Inicio Lanzamientos A-Z NIGHTMARE – The Burden Of God

NIGHTMARE – The Burden Of God

2
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
Century Media - DREAM THEATER
ANGELUS APATRIDA
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up
LORDS OF BLACK - Alchemy Of Souls, Pt. I
AC/DC - Power Up

 

NIGHTMARE – The Burden Of God

Discográfica: AFM Recods

NIGHTMARE - The Burden Of GodFormados en 1979, NIGHTMARE fueron consideradas una de las bandas pioneras del heavy metal en Francia, en sus primeros años su sonido estuvo muy influenciado por la N.W.O.B.H.M. y consiguieron facturar un par de trabajos muy notables como fueron "Waiting For The Twilight" y "Power Of The Universe", pero tras la edición de este último, la banda decidió separarse por diferencias musicales sobre qué dirección debían tomar sus nuevas composiciones. Tras permanecer prácticamente una década inactivos, en 1999 Jo Amore decidido volver a resucitar NIGHTMARE, dejando la batería para pasar a ser el vocalista y evolucionar el sonido inicial de la banda desde el metal tradicional al power metal de corte europeo, con esta nueva dirección y un line-up totalmente reformado publicaron "Cosmovision" en 2001, y desde entonces el combo francés ha seguido facturando discos de manera regular con obras como "Silent Room", "Genetic Disorder" o "Insurrection" en el 2009 con el que NIGHTMARE celebraron sus 30 años de carrera y que les sirvió para tocar en el festival de Wacken en su edición de 2010.

"The Burden Of God" supone su octavo trabajo de estudio, en el que NIGHTMARE continúan  la línea marcada en  trabajos anteriores, facturando un power metal melódico, en el que cada vez están más presentes los elementos sinfónicos, ya desde el incio con "Gateways To The Void", una intro extensa y grandilocuente, podemos observar como los franceses no se han cortado un pelo a la hora de introducir instrumentos de cuerda y teclados que ayudan a crear el entorno perfecto para situarnos ante un trabajo con un sonido rotundo y contundente que viene marcado por los aplastantes riffs que abren "Sunrise In Hell" junto a la batería de David Amore que marca el ritmo , para adentrarnos en un tema intenso donde los teclados están presentes creando un colchón perfecto para el desarrollo instrumental de ambos guitarristas, que nos conducen a unos estribillos muy melódicos que acercan la propuesta de los franceses a bandas como Firewind o Iced Earth,  un tema de apertura que lejos de ser el corte  rápido y rompedor que la mayoría de grupos utilizan para abrir sus trabajos, se concentra más  en la potencia, con un par de cambios de ritmos muy efectivos que ayudan a captar la atención del oyente desde el primer momento. A pesar de que la música de NIGHTMARE no destaca especialmente por la velocidad de sus guitarras,  es en la parte inicial del tema que da nombre al plástico "The Burden Of God", donde encontramos unos riffs directos y veloces, que rápidamente dejan paso a un tempo algo más comedido en el que la contundencia de la base rítmica de David Amore y Yves Campion, se funde con los teclados aportando altas dosis de melodía a un tema donde Joe Amore demuestra que sabe perfectamente cuando debe utilizar las tonalidades más agudas, pero sin llegar a mostrarse excesivo en ningún momento, y dejando espacio para los desarrollos instrumentales de Franck Milleliri y Matt Asselbergs.

Aunque en un primer momento podría parecer que un tema como "Crimson Empire", colocado en el tramo inicial del disco, puede llegar a bajar un poco la intensidad del mismo, lo cierto es que contiene unos riffs muy pegadizos que suenan a heavy metal de mitad de los 80, con un ritmo y una dureza que puede llegar a recordar en algunos momentos al material de Dio, con un Jo Amore que se muestra pletórico en su interpretación, haciendo crecer el tema, doblando su voz en la trepidante parte final. Mucho más denso con las guitarras pesadas fundiéndose con los teclados arranca "Children Of The Nation", una de las piezas más destacadas del disco, donde nuevamente vuelve a destacar la potente base rítmica, sobre la que los entrecortados riffs de guitarra se fusionan con los teclados, para dejar paso a un estribillo muy pegadizo que consigue forjar un tema con un aire épico que destila esa sonoridad tan característica del metal más clásico.

Con una introducción desconcertante arranca "The Preacher", un corte en el que NIGHTMARE dejan fluir su parte más sinfónica en la parte inicial, para dejar paso a los cortantes riffs de unas  guitarras que suenan pesadas, con mucho cuerpo, apostando en esta ocasión por una voz más rasgada y agresiva que da al corte una sonoridad bastante más oscura y tenebrosa, con los teclados sonando en segundo plano. "Shattered Hearts", es un medio tiempo en el que las guitarras acústicas se alternan con los riffs entrecortados creando unos cambios de ritmo que nos permiten pasar de pasajes tranquilos y sosegados a momentos más intensos que nos conducen a un estribillo muy melódico, un tema a modo de up-tempo, que nos permite ver la versatilidad de una banda madura, que sabe moverse perfectamente en diferentes registros dentro de un mismo tema.

Mucho más directa y agresiva resulta "The Doomsday Prediction", un tema rotundo sin excesivos adornos, simplemente alguna aportación de teclados que pasan prácticamente inadvertidos, diluidos entre la sonoridad agresiva de las guitarras y esas voces guturales que dan punch a un corte, donde los rápidos solos de guitarras aportan ese toque melódico que contrasta con la violencia sonora de un corte donde nuevamente Jo Amore vuelve a recurrir a sus tonalidades más agresivas, facturando una de las pistas más intensas y cañeras de este "The Burden Of God". Parece que Nightmare se han reservado la artillería pesada para la parte final del disco, así que el metal más cañero no se detiene en "The Dominion Gate (Part III), la que es sin duda la pieza más compleja de todo el disco, una extensa suite, con sugerentes melodías que evocan al Medio Oriente, en la que podemos encontrar momentos trepidantes y rotundos, protagonizados por unas guitarras que se doblan sonando supercontundentes junto al dueto que Jo Amore se marca con  una voz femenina, y donde también tienen cabida, pasajes sinfónicos con coros cantados en latín.

Después de los dos trallazos anteriores "Final Outcome", recupera a los Nightmare más melódicos, incluyendo algún elemento progresivo, junto a unas melodías vocales que ayudan al tema a sonar de forma convincente, pero que quizás, les ha quedado excesivamente floja si las comparamos con todo el contenido del disco.  Como bonus track los franceses han incluido "Afterlife", un nuevo trallazo power metalero, que conjuga los riffs potentes con los excelsos desarrollos instrumentales de Franck Milleliri y Matt Asselberghs.

Un disco muy completo en el que el power metal melódico con pinceladas de metal tradicional se funde con la grandilocuencia del sinfonismo y algunos guiños progresivos, permitiendo a NIGHTMARE seguir sonando de forma contemporánea y actual a pesar de sus más de 3 décadas de existencia, facturando un trabajo que para nada desentona con la trayectoria de su segunda encarnación que se inició tras su reunión de  1999.

Alfonso Díaz

Lista de Temas:

  1. Gateways ToThe Void (Intro)
  2. Sunrise In Hell
  3. The Burden Of God
  4. Crimson Empire
  5. Children Of The Nation
  6. The Preacher
  7. Shattered Hearts
  8. The Doomsday Prediction
  9. The Dominion Gate (Part III)
  10. Final Outcome
  11. Afterlife(BonusTrack)

 

 

 

2 COMENTARIOS

  1. Gran crítica, me da la sensación de saber exactamente lo que voy a encontrar en el redondo sin haberlo escuchado. Ahora que, acertadamente en mi opinión, habéis decdidido retirar las puntuaciones en las crítica permitidme que le de un sobresaliente a la review de Alfonso. Se nota cuando las cosas se hacen con mimo, profesionalidad e interés y no sólo por cubrir el expediente o, lo que es peor, con prejuicios adquiridos al trabajo o grupo a criticar.

  2. Pues qué queréis que os diga,esto de quitar las puntuaciones me parece que es como irse al cirujano a que le arreglen la cara a uno porque unos cuántos le llaman feo. Además me parece que es darle la razón a los que os critican de ser poco honestos y de favorecer a algunas bandas, cuando uno está seguro de lo que dice y piensa no ha de retractarse nunca. Por descontado así os ahorraréis discusiones, pero las puntuaciones, sean acertadas o no, son para los que no hemos escuchado un disco como el perro lazarillo para los ciegos. A mí me gustaba ver la puntuación y después si era más o menos acertada pues vale, pero me sigue pareciendo que a alguien a quién le gustan las coles de bruselas las deje de comer porque a la mayoría de mortales no nos gusten. En fin, que no me gusta que no puntuéis, pero bueno, es vuestra decisión y la aceptaremos. Salud y metal