Inicio Conciertos Crónica y Fotos de GOJIRA y MOONLOOP en Barcelona

Crónica y Fotos de GOJIRA y MOONLOOP en Barcelona

0
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

GOJIRA

+ MOONLOOP

Jueves 15 de Julio de 2015 –  Sala Razzmatazz 2 – Barcelona

La evolución siempre ha estado presente en la formación capitaneada por los hermanos Duplantier. Desde que la banda publicara su debut "Terra Incognita" en 2001 su popularidad no ha dejado de crecer, posicionándoles en la actualidad como una de las bandas más exitosas dentro del panorama europeo gracias a la constante búsqueda de nuevos matices y estructuras que no han hecho más que dotar de contenido y personalidad a una propuesta cada vez más compleja y difícil de catalogar. A lo largo de su trayectoria la formación gala ha girado con pesos pesados de la escena internacional, compartiendo cartel con bandas como LAMB OF GOD, CHILDREN OF BODOM, MACHINE HEAD o METALLICA, lo que les ha válido el reconocimiento internacional y la posibilidad de descargar en los principales festivales del circuito internacional. Precisamente, si la memoria no me falla, sería dentro del marco del SONISPHERE 2009, compartiendo cartel con METALLICA, DOWN y SLIPKNOT, la penúltima ocasión en la que los de Bayona pisaron los escenarios de la Ciudad Condal. Desde entonces la banda ha experimentando un rotundo avance, publicando su último trabajo "L ´Enfant Sauvage", bajo los auspicios de la poderosa Roadrunner Redors.

Pese a estar encuadrada en mitad de semana y a tan solo unos días de la celebración del ROCK FEST, la primera sorpresa de la tarde sería la enorme cola que aguardaba pacientemente a que se abrieran las puertas del Razzmatazz 2, algo que nos hacia presagiar que el ambiente sería muy bueno y que el calor en la sala sería asfixiante. Pero antes de que los franceses hicieran acto de presencia tendríamos la ocasión de presenciar la descarga de MOONLOOP.

Ante una sala todavía poco concurrida los encargados de inaugurar la velada serían los barceloneses MOONLOOP, proponiéndonos una apuesta decidida por un death metal técnico y de corte progresivo, en el que se conjugan pasajes ambientales y fraseos de brutalidad extrema. Con su debut "Deeply From The Earth" ya muy rodado, un álbum que les ha permitido varias incursiones fuera de nuestras fronteras, MOONLOOP apostaron por ofrecernos un show en el que nos presentaron algunas de las composiciones que formarán parte de su próximo trabajo.

Respaldados sobre un sonido nítido y potente, y acompañados de un vistoso juego de luces la formación catalana presentó temas como la inicial "Megalodon", dejando claras sus excelentes dotes compositivas, alternando de forma magistral ambientaciones propias del doom con pasajes densos y apabullantes, trayéndonos al recuerdo el material de bandas como OPETH. Sin duda uno de los grandes baluartes de MOONLOOP es su vocalista y guitarrista Eric Baule quien, además de sorprendernos con su bipolaridad vocal, se hizo cargo de la mayoría de las partes solistas. Igualmente aplastante resultó el concurso de su base rítmica, formada por el batería Raúl Payán y el bajista Vic Granell, responsable de asentar los cimientos sobre los que el otro "hacha", Juanjo Martín, dibujó los amenazantes riffs de la hipnótica “Zeal”.

Pese a la apuesta decidida por su material más novedoso, lo cierto es que MOONLOOP consiguieron captar la atención del respetable, logrando que su show tuviera un buen nivel de intensidad, y más cuando el cuarteto se adentró en la camaleónica "Medusa", una composición que llevan ya tiempo presentando en directo y que personalmente creo que es de las que mejor puede definir la heterodoxa propuesta del cuarteto. Poco tiempo tuvieron los barceloneses para presentar sus temas, así que teniendo en cuenta la complejidad y la extensión de sus composiciones su show se vio reducido a tan sólo cuatro temas, siendo el elegido para echar el cierre "Strombus", que sería la única licencia que se permitieron al material contenido en su primer largo  "Deeply From The Earth".

Corta, pero muy intensa, la descarga de MOONLOOP pilló por sorpresa a más de uno que todavía no les conocía. El cuarteto barcelonés tiene previsto publicar su próximo trabajo antes de que finalice este 2015. Así que viendo la calidad de sus nuevas composiciones y el extraordinario potencial que atesora la banda habrá que estar muy atentos a sus próximos pasos.

Tras la descarga del combo catalán muchos fueron los que aprovecharon la pausa para tomar posiciones frente al escenario, de modo que a la hora prevista para el arranque de la descarga de los franceses el ambiente en la sala nos auguraba una actuación verdaderamente vibrante, y lo cierto es que GOJIRA estuvieron a la altura de las expectativas que había generado su visita.

Ante una sala prácticamente llena y con un escenario completamente sumido en la penumbra la descarga arrancaba con la implacable potencia de  "Ocean Planet", con la banda generando semejante caudal de energía que no tardó en contagiarse a una audiencia devota y entregada, que apoyó constantemente a los galos llevándolos en volandas hacia un incontestable triunfo. Como una máquina perfectamente engrasada y liderados por un impresionante Joe Duplantier, GOJIRA nos ofrecieron una auténtica exhibición de tablas y carisma, conectando en todo momento con sus incondicionales para firmar un arranque arrollador con piezas como " The Axe", que se convertiría en la  primera referencia de su último plástico "L’ Enfant Sauvage".

Con un sonido impecable y con un juego de luces poco habitual en los conciertos que se celebran en la sala mediana del Razzmatazz llegaría el momento de dar rienda suelta a la voracidad implacable de  "The Heaviest Matter Of The Universe". Sin abandonar el material de su tercer trabajo "From Mars To Sirius", que curiosamente fue el que tuvo mayor presencia dentro del repertorio de esta noche, llegaría el turno de la seminal "Backbone", que sería la responsable de desatar la euforia entre los presentes para convertir la pista en un absoluto infierno, con un mar de cuerpos corchando entre si, mientras sobre las tablas Jean-Michel Labadir se mostraba absolutamente intratable maltratando su bajo. El primer recuerdo hacia su primerizo "Terra Incognita" vendría de la mano de "Love", con la que nos permitirían recuperar el aliento para rápidamente someternos ante el desquiciante tramo final de “Remembrance”. El retorno sobre su material más reciente estaría marcado por  "L ‘ Enfant Sauvage", que fue presentada por Joe como "El Pequeño Salvaje", provocando una de las respuestas más entusiastas de la audiencia.

Un aspecto muy destacable del show de los franceses fue que optaron por un repertorio variado y muy dinámico, dando cabida a composiciones de todos y cada uno de sus lanzamientos. Así que la encargada de abrirnos la puerta hacia el material contenido en "The Way Of All Flesh", sería la monumental de "The Art Of Dying", que nos haría capitular irremediablemente ante su incesante catarata de imparables riffs. Tras ella era el menor de los hermanos Duplantier, Mario, sería el encargado de acaparar todas las atenciones a lo largo de un vistoso solo en el que el percusionista nos ofreció una buena muestra de sus recursos técnicos. Precisamente aprovechando sus poderosos redobles sus compañeros se le sumarían para centrar su objetivo sobre "Toxic Garbage Island", que marcaría un nuevo punto culminante dentro de un show repleto de agresividad y pegada.

Con la gente completamente desatada sería el propio Joe el encargado de juguetear con la melodía inicial de "Flying Whales", que se convertiría en una invitación para que toda la sala se pusiera a botar. Y es que aunque Joe no se mostró especialmente comunicativo con la audiencia, lo cierto es que el mayor de los Duplantier demostró tener un gran carisma y un perfecto dominio escénico, sabiendo manejar a su antojo el tempo del show. El único recuerdo que se permitieron a su segundo trabajo de 2003, "The Link", llegaría de la mano de "Wisdom Comes", que les servía para recuperar su faceta más cruda y extrema ante la apabullante respuesta de una sala que se entregó al máximo.

Los últimos destellos del potencial de los galos estarían protagonizados por  una doble ración de "The Way Of All Flesh", con una extensa versión de "Oroborus" y con la inevitable " Vacuity", que una vez más  volvía a poner la sala patas arriba. Con la gente demandando intensamente el retorno de los músicos sobre las tablas el cuarteto regresaría para poner el broche de oro a su descarga con el ritmo hipnótico y delirante de "World To Come" y los inquietantes desarrollos contenidos en  "The Gift of Guilt", que con el escenario completamente teñido de rojo rubricaría una brutal presentación.

Tras silenciarse los instrumentos el público fue el encargado de poner la banda sonora a la salida de los galos del escenario, coreando intensamente y  durante varios minutos el nombre de la banda mientras el cuarteto saludaba  desde el centro del escenario y prometía volver el próximo año presentando un nuevo trabajo.

Texto: Alfonso Díaz

Fotos: Carlos Oliver (www.facebook.com/Carlos.Oliver.Music.Photography)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.