Inicio Noticias Crítica del CD de THE POODLES – Devil In The Details

Crítica del CD de THE POODLES – Devil In The Details

1
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

THE POODLES  – Devil In The Details

 Discográfica: Gain Music 

 THE POODLES - Devil In The DetailsReconozco que me enfrenté a este nuevo disco de los caniches suecos con la reticencia de quien fue un gran admirador suyo en sus comienzos (tanto por sus dos primeros discos como por los buenísimos conciertos que se marcaban) y quedó bastante descontento con el rumbo que la banda estaba tomando, sobre todo con sus dos últimas obras “Performocracy” y “Tour de Force”, las cuales no terminé de digerir en su conjunto ni contexto.

A estas alturas uno ya no espera que se saquen de la manga un “Sweet Trade”, y ni mucho menos algo parecido al alucinante “Metal Will Stand Tall” con el que en 2006 -¡madre mía, han pasado nueve años ya!- alucinaran a propios y extraños catapultados por su aparición en las rondas finales de Eurovisión con “Night of Passion”, el temazo precursor de una de las obras más alabadas por crítica y fans dentro del hard rock melódico en el siglo XXI. Pero quitándonos la venda e intentando ver lo más objetivamente posible este “Devil in the Details”, la verdad que no estamos ante un mal disco, pareciendo retomar el pulso de la calidad allí donde se quedó a partir del irregular “Clash of the Elements” que ya presenciaba el cambio no sólo de guitarrista, sino también musical.

Hablando del guitarrista, creo que éste es el disco donde por fin descubro al señor Henrik Bergqvist como tal, haciendo unos grandes solos y con un tratamiento de su instrumento en la producción que realmente hace justicia al trabajo desarrollado, algo que echaba mucho en falta en THE POODLES desde la salida de Pontus Norgren.

En cuanto a la base rítmica, toca darle la bienvenida al recién incorporado bajista Johan Flodqvist, quien sustituye al saliente Pontus Egberg, nuevo miembro de la banda de King Diamond. Johan conforma una sólida base rítmica junto al batería Christian, dejando algunos retazos de buen gusto y su sello en la forma de encarar su instrumento.

Como mención individual final, he notado la voz de Jakob Samuel más rota de lo ya habitual en él; supongo que los años no pasan en balde. Sigue conservando ese registro tan peculiar como amplio, aunque dosificando esas estratosféricas subidas que antaño nos regalaba. En todo caso, sigue siendo ese compositor de buenas melodías tanto musicales como vocales que lidera con pulso firme la nave sueca.

Me gusta mucho el tema elegido para dar inicio, un potente “Before I Die” que deja muy buenas sensaciones desde el comienzo gracias al juego de atmósferas en estrofas (con la parte acústica de la voz y ese riff principal basado en palm muting intercalado con acordes) y un pedazo de estribillo donde la canción abre magníficamente. En contraste, tenemos “House of Cards” con un aire muy Hendrix en las guitarras y un “The Greatest” como primer medio tiempo de la obra jugando con ritmos (y ausencia de ellos), figuras de guitarra y unas melodías vocales donde Jakob lo borda. Canción que, por cierto, veo bastante influenciada por la etapa primigenia de U2. “Crack in the Wall” explota esa fórmula tan suya de riff machacón, sencillo y repetitivo, así como efectivo, en contraste a un estribillo híper pegadizo  que de primeras parece que poco tiene que ver con lo que le precede (y que tan bien les queda). A la hora del solo Henrik saca a relucir su duende a base de escalas propias del flamenco.

“(What The Hell) Baby” sorprende e incluso puede que sea objeto de comentarios detractores por parte de su público por el uso de sonidos más propios de la música electrónica que del rock, si bien a mí me ha encantado (de hecho de las que más del disco) y sin duda estamos ante un tema pegadizo que probablemente se haya producido de esta manera para intentar ayudarles a captar nuevos adeptos. Calmando los posibles ánimos adversos justo después tenemos un “Everything” que destila ese sonido tan característico en los suecos desde su primer disco. Con “Stop” tenemos un tema muy curioso, de sencilla estructura y base (algo en plan “Like no Tomorrow” y estribillo pegadizo aunque en tonalidad algo oscura. “Need to Believe” se basa en un riff de guitarra donde la herencia “Kashmir” de Led Zeppelin está muy presente, formando un medio tiempo más que interesante. Tras él encontramos un “Alive” que ha pasado por mi reproductor sin pena ni gloria, un tema bastante sencillito que poco destaca dentro de su idiosincrasia melódica pero con poco que aportar al conjunto.

En “Life Without You”, aun teniendo en cuenta que esta recta final decae algo en cuanto a calidad con lo que venía siendo el disco hasta ahora, rescato un interesante riff de guitarra, aunque creo que en la estrofa y estribillo se podría haber sacado más jugo al asunto. “Creator and Breaker” tiene una melodía pegadiza y un coro atrayente, poniendo la guinda un “Borderline” que juega con ritmos, velocidades y tonos, pero que de nuevo deja la sensación de que lo mejor estaba al inicio, pese al pedazo de solos de guitarra que incluye.

En definitiva, estamos ante un repunte de lo que había sido su carrera hacia la calidad que destilaban años atrás, aunque sin los niveles de sus dos primeros discos y con una recta final que no termina de ser tan redonda como la inicial. “Devil in the Details” se encuentra por encima de sus dos predecesores, devolviendo la esperanza hacia quienes fueron toda una revelación casi diez años atrás. Manteniendo esta forma de trabajar y la inspiración, el siguiente puede ser incluso mejor. ¡Esperemos que así sea!

J. José JiménezJ_Jose_Jimenez@RafaBasa.comTwitter.com

Lista de Temas:

  1. Before I Die
  2. House Of Cards
  3. The Greatest
  4. Crack In The Wall
  5. Baby
  6. Everything
  7. Stop
  8. Need To Believe
  9. Alive
  10. Life Without You
  11. Creator And Breaker
  12. Borderline

 

 

 

1 COMENTARIO

  1. Estoy muy de acuerdo con la crítica, aunque a mi los dos últimos discos sí que me llegaron a gustar bastante la verdad, pero bueno, sobre gustos… Yo también iba algo reticente en la primera escucha y aunque no es ni de lejos su mejor disco, sí que mantiene un buen nivel para mi y resulta muy válido. El disco va ganado poco a poco. Sobre lo que comentas de la voz rota de Jakob Samuel, también estoy de acuerdo, aunque espero que eso no signifique que está perdiendo voz, si no que se trate de una especie de evolución o algo así. Es de los mejores cantantes que conozco dentro de este género y me jodería que se echara a perder tan pronto…