Inicio Conciertos Crónica y fotos del LEPROUS, AGENT FRESCO, ALITHIA y ASTROSAUR en Madrid

Crónica y fotos del LEPROUS, AGENT FRESCO, ALITHIA y ASTROSAUR en Madrid

0
Madness Live!
NIGHTFEAR - Apocalypse
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
ROCK N ROCK
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
Madness Live!
NIGHTFEAR - Apocalypse
IRON MAIDEN BARCELONA 2020
CENTURY MEDIA
ROCK N ROCK
ROCK THE NIGHT FESTIVAL
ROCK THE NIGHT FESTIVAL

 

LEPROUS

+ AGENT FRESCO + ALITHIA + ASTROSAUR

Jueves 9 de Noviembre de 2017 – Sala But – Madrid

Los encargados de iniciar la velada fueron el trio, proveniente de Oslo, ASTROSAUR, compuesto por Eirik Kråkenes, Steinar Glas y Jonatan Eikum, quienes estuvieron correctos en todo momento, contando con un sonido a la altura de las circunstancias y ofreciendo al respetable un buen show, cargado de composiciones complejas y dinámicas que sirvieron para ir calentando el ambiente.

Sin embargo, como nota negativa, debo decir que, a pesar de contar con una muy buena asistencia, estuvieron un poco fríos con el público, sobretodo si los comparamos con los grupos que vinieron a continuación.

Les siguieron en escena ALITHIA provenientes de Melbourne, Australia, y que para la ocasión contaban con la cantante rusa Marjana Semkina, conocida por comandar junto a Gleb Kolyadin el duo de chamber progressive Lamthemorning.

Los Australianos lo dieron todo desde el minuto uno, ofreciendo un directo realmente atractivo, y sobretodo muy entretenido, con una propuesta musical a la que ello denominan Astral Space Core, y en la que fusionan sonidos tribales, psicodelia, rock progresivo y ritmos latinos, entre otros.

Los australianos no sólo ofrecieron un buen show, sino que supieron integrar al público, al punto que uno de los guitarristas presto su guitarra a uno de los asistentes para que tocara junto al resto de la agrupación. La presentación de los australianos fue un verdadero torbellino, y para serles sincero, se pasó bastante rápido, ya que, su dinámica en escena mantuvo al respetable atento durante su paso por la But.        

Texto: Alvaro Ochoa

Por su parte, AGENT FRESCO ya salieron con la baza de quienes no son unos teloneros al uso, sino unos segundo cabezas de cartel, yendo a por todas desde el primer momento.

Los islandeses jugaron con los muchos contrastes de los que se nutre su música, combinando las partes más pop y tranquilas donde generalmente era el guitarrista Þórarinn Guðnason el que se sentaba al piano -aunque algunas veces le daba la alternativa el vocalista Arnór Dan Arnarson- como fue el caso del inicio del concierto con “Anemoi” para más tarde soltar todo su potencial guitarrero, siendo la distorsión la que mandaba, como en “He is Listening”.

Y como de contrastes va la cosa, ahí teníamos esas líneas progresivo-rockeras de “Howls” o la atmosférica “Pyre” cuyo sonido llegó a cada recoveco de la sala.

Dieron un buen repaso a su discografía con temas como “See Hell”, la delicada “Bemoan”, “Dark Water” -donde me encantaron las síncopas y contra ritmos ejecutados por el batería Hrafnkell Örn Guðjónsson o “Eyes of a Cloud Catcher”, explicada por el vocalista como un tema para celebrar la vida, escrito tras el fallecimiento de su padre a causa del cáncer.

Finalizaron con “The Autumn Red”, consiguiendo el clamor unánime de todo el respetable mientras Arnór se paseó por toda la pista cantando, chocando manos y aupado a la tarima que había frente a la mesa de sonido.

No cabe duda de que LEPROUS han ido creciendo en popularidad con el paso del tiempo. Ver una sala como la But hasta los topes, es una buena muestra de ello. “Malina”, su último trabajo de estudio, les ha aupado aún más si cabe y, por la reacción que vi en el público la pasada noche, esto no va a parar.

La pulcritud sonora de los noruegos fue la tónica  predominante de la velada. De hecho, casi ni pararon para descansar o hablar entre canción o canción. Únicamente un pequeño parón en el bis fue la única ocasión en la que la música no paró de sonar encadenada.

Su propuesta escénica estuvo basada en una serie de mini plataformas -que dieron bastante juego- por las que se iban subiendo los músicos, unos focos que creaban ambiente desde el suelo y pantallas donde se proyectaban vídeos en blanco y negro bastante introspectivos, algunos de ellos dirigidos con la vista en primera persona.

El violonchelista Raphael Weinroth-Browne les acompañaba creando ese halo sonoro que tan sólo un instrumento como el suyo es capaz de generar. Siendo además, el precursor a la actuación, amenizándonos los minutos previos a ésta.

Por si fuera poco, aquello sonó de lujo. ¡Como si hubieran puesto un CD!

De impoluto negro, saldrían los músicos para comprobar que los temas pertenecientes a “Malina” han calado perfectamente entre sus acólitos madrileños. “Bonneville” fue el primero en caer de éste, aunque el repertorio estuvo basado en un alto porcentaje en él. “Stuck” nos encantó, demostrando que es el perfecto single, así como “Moon” -sacada de “The Congregation”- y “Salt”, que continuaría con su repaso a sus éxitos primigenios.

Pero no tardarían en retomar su última obra con ese pedazo de tema que es “From the Flame” que ya desde las primeras notas te atrapa… O un “Illuminate” que con ese juego rítmico entre bajo y batería es toda una delicia a los oídos.

Siguieron haciendo las delicias de todos con “The Price”, la homónima “Malina” y la extensa balada “The Last Milestone”, donde Einar fue protagonista absoluto, cantando con ese estilo tan particular suyo mientras Raphael le iba marcando los acordes de chelo detrás suyo.

La vuelta al escenario sería para hacer dos nuevos guiños a su obra “Coal” con los temas “Echo” y “The Valley”.

“Mirage” sería una nueva -y última- mirada hacia “Malina”, dando por finalizada la actuación, por todo lo alto y en su apogeo de sonido, intensidad, luces y beneplácito por parte de su público, con “Rewind”.

Texto: J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com y Alvaro Ochoa

Fotos: Alvaro Ochoa

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.