Inicio Conciertos Crónica y Fotos de STRATOVARIUS, GLORYHAMMER y DIVINE ASCENSION en Bilbao

Crónica y Fotos de STRATOVARIUS, GLORYHAMMER y DIVINE ASCENSION en Bilbao

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil

 

STRATOVARIUS

+ GLORYHAMMER + DIVINE ASCENSION

Viernes 23 de Octubre de 2015 – Sala Santana 27 – Bilbao

Pese a que los malos tiempos han quedado atrás y la nueva era de STRATOVARIUS se abrió hace ya unos años (fue en 2008 cuando Timo Tolkki se apeó de un barco que él mismo había capitaneado hasta ese momento y que estuvo a punto de hundir definitivamente), siempre se acogen los conciertos de STRATOVARIUS con incertidumbre. No solo se trata de la expectativa sobre un nuevo trabajo, sino de la acogida que la banda sigue teniendo cuando muchos ya saben que esto no volverá a ser lo mismo. Puede que haya para quien la magia de la época clásica se perdiera con la reestructuración de la banda, pero no dejan de tener un nombre de los grandes en esto del heavy metal melódico. Uno de los grupos que moldearon el power metal de corte europeo y que lo mantuvieron vivo durante los difíciles 90 para ser uno de los referentes del resurgir de finales de los 90 y llegar hasta nuestros días como una de las bandas más grandes del estilo. Las dudas ante el nuevo “Eternal” parecen quedar disipadas. Al menos parece que los nuevos temas gustan entre sus seguidores. Y con respecto a la acogida de sus fieles también fue una noche que cabe saldar con satisfacción. La sala distó bastante del lleno, pero hubo calor en el recinto para cuando los finesessalieron a escena.

Antes que a ellos veríamos a dos teloneros que merecieron mucho la pena. No siempre uno tiene suerte con las bandas acompañantes delos grupos principales, pero en esta ocasión GLORYHAMMER y DIVINE ASCESION fueron mucho más que simples convidados de piedra. Ambos realizaron notables actuaciones que fueron correspondidas por los presentes con merecidas ovaciones y el acompañamiento durante sus canciones.

Los australianos DIVINE ASCENSION abrieron la noche contagiando de ilusión a los presentes. Da gusto ver en vivo a una banda que sale a ganarse a un respetable que, en buena parte, les desconoce. El reto les hace crecerse cuando hay convicción en la propuesta y ellos la tienen. El metal melódico con voz femenina puede que no ofrezca gran novedad, pero poseen un puñado de canciones muy notables. Lástima que pagaran algún hándicap propio de unos teloneros, como que el teclado portátil no se escuchara durante “Dawn Brings No Mercy”, tema que abre su segunda y última obra hasta la fecha, “Liberator”. De esta también cabe destacar “Stronger” con un gran estribillo.

Transmitieron gran simpatía, fundamentalmente por parte de la activa vocalista Jennifer Borg, que no solo mostró una gran voz, sino saber estar en el escenario, ganando la respuesta de los presentes a cada una de sus peticiones. Pero esto cabe hacerlo extensible al resto de componentes, cada uno en su papel haciendo mucho más que el simple hecho de ejecutar estos temas. Transmiten y sienten lo que tocan además de tener un nivel musical bastante destacable.Todo ello el público lo valoró con plena justicia.

GLORYHAMMER contaron ya con una representación interesante de seguidores, generalmente muy jóvenes. Los escoceses se formaron en 2010 dela mano del miembro de ALESTORM Christopher Bowes y eso ya les hace no partir de cero. Aquí sin embargo, el estilo está bien alejado del folk metal, ya que es netamente power.

Llegaron a la sala Santana 27 de Bilbao desde un lejano planeta, con unos llamativos atuendos que les delataban. Y salieron a plantar batalla con un número de hasta nueve temas de sus dos discos editados hasta la fecha.

Pudimos comprobar rápidamente que había quien entre la concurrencia conocía bien estas canciones, aunque también al resto del público se lo metieron en el bolsillo. Y es que independientemente de toda la parafernalia que les adorna, son una portentosa banda en este estilo con un directo que además les hace salir fortalecidos.

Para ello cuenta con temas como “Rise Of The Chaos Wizards”, con el que abrieron la descarga, o el bailable “Universe On Fire”·. Perece ser que en su planeta también gusta la cerveza, como pudimos comprobar en la figura de su bajista antes arremeter con “The Hollywood Hootsman”. Y son capaces de representar en escena sus papeles, con lucha incluida entre Christopher Bowes y el vocalista Thomas Winkler en el final “The Unicorn Invasion Of Dundee”, utilizando superpoderes y todo. Sin embargo, con los presentes demostraron no ser unos visitantes hostiles, sino todo lo contrario. Tanto es así que su vocalista accedió gustoso a fotografiarse con todo el que quiso cuando una vez acabado el concierto se encontró entre la concurrencia sin apenas poder avanzar ante el acoso de personal. Síntoma del éxito cosechado.

Es difícil que STRATOVARIUS rebose, tras mil y una batallas libradas con su propia historia, la misma frescura e ilusión que esos grupos teloneros, pero tras los malos tiempos vienen defendiendo en directo sus viejos y nuevos temas con un revitalizante nuevo brillo. En esta ocasión venían a presentar su nuevo trabajo “Eternal”, con el que no se cebarían en exceso, dejando un importante hueco en el set list para repasar otros trabajos de toda la época de Timo Kotipelto en el grupo.

No cabe duda de que hay una predilección especial en la parroquia por sus temas máslongevos, diría que por la época previa a la entrada en el nuevo milenio. En este sentido es muy especial lo que se respira en el amiente cuando se interpretan temas como “Againts The Wind”, “Paradise” o “Black Diamond”, aunque a muchos se les seguirán quedando en el tintero multitud de canciones que marcaron probablemente la mejor época del grupo. El live “Visions Of Europe” editado en 1998 será la única forma de revivir aquellas sensaciones en directo, puesto que cada vez son menos los temas de los 90 que integran el repertorio de los fineses.

Tampoco es que ellos se estiren demasiado, dejando un set más bien rácano, con trece temas más solo de bajo y batería. Con más de 30 años de trayectoria creo que bien se les podría pedir algo más, puesto que temas antes fijos en sus conciertos como “Kiss Of Judas” o “Father Time” algunos los echamos mucho de menos.

En cualquier caso, el repaso a su trayectoria contó con representaciones de muy diferentes épocas. Por supuestoque hubo hueco para presentar “Eternal”, además con la banda funcionando a la perfección. Kotipelto se ha venido rodeando de músicos de indiscutible nivel en cada puesto. No vamos a presentar a estas alturas a Jens Johansson, superviviente de la vieja guardia en el grupo. Pero es que el resto de instrumentistas no se quedan atrás. Ya venimos conociendo a Matias Kupiainen a la guitarra, técnicamente intachable aunque pueda resultar algo frio en escena. Todo lo contrario ocurre con Lauri Porra, que aparte de ser un gran bajista se convierte en un segundo frontman. Se le ve sonriente y feliz, ocupando todo el escenario, apareciendo al lado de cualquiera se sus compañeros. Su solo de bajo aparte de servir para dar respiro a la banda, fue una demostración de su gran nivel. Por otro lado, Rolf Pilve se ha hecho con el puesto de batería con plenas garantías, y eso que sustituir a Jörg Michael dejaba el listón muy alto. Además hoy era el cumpleaños del actual batería de STRATOVARIUS, celebrado con champán en el mismo escenario y solo incluido. Kotipelto por su parte supo guardar muy bien el tipo en los viejos temas, tal vez aprendiendo con el tiempo a no intentar llegar a los tonos más altos cueste lo que cueste, sino guardando cuando hace falta.

Si en esas viejas canciones superó la prueba, en las nuevas se le vio cómodo. Así ocurrió en “My Eternal Dream” con el queabrieron, aunque no tardarían en llegar temas de otros tiempos, como el himno melódico “Eagleheart”, que pese a pertenecer a una época de declive sigue teniendo una chispa muy positiva.

También tiene gancho “SOS”, muy bien recibido por el público al que la banda seguía ofreciendo una alternancia de viejos y nuevos temas que parecían contentar al respetable. Y es que encajan perfectamente los actuales “Lost Without A Trace” o el progresivo “TheLost Saga”, donde la banda muestra su facetamás elaborada. Siempre han poseído temas con estribillos muy directos, pero cuando se explayan de esta manera siguen causando admiración.

“Phoenix” puede que no sea de los clásicos que de primeras se le venga a la mente de sus seguidores, pero la fuerza que tiene la convierte en un cañonazo en directo. Y uno de los nuevos con papeletas para perdurar en el tiempo es “Unbreakable”, con un gran estribillo y además muy representativo de los actuales STRATOVARIUS.

Por supuesto que la gente quería más y la banda le ofreció tres temas una vez hecha la falsa despedida habitual de los conciertos. Siempre emotivo resulta “Forever”, su gran balada que para contentar a todos siempre deberíacaer. “Shine In TheDark” fue la última ofrenda de su nueva obra, antes de despedirse con el himno “Hunting High And Low”, que si bien pertenece a una época no tan añeja, adquirió rápidamente un estatus de clásico que jamás perderá.

Solo había que escuchar el clamor en que convirtió a la sala. Pero faltaron algunos temas más para que el eco de la actuación de los fineses fuera más rotundo. Creo que con su trayectoria y una vez superados los momentos más convulsos de su carrera es algo que se les puede pedir.

Texto: Antonio Refoyo (www.lamiradanegra.es)

Fotos: Mari Jose Martin (www.lamiradanegra.es)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 


Galería de Fotos:

 

DIVINE ASCENSION

 


 

GLORYHAMMER