Inicio Conciertos AZKENA ROCK FESTIVAL – Crónica y fotos de PHILIP H. ANSELMO &...

AZKENA ROCK FESTIVAL – Crónica y fotos de PHILIP H. ANSELMO & THE ILLEGALS, TESLA, THE CULT, INGLORIOUS, BLACKBERRY SMOKE, etc

1
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

AZKENA ROCK FESTIVAL

Viernes 21
 INGLORIOUS + DEADLAND RITUAL + BLACKBERRY SMOKE

Sábado 22

TESLA + CORROSION OF CONFORMITY + THE CULT + PHILIP H. ANSELMO & THE ILLEGALS

Viernes 21 y Sábado 22 de Junio – Mendizabala – Vitoria-Gasteiz

Nuestro colaborador habitual Antonio Refoyo de La Mirada Negra nos envía su crónica sobre la edición 2019 del festival. Publicamos sus opiniones sobre las bandas más afines a nuestra web RafaBasa.com. ¡¡Gracias, Antonio!!

AZKENA ROCK FESTIVAL

Viernes 21 de junio

18 ediciones consecutivas de un festival que se sigue manteniendo como una referencia cada vez que nos acercamos a las fechas del solsticio de verano. Un festival al que año a año poco hay que añadirle en cuanto a lo que supone organizativamente, con un discurrir de los acontecimientos donde los horarios se cumplen a rajatabla, con suficientes servicios en todos los aspectos y cada vez consolidando más actividades al margen del cartel principal. Podríamos mencionar como novedad la ubicación de las taquillas, más alejadas del acceso al recinto, intentando así evitar las aglomeraciones en la entrada al festival, algo que podemos decir, llegando a primera hora de la tarde del viernes, que se consiguió. Y en cualquier caso tampoco es el AZKENA un festival de filas interminables, sino que se convierte en algo bastante ágil tanto para ver los conciertos como a la hora de hacer uso de sus diferentes servicios.

Como cada año para nuestros gustos había actuaciones más interesantes, algunas menos interesantes y otras de las que preferimos no dar cuenta. Cierto que alguna de estas vi por curiosidad, pero cuando uno no conoce y no entiende muy bien algo, es mejor no hablar de ello, porque seguramente las valoraciones serían erróneas. Es lo que ofrece un festival tan variopinto, que toma el rock de una manera muy amplia, abarcando desde los terrenos más cercanos al pop incluso y llegando en alguna ocasión hasta el metal.

INGLORIOUS

El primer gran atractivo a priori para quien suscribe eran INGLORIOUS, que no revalidarían la gran sensación dejada en este mismo festival hace un par de años. Clave sería que en esta ocasión les tocara actuar en el tercer escenario, mientras que en aquella ocasión sería en el principal. Y claro, el sonido no fue el mismo, algo que comprobamos cómo se reiteró con otras actuaciones en este escenario Love, aunque en ninguna de manera tan sangrante como en el caso de los británicos, con un Nathan James quedándose con la cara del técnico. No sé lo que pasaría a la salida…

Y es que su impresionante voz no sonó a la altura que su talla como cantante merece, sin que tampoco pudiéramos escuchar los instrumentos con gran nitidez. Pese a ello esta actuación sí que fue una reválida para su joven guitarrista Danny Dela Cruz, que dentro de la remozada banda del heredero natural de David Coverdale se llevó grandes ovaciones y toda la admiración del personal. Sobre todo en la parte final de la versión de Alanis Morissette “Uninvited” se lució con ese extendido y sentido solo final. Un tema del que no esperaba gran cosa, pero que resultó en directo algo muy brillante e intenso.

La banda no deja de transmitir una clase y un talento que les sigue haciendo acreedores a ser unos grandes dentro de un estilo como el hard rock, que necesita relevos de este tipo. Sus tres obras dan fe del nivel de la banda, con un más reciente “Ride To Nowhere” tachado por algunos de ser  un disco más intimista que los anteriores pero del que temas como “Where Are You Now?”, “Taking The Blame” o el homónimo dieron buena cuenta al lado de temas que apuntan a ser míticos en la historia de esta banda como “I Don´t Need Your Loving” y los finales “Until I Die” o “Holy Water”. Lástima que momentos que hubieran podido ser memorables como “Read All About It” o “Freak Show” se vieran afectados por el deficiente sonido. Pero que nadie le quite ni un ápice de condiciones a una banda que son presente y futuro para el hard rock de cuna tradicional.

DEADLAND RITUAL

En una honda más metalera DEADLAND RITUAL nos brindó todo un recital de fuerza y calidad en el escenario Respect. Estos sonaron como un cañón, con el histórico Geezer Butler llenando con su bajo cada uno de los huecos de los temas propios de la banda y de las versiones que nos interpretarían, entre las que, por supuesto, sus BLACK SABBATH serían protagonistas. En este grupo de viejas glorias nos encontramos también con el guitarrista Steve Stevens, que también justificaría el espacio para un “Rebel Yell” de Billy Idol que arrancaría con un solo de guitarra suyo, mientras que en la batería teníamos a Matt Sorum de THE CULT, GUNS N` ROSES o VELVET REVOLVER de los que tocaron “Slither”. Y en el micro Franky Perez de APOCALYPTICA se desmarcó como un gran vocalista y un frontman capaz de ganarse con su carisma el corazón de todos los presentes.

Abrirían fuerte con “Symptom Of The Universe” de BLACK SABBATH, habiendo espacio para un “Neon Knights” de la época de Dio ante la que no se achicó el vocalista. Por supuesto también apostaron por sus propios temas, de tesitura muy oscura, precisamente muy SABBATH. Tal vez no los más ideales para conectar de primeras, pero a los que considero buenos temas, como es el caso de “Broken And Bruised” o un “Down In Flames” donde sí se prestó el público a corear. 

Evidentemente la reacción del público fue mayor con los temas de BLACK SABBATH como “N.I.B.”, “Sweet Leaf” o  el definitivo “War Pigs”, con el vocalista mezclándose con el personal abajo del escenario dando por finalizada una actuación que pareció agradar sin excepción a todos los presentes. Veremos qué ocurre cuando vayan sumando nuevos temas a su repertorio que por lo ofrecido en este concierto creo que también merecen la oportunidad.

BLACKBERRY SMOKE

BLACKBERRY SMOKE tocaron  en el segundo escenario, dando buena cuenta de un rock sureño que en manos como las suyas está a buen recado. Los de Atlanta desgranaron sin pérdida de tiempo un buen puñado de temas de su trayectoria resultando de principio a fin una actuación intensa y brillante donde dieron cabida a su parte más cercana al hard rock con temas como “Six Ways To Sunday” o “Working For A Working Man” en un arranque muy explosivo antes de pasar por derroteros que les acercan más al country como en el caso de “Sleeping Dogs”, alargado con una inclusión intermedia del “Come Together” de BEATLES. Pero si un momento fue grande en su concierto ese fue el del relajado “One Horse Town”, muy coreado por el público. Cerraron la descarga en una línea más blues con “Ain´t Much Left Of Me”, con un guiño a ZEPPELIN con la interpretación de una parte de “When The Leave Breaks”.

Una soberbia actuación en la que el guitarrista y vocalista Charlie Star se echó a nivel visual a la banda a las espaldas y que nos dejó el entrañable momento en que se le cantó el cumpleaños feliz a su bajista Richard Turner, pero que sobre todo nos dejó la constatación de la grandeza dentro del southern rock que rezuma una banda como BLACKBERRY SMOKE, con  la que di por cerrada la jornada del viernes.

Una jornada que terminó siendo bastante fría algo que no es novedad en el AZKENA, siendo la del sábado mucho más calurosa. Me despedí del recinto mientras tenía lugar la para mí inclasificable actuación de The B-52´s, que no me atrevo a juzgar, y con la confirmación de que FUJ MANCHU y SOCIAL DISTORTION estarán en la edición de 2020.

Sábado 22 de junio

TESLA

Uno de los grades alicientes de este AZKENA ROCK FESTIVAL, al menos para mí, era ver a TESLA en directo. Puede que la temprana hora que les adjudicaron en el cartel no haga justicia a la leyenda de los americanos, pero ese hecho no impidió que los de Sacramento nos brindaran una memorable actuación que colocaría en lo más alto del pódium entre todas las que pude presenciar en esta edición del festival.

Su ubicación en el escenario principal se acompañó de un buen sonido con el que la banda pudo hacer lucir una colección de clásicos que arrancaría tras el “Welcome To The Jungle” de GUNS N´ ROSES a modo de intro con el guitarrista Frank Hannon saludando con su guitarra a un lado y otro del recinto haciendo que la gente levantara sus manos a modo de bienvenida a una descarga donde la dupla que este hizo con Dave Rude brilló con luz propia.

Fueron directamente a sus clásicos como “Cumin´Atcha Live”, con el que Jeff Keith aparecería en escena, físicamente cascado pero vocalmente aguantando el tipo. Y eso sí con una sonrisa siempre presente y sin parar de buscar una conexión con los presentes que llegaría por sí sola con repertorio que se puede hacer corto por exigencias lógicas de un festival con límites horarios, pero donde no faltaron clásicos de los que les convirtieron en grandes del hard rock de los 80 “Modern Day Cowboy” de su debut “Mechanical Resonance” o “Heavens´s Trail (No Way Out)” de su segunda obra “The Great Radio Controversy”.

Tras un incio arrollador la banda se permitió venir a tiempos más recientes con “Breaking Free” de “Forever More” de 2008 y hasta se acordaron de que tienen un nuevo disco de título “Shock” dejando testimonio de ello “Taste Like”, antes de recordar un digno “Into The Now”, que haría reaparecer a la banda en 2004 tras diez años de silencio discográfico, con “Miles Away”.

Pero inmediatamente temas como “Changes” de un añorado 1986 o “Edison´s Medicine (Man Out Of Time)”, con Hannon haciendo algunos sonidos con el theremín, fueron mucho mejor recibidos por el público. Las acústicas aparecerían en “Love Song” donde Hannon desarrolló un gran trabajo junto a su compañero a las seis cuerdas Dave Rude, sacando a relucir su guitarra de doble mástil con la que el mítico guitarrista hizo magia. “Little Suzi” y “Signs” parecían rematar la descarga pero de forma rápida e inesperada la banda tuvo tiempo para un “Getting Better” que dejó un mejor regusto aún de este gran concierto de toda una leyenda que sigue manteniendo toda su aura.

 

CORROSION OF CONFORMITY

Se quedó pequeño el tercer escenario (Love) con CORROSION OF CONFORMITY. Una gran multitud se aglomeró para ver a los de Carolina del Norte que acabaron salvando una descarga que arrancó con un sonido pésimo que afectó a la forma de cantar de Pepper Keenan que en “Seven Days” tuvo que desafinar, probablemente porque dentro el sonido fuera tan poco nítido como fuera. La actuación iría remontando a partir de ahí a base de músculo por parte de la banda y acabaríamos viendo mucho movimiento entre los asistentes en las primeras filas.

A ello contribuyeron clásicos como “Albatross” o “Clean My Wounds” de un “Deliverance” del cual conmemoraban en esta gira sus 25 años desde su edición, o un “Who´s Got The Fire” que marcó el momento cachondo con el mechero y el cigarro que le lanzaron desde el público a Keenan que lo encendió y lo devolvió al púbico para interpretar uno de los crudos temas de una banda de stoner que sigue rugiendo sobre los escenarios para regocijo de sus incondicionales.

 

THE CULT

Con permiso de Wilco, THE CULT podrían ser los cabezas de cartel de esta segunda jornada del AZKENA ROCK FESTIVAL. Al menos para quien gusta de unas guitarras más duras y de una mayor aproximación al hard rock seguro que lo eran. La banda brindó su mejor cara de los últimos años, con un concierto intenso en el que se desgranó un buen puñado de clásicos para deleite de unos seguidores que pudieron entonar hasta la saciedad algunos de esos clásicos con el “Sonic Temple” como pieza angular.

El arranque fue fuerte con “Sun King”, “New York City”, “Automic Bues” y “Sweet Soul Sister”, con el recinto hecho un clamor y Ian Astbury dando el espectáculo con un pie de micro con el que no parecía sentirse cómodo y de vez en cuando sacando a relucir una pandereta de la que se deshacía cuando ya no le hacía falta. “American Horse” y “Soul Asylum” precedieron a otro enorme momento como “Fire Woman”, con una banda funcionando muy bien, aunque sin grandes aspavientos en escena, pero con Billy Duffy sacando muy buen sonido de su guitarra.

Tras el repaso a “Sonic Temple” temas como “Rise” y “American Gothic” los acercaban al nuevo siglo con ese recuerdo a “Beyond Good An Evil”. “Spiritwalker” aumentaría las pulsaciones, recordando su debut “Dreamtime” de 1984, siguiendo con más clásicos como “The Phoenix” y “She Sells Sanctuary” de su segundo disco “Love” con los que se retiraron del escenario con la sensación de haber cumplido con sus seguidores. Faltaba recordar otro gran clásico como “The Electric” del 87, algo que ocurrirá en los bises con “Wild Flower” y con el final “Love Removal Machine”, con otro clásico con “Rain” intercalado, terminando con la banda saludando desde el escenario, con Astbury regalando sus panderetas y la sensación de que la banda dio el do de pecho.

PHILIP H. ANSELMO & THE ILLEGALS

Sin embargo la noche acogedora en lo climático terminaría muy fría en cuanto a las sensaciones que nos dejó PHILIP H. ANSELMO & THE ILLEGALS en el escenario dos. La banda del vocalista de Pantera intentó torpemente rendir un tributo a la banda que le dio a conocer a todos los niveles y en la que junto a músicos como los desaparecidos Dimebag Darrell o Vinnie Paul creó escuela. Una escuela que han seguido muchos nuevos músicos a partir de los 90. Pero creo que es evidente que es imposible que cualquiera pueda acercarse a ese sonido de una manera lo suficientemente fiel.

El sonido embarullado tampoco les ayudó, así como la actitud de un vocalista no excesivamente entregado, al menos según mi punto de vista. Pensé que tras “Mouth For War” la cosa se iría arreglando, pero no hubo manera de enderezar el sonido y temas como “I´m Broken” distaban mucho de poseer ese sonido que, entiendo, requieren estas canciones. Canciones que un solo guitarrista fusilaba hasta convertirlas en un arma cortante y que en este caso con dos guitarras no conseguían pasar de un sonido excesivamente grave.

Al menos el público reaccionó ante un “Walk” que con la gente entregada levantando el puño sería de los mejores momentos de su descarga, seguido por un “Fucking Hostile” también muy arropado por el personal. Me resultó muy denso en vivo un temazo como “This Love” y al final con temas como “Hellbound”, Domination” o “A New Lavel” no pasaron de cumplir el expediente. Eché de menos “Cowboys From Hell”, pero tampoco creo que hubiera arreglado el desaguisado.

No fue el mejor colofón al festival, pero el recuerdo que merece el AZKENA ROCK FESTIVAL debe ser mucho más global y sobre todo hay que valorar todo lo que supone un festival que sigue manteniendo con hechos el prestigio como uno de los grandes festivales de rock.

Texto: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Fotos: AZKENA Rock Festival

 

 

1 COMENTARIO