Inicio Conciertos Crónica y fotos de ANVIL + TRANCE en Barcelona

Crónica y fotos de ANVIL + TRANCE en Barcelona

0
Century Media - KANSAS
Century Media - KANSAS

 

ANVIL

+ TRANCE

Domingo 4 de Marzo de 2018 – Sala Bóveda – Barcelona

Llevan toda una vida dedicada al heavy metal. Steve Kudlow, más conocido como Lips, y su inseparable compañero Robb Reiner siguen comandando, pese a los altibajos propios de una carrera que se prolonga ya  cuatro décadas, esa nave denominada ANVIL. Han participado en multitudinarios festivales al aire libre, pero también han tocado en garitos de mala muerte frente a tan solo unas decenas de seguidores, tal y como pudimos ver en “Anvil!- The Story Of Anvil”, una película documental que les puso nuevamente en primera línea de fuego y les permitió llegar a una nueva generación de metaleros. Tras su última visita a nuestro país abriendo los conciertos de Dirkschneider los canadienses retornaban a la Ciudad Condal para presentar en sociedad las composiciones de su última entrega discográfica “Pounding The Pavement”, amén de repasar algunos de sus temas más emblemáticos.

Debo admitir que me sorprendió la nutrida cola de incondicionales que aguardaba a que se abrieran las puertas de la sala Bóveda. Pero es que además de la actuación del incombustible combo de Toronto esta noche tendríamos la oportunidad de presenciar la descarga de los alemanes TRANCE, quienes comandados por el guitarrista Markus Berger repasarían lo mejor de su producción de la década de los ochenta.

Haciendo gala de su veteranía, su elegancia y sus tablas, TRANCE irrumpieron en escena dispuestos a desplegar su heavy metal potente y cargado de melodía, consiguiendo conectar con el respetable desde que abrieron fuego con “Heavy Metal Queen”, con la que Markus Berger dejaba patente que no ha perdido la clase y el buen gusto a la hora de atacar su guitarra. Pero sin duda la gran sorpresa de la noche fue Nick Holleman, quien se mostró como un excelente vocalista y un fantástico frontman, haciendo suyas composiciones como “Sensation”, que se grabaron antes de que hubiera  nacido.

Y es que la descarga de los germanos gustó y convenció a los presentes, sobrepasando las expectativas que muchos teníamos, ya que el quinteto nos regaló momentos mágicos como el fantástico  juego de armonías dobladas que marcó “We Are The Revolution”. Pero, evidentemente, los momentos más vibrantes de su presentación llegaron cuando en la parte central del show TRANCE enlazaron la fuerza roquera de “Break Out”, las distinguidas melodías del emotivo “Confession”, y los marchosos desarrollos de “Burn The Ice”, para redondear una fastuosa tripleta rescatada de su primer largo.

Si durante la primera mitad del show TRANCE se dedicaron a presentarnos algunos de  sus temas más potentes y directos, para el tramo final se reservaron sus piezas más complejas y elaboradas, dando buena cuenta de temas como “Break The Chains”, con un fantástico Nick convirtiendo la barra del local en una improvisada pasarela, y la novedosa “Loser”, que se cerraba con un final épico. Para finiquitar su presentación por todo lo alto que mejor que volver a echar la vista atrás para recuperar una de sus piezas más emblemáticas “Shock Power”, para dejar al público  alzando los puños mientras coreaba  su pegadizo estribillo.

Tras una escueta pausa no tardarían en aparecer en escena los indiscutibles protagonistas de la velada. ANVIL. No lo iban a tener nada fácil Lips, Robb y Chris tras la soberana descarga que nos acababan de ofrecer TRANCE. Así que el trío salió con la consigna clara de intentar conectar con el público desde el minuto cero. Para ello el carismático Lips inició  el show entre la gente, bailando, saltando y castigando su guitarra mientras sus compañeros le acompañaban durante la primera andanada de la noche “March Of The Crabs”.

Respaldados sobre un volumen atronador, mucho más alto pero también menos nítido que el que tuvieron TRANCE, los canadienses sonaron sucios, rudos y compactos, consiguiendo que las primeras filas  se implicaran al máximo a la hora de corear los estribillos de himnos clásicos como “666”, o el marchoso “Ooh Baby”, que fue precedido por un acertado speech en el que el frontman nos recordó que no hay edad para el rock n´roll.

Como viene siendo habitual en todas las descarga de ANVIL el público acabó siendo parte activa del show, ya que en varias ocasiones Lips se desentendió del micrófono, dejando que la gente se hiciera cargo del estribillo en temas como el repetitivo “Badass Rock N´Roll”. Pero, lamentablemente, cuando parecía que la banda lo tenía todo en su mano para rubricar una fantástica velada, todo se torció, ya que Lips se empecinó en ofrecernos unas largas charlas entre tema y tema, lo que acabó repercutiendo en el ritmo y la intensidad del show.

Aunque  como era previsible el grueso del repertorio, especialmente la primera parte, estuvo muy centrado en su material clásico de los ochenta, no faltó algún guiño a su último trabajo con temas como “Doing What I Want”, que sonó como toda una declaración de intenciones. Pese a que fue Lips sobre quien se centraron gran parte de las miradas, Robb también tuvo un papel destacado en algunos momentos puntuales del show, tal y como sucedió durante los compases iniciales de “Winged Assassin”, que hacía subir nuevamente el nivel de intensidad invitándonos al heabanging.

En otra de sus extensas charlas Lips se acordó del gran Lemmy Kilmister, compartiendo con nosotros alguna anécdota del pasado, con imitación del inglés incluida, justo antes de adentrarse en “Free As The Wind”, que era la elegida para seguir buceando en el material de “Forged In Fire”. Curiosamente, de entre las composiciones de sus últimos trabajos de las que mejor funcionó fue “On Fire”, que les servía para reincidir en su faceta más gamberra y socarrona. Tampoco faltó el recuerdo al productor Chris Tsangarides, recientemente fallecido, durante la presentación del machacón “This Is Thirteen”.

Llegados a este punto tocaba volver a hacer vibrar al personal, y para ello que mejor que recurrir a la artillería pesada con “Mothra”, que fue el momento escogido por Lips para deleitarnos con su habitual solo de consolador. Con las primeras filas coreando reverencialmente el nombre de la banda daba el pistoletazo de salida “Bitch In The Box”, con el bajista Chris Robertson apoyando en las armonías vocales para permitir que Lips ejerciera como frontman buscando la complicidad del respetable.

El momento gamberro y etílico de la noche vendría de la mano del irreverente “Daggers And Rum”, que todos acompañamos con palmas mientras Lips nos ofrecía una sucesión de muecas imposibles. Acto seguido llegaba el momento de que Robb nos mostrara algunas de sus habilidades en una alargada versión de “Swing Thing”. Para el sprint final los canadienses se reservaron la novedosa “Ego”, “Die For A Lie”, y uno de sus temas más emblemáticos, el imprescindible “Metal On Metal”.

Para abrir el encore Lips aceleró el afilado riff de “Running” para acabar poniendo la sala patas arriba. Mientras que el adiós definitivo llegó con su particular versión del “Born To Be Wild”. No fue un mal show. Aunque, personalmente, en esta ocasión ANVIL no me acabaron de convencer, ya que su show no tuvo el ritmo y la intensidad que se le presupone a una banda de su veteranía. Quizás si se hubieran concentrado en las canciones, y Lips no se hubiera alargado tanto en los parlamentos, el concierto habría sido algo más corto. Pero creo que todos habríamos salido más satisfechos.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Lucas Korneya

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.