Inicio Conciertos Crónica Concierto UZZHUAÏA en Valladolid – Crónica y Fotos

UZZHUAÏA en Valladolid – Crónica y Fotos

1
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
ROCK N ROCK - ROCK FEST BARCELONA 2019
LEYENDAS DEL ROCK 2019
RESURRECTION FEST ESTRELLA GALICIA 2019
ROCK N ROCK - ROCK FEST BARCELONA 2019

LEYENDAS DEL ROCK 2019
DOWNLOAD MADRID 2019
Madness Live!
DOWNLOAD MADRID 2019
Madness Live!
UZZHUAÏA
DOWNLOAD MADRID 2019
Madness Live!

Sábado 5 de Febrero – Sala Porta Caeli – Valladolid

Hay ocasiones en las que uno sale de una sala de conciertos con los oidos zumbando, la camiseta pegada a la piel por el sudor y sobre todo con la sensación de haber vivido una noche especial. Y este sentimiento, que se repite de manera inversamente proporcional al número de espectáculos al que uno asiste, es precisamente el que me acompañó a la salida de la Sala Porta Caeli de Valladolid el pasado sábado tras las dos horas que UZZHUAÏA estuvo sobre las tablas.

Se trataba de la cuarta ocasión en que la banda procedente de la Baja California y yo cruzábamos nuestro camino y aunque nunca me habían decepcionado, algo que no creo le haya sucedido a nadie, no era esta la oportunidad en que las tenía todas conmigo.

Coincido con el compañero que escribió la reseña de su último trabajo en rafabasa.com en que UZZHUAÏA, lamentablemente, tendrá siempre sobre sus espaldas la pesada losa de haber publicado uno de los discos definitivos de la historia del Rock en español (si, así de fuerte como suena) el impresionante Destino Perdición, en el que consiguieron aunar sus composiciones más acertadas, las letras y estribillos perfectos e incluso un trabajo de maquetación y art work que para si querría cualquier banda internacional. Y aunque su nuevo cd 13 Veces Por Minuto sea un disco casi sobresaliente la comparación es posible que les acompañe de por vida.

Sin embargo según avanzaban las horas y el reloj se aproximaba a la noche, los indicios eran mejores. Tuve la oportunidad de charlar con la banda antes de la prueba de sonido y su vocalista Pablo ya me adelantaba que venían con muchas ganas y una pequeña espina clavada de Ponferrada, el concierto del viernes que abría esta segunda parte de su gira de presentación, en el que tras un día entero de carretera se habían encontrado bastante cansados.

Además, y aunque la sala no se acabó de llenar, el ambiente era de fieles. Gente apostada en las primeras filas y venida de muchos puntos de la comunidad, algunos incluso repetidores de la fecha berciana, y muchas ganas de corear las letras y rendir pleitesía a los valencianos.

Quizás esta sensación de saltar al ring con el rival completamente entregado les hizo acrecentarse y salir a matar, y aunque el sonido inicialmente no fue el mejor a causa de la sensación de estar todo demasiado alto y algo confuso, también es verdad que te permitía, sobre todo en las primeras filas, sentir el puñetazo de los amplificadores en la cara.

Técnicamente estuvieron inconmensurables y el nuevo backline suena agresivo y grueso (tanto Israel como Alex lucen amplis George en esta gira) y de sus Les Paul rugieron riffs impresionantes como en la inicial 13 Veces Por Minuto o la veloz Desde Septiembre (ambas fueron las primeras composiciones en sonar).

Tocaron íntegramente su nuevo trabajo, que gana en intensidad en directo ya que se aceleran los tempos y los acompañamientos de acústicas y adornos secundarios quedan relegados por la inmediatez, de manera que composiciones como la inicialmente más lenta Maldito Fracasado pierden parte de su tacto más dócil y se convierten en canciones con una vertiente más angelina y sleazzy, más sucia y peligrosa (siempre que los he visto en directo me ha venido a la cabeza Junkyard por su actitud y sonido), igual que le ocurre a Ante La Tempestad (uno de los momentos álgidos de la velada con solo de Talk Box incluido).

Además UZZHUAÏA ofrecen visualmente un espectáculo completo y es difícil dirigir la vista hacia un solo componente, ya que desde la pegada agresiva y milimétrica de Jose a la batería, con su peculiar forma de tocar con los timbales planos, como Alvaro al bajo, con un sonido metálico y distorsionado muy en la onda de Nikki Sixx y una pose más dura y distante, construyen una base rítmica capaz de sostener las canciones en las que los dos guitarras intercambian riffs y solos e incluso doblan melodías y punteos. Además en esta gira montan en el frente del escenario una pequeña plataforma a la que se van subiendo alternativamente acentuando la cercanía con las primeras filas y permitiendo una interacción mucho más fluida

Pero el elemento diferenciador de esta banda con todas las que han surgido en el género en estos últimos años es sin duda la voz y presencia escénica de Pablo Monteagudo, un frontman de los de la vieja escuela que además de tener una voz privilegiada en cuanto a tono y resistencia (estuvo arrollador en la dura O.C.K en su versión en directo sin Hammond en el tramo final del show, o en la apoteósica Blanco y Negro con la que bajaron el telón), domina el espacio central de las tablas con naturalidad y sabe captar la atención con su acústica, pandereta, repartiendo bourbon a las primeras filas y camuflándose en un discreto segundo plano cuando son los demás quienes ocupan su porción de protagonismo.

Basaron su repertorio, además de en 13 Veces Por Minuto, en el ya clásico Destino Perdición del que no pudieron dejar composiciones como la hímnica Nuestra Revolución, la intensa Cuando Ya No Quede Nada o el homenaje a su ciudad Baja California y tan solo Enero, La Cuenta Atrás y la intensa Perdido en el Huracán representaron a su "Disco Blanco", dejando de lado su clásica versión de La Chispa Adecuada de Los Heroes y sustituyéndola por un tema de The Wildhearts y varios extractos de canciones de GNR y Metallica.

¿Qué es lo que UZZHUAÏA necesita para dar el paso que les convierta de grupo casi de minorías en una banda vendedora y mainstream?. Probablemente sea tan solo un poco de suerte en forma de compañía discográfica que apueste fuerte por ellos o un golpe de fortuna en forma de spot publicitario o agencia de Management que les meta en una gira importante porque las capacidades musicales de los valencianos están fuera de toda duda. Tienen grandes composiciones, actitud, juventud, solvencia demostrada en el escenario, un componente visual importante, cercanía con sus seguidores (no abandonaron el puesto de camisetas hasta que el último espectador se marchara con sus "necesidades de fotos y autógrafos" bien servidas), y sobre todo las ideas claras en cuanto a los pasos a dar y la filosofía a mantener en la banda.

Probablemente, y como ellos mismos dicen en una de sus canciones "Apostar por el Rock and Roll sea la peor opción" en estos tiempos de consumo musical rápido y sencillo pero no creo que nos podamos permitir el lujo de renunciar a una banda de este calibre en un país tan necesitado de buenas formaciones.

Esperemos que tengan la suficiente paciencia, y las fuerzas necesarias, para alcanzar su objetivo y seguir engrandeciendo su nombre mientras siguen devorando los escenarios de todo el estado. De momento seguiremos disfrutando de más veladas como la del pasado sábado, es decir, oídos reventados, camisetas sudorosas y sonrisas en el rostro. Es decir, de noches de auténtico Rock And Roll.

Texto y fotos: Fran Cea

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.


Galería de Fotos: