggots at the Party” y finalizando con un “One Fire” tremendo, donde intercalaron estrofas del “War Pigs” perteneciente a BLACK SABBATH.

Sin duda, uno de los mejores conciertos de la carpa y, en definitiva, del festival. Toda una grata sorpresa para aquellos que todavía no habíamos tenido la oportunidad de vivirlos en directo.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Gerard Brull Blanes

 


CRADLE OF FILTH

No son pocos los que comentaban lo aparatoso de tener que tocar bajo el intenso sol ataviados con los ropajes negros de cuero y maquillajes que lucen CRADLE OF FILTH en sus actuaciones.

Y es que aparte de la música, la imagen es algo muy importante en el combo británico, con lo cual, si les viéramos vestidos de otra guisa, no sería lo mismo.

Y sin embargo, Dani Filth y sus compañeros dieron un conciertazo.

Para mi gusto, superior incluso a cuando les vi presentando su último álbum “Cryptoriana” en sala protagonizando su gira como cabezas de cartel. ¡Lo que son las cosas!

Salieron muy enchufados, con un buen sonido acompañando a esa gran banda que Dani ha juntado y que en los dos últimos álbumes tan buenos resultados compositivos le ha dado.

Y lo hicieron tirando de clásicos y es que iniciar un concierto de igual manera que lo hace una de las obras maestras del black metal melódico, el impresionante “Cruelty and the Beast” (cuya portada presidía el fondo del escenario), con temazos como “Thirteen Autumns and a Widow” y “Cruelty Brought Thee Orchids”, es ir a lo seguro pero también a lo ganador.

Quedó patente ya desde el inicio que Lindsay Schoolcraft ha sido toda una incorporación de lujo para la banda, tocando magistralmente sus teclados y realizando todo tipo de voces, desde las melódicas a las narradas, pasando por las de soprano y todas ellas ejecutadas notablemente.

“Beneath the Howling Stars” fue una pasada y buen susto que nos llevamos, pues por un motivo que desconozco, Dani tiró el micrófono al público, saliendo del escenario bastante enfadado. Aunque por suerte, volvería al poco para interpretar el melodioso y gótico “Nymphetamine” para gozo de los presentes.

Dedicada a todos aquellos que conocen la ubicación de “Midian”, la ciudadela secreta, tocaron “Saffron’s Curse”, finalizando con la enorme “Her Ghost in the Fog”.

Un concierto que se hizo corto pero donde una vez más, CRADLE OF FILTH demostraron que están en un estado de forma espectacular.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

DEF CON DOS

Caía la tarde y caía sobre nosotros ese ciclón sonoro denominado DEF CON DOS.

El despliegue de energía del combo es impresionante. Ninguno de sus miembros, jóvenes o veteranos paran sobre las tablas un segundo, con sus tres vocalistas arengando a las masas mientras entonan esas letras reivindicativas tan, por desgracia, en la vanguardia de lo que sucede en las calles hoy en día.

Algo de lo que me di cuenta pronto es de lo mucho que ha crecido musicalmente la banda desde que Alberto Marín se incorporara a sus filas.

Suenan mucho más metaleros, más pesados, más heavies incluso.

Además, el pluriempleado guitarrista ejerce de cuarto frontman, levantando al personal con sus pesados riffs, dando mayor presencia a las seis cuerdas dentro de unas canciones, en su inicio, más enfocadas al hip hop.

Por desgracia, el panorama político estuvo muy presente y no sólo por sus letras, sino también debido al veto que la banda ha vuelto a sufrir en dos ciudades españolas.

De esta manera, temas como “Poco Pan”, “Ultramemia” o “España es Idiota” se dotaban de mayor significado para sus acólitos mientras eran interpretadas ante la nutrida presencia de un público que se lo pasó en grande.

Cerraron con la archiconocida “El Día de la Bestia”, aprovechando para retratarse en el escenario, con todo el público detrás, dedicatoria al nuevo alcalde de Madrid incluida.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Gerard Brull Blanes

 


 

HAMMERFALL

Me encantaron los suecos la anterior vez que les vi en LEYENDAS DEL ROCK, y volveré a verles este agosto, pero el pasado sábado 6 de julio no terminaron de convencerme plenamente, y lo cierto es que dieron un buen concierto, pero sin llegar a entusiasmarme.

El caso es que la banda lo dio todo, en actitud y entrega, pero no sé si fue el orden de las canciones o el estado vocal de Joacim Cans, no tan acertado como otras veces, pero lo cierto es que no terminaron de hacer un concierto redondo, y mira que le pusieron ganas, eso sin duda.

Luciendo un inmenso telón de punta a punta de fondo, con la portada de su nuevo álbum “Dominion”, salieron a escena  con “Riders of the Storm” con Oscar altamente electrizado, haciéndose su solo de rodillas en la plataforma, y Joacim con ganas pero una voz un tanto pobre. El resto del grupo muy bien. Los coros sonaron rotundos, aunque mezclados con tomas pregrabadas, cosa habitual, “para bien o para mal” en muchas bandas actualmente.

“Renegade” de su álbum de 1991 no faltó y sonó perfecta, aunque al principio Joacim tuvo un problema y no cantó. El público cantó y disfrutó del himno, que dio paso para que el vocalista hablara de Barcelona y su país natal Suecia, y el festival Sweden Rock, por ello tocaron su nuevo single “(We Make) Sweden Rock”, que pasó bastante desapercibido.

“Any Means Necessary” puso uno de los contrapuntos, donde la banda nos deleitó y pudimos disfrutar de otra cara de HAMMERFALL más melódica y comercial. Pero para que los ánimos no decayeran, tocaron “Blood Bound”, iniciada por un arpegio y asentadas en un ritmo más melódico y pausado que la original; no entiendo por qué.

Me encantó como le pegó a los parches durante el concierto el batería David Wallin, luciendo perilla larguísima y dotes sobradas a os tambores.

“Hero’s Return” y “Last Man Standing” fueron los siguientes, y dieron paso a otro discurso de Joacim sobre los verdaderos fans de HAMMERFALL. ¿”Estáis preparados”? y nos dieron caña con el clásico “Let the Hammer Fall”, que no terminó de “matar”, a pesar de las ganas de Joacim y que Óscar lució su guitarra con forma de martillo, usándola en varias ocasiones como si fuera un mazo metalero.

La batería, -recordando el inicio de “Over the Hills and Far Away”-, dio paso a otro flojete “Hammer High”,  del reciente disco de 2017, "Built to Last", con estribillo metido “a calzador” y un tanto cansino, en mi opinión.

Menos mal que el público se vino arriba en el final con el imprescindible himno “Hearts On Fire”, que seguro están cansados de tocar, pero que levanta pasiones, puños y palmas entre los fans.

Me encantó el gran solo de Pontus Norgren y el posterior doblaje de guitarras que hizo con Óscar.

Los volveremos a ver muy pronto, y editarán el 16 de agosto a través de Napalm Records su nuevo álbum “Dominion”.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Gerard Brull Blanes

 


 

DELDRAC/LEGION

Para todos los que tenemos una cierta edad resulta incuestionable que LEGION fueron uno de los primeros bastiones del thrash metal nacional, y una de las bandas más queridas y reputadas dentro de la escena catalana de finales de los ochenta y principios de los noventa. Su carrera fue tan fugaz como brillante, y nos legaron tres joyas que a día de hoy son piezas muy codiciadas para los coleccionistas más voraces. Pero lo cierto es que de nada sirve vivir en el pasado. Así que para seguir batallando en este siglo XXI el que fuera su guitarrista Quimi Montañés ha reunido a un buen elenco de músicos de la escena local barcelonesa bajo la denominación del DELDRAC.

A las puertas de editar “Against Tiranny” lo que será su segundo trabajo tras un prometedor y exitoso “One Day More, One Day Less”, el cuarteto que capitanea el vocalista Eric Moya nos proponía para esta primera aparición en el ROCK FEST un repertorio en el que su material se vería reforzado por algunos de los clásicos imprescindibles de los míticos LEGION.

Me sorprendió que a la hora prevista para el inicio de su presentación no hubiera mucha gente en el recinto del escenario Rock Tent. Pero afortunadamente tras abrir fuego con el corte que abría y prestaba título al  primer trabajo de LEGION “Lethal  Liberty”, el recinto empezó a poblarse. Me gustó mucho la fuerza, la garra, y la personalidad que el cuarteto exhibió sobre las tablas, con un Quimi que clavó todos los solos, y un Eric que se fue creciendo a medida que avanzaba el show y la banda desglosaba temas como el potentísimo “Some Bells May Chime”, de su debut.

Aunque para muchos esta era la primera vez que escuchaban a  DELDRAC, lo cierto es que el cuarteto se ha mantenido bastante activo durante los últimos meses, de modo que sus seguidores se dejaron notar con fuerza a la hora de alzar el dedo corazón y corear enérgicamente el potente estribillo de “Thought Police”. Como comenté en el inicio, durante las últimas semanas la banda ha estado dando los últimos retoques al material que formara parte de su segunda entrega. De modo que no quisieron dejar pasar la ocasión de testar alguna de sus nuevas composiciones: “Blame God” y “Legal Mafia”, que siguen la línea que marcaba su ópera prima aunque sonando más crudas y afiladas.

Un nuevo ejercicio de nostalgia volvería a hacer subir la temperatura en una carpa que a estas alturas se había convertido ya en una autentica sauna, gracias a los saltos y al headbanging que acompañaron a otra de las imprescindibles de LEGION “Possessed. Acto seguido llegaría el momento de presentar el machacón “Headshot”, del que la banda recientemente ha estrenado un video-clip que no ha dejado indiferente a nadie. La última muestra del material que en breve podremos disfrutar estuvo reservada para la oscura “Blame Satan”.

Desafortunadamente el tiempo de los catalanes se estaba agotando, pero antes de despedirse definitivamente el cuarteto todavía tuvo tiempo de ponernos a todos a cantar el mítico “Mili KK”, todo un himno para la primera generación de metaleros en nuestro país. Mientras que la elegida para rubricar una descarga que esperemos sirva para poner en primera línea de fuego a la nueva banda de Montañés fue “The Only Life You Know”.

En cualquier caso no te equivoques. Quimi Montañés es el nexo de unión entre los míticos LEGION y DELDRAC. Pero DELDRAC tienen un estilo y una personalidad propia. Así que nadie espere ir a uno de sus conciertos y escuchar  10 temas de LEGION, ya que DELDRAC están dispuestos a defender su propia historia. Lo que pudimos ver en ROCK FEST fue una cita especial, un encuentro entre el presente y el pasado. Pero sin duda para DELDRAC lo más importante debe ser el futuro.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

ANGELUS APATRIDA

Pocas cosas se pueden decir a estas alturas del cuarteto manchego que no se hayan apuntado ya. Desde hace unos cuantos años ANGELUS APATRIDA se han convertido en uno de los buques insignia del thrash metal, pero no solo a nivel nacional, sino que me aventuraría  a decir que también más allá de nuestras fronteras. Han facturado discos brutales, sus directos son absolutamente arrolladores, y sus apariciones en citas importantes cada vez más frecuentes y exitosas, lo que les convierte en una de las bandas del momento, pero recordemos que ese momento, -como apuntaba previamente-, se lleva prolongando desde hace ya una buena temporada.

Y es que la formación que capitanean los hermanos Izquierdo sigue brindándonos motivos para que nos sintamos orgullosos de ellos, ya que no resulta  nada fácil el conseguir colarse en un cartel repleto de bandas internacionales, y que al finalizar la jornada si preguntas a la gente recuerden la descarga de los albaceteños como una de las mejores del día.

Así que ya sabes, olvídate de rimbombantes introducciones, de coros pregrabados, arreglos orquestales, grandes decorados…, ellos no precisan de nada de eso para incendiar cualquier escenario que pisen. Les basta con un simple telón con su logo y el apoyo incondicional de unos enloquecidos seguidores que hacen que cada una de sus descargas se acabe convirtiendo en una auténtica fiesta. Lo dicho, el cuarteto apreció en escena dispuesto a arrollar con todo a su paso, confiando para ello en algunas de sus composiciones más reciente como son “Sharpen  The Guillotine” y “One Of Us”, que eran las responsables de que se formaran los primeros circle-pits de la tarde.

Había muchas ganas de volver a verles en acción. Pero también me dio la sensación de que ellos también tenían ganas de demostrar quienes eran a los que todavía no les conocieran. Quizás por ello Guillermo repitió en varios ocasiones a lo largo del show que ellos eran ANGELUS APATRIDA de Albacete, tal y como sucedió durante la charla que sirvió como preámbulo para el demoledor “Vomitive”.

A diferencia de lo que sucediera en su reciente  aparición festivalera en tierras malagueñas   esta tarde los albaceteños si que rescataron un par de cortes de su aclamado “Hidden Evolution”. De modo que la primera en hacer acto de presencia fue “Immortal”. Como siempre jocoso y ocurrente en sus comentarios,  Guillermo se acordó de los veteranos The Scorpions antes de recorrer la pasarela central durante el descomunal ataque que significó “Of Men And Tyrants”.

La voracidad thrashera, la contundencia, y el headbanging, no se detuvieron porque la siguiente en sonar fue la incisiva  “Violent Dawn”, que nos dejaba con el incendiario duelo que protagonizaron Davish y Guillermo. Además de acordarse de la mítica formación germana, el simpático frontman también tuvo unas palabras cariñosas para sus hermanos catalanes de CRISIX durante los prolegómenos de “Downfall Of The Nation”. También quiso puntualizar que era consciente de que nos debían un trabajo  en directo justo antes de embarcarnos en los pasajes más melódicos de “End Man”, que era la escogida par volver a centrar nuestro objetivo sobre su obra de 2015.

Aunque todo el concierto de los albaceteños fue condenadamente demencial, para un servidor los mejores momentos llegaron con las carreras por el mástil de ambos guitarristas durante el adictivo “Serpents On Parole”. Como si de un ritual se tratase Guillermo organizó cuidadosamente un wall of death, que llegó desde el escenario a la mesa de sonido-, para que todos desparramáramos  a gusto mientras atacaban el tema que prestaba título a su segunda entrega “Giv´em War”.

La última bala en la recamara de los albaceteños estuvo reservada para su  habitual cierre con el single “You´are Next”, coronándose una vez más como los reyes indiscutibles del metal nacional. Así que como ellos mismos dicen en una de sus canciones: “Long Live The King”.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Gerard Brull Blanes

 


 

KROKUS 

No cabe duda de que KROKUS son toda una institución dentro del metal europeo y que siempre es un placer verles y disfrutar de su buen hacer. Aunque sinceramente y, como opinión totalmente personal, también considero que son más disfrutables en sala y tocar en una posición tan ventajosa en cuanto a la hora de su actuación en un festival como ROCK FEST se les quedó algo grande.

Por supuesto todos disfrutamos de Marc Storace y sus compañeros, de lo buen frontman que es el simpático vocalista y de lo animadas y bailables que son sus canciones. Temas como “Headhunter” o el clasicazo “Long Stick Goes Boom” siempre son bien recibidas, incluso acompañadas de esa lluvia que comenzó a caer mientras interpretaban la segunda de ellas y que ayudaba a paliar el calor acumulado durante la jornada.

Sin embargo, me dio la sensación, viendo al público, que muchas veces estaban más centrados en otros devenires, en lugar de estar pendientes de todo lo que acontecía desde el escenario.

“Rock ’n’ Roll Tonight” comenzó a tener ya menos gancho -pese a ser un gran tema- tras el chequeo inicial de quienes se situaban en las primeras filas.

Y aunque otros como el ganador “Eat the Reach” o incluso mi tema favorito de la banda, “Easy Rocker” volvieran a captar la atención del respetable, aquello no parecía terminar de funcionar. Quizás por el cansancio acumulado, porque esas horas dentro de un festival son para bandas más multitudinarias o por un cúmulo de ambas circunstancias.

Cerraron con “Screaming in the Night” y una celebrada versión de Bob Dylan de su clásico “Quinn the Skymo (The Mighty Quinn)” dejando sensaciones dispares.

Texto: J. José Jiménez

Fotos: Gerard Brull Blanes

 


 

VENOM

De entre las bandas clásicas hay pocas que susciten opiniones tan enfrentadas y radicalmente opuestas como en el caso de VENOM. Mientras que para algunos son un puntal imprescindible para comprender el nacimiento y la posterior evolución de la escena extrema, para otros no pasan de ser una banda totalmente intrascendente formada por músicos que poseen unas escasas habilidades técnicas y compositivas. Y es que ni los más nostálgicos parecen estar contentos con la deriva que ha tomado la formación que lidera Cronos, ya que desde hace algún tiempo su line-up se completa con el batería Dante y el guitarrista Rage, cerrando así cualquier tipo de posibilidad para una reunión de su alineación clásica.

Afortunadamente, la descarga de la formación británica tuvo legar de noche, justo antes de la actuación de sus compatriotas SAXON. Quizás por ello el incombustible Cronos y sus acólitos quisieron ejercer como leyendas. Así que dentro de sus modestas posibilidades nos ofrecieron una vistosa puesta en escena que incluyó fuego, fuentes de chispas, e incluso alguna explosión pirotécnica. En definitiva,  nada excesivamente rimbombante, ni llamativo. Aunque si reseñable ya que fueron muy pocas las bandas que apostaron por ofrecernos unas trabajadas puestas en escena.

Si hablamos del repertorio que nos presento trío de Newcastle no puede decirse que fuera muy variado, ya que básicamente se centraron en el material de sus dos primeras entregas los seminales “Welcome Hell” y “Black Metal”, y una buena representación de su más reciente “Storm The Graves”, aunque entre medias pudimos escuchar también algún zarpazo de “From The Very Depth”. No creo que nadie se sorprenda al leer que VENOM no sonaron especialmente bien, tampoco creo que lo buscaran. Nunca lo hicieron, es una de sus señas de identidad. Siempre sonaron rudos, sucios, e incendiarios, y no creo que a estas alturas se espere otra cosa de ellos.

Evidentemente Cronos fue quien acaparó todas las miradas. Se movió como un poseso por el escenario, utilizando los dos micrófonos que había dispuestos, y no tardó en convertirse en el oscuro pastor que todos esperábamos que fuera. Su voz rasgada, su amplia frente, y el saturado sonido de su bajo se han mantenido prácticamente inalterables en las últimas décadas, y eso acabó propiciando que temas como la inicial “Black Metal”, pese a ser coreada con reverencial devoción por los más “true”,  siga  conservando ese oscuro halo underground.

Eso si que nadie piense que el trío había llegado hasta Santa Coloma para recordar únicamente su pasado, ya que temas como el hiriente “Bring Out Your Dead” sirvieron para reivindicar a todos aquellos que les habían perdido la pista que la banda sigue en activo y editando discos como su más reciente “Storm The Gates”. Tras recibir las primeras aclamaciones de una audiencia que, pese a todo lo anteriormente expuesto, parecía satisfecha con las prestaciones que estaba ofreciendo el trío, era un buen momento para volver a echar la vista atrás con la amenazante “Bloodlust”, que llegó acompañada de unas altísimas llamaradas y una fuerte explosión pirotécnica.

Con los ánimos ya bastante caldeados, y con un Cronos que no paró durante todo el concierto de buscar la complicidad de las primeras filas, llegaba el momento de seguir dando “carnaza” a sus devotos más subversivos, y para ello que mejor que proponernos una visita a su debut  con “Welcome To Hell”, para posteriormente flanquear las oscuras puertas de “Black Metal” para conducirnos directamente a los aposentos de “Countess Bathory”.

Aunque para muchos VENOM son unos de los precursores de un estilo, el black metal, en su tiempo las composiciones de los británicos no fueron de fácil catalogación: No eran heavys, no eran punks, pero podían gustar a ambas familias, igual que sucede actualmente. Así que el veterano frontman no vaciló a la hora de presentar la definitoria y descriptiva “Long Haired Punks”, rescatada de su antepenúltima entrega “From The Very Dephts”. Acto seguido no dejaron de lado el material de su obra de 2015, ya que la siguiente en sonar fue la apocalíptica “The Death Of Rock N´Roll”, que, como no podía ser de otra forma, también estuvo acompañada por dos enormes llamaradas.

El ecuador del show estuvo marcado por “Suffering Dictates”, una composición de nuevo cuño que esta noche estrenaban en directo, y que pasó bastante desapercibida pese a los infructuosos intentos de Cronos para que todos nos sumáramos a su estribillo. Afortunadamente el decorado en las proximidades del escenario cambio radicalmente durante el inquietante arranque del seminal “Don´t Burn The Witch”. Mucho más rotundo, hiriente y macarra, con Cronos dedicándonos una sonora carcajada en el arranque, sonó “In Nomine Satanas”, que se zanjaba con la gente elevando los cuernos al aire mientras el incombustible frontman miraba al cielo antes de asentir con una maligna mueca dibujada en el rostro.

La maquinaria de los británicos volvería a carburar a su máxima potencia al proponernos un trallazo incontestable como es el humeante “100 Miles To Hell”, que acabó fundiéndose con los cortantes riffs que nos anunciaban la llegada de la garajera “Dark Night (Of The Soul)”. “The Evil One” sirvió para convertirse en el preámbulo perfecto de la inquietante “Warhead”, que ponía el punto y final a una sorpresiva descarga.

Y digo sorpresiva no por el sonido, ni  por  la actitud de unos músicos que se mostraron sobrios y muy profesionales, ni tampoco por el repertorio escogido. Sino por que he de reconocer que me encantó ver a VENOM ejercer como una banda legendaria, acompañando algunos de sus viejos himnos con un montón de fuego, humo, fuentes de chispas,  y pirotecnia.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

LOS BARONES

Había mucha expectación, Sherpa y sus compañeros estaban excitados notablemente, y deseosos de reencontrarse con el público en ROCK FEST BARCELONA. Al final llegó el día, y el sueño se hizo real. El resultado fue una Rock Tent llena, batiendo el records de asistencia con más de 3.000 personas, apiñadas y emocionadas de ver y disfrutar de los viejos himnos de BARÓN ROJO, con Sherpa y Hermes encima del escenario, junto a Sergio Rivas y el hijo de Hermes, Marcelo Calabria, ambos a las guitarras y coros.

Cuando los hermanos de Castro anunciaron su gira final, su último tour, al poco tiempo, Sherpa desenterró el nombre que registró legalmente a finales de los 80´s de LOS BARONES, algo que nos contó en nuestra entrevista .

Con el lema “No habrá final” han armado una gira tocando temas de BARÓN compuestos total, en parte o mínimamente por Sherpa y Carolina Cortés en la época dorada de BARÓN ROJO. Lo que hacen Hermes y él es totalmente lícito. ¿Criticable? Por supuesto que lo es, y más si estás debatiendo sobre BARÓN ROJO y LOS BARONES con los colegas en la barra de un bar o escribiendo tu opinión, leyendo las de otros delante del teclado de tu ordenador. Es una pena no poder disfrutar de una reunión final de los De Castro, junto a Hermes y Sherpa, pero “es lo que hay”. Habrá quien vaya a ver a BARÓN, a LOS BARONES, o a ambos en esta gira y en la que se nos viene encima en 2.020.

El caso es que llegué a la Rock Tent junto con el aplauso del público peleando por encontrar un sitio junto a la mesa de sonido. Allí viví el que para mí fue el primer tema de la noche “Barón Rojo”, compuesto por José Luis Campuzano, "Sherpa"  y Carolina Cortés en 1981.. Pues qué queréis que os diga… La verdad es que emocioné como muchos de los que asististeis al “bolo”. Con todos mis respetos a Carlos y a Armando de Castro, a los que respeto y admiro, volver a escuchar a Sherpa cantar este tema me trajo imborrables y míticos recuerdos. Cantar ese mítico estribillo, es “mucho”.

Sherpa cantó bastante bien, no habló mucho, ni  fue  irónico, ni tiró indirectas, ni hizo muchos chistes,  lo que yo personalmente agradecí en pro de utilizar el tiempo de la mejor forma: tocando temas, canciones. Así se ganó a la audiencia, y dio la talla. Hermes tocó con su estilo sobrio, fino y elegante, y los dos jóvenes Sergio y Marcelo estuvieron sobresalientes.

Presentaron su nuevo tema “Vive Hoy”, que paso bastante desapercibido, entre otras cosas porque la gente quería lo que quería, y disfrutó plenamente hasta el final. Temas como “Son como Hormigas”, cantado muy bien, “Breakthoven”, altamente emocionante, con los dos guitarristas haciendo un trabajo ejemplar, y todo el mundo coreando y saltando, y un más discrto “Se escapa el tiempo” dieron paso al éxtasis que supuso “Siempre estáis allí”, causando lágrimas de felicidad, añoranza y placidez. Fue “el momento” del concierto, y uno de los momentos más impresionantes de ROCK FEST BARCELONA.

Tras este orgasmo musical, llegó otro: “Concierto para ellos” y un “Larga Vida al Rock N Roll” , el  tema compuesto por Armando de Castro y Carlos de Castro, donde Sherpa, Sergio y Marcelo se alternaron cantando cada uno una y otra estrofa de tan infalible himno.

Sherpa presentó a la banda y nos dijo que tocarían en Barcelona el 15 de noviembre y que iban a tocar “Nietos de Caín”, y  la balada volvió a emocionarnos a todos. Es una de esas canciones que forman y formarán parte de la historia de nuestro rock nacional por siempre, por lo que la emotividad y emoción reinaron.

Y llegó el final de este concierto, el primero que Sherpa y Hermes hacen con el nombre de LOS BARONES.

El cierre llegó con un victorioso “Los roqueros van al Infierno”. Una gran noche que seguro será la primera de muchas otras.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Gerard Brull Blanes

 


 

SAXON

Cuarenta años de trayectoria dentro del mundo musical no son asunto baladí. Y qué mejor manera de celebrarlos que como cabezas de cartel de uno de los festivales más importantes de Europa.

SAXON se presentaban una vez más ante el público del ROCK FEST y lo hacían con la producción escénica más espectacular. Presidiendo el escenario estaba el enorme águila de luces. Las luces, imágenes a través de la pantalla y el derroche de clásicos. Todo estuvo a la altura de las circunstancias.

Abriendo con un video en el que se veían imágenes de varias épocas en la banda así como algunas entradas de sus conciertos a lo largo de su historia, arrancaron con “Motorcycle Man” con el imponente Biff Byfford a los mandos.

“Battering Ram” dio paso a la siempre ganadora “Wheels of Steel” en la que los chalecos vaqueros repletos de parches comenzaron a caerles desde el público. La banda terminaría probándose varios de ellos a lo largo del show. Incluso Biff tuvo que pedirle al público que los dueños de las prendas se quedaran cerca del escenario al final del concierto para poder devolvérselos.

“Strong Arm of the Law” y “Denim and Leather” continuaron con la ristra de clásicos, alternándose con piezas de más reciente cuño como “Thunderbolt”.

Anunciaron que la siguiente iba a ser una de su primer disco. ¡De hace cuarenta años! De esta guisa sonó “Backs to the Wall”.

“The Eagle has Landed” fue la excusa perfecta para que el imponente águila de luces hiciera el primero de sus recorridos, inclinándose a izquierda y derecha como si batiera sus alas al viento.

“Dogs of War” fue tocada en una versión reducida de la misma, empalmada a “Solid Ball of Rock”, la cual utilizaron para hacer cantar al público. “Power and the Glory”, “Heavy Metal Thunder”, clásicos incontestables de la NWOBHM.

Pequeña retirada escénica para volver con la épica “Crusader”.

“747 (Strangers in the Night)” fue la pieza más melódica del repertorio y como tal, sonó realmente bien.

Se retiraron por todo lo alto con el clásico incontestable “Princess of the Night”, con todo el público en pie, cantando, tocando la guitarra al aire, feliz.

Texto: J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

ARCH ENEMY

Tras unos SAXON portentosos, como siempre, los demoledores ARCH ENEMY irrumpieron en el escenario FEST con una Alissa White-Gluz  erigida como Reina absoluta de la noche, y casi me atrevo a decir del festival. Pocos ya recuerdan a Angela Gossow, y mucho menos de Johan Liiva.

La frontwoman de pelo azul cada vez es más segura, rotunda, reina, princesa, emperadora del escenario, canta con una fiereza intachable, y escénicamente es bestial, brutal, imparable. Y sus compañeros con buenísimos. ARCH ENEMY destila virtuosismo,

lo borda musicalmente, son perfectos, metódicos, cada arreglo, solo, estrofa… Todo posee un nivel estratosférico; por eso me gusta tanto ARCH ENEMY.

Son la perfección instrumental, tienen temas apisonadores, y Alissa es indudablemente la pieza ideal para este coctel tan mortal.

Curiosamente no los veía desde el pasado verano, donde no terminaron de entusiasmarme, pero la pasada noche de sábado en ROCK FEST si me gustaron, y mucho.

Ammot y Loomis fueron una pareja involucradísima, pulcra, y altamente eléctrica, sus dúos y dobletes sonaron espectaculares.  El gigante  Sharlee D’Angelo al bajo y Daniel Erlandsson a la batería estuvieron enormes también.

El montaje no tuvo plataformas hidráulicas, ni tirolinas, ni excesiva pirotecnia, pero si llevaron una decoración escénica muy atractiva a la vista, una gran pantalla trasera y unos efectos luminotécnicos muy logrados, además de un sonido excelente.

El rodillo de temas fue iniciado por “The World Is Yours”, de su “Will to Power”, su álbum lanzado hace dos años. Alissa dio una patada con salto incluido al aire, y la maquinaria empezó a matar, con ella como protagonista, luciendo un traje alucinante, y acompañada por una “bandaza”.

No tardó en llegar “War Eternal” originalmente cantado por la Gossow, e interpretado con rudeza total, con furia y garra, y unos toques guitarreros que me encantaron por parte de Loomis y Ammot, al que siguió un no menos bravío “The Race”.

Tocaron  un tema del álbum "Doomsday Machine", concretamente "My Apocalypse". Siguieron dando tralla, mucha tralla con "You Will Know My Name", de "War Eternal", donde Alissa lo dio todo, quizás porque este fue uno de los primeros temas que cantó con la banda, tras la salida de Angela y su cambio de THE AGONIST por ARCH ENEMY. Me encantó.

No faltó un temazo del disco "Khaos Legions", por eso nos dieron caña con "Under Black Flags We March", al que siguió otro mazazo, donde toda la banda "se salió": "Dead Eyes See No Future". Otro de mis temas predilectos de ARCH ENEMY.

Un poco de paz llegó con otro tema de su último trabajo. Fue el turno para el melódico "The Eagle Flies Alone" y fue el último que vi del concierto, ya que una vez que ARCH ENEMY terminaran, empezaba a pinchar vídeos de METAL en la Rock Tent, y tuve que irme para allá, a la espera que llegara el momento de comenzar.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

BOIKOT

Con una gran entrada en la Rock Tent y con ganas de disfrutar, se presntaron BOIKOT. Solo pudimos ver un par de canciones, al coincidir con ARCH ENEMY, pero si pudimos certificar que el momento del grupo goza de muy buena salud, y a pesar de que no era el festival más ideal por su estilo, triunfaron y gustaron.

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

RAFA BASA DJ

Para poner fin a la larguísima jornada del Sábado los que todavía teníamos ganas de fiesta y diversión nos trasladamos hasta la Rock Tent donde acompañados de Rafa Basa quemaríamos los últimos cartuchos de la noche.

No fue una pinchada al uso, ya que Rafa, como viene siendo habitual en algunas de sus fiestas, pinchó video-clips de diferentes épocas y estilos, desde el metal más extremo, pasando por lo clásico, el thrash metal, viking, hard, etc

Así que no faltaron himnos imprescindibles de SLAYER, CARCASS, ARCH ENEMY, MANOWAR, METALLICA, AMON AMARTH o ALESTORM y tambien hard rock como WHITESNAKE, W.E.T, o TYKETTO.

Además contó con una peculiar puesta en escena, ya que flanqueando su mesa hubo llamas, humo, e incluso algún efecto pirotécnico.

Por si no tuviera suficiente con ejercer como Rock Dj, Rafa tuvo también que hacer las veces de casamentero, ya que tuvo que trasladar la petición de matrimonio  de una chica a su novio.

En definitiva, que pasamos un buen rato, en excelente compañía y con un puñado de excelentes temas sonando de fondo, desde que acabaron ARCH ENEMY hasta pasadas las 5 de la madrugada.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

2 COMENTARIOS