Inicio Conciertos Crónica y fotos de NIGHT DEMON + SOUL DEALER en Barcelona

Crónica y fotos de NIGHT DEMON + SOUL DEALER en Barcelona

0
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

NIGHT DEMON

+ SOUL DEALER

Jueves 20 de Septiembre de 2018 – Sala Razzmatazz 3 – Barcelona

Hay bandas que consiguen crear un vínculo especial con sus seguidores. Aún recuerdo aquella primera visita en Mayo de 2014 presentando de su E.P. homónimo.  Desde entonces NIGHT DEMON  nos han visitado en diversas ocasiones. La última a principios de este mismo  año fue en  sesión doble: abriendo para los legendarios ACCEPT, y ofreciendo posteriormente un show especial en el Rocksound. Pero en esta ocasión Jarvis Leatherby y sus muchachos optaron por la sala pequeña del Razzmataz para presentar en sociedad su nueva obra en directo  “Live Darkness”. Con ellos no hay trampa ni cartón. Olvídate de los coros pregrabados y  los grandilocuentes teclados de apoyo, ya que sobre las tablas sólo encontrarás  tres metalheads dándolo todo: sudor, actitud y… ¡heavy metal!

El público no falló. Pese a estar programada su descarga para lo noche del jueves, la sala acabó presentando un buen aspecto. Y es que los de  Ventura son  de los que fidelizan a los que acuden a sus conciertos, con lo que en cada una de sus presentaciones el trío acaba congregando a más seguidores. Como aperitivo antes de que Jarvis y sus acólitos incendiaran el pequeño escenario del Razzmatazz 3 contaríamos con la presencia de SOUL DEALER.

Poco a poco los metaleros de Granollers, (Barcelona), han conseguido hacerse un nombre dentro de la escena catalana avalados por sus dos entregas de estudio “A Price To Pay” (2014),  y “Holy In Your Head” (2016), y por la rotundidad de sus directos. Sin duda su gran valor es su frontman Wenderson de Paula. Su sonido sólido y compacto casaba a la perfección con la propuesta de los protagonistas de la noche, de modo que el quinteto no tuvo dificultades para captar la atención del respetable arrancando el show dando buena cuenta de  su faceta más corrosiva a lo largo de “Holy In Your Head”.

Se les vio muy cómodos sobre las tablas, aunque algo estrechos debido a las limitaciones del espacio escénico. Pero, afortunadamente, eso no resultó ningún problema para que su frontman consiguiera meterse a los asistentes  en el bolsillo, así que cuando alzó los brazos todos supimos que había llegado el momento de sumarnos a  los rabiosos coros que marcaron “Black Devil Angler”. Tras darnos la bienvenida y agradecernos nuestra presencia el quinteto volvió a pisar el acelerador al máximo para darnos con “Liar Lies”, argumentos de peso para seguir agitando la cabeza.

Sin duda lo que mas me gustó de la formación barcelonesa fue la variedad estilística de sus composiciones. Así que tras volarnos la cabeza con las demoledoras andanadas del mencionado “Liar Lies”, tocaba cambiar radicalmente de registro para adentrarnos de lleno en la camaleónica “Wearing Thin”, que intercaló pasajes de alta intensidad metálica con unas melódicas líneas vocales.

Nuevamente Wenderson volvió a erigirse como el perfecto maestro de ceremonias acercándose al filo del escenario para pedir nuestra colaboración para sumarnos a los potentes coros de “F.Y.R”, que personalmente fue de las que más me gustaron junto a la siguiente en sonar, “Wargasm”.

Si durante la primera parte del show los catalanes habían optado por ofrecernos un exhaustivo repaso a los mejores números de su segunda y última entrega “Holy In Your Head”, fue al encarar la recta final de su presentación cuando el quinteto echó la vista atrás para repescar temas de su ópera prima como la propia “Soul Dealer” y la trepidante “Nuclear Attack”, que nos dejaban con un fantástico duelo entre ambos hachas.

Precisamente fue durante esta parte final cuando Wenderson aprovechó para pedir un fuerte aplauso para su compañero Xavi Pérez, que esta noche se despedía de la banda. El último cartucho de la descarga de los catalanes estuvo reservado para un abrumador “Wishes From My Dead Bed”, tras la que se marcharon exhibiendo una amplia sonrisa, y con la satisfactoria sensación del deber cumplido.

Hace años que se viene dando vueltas al tema del “debate sucesorio” dentro de la escena metalica. De que bandas están llamadas a tomar el testigo de las grandes formaciones cuando estas, por motivos obvios, acaben abandonando la  actividad en directo. Pues bien, quizás NIGHT DEMON nunca lleguen a llenar grandes recintos, pero lo que nadie puede  discutirles es su entrega y su pasión por el heavy metal. No, esta noche la sala no estaba completamente llena, pero eso no pareció importar a un trío que salió a escena dispuesto a arrollar con todo a su paso. Tampoco supuso un serio contratiempo el problema inicial que obligó a Jarvis a cambiar el jack de su bajo cuando tras la introducción se disponía a atacar la inicial “Welcome To The Night”.

El montaje escénico fue sobrio pero efectivo, con el escenario presidido por un telón de fondo, una iluminación en la que predominaron las tonalidades rojizas, -lo que ayudó a crear una ambientación infernal-, y sendas columnas de humo que aparecían cuando llegaba el momento de sumarnos a sus pegadizos estribillos en temas como el rapidísimo “Full Speed Ahead”.

Como ya sucediera en sus anteriores visitas, los americanos no se entretuvieron a la hora de presentar los temas, con  lo que el show tuvo un ritmo trepidante. Así que no faltaron polvorientas cabalgadas como “Maiden Hell”, que se ha convertido ya en una de las imprescindibles en todas sus descargas. Nunca se han escondido, siempre han ido de frente, y no se han cortado a la hora de hablar  de su pasión por los sonidos más tradicionales. Así que no faltó un fugaz guiño al clásico de Motörhead, “Overkill”, durante los prolegómenos del melódico “Dawn Rider”.

Especialmente reseñable me pareció el concurso del guitarrista Armand Anthony, toda una bestia en directo, y el complemento perfecto para Jarvis, ya que durante todo el show no dejaron de moverse intensamente, intercambiando sus posiciones para espolear al personal  mientras descargaban temas como “Heavy Metal Heart”. Uno a uno, y sin concedernos ni un segundo de tregua, los californianos nos ofrecieron todo un derroche de intensidad y actitud, sin dejar que el show bajase el ritmo en ningún momento gracias a la pegada que exhibieron en cortes como “The Howling Man” y “Hallowed Ground”.

Aunque el repertorio estuvo muy centrado en las composiciones de su segunda entrega “Darkness Remains”, con lo que no faltaron los riffs de esencia sabbathica durante el arranque de  “Stranger In The Room, el trío tampoco quiso dejarse en el  tintero viejas favoritas como la speed metalera “Screams In The Night”, o la primeriza “The Chalice”, que contó con la aparición estelar de la muerte blandiendo un cáliz mientras Jarvis y Armand se sumergían de lleno en otra frenética sesión de headbanging.

Pero sin duda uno de los momentos culminantes de la noche  llegó en la recta final del show con la instrumental “Flight Of The Manticore”, que nos hacía vibrar con sus poderosos increscendos épicos. Mientras que el punto y seguido a la velada corrió por cuenta de la imponente “Darkness Remains”, con un fantástico trabajo solista de Armand. Para  su vuelta sobre las tablas el trío se reservó  una jugosa sorpresa, una potente adaptación del clásico de SCORPIONS “In Trance”. El último envite de los californianos estuvo reservado para el tema que presta nombre a la banda, el despiadado “Night Demon” tras el que se despedían acompañados de una estruendosa ovación.

Una vez más, Jarvis Leatherby y sus muchachos no defraudaron. Los que ya habíamos tenido oportunidad de verles en directo sabíamos de lo que son capaces. NIGHT DEMON volvieron a dejar patente que son una de las bandas más en forma dentro de la escena metálica internacional. Sí estuviste allí, ya sabes de que te hablo. Y si todavía no los conoces…, apunta su nombre porque están llamados a convertirse en uno de los estandartes de la ortodoxia metalera.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.