Inicio Conciertos RESURRECTION FEST – Crónica, resumen y Fotos del Jueves 4 – PARKWAY...

RESURRECTION FEST – Crónica, resumen y Fotos del Jueves 4 – PARKWAY DRIVE, LEO JIMÉNEZ, GOJIRA, BATUSHKA, TOUNDRA, TRALLERY, etc

13
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

SLAYER

BRANT BJORK + BATUSHKA + PARKWAY DRIVE
+ LEO JIMÉNEZ + CRO!+ TOUNDRA + GOJIRA + ALTARAGE + BONES OF MINERVA
+ ELECTRIC MONOLITH + KAUSE 4 KONFLIKT+ CANE HILL + TRALLERY

Miercoles 3, Jueves 4, Viernes 5 y Sábado 6 de Julio – Viveiro – Lugo

RESURRECTION FEST – Un año más un GRAN FESTIVAL batiendo records absolutos. Pequeño resumen y fotos

Este año solo pude ir día y medio al festival de Viveiro, pero lo viví y gocé intensamente. Es un festival que cada año se supera, mejora y crece en todos los aspectos.

Los hermanos Méndez y todo su equipo han hecho un excelente trabajo, y por ello, los premios y frutos  han llegado un año más, volviendo a batir records de asistencia, -más de 100.000 personas entre los cuatro días, según los propios organizadores-, y un reconocimiento y respeto  unánime por parte de artistas, managers, prensa y público en general.

Las instalaciones han dado la talla, la producción, equipos, distribución, escenarios, los detalles decorativos, la zona Pandemonium, totalmente reorganizada y mejorada, etc. Y el cartel, dentro de la idiosincrasia muy variada dentro de metal, ha estado a gran altura.

A pesar que el tiempo no ayudó, la asistencia ha sido increíble y todo el mundo ha disfrutado. Lo peor  fue la inestabilidad climática de  la jornada del viernes, donde ya es sabido por todos que una tormenta eléctrica y muchos litros de lluvia casi hacen imposible la actuación de SLAYER y las bandas siguientes.

Menos mal que la organización hizo su trabajo, tuvo paciencia y convenció a las bandas y sobre todo el público que el festival seguiría una vez que los rayos y truenos y lluvia cesaran, y así fue, felizmente.

Acompañando a estas breves líneas,  hay  un montón de fotos de Mikel Masa donde veis detalles  generales del festival, del público, ResuKids, las estatuas decorativas, los escenarios, niños… Del gran ambiente general que se vivió.

El pasado viernes a la mañana, ya publicamos mi  crónica y fotos de SLAYER y en redes subimos algunos vídeos.

A continuación, podéis disfrutar de las crónicas, con muchas fotos de nuestro equipo, este año formado por Yolanda Sabater, Carlos Esteban SanMiguel, Javier PedroViejo y los fotógrafos Alvaro Carrier y el mencionado Mikel Masa. Gracias, “Team”!!!

Texto: Rafa Basa

Fotos: Mikel Masa


Jueves 4

TRALLERY

Los mallorquines tuvieron la oportunidad de empezar el festival siendo los primeros en abrir el Main Stage en esta edición, los cuales para ser una banda que abre el escenario principal y tan pronto, contó con una gran afluencia de gente que pocos son capaces de llenar tan pronto como puede ser a una hora con tanto calor a las 15:00.

Este trio mallorquin compuesto por Humberto como cantante y bajista, Biel como guitarra y coros y Sebastiá Barceló a las baterías nos hicieron ver una puesta en escena de thrash metal con una compenetración entre los tres magnifica, nada mas empezar pudimos ver el backline perfectamente colocado y no dudaron en hacer que la gente empezase a quemar zapatilla en un circle pitt que vimos continuo desde el principio hasta el final del concierto. La adrenalina thrasera nos puso los pelos de punta.

Esta banda ya estuvo en el festival ganando la Band Contest de la edición de 2014 este año vino pisando muy fuerte y fue para demostrar que después de sus 3 trabajos de estudio y presentando “Spirit On Stage” que vio la luz en 2017 y por primera vez en el RESURRECTION FEST, nos dejaron  con la adrenalina y energía y con un potencial en el escenario que muchísimas bandas envidiarían tener encima del escenario a día de hoy.

Texto: Javier Pedroviejo

Fotos: Mikel Masa

 


 

CANE HILL

Era la primera vez que los de Nueva Orleans visitaban España y su incorporación al cartel del RESURRECTION FEST 2019 fue toda una agradable sorpresa.

Sus primeros trabajos abrazaban un estilo heavy más puro pero actualmente interpretan un nu metal casi de escuela. A las 16:20 saltaban puntuales al Main Stage austeros, sin más florituras que los propios instrumentos sobre un fondo negro. Pese a las primeras horas, congregaron a muchísimo público que respondió de forma espectacular.

Y es que no es para menos, pues los estadounidenses son todo entrega y contagian este empeño a quien se pone ante ellos. Ofrecieron un directo potente en el que cantante, Elijah Witt, no cesó de moverse de un lado a otro pidiendo circle pits y aprovechó algún que otro parón para agradecer el calor del público español. El guitarrista y bajista, James Barnett y Ryan Henriquez no se quedaron atrás y siguieron con la fiesta de buena gana. Incluso el batería, en su papel más estático, estuvo próximo e inmerso en el show.

Gozaron de un gran sonido y entre los casi 50 minutos que pudieron ofrecer, interpretaron temas de su último trabajo “Too Far Gone”, como “Lord of Flies”, “Singing in the Swamp” y “Too far Gone” -con su correspondiente intro recitada a base de sintetizador- que puso la guinda a una actuación marcada por la energía y por las ganas tanto del público como de la banda.

Se notaba que eran las primeras horas del primer día fuerte del festival. Tanta fuerza desprendieron, que a más de uno se nos hizo corto.

Texto: Yolanda Sabater

Fotos: Mikel Masa

 


 

ELECTRIC MONOLITH

Un nuevo RESURRECTION FEST arrancaba y aunque CABEZA DE CABALLO y VOLTAIA ya lo habían hecho antes, para mí, los encargados de inaugurar el más minoritario Desert Stage y el propio festival en general serían los barceloneses ELECTRIC MONOLITH. En esta ocasión, no se les puede aplicar el “recién llegados desde…”, pues para entonces hacía ya varios días que habían abandonado la ciudad condal para embarcarse en una pequeña gira interprovincial dentro del territorio gallego principalmente, cuya última parada sería cómo no el RESU.

Poco antes de las tres de la tarde aparecían sobre el escenario Pepo, Oscar y Ramón y ya solo casi por estética, aún sin conocerles de nada, te puedes ir haciendo una pequeña idea de por dónde van a ir los tiros. Pero menos mal que no todo fue imagen, pues este poderoso trío deudor de las sonoridades más añejas demostró que aunque aún quedan detalles por pulir, tienen una armonía y una compostura impresionantes. Su show estuvo basado en su primer y único larga duración, “Resurrect the Dead”, incluso arrancarían tal cual se grabó, empezando por el tema homónimo y siguiendo por Tainted Will y Reflections of Mankind, con ese wah-wah pisado a fondo durante todo el tema. Ahora es cuando ya realmente te puedes reafirmar en sus claras intenciones y deducir de sus riffs limpios y cuidados toda esa psicodelia aséptica y puntillosa que emana en temas como el siguiente Hole in the Sky, la cual vino justo antes de que bajaran un poco el ritmo con Still Remember, que hizo las veces de balada.

En general, los catalanes ofrecieron un buen concierto que seguro les sirvió para ganar un puñado de nuevos adeptos a su música, pero es innegable un poco más de carisma no les habría sobrado. Su música transmite, mucho, así que en cuanto ellos lo hagan algo más seguro que no les faltan oportunidades como esta. Con su más oscura Reason Why, y dos pelotazos como son Shade of Sorrow y The Lonesome Road,cerraron el concierto dejándonos, al menos a mí, con unas ganas aún más locas si cabe de ver a RADIO MOSCOW al día siguiente.

Texto: Carlos Esteban 

Fotos: Álvaro Carlier

 


KAUSE 4 KONFLIKT

Ya adentrada la tarde en RESURRECTION FEST y con muchas ganas de disfrutar del festival, de las bandas y de todo lo que nos deparaba, no pudimos evitar irnos a ver a una bandaza como KAUSE 4 KONFLIKT.

Esta banda francesa con su estilo definido por ellos como “Offensive  Thrash Warcore” nos trasmitió adrenalina pura a pesar de los justitos asistentes que había al haber pillado con mas bandas a esa hora, pero  pudimos disfrutar visualmente de un grupo que no paro en ningún momento encima del escenario y que parecía que estos 5 componentes el grupo iban a tirar el escenario a bajo, y contaban con una pancarta atrás en letras rojas con el nombre del grupo, pero por “simplón” que pueda parecer, no hace falta tener nada más encima del escenario para dar y hacer un show y que la gente este entregadísima y que no parasen los circle pitt y a la adrenalina flotando en el ambiente desde el principio hasta el final del concierto.

Texto: Javier Pedroviejo

Fotos: Álvaro Carlier

 


BONES OF MINERVA

Hay una extraña y nada fácil de explicar sensación que me lleva provocando este nuevo Desert Stage desde su adhesión al festival,  algo que proviene de su faceta más descubridora y a la vez, generalmente, de la menos desértica.  Es ni más ni menos que la sensación que se experimenta cuando ves a un grupo por primera vez sobre el escenario del RESURRECTION FEST cuando el ámbito en el que uno estaba acostumbrado a verlo hasta entonces es completamente distinto. No es algo malo, todo lo contrario, el sentimiento no pudo ser más gratificante en el caso concreto de las madrileñas BONES OF MINERVA.

Realmente me suscitó un sincero placer ver cómo la ilusión absoluta y su empeño inagotable  durante los dos últimos años se cristalizaron la otra tarde en apoyo, asistencia y sobre todo persistencia. No lo tuvieron nada fácil en esta ocasión, pues Madre respondió con lluvia ante la reivindicativa llamada de la banda que su pone este recién presentado tema, que por supuesto deja entrever la gestación de un nuevo trabajo en el seno de la banda. Desde luego quedó claro que ni siquiera la naturaleza es capaz de quedar indiferente con la armoniosa e inconfundible policromía que atesora el torrente vocal de Blue así como su desparpajo esputando diferentes temas de su primigenio “Blue Mountains”.

Es gracias a “Blue Mountains” y a esa segunda juventud que está viviendo con su reedición el pasado año de la mano de LaRubia y Nooirax producciones que las bones han llegado hasta aquí, pero no podemos olvidar que la genuina y afable calidad de sus temas es intrínseca y extrapolable a Ruth, Blue, Chloé y más recientemente a Nerea, quien parece totalmente adaptada y que cierra una formación cada vez más asentada capaz de crear maravillas como Privilege, muy bien dedicada por cierto. Con semejante debut y semejante directo, no queda mucho margen a la progresión más allá del merecido reconocimiento, pero desde luego nos dejan deseando que se vuelvan a superar…

Texto: Carlos Esteban

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

ALTARAGE

El jueves seguimos pasando la tarde en   el “Ritual Stage” donde disfrutamos de la energía de los bilbaínos ALTARAGE y su Death Metal, o como ellos mismos describen su estilo como “Chaotic Death Metal Blasting Doom”.

ALATARGE nos demostró que el “borriquerio” y la técnica es posible juntarlo todo de cara a un concierto junto con  un sonido instrumental que te atrapaba durante el concierto, y si ya a esto le juntas los guturales de su cantante se te queda una mezcla explosiva que te envuelve durante el concierto de principio a fin. A pesar de todo esto tuvieron un sonido contundentes, aunque en ocasiones las guitarras se escucharon un poco bajas, pero como se suele decir son problemas del directo, ya que  eso nos dio igual debido a la puesta en escena que llevan donde sonaba todo muy compacto, ya a esto le añades los guturales de su cantante con esa voz tan desgarrada que les hace fácilmente reconocibles y que gracias a eso, hacen que destaquen a dia de hoy a dentro de este estilo.

También visualmente me llamó mucho la atención, debido a que los componentes de la banda salen al escenario vestidos de negro y la cabeza cubierta con una túnica.

Pudimos disfrutar de varias canciones de su último disco “The Approaching Roar” que para mí, saber defender un disco en directo es difícil, pero defender un disco con estas características es aun mas difícil y les hace ser una banda aun mas preparada.

Texto: Javier Pedroviejo

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

GOJIRA

Desde luego que no ha sido esta la primera vez que nuestros vecinos GOJIRA nos han mantenido expectantes, mirando al cielo, durante los prolegómenos de su concierto en Viveiro. Cinco años han pasado ya desde aquella memorable y lluviosa edición del festival en la que los franceses se libraron de casualidad de tener un concierto pasado por agua como así les ocurriría a TESTAMENT o TURBONEGRO especialmente. Pese a la mala previsión, cualquier preocupación por la climatología o por cualquier otro tipo de inquietud banal desaparecen con la sola presencia de los hermanos Duplantier sobre el escenario.

A pesar de presentarse en su formato habitual de apariencia sencilla y sobria, los de Bayona ya no engañan a nadie y es por todos ya sabido que sus actuaciones son siempre sinónimo de brutalidad y contundencia sin aditivos. Empezaron su concierto de una forma no tan habitual, pues arrancaron tocando Oroborus y Backbone, así, a capón, sin anestesia ni nada. Hasta ahora, al menos en lo que se refiere a sus actuaciones dentro del RESURRECTION FEST, ambos dos habían sido temas reservados más bien para la parte álgida cercana al final que para abrir el concierto, a pesar de ello es innegable que son temas que de inmediato te meten en situación, a pesar de que empezaba a notar algunas carencias que confirmé según fue avanzando el fin de semana.

Desde el comienzo, como digo, se apreció una cierta intención de hacer algo distinto, pero saben muy bien que hay temas que no pueden faltar: Flying Wales, Love, Terra Inc. se fueron sucediendo como no podía ser de otra manera, pero los franceses también quisieron ceder una importante parte del protagonismo a los más reseñables temas de su último disco “Magma”, aunque ya fue propiamente presentado en el Resurrection hace un par de años. Standed, The Cell, pero sobre todo Silvera, son temas que se han ganado indiscutiblemente su hueco en el setlist habitual de GOJIRA por su singular fiereza y sus aires renovados.

Con no poco dolor en el corazón, tengo que reseñar que GOJIRA no desarrolló esta vez  el mejor sonido ni del mayor volumen del escenario, como sí que han hecho en otras ocasiones. Pero GOJIRA es al Resu lo que SAXON a la NWOBHM: sean cuales sean las condiciones saben siempre cumplir y resolver con solvencia cualquier situación mediante la conjunción de una incombustible actitud de la banda y de la total entrega del público. Eché de menos a Mario en el pecho, como también eché de menos Toxic Garbage Island o Heviest Matter of the Universe en el repertorio, pero la parte buena es que hubo cabida para algún tema menos habitual como Blow Me Away You-niverse que sonó poco después el clásico L’enfant Sauvaga, muy descolocada también de su posición usual.

Pese a los posibles problemas, una vez más, GOJIRA puso los medios para extender la experiencia de recibir sus virulentas sacudidas a todo aquel que estuvo dispuesto a dejarse llevar. Podría pedir un final menos abrupto también, algo más desarrollado quizá, pero para mí ya sería castigarles demasiado y entiendo perfectamente que Labadie estuviera deseando de bajarse para ver a TOUNDRA, a mí me pasaría lo mismo…

Texto: Carlos Esteban 

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

TOUNDRA

No son unos veteranos, pero TOUNDRA ya había tenido la ocasión de hacer sus pinitos en anteriores ediciones del RESURRECTION FEST. El rock instrumental, su estilo, no es para todos los públicos, pero es indiscutible que desde unos años atrás van ganando adeptos y que cada poco tiempo que pasa, es habitual ver que el público que atraen para verles crece más y más.

Entrando ya en las horas fuertes del primer día, a las 20:30 TOUNDRA asaltaba el Ritual Stage al ritmo de la intro que ha servido para abrir su último trabajo “Vortex”; que enlazaron con el segundo tema, también de este último trabajo, “Cobra”.

Pese a que son rigurosos en sus directos y son hombres de pocas palabras, desde el primer momento Esteban, el guitarrista, desde su posición diestra animaba con fiereza al público y empezaba a caldear el ambiente.

Sus otros dos compañeros Macón (guitarra) y Alberto (bajo) no fueron menos y con sus gestos sutiles y sonrisas acabaron de meterse al público en el bolsillo. Incluso pudimos ver a Alberto alternar su tarea de bajista para acercarse a los teclados.

Detalle curioso y emotivo, y es que en uno de los temas animaron a subir al escenario a toda la trupe de niños que este año han formado el “ResuKids” y durante un tema permanecieron en el escenario junto con Macón, Alberto, Esteban y Álex (batería).

Los temas de TOUNDRA no son precisamente cortos, y con temas de ocho minutos dio poco tiempo a repasar la trayectoria de su discografía.

Pero sin duda estos temas son su distintivo. Con “Ara Caeli” despedían su concierto y su particular estilo que poco a poco va haciendo mella en el público e interesando más y más.

Texto: Yolanda Sabater

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

CRO!

Pasada ya la media tarde tocaba la hora de disfrutar con los vecinos vigueses de CRÓ!. Para mí, fueron sin duda uno de los grandes damnificados por los últimos cambios en los horarios, pues pasaron a coincidir íntegramente en su horario con TOUNDRA, algo que seguro mermó su asistencia potencial al menos durante los primeros temas, que apenas rozaba las cien personas. Pese a todo, el cuarteto estaba dispuesto a despertar sensaciones de todo tipo con su singular disposición y su más particular aún composición.

Para quien no les tenga muy ubicados, CRÓ! son un cuarteto de lo más inclasificable que surgió en la escena alternativa del suroeste gallego, dentro del endogámico movimiento social y cultural La Metamovida y que a base de componer con originalidad y sorprender con sus etéreos paisajes sonoros, se han mantenido vivos sin sacar los pies del tiesto del underground.

No es cosa fácil describir sus trabajos, ni sus conciertos, pues son toda una vorágine de ritmos cambiantes que desbordan personalidad e innovación, y su paso por el Resu no se iba a quedar atrás. Pudimos escuchar temas en inglés, castellano, e incluso gallego; en su mayoría pertenecientes a su último trabajo “Mounstros” que, aunque ya se queda un poco atrás en el tiempo, de momento sigue en su media de disco cada dos o tres años y parece que así va a seguir siendo, pues no quisieron desaprovechar la oportunidad de presentar un nuevo tema que sigue librándoles de ataduras genéricas o de cualquier tipo, ante un público bastante más generoso eso sí, y para cuando el jolgorio ya estaba bastante cebado de escurridizos punteos y sonoridades de lo más progresistas.

Texto: Carlos Esteban 

Fotos: Mikel Masa

 


 

LEO JIMÉNEZ

No era nada fácil la tesitura en la que Leo subía al escenario. Pero no hay nada que a la BESTIA se le ponga por delante, ni un concierto de SLAYER marcado por la tormenta eléctrica ni diluvio fugaz que a más de uno caló entero. Tanto fue el imprevisto meteorológico que irrevocablemente las actuaciones se tuvieron que suspender y reanudarse tras pasar la tormenta. Por suerte la tormenta amainó en poco tiempo y aun con 45 minutos de retraso que todos los grupos desde ese momento tuvieron que arrastrar, todo siguió a la perfección.

Tras la actuación de SLAYER y previo a la de PARKWAY DRIVE, dos cabezas de cartel, LEO JIMÉNEZ salía a medianoche a defender el Ritual Stage con los músicos excepcionales que le acompañan al ritmo de “La era de la individualidad”. Para la ocasión, el vocalista madrileño contó con Mr. Korpa (Fuckdivisión) que apoyó a Leo en varios temas como en este primero.

Siguieron con “Con o sin razón” y “Misantropía”, donde Leo animó a cantar a su compañero Tanke Ruiz (Fiebre) y que interpretaron entre los dos.

Siguieron con “Soy libertad”, “Keroseno”, de su anterior trabajo “La Factoria del Contraste”.

Una pena que durante todo el concierto la guitarra de Antonio Pino fallara ininterrumpidamente quedando muda y no pudiéramos disfrutar de su sonido.

Hecho que un Leo hablador disculpó en numerosas ocasiones e intentó salvar levantando los ánimos.

Sus compañeros de banda Rufo Cantero (guitarrista) y Edu Fernández (bajista) lograron salvar el concierto eludiendo este inesperado fallo.

Con “Condenado” y “No hay más canciones para ti” ponían fin a un concierto marcado por la eventualidad pero al que Leo y sus “Leos” hicieron frente a la perfección.

Texto: Yolanda Sabater

Fotos: Mikel Masa

 


 

PARKWAY DRIVE

A pesar de los retrasos durante el jueves debido a las tormentas eléctricas que rodeaban al festival durante este gran día, fueron miles de fans los que no se quisieron perder bajo ningún concepto a PARKWAY DRIVE. Esta vez tuvimos la oportunidad de verles bajo su máximo esplendor y disfrutamos de un concierto como nunca.

Durante su actuación daba la sensación que el escenario iba a salir ardiendo en cualquier momento debido a toda la pirotecnia que tenían metida en su show.

Dejaron  muy claro que venían con ganas cuando con canciones como “Prey” que fue de las primeras o “Absolute Power” se metieron al público en el bolsillo desde el primer instante, y con la ayuda de Winston MacCall que no paró en ningún momento de animar a la gente.

En canciones como “Cementery Bloom” pudimos disfrutar de un show con una filarmónica que se subió al escenario, poniéndonos los pelos de punta al no esperarnos algo de ese calibre,  para mi gusto quedó de lujo, nadie espera que una banda de Hardcore te salga en uno de sus shows con algo asi.

Me gustó la compenetración que hay entre Ben Gordon, Jia o`Connor, Luke y Jeff Ling , quienes  hicieron piña de una manera envidiable utilizando técnica, compenetración y garra, y ya cuando a esto le juntas a Winston, hace que sea un concierto digno de recordar. A Winston en ocasiones de le cortaban las palabras por el show y la entrega del público, dando gracias una y otra vez por lo que estaban viviendo.

Ya llegando al final de la actuación pudimos ver como cambiaron la pancarta que tenían y sacaron su conocido logo, al cual Winston en una coreografía destacada tira un coctel molotov, el cual sale ardiendo el escenario por ultima vez como nunca antes habíamos visto durante su concierto, aquí fue cuando se desató aun más la locura cuando empezó a sonar “Wild eyes” y todo el mundo empezó a cantar esta canción tan mítica de la banda, cerrando el  show por todo lo alto. Sin duda fue un concierto que no se olvidara en la historia del festival.

Texto: Javier Pedroviejo

Fotos: Mikel Masa

 


 

BATUSHKA

Horas ya duras de la madrugada, pues los polacos salían a escena a las 2:15 para ofrecer su show.  Sin embargo, me reservé unas pocas fuerzas, pues tenía muchas ganas de ver a BATUSHKA en acción. Había dudas razonables sobre quién vendría tras las separaciones que sufrió la banda recientemente, pero finalmente fueron los BATUSHKA capitaneados por el cantante Bartłomiej “Bart” Krysiuk.

Con una escenografía que imitaba a la perfección una Iglesia ortodoxa cuidada a la perfección, salían a escena todos los miembros mientras uno de ellos se encargaba de encender todas las velas preparadas para la ocasión una a una.

 Sin duda el único punto fuerte que tuvo la actuación, y eso fue la puesta en escena. Su cantante Bartlomiej ocupó su posición en el altar durante los primeros minutos y allí permaneció estático durante toda la actuación.

No fue capaz de transmitir nada de lo que BATUSHKA es a los que allí estábamos reunidos y ni su voz, ni su performance, transcendió a hacer vibrar al público que observa atónito como si de un entierro se tratara. Unos músicos que quedaron totalmente deslucidos puesto que no se les dio ni luz ni protagonismo en ningún momento y sospechosamente sonaron pregrabados en muchos momentos.

Una actuación que quedó deslucida y que dejó un mal sabor de boca.

Texto: Yolanda Sabater

Fotos: Álvaro Carlier

 


 

BRANT BJORK

La primera jornada llegaba a su fin pero no podíamos despedir el día sin ver antes lo que una auténtica leyenda viva del desierto de Palm Springs tenía que ofrecernos. Sin duda un padrino de oro el de este año para este Desert Stage que da cobijo a muchas bandas deudoras en gran medida del trabajo que lleva desenvolviendo este señor durante los últimos treinta años. No es otro que el multinstrumentista policanábico nacido en el mismísimo desierto californiano: míster BRANT BJORK, quien he de reconocer que me tenía bastante intrigado con su actuación.

No me esforzaré mucho más en presentarle, tampoco debería necesitar mucha presentación, pero sí diré que este tipo fue fundador junto al gran John García y al meritoriamente reconocido Josh Homme de una banda llamada KYUSS, que a día de hoy son considerados como pioneros y verdaderos promulgadores del desert o stoner rock actual. Desde entonces y hasta hoy, son innumerables los proyectos en los que ha participado como batería (MONDO GENERATOR, FU MANCHU) pero mayoritariamente liderando con su nombre haciendo las veces de cantante y guitarrista.

En esta ocasión, se nos presenta en un ambiente muy relajado y distendido, haciendo un relativo repaso a su trayectoria en solitario aunque especialmente centrado en uno de sus más recientes trabajos “Mankind Woman” que supuso su estreno bajo el amparo de Heavy Psych Sounds a nivel europeo. Aquí es donde mi intriga se aclaró, pues apenas hace unos meses publicó varios temas inéditos desde hace casi diez años bajo el nombre “Jacoozzi”, que ha resultado ser un autentico bombazo muy bien aceptado por los fans especialmente por ser un disco más cercano en lo que a ambientes musicales se refiere a sus gloriosos inicios en solitario que a lo que venía haciendo más recientemente; pero “Jacoozzi” no se dejó ver la otra noche. El recital empezó con el riff de Low Desert Punk repetido hasta la saciedad ante un público bastante más reducido de lo que me esperaba, pero quizá no fui del todo consciente del tirón de BATHUSKA o de lo fuerte que empiezan algunos el festival también.

Muy destacables las ácidas y arenosas descargas que supusieron Controllers Destroyed, uno de sus tema más aclamados en su etapa junto a la LOW DESERT PUNK BAND, pero especialmente Let the Truth Be Known, que sonó antes de la sorpresa de la noche. Con la siguiente, Chocolatized, Brant invitaría a unirse a la banda a otra de las voces más icónicas a irreverentes de la zona del desierto de Palm Springs: no es otro que su carismático amigo Sean Wheeler (THROW RAG) quien le acompaño en los últimos temas robándole casi por completo el protagonismo al guitarrista con su perturbada apariencia y su empoderada interpretación. Sean fue desatando poco a poco a su bestia interior que lo llevo casi al desnudo antes de acabar con  Somebody ante un público especialmente atónito con las vibraciones del invitado en contraposición a la incesante mesura de Brant y su banda.

Texto: Carlos Esteban (@mapexvsmeinl)

Fotos: Mikel Masa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


 

Galería de Fotos de Mikel Masa:

 

 

Galería de Fotos de Álvaro Carlier :

 

 

 

13 COMENTARIOS

  1. Que pena lo de Leo Jiménez la verdad. Era su oportunidad, en el Resu entre los dos cabezas de cartel. Le habían dado la mejor oportunidad de su carrera y se tuvo que descafeinar por culpa de la tormenta, porque Leo estaba a tope, pocas veces le he visto tan salvaje y con tantas ganas. En fin ojalá salga de esta más reforzado.

    • ¿Brutal? …tu concepto de “brutal” no se acerca ni un poquito a lo que yo considero brutal (te lo digo con respeto, eh? 🙂 Sin ánimo de ofender a nadie… y todas esas cosas… bla, bla, bla…)
      Un bolo de WORMED si es brutal. Los que se acercaron a verlos en el Resu lo pudieron comprobar. Lo de los Parkway Drive estos……uff! Como mucho podría definirlo como “digno”. Nada mas.
      Teniendo en cuenta que este era grupo el grupo SUPER MEGA cabeza de cartel…bueno, pues no impresionan en absoluto. Al menos a mi. Y como aqui todo el mundo puede dar su opinión a la ligera; pues ahi queda la mia.

  2. Después del concierto de Slayer que terminamos exhaustos que estoy seguro que fue uno de sus mejores conciertos de esta última gira y que se quedó a ver todo el mundo, bueno pues después de esa brutalidad empezamos a oír el sonido del escenario de enfrente de heavy español con leo y sus gorgoritos y esa gaita… Era muy “ridículo” la verdad, el sonido de bateria el contexto musical arcaico, el idioma etc todo me pareció un horror. Lo siento por los fans pero es lo que sentí y es mi opinión, tampoco pretendo molestar a nadie.

    • Voy a escribir mi comentario de opinión, utilizando exactamente las mismas palabras que han usado anteriormente por aqui. Eso si, dejando claro previamente la coletilla famosa de “sin ánimo de ofender a nadie” para luego poder despellejar agusto a quien considere oportuno. Voy a ello:
      Estuve en el Resu, y el jueves despues de calarme viva por la tormenta y de ver la descarga brutal de Slayer, me acerqué a ver a los Parkway Drive, pese a que los “gorgoritos” del cantante no me gustan ni en los discos…De hecho; me parecen bastante “ridiculos” la verdad. Pero dejé mis prejuicios de lado y fui a ver su show. Segun comenzaron obsevé que el concepto de su sonido de batería era bastante de mentira. Esos sonidos de bombo hiper forzados no se los cree ni un chaval de 15 años que comienza a escuchar metal core. Mucho petardo y mucha parafernalia visual, pero caña de la buena ofrecen mas bien poca…por no decir NINGUNA. ¿La banda? Se mueven menos que mi abuela en un geriátrico…pero como estan de moda; pues la gente lo flipaba con cada puazo que daban los de las “gaitas”. El contexto musical me pareció “arcaico”, pues ese mismo estilo lo han hecho ya CENTENARES de bandas desde el año 2000 hasta hoy…y con bastante mas acierto. Sin duda. En general, todo me pareció un horror. Lo siento por los fans pero es lo que sentí y es mi opinión, tampoco pretendo molestar a nadie.

      Que? Alucinante no? Si lo dices de los tremendísimos Parkway Drive me pueden tildar de flipá y de troll estúpida…pero si lo dices de una banda española; todo vale.
      Que pena. Que falta de respeto.
      Espero que al menos alguien reflexione sobre esto. Aunque seguramente, lo primero que van a hacer es tacharme de grupi y toda esa sarta de argumentos facilones. Si, seguramente seré una grupi. Pero de SLAYER, y no de esos moñas modernetes que hoy van de cabeza de cartel. Veremos a ver donde estan estos pedazo de moñas dentro de 20 años. Se admiten apuestas.

      • Es posible que estén de moda, pero si lo estan por sus tres últimos trabajos que tienen decenas de temazos pues bienvenidos sean de moda o por mérito propio. Respecto a su actuacion en el Resu a mi No me gustó por el mal sonido, no la pude disfrutar todo lo que me hubiera gustado. Suenan frescos y tienen verdaderos cañonazos Ojalá hubiera un grupo de moda como este todos los días.

      • Sólo por el idioma no, los he desacreditado por un montón de razones más. Para mí el heavy español tenía sentido en los 80 con Barón, obús Ángeles, Santa…. pero ya después se le pasó el arroz y sonaba todo igual y desfasado en el tiempo, podrías saber que se trataba de un grupo español escuchando 5 segundos la batería, y cuando quieras te lo demuestro. No me gusta ningún grupo de heavy español actual, no es que No me guste el español me encantan Soziedad alkoholika por citar un grupo actual y todos los grandes clásicos como sangre azul, triton, sobredosis, tigres etc. Entiendo que a la gente le guste, me parece estupendo pero permíteme que diga lo que pienso dentro de un contexto de opiniones sobre los grupos de un evento. Cuando escucho un grupo de heavy de ahora me siento como cuando escucho, el tiburón, la barbacoa, el chiringuito, el tractor amarillo.