Inicio Lanzamientos A-Z CANDLEMASS – Death Magic Doom

CANDLEMASS – Death Magic Doom

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up
ALDEARAAN
AC/DC - Power Up

Hablar de CANDLEMASS es hablar con palabras mayores. Es hablar de constancia, de creer en uno mismo, de tesón, de persistencia y resistencia al paso de los años y las modas. Probablemente todos estemos ya un poco hartos de escuchar a grupos que no dejan de autoproclamarse los padres del doom metal, y sí, CANDLEMASS es uno de ellos, y no, no tengo ni la más remota idea de si los suecos fueron los creadores del género, lo fueron TROUBLE, CATHEDRAL, los SABBATH, a Conchita Piquer, pero lo que sí que tengo más que claro es que los de Leif Edling son, de con mucho, una de las primeras bandas que se nos vienen a la mente nada más escuchar la palabra “doom” y a buen seguro una de las bandas más reconocidas y reputadas del género, reconocimiento que se han ganado por mérito propio, pues son ya más de veinte años en la brecha de uno de los géneros menos comerciales que ha existido nunca.

Su mérito además, y desde mi punto de vista, es mayor aún, pues con la marcha del carismático Messiah y la inclusión de Robert Lowe consiguieron salvar un ‘match ball’ que convirtieron en resto directo con la edición de “King Of The Grey Islands”, una obra maestra que lejos de enterrarles musicalmente y relegarles al olvido por la marcha del estrambótico y sempiternamente ensotanado vocalista les volvió a colocar entre los más grandes del género, curiosamente tras unos dos últimos trabajos con Messiah que, a título personal, bajaban un poco el nivel del resto. Con Robert Lowe CANDLEMASS han resucitado. CANDLEMASS necesitaba a Lowe y Lowe necesitaba a CANDLEMASS, puesto que aunque SOLITUDE AETURNUS era una gran banda con reconocimiento sobre todo en los EEUU, tuvo que resultar muy frustrante ver como una obra maestra del género como su último “Alone” se perdía en la vorágine de lanzamientos mensuales sin pena ni gloria.

Ahora la pequeña duda solo residía en si iban a continuar con la excelente línea musical inaugurada con “King Of The Grey Islands” o si por el contrario se iban a desinflar, algo improbable y que, por supuesto, no ha sucedido. CANDLEMASS son los reyes del doom metal épico, y con “Death Magic Doom” nos lo vuelven a demostrar. Se trata de, “sorpresa”, una joya de doom metal épico en la línea de su predecesor y en la línea musical también de lo que viene siendo toda su carrera discográfica, y es que CANDLEMASS solo saben hacer una cosa, esto, pero a la luz salta que nadie lo hace igual que ellos.

Matizando un poco, “Death Magic Doom” es un disco que maravillará a los fans de siempre del grupo, un disco denso, agónico por momentos, tenebroso, teatral a menudo gracias a la sobresaliente interpretación de un Robert Lowe que igual que en su debut se sale por todos los lados, lleno de atmósferas, riffs pesados, voces de funeral, claras y amenzantes, aunque en general puede decirse que es un disco quizás un poquito más accesible que “King Of The Grey Islands” en lo que a variedad se refiere, pues se aprecia la influencia del EP intermedio “Lucifer Rising”, que ya nos mostraba a unos CANDLEMASS que no se limitaban al tempo cansino (en el buen sentido de la palabra) típico del doom, sino que se atrevían incluso a componer temas más rápidos, riffs cabalgantes y canciones más “vivas”, como hacían los BLACK SABBATH de Dio, sin ir más lejos, con temas para todos los colores (sin tanta variedad entre temas, claro, que nadie se espere un “Neon Knights”, pero os hacéis a la idea con temas como la propia “Lucifer Rising”, que sorprendió mucho hace algunos meses…).

Estamos además ante un disco algo más corto en lo que a duración se refiere, y entre eso y que como decía podría resultar algo más variado y accesible por sus temas, se puede decir que “Death Magic Doom” tiene alguna que otra diferencia con su predecesor y que es, simplemente, la continuación lógica de “King Of The Grey Islands” y “Lucifer Rising”, un disco sobresaliente en su composición, ejecución y producción hecho para los fans, dándoles exactamente lo que quieren y que además es lo que mejor saben hacer, doom del bueno. “I I Ever Die” es uno de esos temas que veo más cercanos a “Lucifer Rising” que otra cosa. Un inicio del disco poco doom, a medio tiempo, heavy, con sugerentes estrofas y unas guitarras y voz cambiantes en un tema bastante más directo de lo que los suecos nos tienen acostumbrados.

“Hamer Of Doom” habla por si sola. Aquí ya sí reconocemos a los suecos en su máximo esplendor, un tema 120% made in CANDLEMASS que bien podría acabar convirtiéndose en un clásico del género, pues lo tiene absolutamente todo. “The Bleeding Baroness” tiene un inicio también muy tenebroso como el de “Hammer Of Doom”, aunque luego se mueve más dentro de un doom más ‘allegro’, en las estrofas y vuelve al doom asfixiante en su estribillo, con una parte vocal por cierto hasta pegadiza. “Demon Of The Deep” destaca por ser otro tema sumamente pesado y fúnebre, lleno de guitarras chirriantes, tirando mucho de palanca, con estrofas casi acústicas y estribillo ultra pesado, donde ocasionalmente Lowe incluso fuerza más de lo que le habíamos oído hasta ahora. “House Of Thousand Voices” es el corte que menos me ha gustado, el más largo, y el que quizás más me ha dado la sensación de repetición y simpleza, haciéndose algo pesado por momentos. Aun así los solos son una maravilla, así como las esporádicas apariciones del teclado, que le aportan un toque único y muy acertado.

“Dead Angel” es, con mucho, el corte más diferente del disco. Es además, paradójicamente, el tema más corto del disco, inusualmente corto para tratarse de los CANDLEMASS actuales. Poco más de cuatro minutos de duración que dan para un tema rápido, muy rápido para tratarse de los suecos, amenazador en sus heavys estrofas, muy en la línea “Lucifer Rising”, y con un estrubillo sorprendente que se hace hasta pegadizo. Cerrando el disco topamos con “Clouds Of Dementia”, otro ABC del doom marca de la casa a ritmo de cámara lenta, uno de esos temas con los que se hace difícil respirar y donde se recrean en las funestas melodías una y otra vez, para terminar con “My Funeral Dreams”, uno de los mejores cortes del disco con diferencia, lento y misterioso al comienzo, lo que ha sido una tónica bastante repetida, para acabar desembocando en unas muy buenas guitarras y estrofas, aunque si tengo que quedarme con algo sería con las letras y por supuesto el estribillo, que podría acabar convirtiéndose también en carne de directo.

Poco más que añadir, salvo que CANDLEMASS, más vivos e inspirados que nunca, lo han vuelto a hacer, y nos regalan un compendio de grandísimos temas reconocibles 100% del mejor doom épico que nos podamos imaginar. No defraudará a nadie.

Jorge del Amo Mazarío (jorge_del_amo@rafabasa.com)

Lista de Temas:

  1. If I Ever Die
  2. Hammer Of Doom
  3. The Bleeding Baroness
  4. Demon Of The Deep
  5. House Of 1000 Voices
  6. Dead Angel
  7. Clouds Of Dementia
  8. My Funeral Dreams