Inicio Conciertos Crónica y Fotos de ANGRA y ALQUIMIA en Bilbao

Crónica y Fotos de ANGRA y ALQUIMIA en Bilbao

4

 

ANGRA
ALQUIMIA

 

Jueves 29 de Septiembre de 2016 – Santana 27 – Bilbao

El mismo día en que se conocía la noticia bomba de que Fabio Lione abandonaba las filas de la banda con la que le hemos conocido toda la vida, llegaba esta gira de ANGRA junto a ALQUIMIA a la capital vizcaína. Una gira en la que a la postre no habría un cabeza de cartel, equiparándose prácticamente en tiempo sobre las tablas las actuaciones de los asturianos Alquimia y de los brasileños ANGRA.

La banda de Alberto Rionda fue la primera en salir al escenario, con puntualidad inglesa a eso de las 21:00 y ante una sala que, como presumíamos, se quedaría excesivamente grande. Hace años los propios ANGRA con Edu Falaschi y Kiko Laureiro aún en sus filas no cosecharon un éxito rotundo a su paso por este mismo lugar.

En la actualidad, la única presencia en sus filas de Rafael Bittencourt como miembro original, despertaba ciertas suspicacias sobre el sentido de interpretar y homenajear íntegramente en esta gira a su disco clásico de 1996 “Holy Land”, con lo que era de esperar una menor presencia de público si lo uníamos al día entre semana y, para rematar, partido del Athletic. Sin embargo, ambas bandas ofrecieron dos  grandes actuaciones, plenas de calidad.

Al igual que Rafael Bittencourt, Alberto Rionda también sabe lo que es reformar bandas. Tras la última disolución de Avalanch, el guitarrista asturiano recogió a unos excelentes músicos, con la presencia destacada a su lado de Israel Ramos (Amadeüs) a la voz, para dar forma a ALQUIMIA.

Que en su primer trabajo editado en 2013, el nombre del propio guitarrista apareciera al lado del de la banda era sintomático de que a este proyecto le pretendía dar un punto más personal. Sin embargo, en su más reciente “Espiritual” la obra aparece únicamente con la denominación de ALQUIMIA, tal vez viendo que el grupo toma bisos de afianzamiento y de que hay una buena química entre los músicos.

El caso es que la huella del guitarrista en la música es tan alargada que resulta ineludible emparentar su actual propuesta con lo que siempre hizo en Avalanch. Puede que en esta ocasión haya mirado un poco más hacia su pasado en la mítica formación asturiana, recordando a aquellos trabajos de la época de Victor Garcia en la formación antes de su definitiva salida y formación de Warcry. Tanto es así que el repertorio cuenta con varios temas recogidos de aquellos históricos “Llanto de Un Héroe” y “El Ángel Caído”.

Y no se harían esperar demasiado esos momentos, puesto que tras su arrollador comienzo con “Vulnerable” y “Dama Oscura”, con la banda fluyendo a las mil maravillas de entrada; llegó “Xana”, que como bien dijo Israel Ramos, todos íbamos a conocer, dando entrada para que el público cantara el estribillo.

Lejos quedarían en cualquier caso aquellas sensaciones del 2001 con un Bilborock lleno cuando los propios Avalanch vivían sus mejores momentos presentando este disco y que quien suscribe recuerda con añoranza y cariño.

 

Tampoco tardaría demasiado en amenizarse la descarga con otro nuevo tema recogido de “El Ángel Caído” pero antes había que seguir presentando temas de esta nueva época en ALQUIMIA como el homónimo de su última obra “Espiritual”, dejando patente que ALQUIMIA ya cuenta con una serie de fieles a esta nueva etapa, aunque algo especial se comenzó a respirar cuando Rionda y el teclista Chez García introdujeron “Delirios De Grandeza”.

Tras otro recorrido por dos temas de ALQUIMIA como “Aliento” y “Sol Negro”  la banda volvería a echar la vista al pasado de Avalanch con “Torquemada” que bien podría ser el colofón a uno de sus conciertos, aunque en este caso solo fue un amago de despedida tras el cual la banda regresaría a escena sin recuperar la intensidad que habían llevado a lo largo de toda su actuación.

El guiño a su tierra asturiana con el instrumental “Santa Bárbara”, arrancando con una balada no creó una gran sensación en el respetable. Aunque sí cabe destacar en este tramo final la colaboración de Rafael Bittencourt con la banda en “Divina Providencia”. Se respira aire de camaradería y fraternidad entre ambos grupos, recordando que ya en la época de “Los Poetas Han Muerto” ya colaboró con ellos el ex vocalista de ANGRA André Matos. Parece que hay conexión entre Brasil y Asturias.

Pese a ello este tramo previo al cierre con “Almas Unidas” no llegó a enganchar con la concurrencia de la misma manera que momentos previos. Parece que los seguidores  esperaban este himno que a petición de Israel Ramos comenzaron cantando para dar entrada a ese cañonazo final.

Agrada ver de nuevo a Alberto Rionda implicado en una banda donde alzar el vuelo tras una errática carrera tras la primera separación de los Avalanch más exitosos. A partir de aquel momento nada volvió a ser igual, si bien la banda cosechó  buenas críticas de sus discos, pero sin recuperar aquel esplendor.

Parece que con ALQUIMIA hay una chispa que puede prender y coger fuerza intentando prender desde sus aquellas raíces con una misma firma que la actual.

El hecho de que una banda clásica en la que apenas quedan componentes de los originales siembre ciertas dudas es normal. Más cuando se va a homenajear uno de los discos de su época más primigenia. Esa que perdura con más cariño en la memoria y el corazón de los fans. Sin embargo, me convenció completamente la actuación de ANGRA en esta gira de 20º aniversario de “Holy Land” a su paso por Bilbao.

Una clave está en la calidad de los músicos que acompañan al propio Rafa Bittencourt, que técnicamente puede ser el que menos destaque entre sus compañeros. Pero la otra clave de este buen sabor que nos dejó estuvo en la propia pasión que su líder transmitió, mucho mayor que la que personalmente recuerdo de su anterior paso por este mismo escenario, con apenas una hora de actuación y una sensación de que no allí no se había puesto toda la carne en el asador.

De hecho, en los temas cantados por el propio guitarrista se respiró una emoción que suplía la falta de ese portento vocal de Fabio Lione, que es uno de los vocalista mas pulcros y seguros sobre un escenario, una de esas voces que parecen un manantial inagotable sin que en ningún momento le vemos forzar para llegar a cualquier registro, de una manera completamente natural.

No quedan a la zaga a la hora de aportar lo que el grupo necesita Daniel Dos Santos a los teclados, Felipe Andreoli al bajo y el recientemente incorporado Marcelo Barbosa a la guitarra solista. En momentos puntuales la formación se completaría con el apoyo del batería de ALQUIMIA en las percusiones. Y es que aquel “Holy Land” rinde un homenaje directo a sus raíces brasileñas en temática y sonido.

Pero hubo más representaciones musicales antes y después de la íntegra interpretación de “Holy Land”. Arrancaron con “Newborn Me” para dejar paso al primero de los temas cantados por Bittencourt “Wings Of Reaity”, que sería muy protagonista en posteriores momentos de la descarga.

Tras “Final Flight” con la banda sonando con la mayor elegancia llegaba el momento de abrir ese recorrido por los temas de Holy Land, que trazaron un completo viaje por esas raíces étnicas y el heavy metal melódico que ANGRA contribuyó a levantar a nivel mundial en una época en la que no gozaba de mucha popularidad. Su eco llegó a Europa, donde una nueva generación de bandas comenzaba a emerger en una tesitura afín a la de los brasileños.

“Nothing To Say”, “Silence And Distance” y “Carolina IV” nos introdujeron en el concepto del disco, llegando a su punto más álgido a mi modo de ver con un “Holy Land” que dio muchísimo juego, tanto por su mestizaje como por la versatilidad que le obliga a desarrollar a los músicos. Lo sublime del momento se enlazaría con el siguiente “The Shaman”, con gran solo de batería por parte de Bruno Valverde.

“Make Believe”   volvió a contar con Bittencourt en la voz poniendo el alma, previo al potentísimo “Z.I.T.O.”, con un Lione descomunal de vuelta al escenario, aunque sería el propio guitarrista el que pondría a nivel vocal el colofón a este tramo dedicado a “Holy Land” con “Deep Blue”, haciéndose el silencio y la oscuridad momentáneamente en ese punto final entre los aplausos de los asistentes, como una función que baja el telón.

Este se volvería a levantar, puesto que la banda aún nos brindaría algunas canciones, más de su trayectoria. Y quedarían grandes momentos, aunque al igual que le ocurrió a ALQUIMIA, ANGRA perdió en este tramo intensidad. Si bien fue emotivo ver solo a Rafael Bittencourt con su guitarra acústica interpretando “Lullaby Lucifer”, después de un pequeño discurso en defensa del metal latino, tendiendo alfombra roja a Alberto Rionda, que le acompañaría con una segunda acústica llena de clase para “Bleeding Heart”.

El tramo final fue verdaderamente colosal, con la banda al completo brillando a un nivel tan alto ocurrió en “Time”, a mi modo de ver con el mayor despliegue por parte del grupo. “Rebirth” y “Nova Era” cerraron la descarga de la banda, con Israel Ramos de ALQUIMIA invitado a cantar junto a Lione este último tema. Renaciendo en una nueva era es precisamente el punto en el que ambos grupos, cada uno en diferentes circunstancias, se encuentran.

Si bien puede existir añoranza del pasado y de algunos músicos, hoy suplidos excelentemente; el público pudo comprobar con fascinación el brillo que poseen ambas formaciones para defender sobre un escenario nuevas y viejas canciones.

Texto: Texto: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Fotos: Juan Ramon Felipe Mateo (www.musifota.com)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

 

 

 

4 COMENTARIOS

  1. Efectivamente, el segundo tema de la noche fue Waiting Silence. La cantó Bittencourt. También estoy seguro de que había un tipo a la derecha, muy escondido pero en el escenario. Puede que fuera un teclista pero no parecía tocar en directo. Los teclados tenían pinta de estar pregrabados