Inicio Conciertos Crónica y Fotos del ROCK THE COAST con OPETH, THE DARKNESS, MAYHEM,...

Crónica y Fotos del ROCK THE COAST con OPETH, THE DARKNESS, MAYHEM, CONCEPTION, MICHAEL MONROE, etc. Sábado 15 – Segunda Parte

3
ROCK N ROCK
Madness Live!
ROCK N ROCK
Madness Live!
   

 

ROCK THE COAST

DRY RIVER + MAYHEM + CONCEPTION + MICHAEL MONROE
+ THE DARKNESS + TWELVE FOOT NINJA
+ TAKEN + TRIBULATION + OPETH

Jueves 13, Viernes 14 y Sábado 15 de Junio de 2019 – Fuengirola – Málaga

Sábado 15 – Segunda Parte

OPETH

Contar con los suecos OPETH en un festival a día de hoy es un valor seguro, eso Madness Live lo sabe y es que hacía años que una banda no conseguía tal cantidad de seguidores ni creaba tanto fervor con cada movimiento. Sólo había que contabilizar la ingente cantidad de camisetas con la O engalanada que había a lo largo y ancho de todo el recinto. Es increíble la expectación que crean con cada lanzamiento o con cada anuncio de gira.

Sólo así se puede entender que la explanada del Main Stage 2 y las gradas de enfrente estuvieran prácticamente a rebosar antes de empezar su show. Bajo un sol de justicia, a las 19:20 de la tarde, completamente de negro y con gafas de sol que dejaban entrever sus cómplices miradas, salían discretamente los cinco miembros provocando una ensordecedora ovación, para atacar directamente con una Sorceress que sonó impresionante, metiéndose al festival en el bolsillo desde los primeros compases.

No tardó Mikael Åkerfeldt en soltarse y dirigirse al público con uno de sus ya esperados monólogos. Esto sería tras una brutal Ghost of Perdition, explicándonos que estaba nervioso por dos motivos, uno por estrenar pedales y otro, por ver poco después al maestro Ritchie Blackmore, sin desmerecer los nervios que siente al tocar delante de tantísimo público, como en Fuengirola ocurrió.

Cómo no, el público volvió a llamarle eso de : – Miguelito, Miguelito!   a modo de diminutivo cariñoso con el que llaman al sueco desde hace ya no sé cuantos años en nuestro país, a lo que derivó a una nueva propuesta; que llamaran “peluca” al serio Fredrik Åkesson , algo que pareció no hacerle mucha gracia, mientras el público se lo gritaba y Mikael se partía de risa. Genio y figura este Mikael.

Tras el cachondeo, viaje a 1998 hasta My Arms, Your Hearse con una brutal Demon of the Fall que encandiló a los seguidores con más canas del festival, para seguidamente ejecutar la, según Mikael Åkerfeldt, canción más odiada ( o no ) de su discografía como es The Devil´s Orchard mientras el uruguayo Martín Mendez se recorría el bajo con una soltura insultante y Joakim Svalberg nos deleitaba con un sinfín de atmósferas disparadas desde el teclado.

Ya con la audiencia a sus pies y hacia la mitad del show, los suecos atacaron con Cusp of Eternity, uno de los mejores temas de Pale Communion y que funcionó a la perfección en directo, al igual que la preciosa In My Time of Need del fantástico Damnation.

Si hasta el momento ya tenían al público en el bolsillo, con esa obra maestra llamada The Drapery Falls se acabaron de coronar. Qué maravilla volver a oír esa maravilla en vivo, señores!

Cómo no podía ser de otra manera, OPETH dieron carpetazo a uno de los mejores bolos del festival con la brutal Deliverance, quince minutos de oro puro musical que nos supo a poco, poquísimo.

Despedida por todo lo alto, y desde ya, esperando verles de gira en nuestro país con su próximo disco de estudio que llevará por nombre In Cauda Venenum y que saldrá el próximo otoño.

Texto: Jero García

Fotos: Alvaro Ochoa

 


 

TAKEN

He visto a la banda de power metal navarra en varias ocasiones y siempre han rallado a gran nivel, pero esta tarde no fue así. Varios factores influyeron para que TAKEN no lo hicieran como acostumbran, y mira que tenían unas locas ganas de tocar en ROCK THE COAST. No fue ni mucho menos su mejor tarde.

En el escenario del Castillo Sohail, se retrasaron mucho en salir, imagino que por la parafernalia que la banda lleva en directo, con dos teclistas, e intentar sonar lo mejor posible, pero eso no pasó; todo lo contrario. Parece que  el técnico responsable era local  y  no hizo un buen trabajo, y eso consiguió que el grupo no sonara como debía.

A eso hay que sumar que su cantante David Arredondo no cantó como es habitual en él, no podía llegar a los tonos altos y eso desmereció bastante la actuación y lógicamente influyó en el desánimo general de sus compañeros que notaban que las cosas no rodaban bien. Según me contaron a posteriori, David arrastraba una faringitis importante, que le restó  muchos punto a la hora de encarar la actuación.

De cualquier forma, la banda arrancó su show con “Back To Zero”, el primer vídeo clip de su último álbum, un tema que realmente está muy bien, y que no sonó en condiciones, como he dicho.

Siguieron con “Sancho The Strong” uno de los mejores himnos de su nuevo CD, con David notablemente afectado y la banda tratando de dar guerra encima del escenario. Lo que es claro es que a TAKEN ilusión y ganas de agradar y gustar, les sobran y lo demostraron a pesar de los problemas.

Siguieron con “The Land of the Rising Sun”, “Aferlife” y la estupenda “A Thunder In The Sky”.

Ya que Chris Bay, cantante de FREEDOM CALL colaboró en el disco y tocaba con su banda, se subió al escenario con TAKEN para ser su invitado de lujo. Su micrófono sonó tedioso al principio. Menos mal que la cosa se arregló para interpretar a duras penas “Worgen Slayer”.

No vi más. Me bajé rápidamente para ver a RAINBOW.

Seguro que disfrutaré muy pronto de un concierto extraordinario de TAKEN. ¡Confío en ello!  Son una banda de power metal extraordinaria, y desde estas líneas les deseo lo mejor. Se lo merecen.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Alex Márquez


 

TRIBULATION

A los suecos TRIBULATION les tocó bailar con la más fea, y es que tuvieron la ardua tarea de tocar a la misma hora que RAINBOW, la banda por la que prácticamente se organizó el festival. Pues nada más lejos de la realidad.

Como ya ocurriera con otras bandas anteriores, a TRIBULATION no le afectó en nada la coincidencia y lograron congregar a un importante grueso de público ávido de la oscura propuesta de los de Arvika.

Para muchos era la primera vez que tenían la oportunidad de verles en directo, a pesar de habernos visitado en varias ocasiones,ya fuera teloneando a MELECHESH hace unos años, ARCH ENEMY o INSOMNIUM entre otras bandas de gran calibre.

Con los rostros exageradamente maquillados de blanco y cómo si acabasen de resucitar después de años enterrados, el enigmático y andrógino Jonathan Hultén a la guitarra y bailes varios, Johannes Andersson, voz y bajo, el escuálido no-muerto Adam Zaars a la guitarra y Oscar Leander ( ex- DEATHSTARS ) a la batería aparecieron sobre el escenario sin mediar palabra para atacar en su mayoría con los temas que componen su último trabajo Down Below, como The Lament, The World o la celebrada Nightbound.

Hacia el final de una actuación que rozaría la hora y como no podía ser de otra manera y casi con noche cerrada, nos deleitaron con las fantásticas y perversas Strange Gateways Beckon y Melancholia, temas con los que en su día se dieron a conocer.

Si los desaparecidos IN SOLITUDE tuvieran que tener unos más que dignos sucesores, esos serían sin ninguna duda TRIBULATION. Por eso es la sensación de los últimos años y por eso no faltaron en un festival como ROCK THE COAST.

Texto: Jero García

Fotos: Alex Márquez

 


 

TWELVE FOOT NINJA

Mientras el legendario guitarrista inglés Richie Blackmore sorprendía a los presentes en el Main Satge 1 del ROCK THE COAST con sus lejendarios RAINBOW, en el Castillo Sohail se conglomeraba un considerable número de fieles seguidores para disfrutar de los Autralianos TWELVE FOOT NINJA, que no tardaron en animar a la audiencia con su propuesta de difícil categorizacion, caracterizada principalmente por fusionar sonidos bastante dispares, ellos mismos se definen como heavy fusión o metal fusión, y algunos se atreven a ubicarlos dentro del progresivos pero independientemente de la etiqueta que se les ponga lo importante es que sonaron muy bien y ofrecieron un muy buen directo, consiguiendo que aquellos que se trasladaron al castillo a verles (aún cuando el grueso del festival se encontraba frente a Main stage 1 disfrutando de RAINBOW) se lo pasarán como enanos, con una banda que desde el minuto uno salió a matar.

Todo lo citado, no fue impedimento para que los autralianos comandados por Kin Etik arrollaran todo a su paso desde el minuto uno, con un set list corto pero con mucha intensidad.

Por motivos que desconozco la banda hizo aparición en escena un poco más tarde de lo pautado pero esto no influyó para nada en su desempeño en escena. Entre las canciones que pudimos escuchar nos encontramos con coming for you del album Silent Machine, The Long Wait Home o One Hand Killing del album Outlier entre otras. En fin un directo impecable por parte de una banda que sabe lo que hace, y que no se amilana ante nada, ni nadie.

Texto y fotos: Alvaro Ochoa

 


 

THE DARKNESS

Ahora que estoy terminando mis crónicas sobre lo sucedido en esta primera edición del ROCK THE COAST me acabo de dar cuenta que muchas de las bandas que pasaron el pasado fin de semana por Fuengirola tienen en común que están formadas por hermanos: ABSOLVA, ANGELUS APATRIDA, VON HERTZEN BROTHERS, y, como no los protagonistas de estas líneas, los encargados de enarbolar la bandera del hard rock justo después del plato principal de la noche RAINBOW: THE DARKNESS. No iba ser tarea fácil que  la banda de los hermanos Hawkins consiguiera  mantener el interés del personal  tras el recital que acababa de brindarnos Mr. Blackmore & cía. Pero por lo menos lo intentaron.

Tampoco puede decirse que THE DARKNESS cuente con el apoyo unánime de todos los seguidores del hard rock, ya que algunos los consideran demasiado excesivos, hasta el punto de bordear la frontera de la parodia. Así que podemos decir que los de Lowestoft nunca dejan indiferente a nadie: O los amas, o los odias. Con ellos no hay  termino medio.

Sabían pues que iba a ser complicado mantener la multitudinaria audiencia que había presenciado la descarga de Rainbow. Así que para llamar la atención Justin apareció en escena luciendo un “discreto modelito” blanco, y como carta de presentación optaron por dos de los singles más radiados de su multimillonario debut “Permission To Land”, “Growing On Me”, que era la elegida para que el controvertido frontman empezara a calentar sus cuerdas vocales mientras se daba los primeros paseos por el escenario; y la riffera “Black Shuck”, que servía para reivindicar que la formación de los hermanos Young siempre ha sido una de sus máximas influencias.

Aunque Justin se mostró en todo momento como ese frontman descarado y en algunos momentos histriónico, la verdad es que lo vimos bastante más comedido que en anteriores visitas. Pese a ello, no dejó de lado ese pícaro e irreverente sentido del humor a la hora de presentar temas como el vacilón “Open Fire”, para el que se desprendió su guitarra para concentrarse exclusivamente en las labores de frontman. Habiendo conseguido retener al personal, y con la gente cada vez más metida en el show, llegaba el momento de invitarnos  a agitar los brazos para acompañar otra de sus viejas favoritas “Love Is Only A Feeling”. Una nueva mirada sobre las composiciones de su cuarta entrega de estudio serviría como excusa para que Justin intentara llevar a cabo las imposibles líneas  vocales de la divertida “Barbarian”.

Con el escenario sumido en la más absoluta penumbra, una solitaria luz se encargó de iluminar la figura del bajista Frankie Poullain, quien cencerro en mano se encargó de anunciarnos que había llegado el momento de ponernos todos a saltar siguiendo el desquiciante ritmo de “One Way Ticket”, con Justin retornando a escena ataviado con una camisa hawaiana. De entre los temas que descargaron los británicos uno de los que pasó mas desapercibidos fue “Japanesse Prisioner Of Love”, y más si tenemos en cuenta que el corte que le siguió fue el incontestable “Givin´ Up”, que ponía nuevamente a saltar al personal comandado por un frontman que parecía absolutamente desatado, y ya con el torso  desnudo.

Y es que el mayor de los hermanos Hawkins es todo un showman, un vendaval imparable sobre las tablas. Un frontman absolutamente impredecible, capaz de ponerse cabeza abajo y hacer palmas con los pies mientras suenan los compases iniciales de “Get Your Hands Off My Woman”, para después vacilar a todo el recinto con sus desafiantes miradas y sus altivos andares durante el vigoroso uptempo “Stuck In A Rut”.

La acción no se detuvo, ya que el sprint final de su descarga arrancó con el hit single “I Believe In A Thing Called Love”, para posteriormente dejar paso a la final “Love On The Rocks With No Ice”. Resumiendo que THE DARKNESS nos brindaron una descarga repleta de garra, intensidad,  y electricidad roquera, aunque quizás pecaron que querer ir demasiado sobre seguro, ya que centraron su repertorio en el material de su abrumador debut “Permission To Land”. Eso si, me dio la sensación de que fuimos muy pocos los que pusimos en valor la descarga que nos brindaron los británicos, ya que muchos de los presentes se quedaron en shock  tras ver en acción al maestro Blackmore.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alex Márquez

 


 

MICHAEL MONROE

Evidentemente cuando uno se encuentra con  un cartel tan variado y heterogéneo como el del ROCK THE COAST tiene que sentarse y planificar cuales son las bandas que no quiere perderse bajo ningún concepto. Aunque, lógicamente, cada uno de los presentes tendría sus gustos y preferencias personales. Pues  bien, una de las actuaciones que un servidor no estaba dispuesto a perderse era la del mítico  Michael Monroe. Leyenda viva de la escena roquera, el frontman finlandés no ha dejado nunca de rockear, ya fuera al frente de Hanoi Rock, Demolition 23, su efímero proyecto junto al guitarrista Steven Stevens, Jerusalem Slim, o en su prolífica carrera en solitario, llevando siempre el descaro y la diversión por bandera.

Pese a ello su inclusión en el cartel era arriesgada, ya que su música resulta demasiado blanda para los más metaleros, y excesivamente gamberra para los seguidores de la ortodoxia hard roquera. Pero lo cierto, es que fuera como fuera, Michael Monroe estaba en Fuengirola y estaba dispuesto a liarla bien gorda. Además, para ayudarle en sus correrías malagueñas el frontman contó con el respaldo de una banda de primerísimo nivel, formada por  músicos que han desfilado por bandas como New York Dolls, The Wildhearts y Danzing, entre otros.

Derrochando glamour, macarrismo, y, porque no decirlo, elegancia roquera, Mr. Monroe necesitó tan solo la mitad del tema de apertura “One Man Gang” para tener al público comiendo de su mano. Y es que el veterano vocalista saltó, corrió, bailó, se retorció, nos hizo cantar los pegadizos estribillos del irreverente “Shake Some Action”, e incluso nos deleitó con un spagat durante el acelerado tramo final del punkero “Soul Surrender”.

Aunque el vocalista  finlandés nos presentó un repertorio basado en toda su carrera, dejando únicamente de lado la etapa con  Jerusalem Slim, lo cierto es que la primera mitad del show estuvo marcada básicamente por el material de su carrera en solitario, de modo que no quiso olvidarse de repasar algunos de los temas de “Blackout States”, invitándonos a mover las caderas siguiendo las contagiosas melodías del vacilón “Old King´s Road”. Mientras que el momento para levantar los brazos siguiendo sus indicaciones no tardaría en llegar con  el icónico “´78”.

Debo reconocer que pese a que varios amigos ya me habían comentado que el vocalista derrocha vitalidad por los cuatro costados en sus directos, me sorprendió la insultante facilidad con la que Monroe dominó el escenario a la hora de atacar piezas como “Trick Of The Wrist”, que concluía con la figura recortada del vocalista en el centro del escenario mirando desafiante al horizonte.

Tras haber repasado algunos de sus hits en solitario llegaba el momento de echar la vista atrás. Así que los más veteranos no tardaron mucho en reconocer los compases iniciales del primer corte de Hanoi Rocks que tuvimos ocasión de escuchar esta noche “Taxi Driver”. La fiesta no había hecho más que comenzar, así que uno de los momentos álgidos del show no tardaría en llegar con el gamberro “Nothing´s Alright”, de sus Demolition 23.

Entre tanta fiesta, electricidad, desmadre, y rock n roll, Monroe todavía sacó tiempo para mostrarnos su faceta más delicada y romanticona con “Don´t You Ever Leave Me”. No tardarían mucho en volver a rugir las guitarras para que el vocalista y su banda de gamberros volvieran a impregnar  de espíritu punk los rotundos guitarrazos de “Hammersmith Palais”. De entre la extensa lista de cosas que hizo Mr. Monroe en escena se me había olvidado mencionar que también tuvo ocasión de tocar la saxo  durante “Malibu Beach Nightmare”, que era la escogida para abocarnos sobre una recta final que estuvo marcada por su particular cover de la Creedence “Up Around The Bend”, y de un trallazo hard roquero como es “Dead Jail Or Rock n Roll”.

Resumiendo derroche total de energía, garra, e intensidad de un Michael Monroe que habiendo superado la cincuentena sigue comportándose  en escena como un animal enjaulado. Así que recuerda para próximas ocasiones: Michael Monroe siempre es  sinónimo de diversión y rock n´ roll.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alex Márquez

 


CONCEPTION

Tras ver a RAINBOW, cenar y varios temas de THE DARKNESS, subí raudo y veloz la cuesta hacia el castillo para ver a CONCEPTION, la banda que tanto insistí a Madness live que sería un “pelotazo” contratarles para el festival.

Llegué a la hora asignada para su arranque, y el castillo estaba casi a tope de público, pero pasaban diez, quince,  veinte minutos, y la cosa no arrancaba. Casi con 50 minutos de retraso empezaron su corto y  accidentado concierto.

Parece que el responsable técnico no se enteraba de nada, estaba “fuera de juego”, o qué se yo… El caso es que eso hizo que el grupo no empezara a la hora, y  consiguió que la organización, como ya pasó con más bandas, se viera obligada a cortarles a la hora asignada, para así cumplir horarios, algo a lo que estaban obligados por exigencias de Policía Local y Ayuntamiento.

El desaguisado técnico fue tal que incluso el micrófono de Roy Khan no sonó en los inicios del primer tema. ¡Penoso! ¿Tantas ganas por ver a CONCEPTION para esto? Igual que yo, la totalidad de los asistentes pensaron lo mismo.

Olvidando los problemas, lo cierto es que fue un placer disfrutar de la corta actuación, y sobre todo ver a Khan de nuevo encima del escenario, un Roy que tras su fuga de KAMELOT llevaba mucho tiempo fuera del mundo del rock, hasta que se empezó a rumorear que volvía con CONCEPTION, y así felizmente ha sido.

Su compañero, guitarrista y compositor Tore Otsby  quien fue responsable de los maravillosos discos de ARK, fue el escudero de Roy, junto al  bajista Ingar Amlien muy participativo y enérgico    y el batería  Arve Heimdal,  ambos miembros de  CONCEPTION desde 1991, quienes han vuelto tras el prolongado parón.

Fue una delicia de mini concierto, elegante y repleto de calidad y gusto por el estilo. Temas atmosféricos, basados en la melodía, en las cadencias de voz de Rhoy, siempre derrochando gran personalidad.

El propósito principal de la actuación fue retomar los escenarios, tras tantos años, y según remarcó varias veces Rhoy, presentar su EP My Dark Symphony, también anunció que grabarán un álbum completo y que volverán de gira a España próximamente.

El primer tema, a pesar del problema del micro, fue “Grand Again”, que sonó un tanto difuso, no obstante la banda parecía no importarle y se metieron en el concierto de inmediato.

Salieron vestidos de negro, con unas túnicas largas y mostrando mucho carisma, tanto de actitud como escénico, aunque con Rhoy al frente eso es muy fácil.

“Into the Wild” con gran protagonismo de la percusión y con Tore dando pruebas de que los años no pasan apenas por el, fue el siguiente tema, con Khan metido en su papel de máximo sacerdote.

Echaron la vista atrás para tocar un tema del disco “Flow”, fue el turno para “A Virtual Lovestory”, donde Roy parecía cantar aún en KAMELOT, por tonalidades y comportamiento vocal y escénico. Gran tema, donde los teclados fueron fundamentales y donde Tore disfrutó especialmente también.

Ya con la banda sonando bien y asentada, el concierto siguió por buen rumbo  con “Gethsemane” y  “A million gods” del album "In Your Multitude".  La banda estaba entusiasmada, sobre todo su bajista que no paraba de moverse y vivirlo a tope, mientras Tore, con más frialdad, llevaba todo el peso guitarrero, junto a un Khan perfecto.

Muchos fuimos felices con  “Parallel minds”, impecable, pero alguien le dijo a la banda que no les quedaba apenas tiempo y aún interpretaron dos temas más, dejando para el final “My dark symphony” un tema precioso, alucinante, para levitar entre las nubes, donde Khan se llevó la matrícula de honor.

Tras este, el telón era bajado por los responsables del escenario, y todos nos quedamos con ganas de más, de mucho más… Por ejemplo, a todos nos hubiera gustado recordar en directo aquel “Roll The Fire” glorioso que hizo que CONCEPTION en aquellos años levantaran el vuelo.

Seguro que vienen a nuestro país y podemos disfrutar de ellos plenamente. Yo ya cuento los días…

Texto: Rafa Basa

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


MAYHEM

Los encargados de poner punto y final a la primera edición del ROCK THE COAST mientras DRY RIVER hacían lo propio en el castillo, fueron los siempre complicados MAYHEM.También a la una de la madrugada, como harían CARCASS el día de antes en el escenario contiguo, los liderados por Necrobutcher y Attila Csihar aparecieron con la dejadez que les caracteriza mientras sonaba por la PA la desquiciante introducción The Vortex Void of Humanity para continuar con la enfermiza Ancient Skin.

Sin ninguna capucha que pudiera relacionarles con el atrezzo de De Mysteriis Dom Sathanas, Attila Csihar, Necrobutcher, Teloch, Ghul y el incombustible Hellhammer tras los parches y a cara descubierta, prosiguieron con la punkarra To Daimonion del Grand Declaration of War haciendo Attila las veces de Maniac a la voces.

Acompañados por unos flashes frontales cegadores, los de Oslo y sin respiro alguno nos acuchillaron con Psy War y Dark Night of the Soul para poco después y mientras sonaba la introducción aparecer encapuchados para esta vez si, machacarnos de entre un manto de humo azul entre el cual se podía distinguir a los músicos con dificultad, con Freezing Moon, Life Eternal y De Mysteriis Dom Sathanas.

Desgraciadamente a lo de MAYHEM le quedaba poco así que, después de la inquietante introducción que abre Deathcrush de nombre Silvester Anfang, sólo nos quedaba disfrutar de la corrosiva Deathcrush dónde el pintarrajeado Attila se dejó literalmente la garganta.

Un concierto corto pero intenso, así que sólo nos queda esperar al próximo Noviembre, ya que durante la celebración del festival y a través de las pantallas nos enteramos de que vendrán a visitarnos de nuevo junto a GAAHLS WYRD y GOST.

Texto: Jero García

Fotos: Alvaro Ochoa

 


DRY RIVER

Los castellonenses DRY RIVER fueron los elegidos para finiquitar las actuaciones en el escenario del castillo Sohail, congregando a un buen numero de seguidores que prácticamente abarrotaron el emplazamiento. Lamentablemente, tuvieron que adaptarse a las exigencias del guión, y se vieron obligados a  asumir los retrasos acumulados, lo que propició  que tuvieran que acortar notablemente su actuación.

Pese a ello, la banda supo aprovechar al máximo la oportunidad, y con  el tiempo que estuvieron sobre las tablas tuvieron suficiente para demostrar el porque son una de las formaciones  más interesantes de la escena nacional, ya que la frescura e inmediatez de sus composiciones acaba llegando por igual a esa nueva generación de roqueros que se siente intrigada ante la invitación de viajar al 2038 en el arranque de ”Fundido En Negro”, como a los fans de bandas clásicas como los míticos ASFALTO.

Montaron una buena sobre el escenario. Aparecieron vestidos de rigurosa etiqueta, e incluso contaron con la colaboración de un par de amigos que se sumaron a la fiesta para formar parte de la coreografía que acompañó a “Irresistible”, que sin duda fue una de los temas que mejor acogida obtuvo.

Para dar el pistoletazo de salida a la  segunda mitad de su escueta presentación DRY RIVER se reservaron su faceta más elegante e intimista, dando buena cuenta del single “Me Va A Faltar El Aire”. Mientras que la escogida para poner el broche definitivo a las actuaciones en el escenario del castillo en esta primera edición del ROCK THE COAST fue “Traspasa Mi Piel”. Lo dicho, una auténtica pena que no pudiéramos ver el show completo que los castellonense nos habían preparado, aunque me dio la impresión de la banda salió contenta, con la sensación  de que esta noche habían conseguido ganarse un puñado de nuevos seguidores.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Alex Márquez

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

3 COMENTARIOS

  1. Opeth fueron increíbles. El final del Deliverance sigue pareciendome una de las formas más bestiales de terminar un concierto. En cuanto a lo de Conception… como dice Rafa, esperar tanto tiempo para esto… menuda putada. Lástima no poder escuchar los clásicos Roll the Fire, Flow, Under a Mourning Star, etc. Eso si, ellos estuvieron magníficos, Khan sigue siendo un maestro escénico con un Tore excelente. Hay Conception para rato. Ansiando escuchar el inminente nuevo disco.