Inicio Conciertos Crónica Concierto Crónica y Fotos de AVALANCH, NOCTURNIA y PRIMA NOCTE en Arganda, Madrid

Crónica y Fotos de AVALANCH, NOCTURNIA y PRIMA NOCTE en Arganda, Madrid

5
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

ESCENA ROCK FESTIVAL

PACO VENTURA - Madre Tierra

 

AVALANCH

+ NOCTURNIA + PRIMA NOCTE

Sábado 25 de Noviembre de 2017 – Teatro Casablanca – Arganda del Rey – Madrid

El pasado sábado 25 de noviembre viví un concierto de AVALANCH impresionante, descomunal, afortunadamente alejado del que vi en LEYENDAS DEL ROCK, del que publicamos la crónica y fotos en su momento, y donde por pingües circunstancias la banda no dio la gran talla que está dando en el resto de su gira y la pasada noche en Arganda, una localidad madrileña a unos 22 kilómetros del centro. El concierto se celebró en un cine/teatro de la localidad, donde la semana anterior tocaron los cordobeses MEDINA AZAHARA, un lugar con muchas posibilidades para celebrar muchos más eventos.

La noche la abrieron los gallegos de Cambados PRIMA NOCTE a quienes anteriormente no había visto nunca en vivo. La banda tuvo que lidiar con un sonido inestable, pero no por ello bajaron la guardia. Lo dieron todo antes unas pocas decenas de fans, presentando el Ep de debut que editaron la pasada primavera bajo el título de “Angel Of Sins”, tema con el que arrancaron con fuerza.

Demostraron que son muy buenos músicos, sobre todo su batería Juan Manuel Agra (Chan) quien destiló calidad y destreza; a parte le vi enloquecido tras su instrumento. No le quedaron a la zaga, igualando su nivel, sus compañeros Jordi Ribas al bajo, y los guitarristas Brais Padin y Eduardo Ramonde.

La participación de su cantante Pilar Fernández fue destacable, con soltura escénica y una gran voz, aunque a veces sonó un tanto fuera de tono, algo que con mejores escuchas mejorará seguro en directo en el futuro.

Me gustaron realmente, aunque se les notó que les falta aún rodaje. Seguro que con una más larga cantidad de apariciones en vivo consiguen el nivel que merecen. Su estilo desprende mucha originalidad, a veces suenan oscuros, otras con toques góticos, otras con fragmentos nu-metaleros, otras cargados de thrash metal… A mi me gustó su variedad, aunque reconozco que para muchos se quedarán en “tierra de nadie” hasta que definan un poco más su estilo y mensaje sonoro.

Destacaron temas como el inicial “Angel Of Sims”, “Personal Jesus”, la curiosa y atípica versión de “Overkill” de MÖTORHEAD y “Wicked Queen”. Me gustó especialmente “Unleashed”, tema que eligieron como primer single de su debut, y que sonó muy bien.

En mi opinión, es una buena banda. Pronto grabarán su primer larga duración; habrá que seguir su estela.

Tras los cambios, y un público que ya era más numeroso, aparecieron en escena los toledanos NOCTURNIA.

Desde el principio el sonido general mejoró mucho en comparación con el que consiguieron los gallegos PRIMA NOCTE. Los toledanos salieron a matar, con seguridad, coraje y “a por todas” y en mi opinión dejaron un gran sabor de boca.

Hacía bastante tiempo que no les veía en directo. Fue ya con su cantante Alberto Symon, y la verdad es que me gustaron, pero no tanto como esta noche en Arganda. Vi a la banda muy segura de si misma y sus posibilidades, y lo demostraron.

Aunque no tocan demasiado, esta noche demostraron estar lo suficientemente rodados para convencer a la asistencia, que fue creciendo más según iban tocando, hasta completar un aforo más que digno para la excesiva cantidad de conciertos que coincidían la misma noche en la Comunidad Madrileña.

Se centraron en su último álbum “Tierra de Cobardes”, y rescataron algunos temas del pasado.

Me gustó el ímpetu de sus dos guitarristas, Roberto y Salva, el dominio de su cantante Alberto Symon, que salió con mucha fuerza y cantando genial, sin irse ni un ápice de tono, ni afinación, -sobre todo hasta el meridiano del concierto-, la potencia del batería Jose Roldán, el trabajo del teclista Jose Gómez-Selles, -imprescindible y destacado-,  y el bajo y coros de César.

Temas como “Baraka”, -donde Symon cantó muy bien, y Jose Gómez a las teclas fue protagonista-, “El Final de los tiempos”, -de su álbum “Sin Retorno” de 2012 donde Symon demostró que tiempos pasados no fueron mejores-, “Tierra de Cobardes”, -uno de los temas más  potente de su último CD-, fueron sonando con poderío y un buen sonido, y una banda que estaba demostrando un buen  nivel y una puesta en escena y dominio instrumental  competente.

“Mi Voluntad” fue de los más pegadizos, donde destacaron los guturales de César y un buen trabajo de guitarra. A partir de ese instante, noté que Symon se iba desinflando un poco y eso se notó en su empuje y potencia a la hora de cantar de forma menos rotunda que en los inicios del concierto, no obstante los siguientes, “En el Silencio”, -de su álbum de 2013, “Espejismos”-,   y “Hermanos”, -con su gran melodía y estribillo ganador, cantado Alberto con su propio estilo- , sonaron muy bien.

Con rabia presentaron e interpretaron “Alza los Puños” dedicada a la chica violada hace meses en San Fermín. El single y vídeo clip de su último CD sonó más potente que en el disco y dio paso a “En Busca del Tiempo”, uno de los mejores y más power temas de “Sin Retorno”, que puso cierre a un más que buena actuación.

¡Bien por NOCTURNIA!

El teatro/cine ya mostraba una buena entrada y había mucha expectación por ver a los “nuevos” AVALANCH, a quien tuve el placer de presentar. Como ya he dicho al principio, tenía una espina clavada porque en LEYENDAS DEL ROCK el pasado verano no disfruté plenamente. Ya dije en mi crónica del concierto que hubo determinados detalles que enturbiaron su actuación, que en mi opinión pudo ser sobresaliente, pero se quedó en notable. Pero esta noche, la descarga de la banda fue de matrícula de honor, gloriosa.

Cada integrante dio el 100%, la banda en conjunto fue sensacional, el repertorio muy completo, y además el sonido fue muy bueno, y eso que el técnico responsable, -al que felicité personalmente-, debutaba en este show. Además el público estuvo en su salsa, entregado, entusiasta. Fue una actuación de las denominadas como perfectas.

Y es que ver a Terrana, Salán, Rosén, Ramil, -quien se ha acoplado de maravilla a los teclados-, Isra Ramos y Rionda juntos y casados a perpetuidad musical y escénica es “de otro planeta!”. Estuve viendo el concierto con unos amigos de Segovia (los organizadores del ACUEROCK) y nuestro colaborador y amigo Mariano Palomo, y todos alucinamos y reconocimos que en la actualidad estos AVALANCH son una de las mejores bandas que tenemos en nuestro país, con diferencia, por calidad, ejecución y magnetismo.

La complicidad entre Rionda y Salán fue perfecta, quimérica. Alberto demostró que la generosidad y la elegancia son dos de sus cualidades. El, -como líder y creador de las canciones y la banda-, podría ser el intérprete de los solos y “el jefe” de todo; sin embargo fue todo lo contrario. Dejó a Jorge que se luciera al máximo, hiciera los mejores y más destacados solos y compartió galones con él, como con todos y cada uno de sus compañeros, y eso es algo que se vio escénicamente, y que se evidenció durante toda la actuación.

Magnus “fue mucho Magnus”. Fue un torbellino, es “todosimpatía”, no para de posar, de provocar las reacciones del público, gira sobre sí mismo, se sube a las plataformas, y además toca con un nivel y calidad enormes.

A Ramil le vi feliz, muy feliz y entregadísimo, tocando con destreza, cantando las canciones, sonriente, y demostrando lo gran teclista que es. Hablé después de la actuación con él, y me confirmó que hacía mucho tiempo que no estaba tan contento y integrado en un grupo, y eso se notó, y mucho. Felizmente ha sido un fichaje estelar.

De Jorge y Alberto ya he hablado, estuvieron perfectos, rayando a un nivel estratosférico, no se quien es mejor guitarrista, lo que si se es que ambos son una dupla maravillosa. Esta noche, los dos estuvieron infranqueables. A ambos también se les vio felices, especialmente a Alberto, a quien no había visto tan dichoso desde hace años.

¿Israel Ramos? Los que me leéis habitualmente ya sabéis que siempre he dicho lo mismo sobre él. A mi me parece un excelente vocalista, con una voz maravillosa, elegante, que domina todos los tonos, especialmente los más melódicos. Isra se ha acoplado muy bien a los temas de AVALANCH, dándole poder, cantando en tonos altos, y dando la talla. Es claro que no tuvo “su noche” en LEYENDAS DEL ROCK, -ya lo conté en mi crónica-, pero esta noche en Arganda cantó maravillosamente, incluso superando las expectativas, dándolo todo y poniendo el listón muy alto.

¿Y Mike Terrana? ¡¡Dios mío, como tocó este tío!! Dio una lección de pegada, bestialidad, técnica, poderío… Fue y es “lo más de lo más”. ¡Cómo sonó su batería!! ¡¡Que gran solo se marcó!! ¡¡Qué energía sobrenatural!! Sin duda es y fue lo mejor de la noche, y de muchas más noches. En la actualidad verle en directo con AVALANCH es “mucho”. Además el tío no para de hacer malabares con sus baquetas, hacer redobles y contratiempos imposibles, sus bombos te penetran. Es perfecto, magnífico, y lo fue esta noche, sin duda.

Dicho esto del grupo y de cada uno de sus integrantes, adjudicarles más adjetivos sería repetirme, por lo que hablaré de la actuación en si.

La primera y principal parte del concierto se basó en “El Ángel Caído”, por lo que os podéis imaginar…

Tras mi presentación, sonó una intro instrumental pregrabada, a modo de banda sonora de película, con fragmentos de los principales temas del “El Ángel…” y luego, como últimamente es habitual, Alberto Rionda tocó en solitario “Santa Bárbara”. A renglón seguido, la banda fue apareciendo encima del escenario, con Terrana tras sus tambores pegándole con violencia y poniendo en marcha una gran “Tierra De Nadie”, -precedida de “Hacia La Luz”-, que rápidamente encendió a las más de cuatrocientas personas que allí estábamos. Desde el inicio, cada integrante dio pruebas de su virtuosismo, con Magnus Rosén destacando por encima de sus compañeros, enrabietado.

Un conspicuo y perfecto “El Ángel Caído” demostró que la noche iba a ser pletórica. Isra cantó muy bien, sobrado, elegante…  “Xaná”, con el cantante invitando a que los fans cantaran “a capela” su estribillo, sonó magnífico.  Fue uno de los instantes más álgidos para todos. Israel Ramos, imprimió a tan célebre canción de gran personalidad, cantando en su tesitura limpia, perfecta, afinada al máximo y regalándole al tema una calidad suprema.

“Corazón Negro” sonó muy poderoso, con Terrana “matando” literalmente, y Jorge y Alberto compaginándose a la perfección con sus hachas.  Tras éste powermetalero corte, Los dos guitarristas protagonizaron un momento estelar, se batieron en duelo con sus solos, con simpatía, virtuosismo y haciendo participar al público.

 “Delirios De Grandeza” fue sublime, con Israel Ramos exultante, así como el solo que Jorge se marcó en la balada “Antojo De Un Dios”, tras una interpretación colosal de Isra, -dominando los tonos más bajos, lo que no es nada sencillo-, superando con creces la versión original de este “temazo”. Fue emocionate, tanto su voz como el solo de Jorge.

Y llegó el solo de Mike Terrana. “De otro Planeta”. No tengo palabras para describirlo, os invito a vivirlo, a sentirlo, a disfrutarlo…

Y llegó la más difícil prueba para Isra: “Las Ruinas Del Edén”, donde toda la banda demostró su enorme nivel y calidad. Israel Ramos en mi opinión cantó muy bien, todas las partes, las medias, las bajas y las más altas.  Sufrió un poco, lógicamente, pero es que cantar este tema no es nada fácil. A las partes que originalmente cantó Leo Jiménez les dio su personalidad, llegando a los tonos más altos. Su interpretación fue muy buena, sin más. Fue otro de los momentos más intensos de la velada.

Tras esta gran canción, la banda se relajó y Alberto e Israel salieron sentados en banquetas altas, derrochando simpatía, para deleitarnos con “El Príncipe Feliz” y una gran interpretación de “Cambaral”, en formato acústico.

Seguidamente, Manuel Ramil, tocó su piano y puso la magia para que Israel cantara “Vientos del Sur”. Ambos fue “el lujo” de la noche. El público disfrutó a raudales de este inolvidable climax.

El concierto dio a continuación un gran giro. Tras los temas de “El Ángel…” llegaron los más comerciales y melódicos, donde Israel Ramos disfrutó y nos deleitó especialmente.

“Papel Roto” sonó muy bien, pesado y roquero. ¿Por qué será que esta canción siempre me recuerda a AMARAL?

A renglón seguido se marcaron dos estupendas versiones de “Alas De Cristal” y “Lucero”.

Entre ambas, no quiero olvidarme del gran solo de bajo e Magnus Rosén, virtuoso, virguero, total!!!

En “Alas De Cristal”, Ramil se animó a salir a las primeras filas para tocar con un teclado inalámbrico, con su controlador. Ya se lo dije tras el concierto… Yo que él, tocaría en más canciones con él. Le da un “punto” muy positivo y escénico.

Y llegaba el final, y no podía ser de otra forma: la apoteosis llegó con una poderosísima “Torquemada”, con un Terrana asesino, toda la banda impresionante e Isra cantando perfectamente, con el público enloquecido.

¡¡¡Fueron dos horas alucinantes!!! Gracias por vuestro grandeza, AVALANCH.

Texto: Rafa Basa

Fotos: Manu Arcas

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

5 COMENTARIOS

  1. Fue un conciertazo brutal, suscribo todo lo que dice Basa punto a punto. Para mi la única pega fueron los temas de la época de Lage, que bajaron un poco el ritmo. Me hubiese gustado escuchar alguno de El Ladrón de Sueños o de Murte y Vida. Pero vamos, eso ya va en gustos. Y o de Arganda tiene razón Basa, un antiguo cine reconvertido en teatro con un aforo suficiente para este tipo de grupos y con un sonido muy bueno (también estuve en Medina y sonó genial). Y Arganda no está tan lejos, por lo menos para los que vivimos allí