Inicio Entrevistas LOS SUAVES – Charly habla del futuro de la banda, unos días...

LOS SUAVES – Charly habla del futuro de la banda, unos días antes del LEYENDAS

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
Los Suaves
ALDEARAAN
ALDEARAAN
ALDEARAAN

LOS SUAVES, una de nuestras bandas de rock más queridas, admiradas y respetadas, están de actualidad porque, presuntamente (y esto lo digo tras lo que nos explicó Charly en la entrevista), el guitarrista Alberto Cereijo abandonará el grupo a finales de Agosto, una vez que la banda finalice sus compromisos veraniegos. Con esto se abren muchos interrogantes y había muchas cosas de las que hablar con Charly, el simpático bajista y único miembro original que queda en la banda junto a su hermano, el inefable Yosi. Cómo es cierto que hace tiempo que no teníamos noticias de ellos, y con la mirada puesta en su concierto del Leyendas, estuvimos una hora charlando amigablemente con Charly, en una entrevista que pretendía ser sobre la actualidad pero que muy pronto derivó en la historia de la legendaria banda de orense. Muchas anécdotas, sinceridad a raudales (así da gusto) y simpatía al máximo para una entrevista realmente interesante y entrañable. Fue un auténtico placer el compartir una hora de charla, por teléfono, en este caso, con Charly, y aquí tenéis el resultado de la conversación.

– Hola, Charlie, ¿qué tal, cómo estás?

Charlie.- Bien, aquí estamos, con mucho calor después de unos días de lluvia pero muy bien.

Imagino que la actividad de LOS SUAVES en Julio y Agosto está siendo importante, ¿no?

Charlie.- Sí, además, ya sabes que cuando se monta una gira por España casi siempre son fines de semana, aunque puede haber algún concierto entre semana pero casi siempre es viernes o sábado. Fuera de España se suelen hacer conciertos seguidos cada 3 o 4 días, aunque sea en salas pequeñas, pero en España es distinto, y siempre ha sido así, y por eso en verano siempre se aprovecha para tocar más, dónde puedes, en cualquier sitio, fiestas de barrios, pueblos… y la actividad es más intensa en verano porque además se puede tocar al aire libre… En invierno intentamos sobrevivir de otra manera, tocando en locales más pequeños, discotecas… pero en verano es carretera y carretera, jaja.

Charlie de Los Suaves

– Yo quería centrar esta entrevista en la actualidad de LOS SUAVES pero también hablaremos de asuntos relacionados con la historia de la banda… Y dentro de la actualidad más inmediata, todos sabemos que, al terminar el verano, presumiblemente Alberto Cereijo, uno de los miembros más importantes se marchará de la banda, como anunció el mismo hace un par de meses. Me imagino que todo sigue igual, ¿cómo están las cosas al respecto?

Charlie.- Sí, Alberto lleva en la banda desde el año 89, que son ya 18 años, incluso ya había hecho antes algo con nosotros en el tercer LP, “Ese día piensa en mí”, dónde hizo el sólo de “No puedo dejar el rock”, y ya con la idea de que, en cuanto se fuera cualquiera de los dos guitarristas que había entonces, entrase. Y para él con los años que tiene, 38. llevar casi 20 en la banda es toda una vida.

Alberto tomó la decisión de dejar el grupo en Septiembre y bien, vale, es algo que está ahí pero no es una decisión inapelable digamos, como por ejemplo cuando se marchó Moncho, el anterior guitarra, que directamente dejó la música, vendió todo su material y lo dejó por completo porque estaba harto y ya está, y así no puedes convencer a nadie. Es que el que alguien deje un grupo siempre es duro, digo gente importante en una banda, músicos con personalidad, porque luego están los caprichosos que no ven otras historias y ya está, pero Alberto no es que se vaya en Septiembre por un enfado tipo “te he visto con mi novia en la cama”, yo que sé. No, es un enfado que se puede hablar y es que si alguien dentro del grupo que crea ese pequeño malestar (se refiere a Yosi, que es con quien Alberto tiene el problema) cambia de actitud pienso que Alberto mantendrá su continuidad en el grupo. Claro, hay que esperar a Septiembre, hay que esperar que eso se solucione o no… y si no, Alberto como persona adulta que es, ha tomado una decisión pero no es ni drástica ni irreversible . Simplemente hay cosas que no le gustan y que si no cambian se va. Entonces, si se arreglan esas cosas que no le gustan, que se están arreglando, pues a lo mejor en Septiembre hay continuidad. Por tanto no es una decisión irrevocable porque él ha puesto un plazo y ya se podía haber marchado taxativamente en Diciembre del año pasado o en enero cuando ya lo pensaba. Entonces, yo espero y tengo confianza en que Alberto recapacite pero yo no soy tampoco el dueño del mundo… que si no el mundo andaría de otra manera y LOS SUAVES también, jaja.

– Imagino que tú no eres la persona que tiene que cambiar ciertas actitudes para que Alberto recapacite y reconsidere su decisión…

Charlie.- Claro, claro, aunque tampoco tengo la capacidad de decisión pero por el bien del grupo las cosas deben arreglarse. Es que tú comienzas una historia en la que pones muchos sueños, muchas ilusiones, pero el trabajo no lo vendo como algo meritorio porque siempre lo he hecho con todo el cariño y con el derecho que todo el mundo tiene a comerse el mundo, ya sea una utopía o una falacia pero yo siempre he creído en las utopías. Entonces, que todo se vaya rompiendo por una cosa de esas me entristece mucho… Y si yo fuera el responsable, desde luego no dejaría que las cosas tomaran ese cariz. Pero bueno, la situación es ésa y Alberto cuando llegue Septiembre, si no hay cambios de actitud y tal, probablemente lo deje… De todos modos, yo le conozco, he compartido muchas horas con él, mucho dormitorio de hotel, y sé cómo es y os aseguro que no hay maldad en él en absoluto. Evidentemente no tiene sentido del humor, jaja, pero para eso ya estoy yo que lo tengo por él y por alguno más… las “carayadas” son cosa mía, jaja. Pero Alberto es una persona noble y comprometida, que es lo que yo le pido a la gente con la que me rodeo, ya sea a nivel de la música o en mi vida personal.

– Entonces, a día de hoy las cosas están como están, en principio Alberto se marcha pero…

Charlie.- Exacto, es llegar Septiembre y ya veremos. Es que hay que conocerse mucho también para que una persona diga “yo esto lo dejo”…

– Sí, sería fantástico que Alberto reconsiderara su idea o que a lo mejor esté tres o cuatro meses fuera y luego diga “oye, que lo he pensado mejor y quiero volver”…

Charlie.- Sí, también puede ser y yo no lo descarto porque él dice que LOS SUAVES son su vida pero claro, él también mira su futuro y su historia y hay cosas que no le gustan y cuando estás incómodo pues necesitas cambiar… Mira, yo te digo una cosa, hay gente que está en un trabajo que es, como yo lo llamo, “el salario del miedo”, y estás aguantando cosas y al final la gente se convierte en el felpudo de algún jefe por miedo a perder su empleo, su salario, pero es que cada persona tiene su punto de vista de las cosas y tiene que actuar según mejor le parezca. Entonces, en todos los grupos hay muchas historias que hay quien las soporta y quien no, y Alberto en un momento dado ha tomado una decisión pero que a mí me apena porque Yosi me ha comentado alguna vez que por edad, ganas y tal, ya está pensando en la retirada pero que todavía 3 o 4 años seguirá seguro… aunque bueno, eso se puede alargar porque mientras estén los ROLLING cualquiera tiene derecho a estar hasta que no se separen ellos, jaja, aunque cada vez son más ROLLING y menos STONES, pero bueno. Es que ahora se dejan hasta censurar las letras para entrar en China o tocar en el intermedio de la Superbowl así que prefiero dejarlo ahí pero ya les vale… Es que lo que representaban, la rebeldía y tal ya no está, y no tienen nada que ver lo que son actualmente con lo que ellos luchaban y defendían… Pero volviendo a LOS SUAVES, es una pena que para 3 años que nos pueden quedar no podamos hacer un final feliz cojonudo como me gustaría. Si finalmente Alberto se va, podemos terminar bien pero seguro que no es lo que yo esperaba.

– Es que, si finalmente se marcha Alberto, y aunque vosotros tengáis intención de seguir, la cosa cambia muchísimo con respecto a la banda, la gente… e imagino que tendréis que plantearos ciertas cosas.

Charlie.- Claro, claro, eso es así. Es que LOS SUAVES han pasado épocas muy críticas en su historia, pero esto fue en el 84 hasta el año 87, por ejemplo, que el grupo se iba a tomar por culo pero entonces teníamos las ganas, la fuerza de la juventud. Entonces no nos importaba seguir buscando gente, pidiendo favores… pero claro, es que te quedaban 25 años por delante y ahora las cosas son diferentes. ¿Que lo podemos hacer?, pues claro, y es que el mundo sigue y no espera por nadie… Es que yo flipo cuando la gente se echa las manos a la cabeza porque falte alguien. Faltó Einstein y el mundo giró igual, faltó Jesús como hombre y el mundo giró igual, y Leonardo Da Vinci y quien sea. Entonces, el mundo tira “p’alante” y se puede hacer, pero es una lástima e incluso un coñazo el tener que ponerte otra vez a estas alturas a buscar gente. Yo ahí estoy haciendo un trabajo de campo duro e intentando limar asperezas… antes le metía una amiga en la cama pero ahora se la dejo compartir si quiere, jaja… Pero bueno, hablando en serio, es una decisión de él y ya veremos lo que pasa. Ojalá que se arregle pero hasta Septiembre también es anticipar situaciones que hasta ahora sólo está puesto en una página web, la de Alberto, y ya está.

– Estoy contigo, a ver si se arreglan las cosas que es lo que todo el mundo está esperando… De todos modos, ¿os habéis imaginado, os habéis planteado en algún momento unos SUAVES sin Cereijo? ¿Habéis pensado en alguien que le pudiera sustituir si finalmente se marcha?… porque también se fue Moncho que llevaba muchísimos años en la banda y Fernando le sustituyó perfectamente…

Charlie.- Claro, ése es el tema, nadie es imprescindible pero el problema es que seria una lástima. Yo personalmente conozco el valor de Cereijo dentro del grupo porque, aparte de guitarrista, está su trabajo como compositor, arreglista y tal. Fernando a día de hoy está al mismo nivel que Alberto pero el problema es que te viene ese desánimo de que después de tantos años cambien las cosas… Es que incluso de alguna manera podían funcionar LOS SUAVES hasta como trío, y supongo que si Yosi sigue de cantautor o lo que sea en su momento, pues tendrá su gente que le seguirá pero tampoco será lo mismo… También es una pena sobre todo porque Cereijo es un guitarrista que, además de su técnica, nunca toca ejercicios en directo de los que hace en casa sino que habla con las notas musicales, hace frases con la guitarra al igual que hace Yosi con las palabras, y no hace escalas arriba y abajo de guitarrista virtuoso, que cada uno en su casa lo puede hacer mejor o peor, más o menos rápido y luego lo repiten en los sólos, pero Alberto no hace eso sino que directamente te está hablando con el sonido de la guitarra, con sus notas.

Entonces, ahí hay un trabajo arduo y duro, no hay sólo improvisación o locura “tira p’alante porque tu técnica te lo permite”, ¡no!, te está contando historias con la guitarra. De ahí que algunos músicos sean realmente buenos pero no transmiten y ahí está el carisma de Alberto, que sin hacer virtuosismos de más en directo, transmite todo. Yo sé que hay guitarristas que en directo sólo hacen ejercicios aprendidos en casa bajo un método, pero son muy fríos porque no dicen nada… Entonces, con Alberto pasa que tienes un guitarrista técnicamente de la ostia, además tienes otro guitarrista cojonudo, que es Fernando, y que ya se permiten hacer duetos entre ellos de la dificultad que ellos mismos puedan crear.

Por ejemplo, cuando estaba Moncho me acuerdo que le decía a Alberto: “no me hagas cosas difíciles que no puedo hacerlo, tío, yo soy rítmico”, jaja. Esto no era ni malo ni bueno, era guitarrista rítmico y ya está, pero ahora tenemos un nivel de guitarristas supremo, y encontrar a alguien como Alberto y que pueda seguir trabajando tan bien con Fernando como hasta ahora pues muy difícil. Por otro lado, evidentemente guitarristas encuentras y la banda sobrevive, pero es una lástima por eso, por esa última subida que queda, el terminar ésta última carrera, ahora que estemos en época de Tour, que se queden las cosas a medias o mal terminadas es un poco “coitus interruptus” a una historia que realmente es muy hermosa.

Charlie de Los Suaves

– Para cerrar el capítulo del tema de Alberto Cereijo en este caso, quiero que me comentes con tus propias palabras sobre lo que piensas que aportó y ha aportado musicalmente a la banda desde “Maldita sea mi suerte”. A mi modo de ver, hubo un salto de calidad importantísimo pero me interesa que me digas qué pensáis LOS SUAVES sobre esto.

Charlie.- Sí, estoy de acuerdo, se puede decir con palabras pero yo creo que el mejor ejemplo está en el “San Francisco Express”. Ya también el “Santa Compaña” y demás, pero sobre todo escuchando ese disco te das cuenta de la evolución de la banda, de la propia evolución de Alberto como guitarrista y el paso de un muy buen guitarrista a un instrumentista adulto y maduro. Ahí hizo un trabajo feroz y muy denso, y fue dónde Alberto Cereijo mostró todas sus capacidades, además de como compositor y arreglista.

A lo mejor puede parecer hasta una impertinencia pero yo creo que Alberto convirtió a LOS SUAVES en otra cosa, de un grupo encantador, ingenuo y roquero de los 80 en algo más maduro, una banda musicalmente excelente, y nos hizo afrontar con mucha dignidad el paso del tiempo… Para mí Alberto representa, por ejemplo, el escuchar el que para mí es el mejor disco, que es el primero de LOS SUAVES, al que para mí es el segundo mejor, que es el “San Francisco Express”, que es la misma banda, con el mismo espíritu, pero algo totalmente diferente, con un nivel y una calidad impresionante. Para mí ésa es la diferencia, y por el medio encontramos a un Cereijo que está creciendo, que está aprendiendo, pero guste o no guste, e incluso aceptando que pudo cambiar en parte el estilo de LOS SUAVES, la obra rotunda de Alberto como músico total es “San Francisco Express”, de eso no cabe duda… Es que, aunque suene a pedantería, Alberto nos convirtió en un grupo con un nivel 100% internacional, por mucho que gusten LOS SUAVES de la primera época, que a mí me encantan, pero con Alberto la banda pasó a otro nivel.

– Sí, es que es una pena a este respecto que con las letras de Yosi la banda no pueda salir fuera, porque las letras en inglés no funcionarían, pero musicalmente e instrumentalmente el nivel de LOS SUAVES es altísimo desde “Maldita sea mi suerte”…

Charlie.- Por supuesto, pero te digo más y soy más valiente, si Yosi supiese inglés, esas letras enganchan. Es que vamos a ver, si aceptamos a Tom Waitts o a Nick Cave, ¡o a Lemmy!, ¿porqué no iba a valer la voz de Yosi si supiera inglés?, porque esas letras entran, seguro. Es que no puedes abstraerte, aunque seas de otra cultura, a quedar enganchado con los textos de Yosi… Yo personalmente tengo muchos discos en inglés pero no sé decir nada, y me encantan porque para mí la voz nunca ha sido el instrumento principal de un grupo, es un instrumento más pero no es prioritario, por eso me gustan algunas cosas de jazz por ejemplo. Por eso digo que con letras en inglés y la calidad de la banda podríamos funcionar en cualquier parte del mundo, de eso no tengo duda.

– Me hablabas de “San Francisco Express” y yo estoy de acuerdo contigo en que supone el punto álgido musical de la banda, aunque claro que a una persona le puede gustar más un disco u otro, pero creo que casi todos los fans de la banda pensamos que es el mejor disco, objetivamente hablando, de LOS SUAVES.

Charlie.- Sí, ya te digo que a mí me encanta el primero porque, aparte de los temas, tiene ese encanto, esa ingenuidad y trabajo que ya no le pones a los discos. Es que después de la ese primer disco ya vienes siempre envejecido, ya vienes de “cascarrabias marisabidillo”, jaja…

– Lo que te decía es que creo que, especialmente desde “Ese día piensa en mí” y “Maldita sea mi suerte”, la banda fue subiendo un peldaño de calidad y de éxito disco a disco,, y es obvio que en “San Francisco Express” tocasteis techo a todos los niveles después de lo que supuso “Santa Compaña” y el directo triple “¿Hay alguien ahí?”…

Charlie.- Sí, sí, por supuesto que sí.

– …Y a partir de ahí yo soy de los que piensan que la calidad de la banda ha ido bajando disco a disco. Es mi opinión, eso sí, que quizás haya fans más jóvenes que adoren los tres últimos discos, pero pienso que esos discos están por ya por debajo. Te lo digo desde fuera, ¿cómo lo veis vosotros?

Charlie.- Te lo explico, es que no pretendíamos tampoco esa continuidad. Quiero decir que se hizo “San Francisco Express” a modo de disco supremo, es cierto, pero también se hizo con calma, con tiempo… e hicimos un álbum muy contundente, con guitarras muy pesadas y es un trabajo denso, no es fácil de escuchar… pero no pretendimos seguir por ese camino con “Víspera de todos los santos”, por ejemplo. Es como cuando alguien nos pregunta ¿pero porqué no sonáis como en los 80?, ¡joder!, porque ni tú ni yo somos como en los 80. El tema es que no se trataba de decir, “vale, encontramos la piedra filosofal, sigamos por ahí”. Con “San Francisco Express” fuimos más perfeccionistas que nunca, hubo un trabajo arduo a todos los niveles, y además contamos con más tiempo que nunca, no tuvimos esa problema de la inmediatez que quizás no nos permitió rematar perfectamente alguno de los discos anteriores. Esta vez hubo muchas más horas de local de ensayo, de grabación, de preparar los temas, de arreglos… bueno, se hizo. ¿Después?, pues hay momentos interesantes porque en los tres discos posteriores hay cosas buenas pero hay que tener en cuenta que todas las bandas tienen altibajos, es normal.

– Está claro, es que no puedes hacer siempre obras maestras, puedes hacer discos buenos, que creo que siempre ha sido una característica importante de la carrera de LOS SUAVES, que todos los trabajos son cuanto menos dignos y con un mínimo de calidad y encanto… pero no siempre se puede sacar trabajos excelentes.

Charlie.- Ojalá lo hiciéramos, claro, pero nunca hemos pretendido eso, al igual que tampoco hemos pretendido gustar a todo el mundo… es que cuando mi madre, que le gusta la Jurado, me dice “este disco está muy bien, me gusta”, algo falla, algo estamos haciendo mal, jaja… Entonces nosotros hemos tenido épocas de todo tipo. Luego hablando con la gente, sí que te das cuenta de que hay discos mejores que otros, y álbumes que gustan más y otros que menos. Por ejemplo ahora se está reivindicando el “Frankenstein”, que tiene una producción horrible pero las canciones son cojonudas, y lo digo como oyente, no como parte activa. Por eso, en todos estos años hay discos objetivamente cojonudos y otros que también te gustan por encanto especial, aunque puestos en una balanza no sean tan buenos como otros, y esto hay que reconocerlo honestamente.

– Sí, es algo que me pasó ayer escuchando por encima alguno de los discos de LOS SUAVES que tenía algo olvidados y por ejemplo uno que me ha sorprendido, y que creo que está muy infravalorado es “Si yo fuera dios”, que me parece injustamente denostado porque es un muy buen álbum…

Charlie.- Por supuesto, 100% de acuerdo contigo en este caso. Nadie habla de él pero allá ellos… Es que en las entrevistas que hago en los últimos meses, la gente ni lo comenta, como si no existiera y no lo entiendo, porque la gente te habla del “Vísperas…” o te habla del último pero nadie dice nada de “Si yo fuera Dios” y es injusto porque no sé qué pasó con ese disco, no sé porque la gente no lo compró…

– Sí, es que temas como “Mi casa”, “Libertad”, “Viejo”, la propia “Si yo fuera Dios”, que me recordaba mucho a “Si pudiera”, … son geniales-

Charlie.- Claro, claro. Por ejemplo “Viejo” es tremendo, o “Judas”… y nadie hace referencia a él y con respecto a “El jardín de las delicias”, salvo ese tema, para mí no hay color. Otra cosa son las letras, que en el último disco siguen siendo excelentes, pero musicalmente no tiene el mismo nivel. Te lo digo sinceramente, si tuviera que comprar los discos de LOS SUAVES, éste sería el último que compraría, lo pillaría de rebajas o me lo bajaría de Internet, pero no así con el penúltimo que es muy bueno.

– De hecho, “El jardín de las delicias” iba a ser un disco en solitario de Yosi, más que un trabajo de LOS SUAVES en sí. Explica un poco esto para quien no lo sepa…

Charlie.- Bueno, era el planteamiento de Yosi porque también Alberto estaba haciendo su segundo disco en solitario y cada uno también tiene sus inquietudes personales y me parece cojonudo. Lo que pasa es que para hacer un disco en solitario tienes que moverte, buscar gente… Y entonces Yosi se paró y dijo, ¿para que voy a buscar músicos de la hostia si los tengo aquí?, jaja. Claro, así que al final tenía que grabarlo y lo hicimos como un disco de LOS SUAVES… Entonces, está bien, pero no tiene toda la dedicación que tenía que tener, no a nivel de letras porque, como te decía antes, no hay ni una letra a la que yo le pueda hacer ningún reproche a mi hermano de todas las que ha escrito, pero en la música sí quedó todo un poco a medias. Pero ha sido así y es que, después de un bagaje de tantos discos, que el último no sea el mejor pues bueno. Por ejemplo antes te hablaba del “Frankestein”, que lo mató la producción, y en este caso la producción es buena pero las canciones son más flojas.

– Hablando de “reivindicar” discos, para mí siempre hubo dos especiales como son “Malas noticias” y sobre todo “Ese día piensa en mí”, un trabajo excelente tras la mala época que pasasteis entonces con el accidente de Yosi y unos años en el dique seco…

Charlie.- Sí, muy mala, créeme…

– Además, creo que fue un disco importantísimo para pasar de un nivel mucho más underground a ser una banda más conocida e importante dentro del rock nacional.

Charlie.- Sí, sin duda. “Ese día piensa en mí” es de los más valorados por la gente porque claro, tiene el “Dolores”, el “Nena te voy a dejar”, que es un tema inolvidable para mucha gente, el “No puedo dejar el rock”… El “Malas noticias” tiene canciones preciosas pero quizás son demasiado largas. También es que entramos en una época en la que cada dos años salieron discos importantísimos para nosotros, porque entre medias cuenta con el “Maldita sea mi suerte”, y ya después el “Santa Compaña”, que también es una pasada. Entonces, no es que la gente pudiera decir: “es que sacan un disco nuevo cada cinco años”, y entonces lo escuchas, lo vas madurando, se le pilla el punto poco a poco… Por eso pienso que el “Malas noticias” es un gran disco pero el “Ese día piensa en mí” es la hostia con el “Dolores”, el “Phil Lynnott murió”, “Camino de una dirección”, la propia “Ese día piensa en mí”, que además la hemos recuperado ahora para el directo… son canciones que para algunas personas significan mucho. El otro tiene la propia “Malas noticias” que es una pasada de canción, pero el resto tiene textos acojonantes aunque quizás son temas muy largos que a lo mejor requerían en algún momento de un cierto cambio de ritmo, alguna parada o algún quiebro musical para que no se hicieran pesados. También tiene una cosa y es que me parece que salió demasiado limpio, como todo muy cuidado y quizás eran temas más roqueros que requerían un punto extra de crudeza y de “suciedad”, ¿verdad?… Pero por ejemplo la gente valora mucho más “Ese día piensa en mí” y eso que suena mucho peor, es lo que te decía antes del encanto y del cariño de la gente hacia ciertos discos.

– Volviendo a “El jardín de las delicias” y a la actualidad de LOS SUAVES, se vaya o no Alberto, me imagino que tendréis algún nuevo material en mente ¿Hay algo ya o es pronto y no habéis pensado nada todavía?

Charlie.- Sí, con la compañía hay algo firmado por hacer, pero claro, la crisis discográfica es evidente. Por ejemplo en Orense había 7 tiendas de música y ahora queda una y vende tanto discos como cosas de alimentación ya, así que fíjate. Y es que algo está pasando en la música cuando ya no hay tiendas de discos en las ciudades… Entonces, sí, algo se hará, pero hay que esperar a ver qué pasa con Alberto, y si se queda o no en la banda. Si se va todo se retrasa, es evidente, luego hay que pensar la fecha adecuada para que salga porque la compañía tal, luego se retrasará porque lo ideal era haber podido sacar algo antes de este verano, pero ahora ya no cuentes hasta el año que viene porque las navidades no es la mejor época para los discos de rock, y la compañía ya no lo saca hasta principios de año, aunque lo tuviéramos hecho después del verano.

– Por cierto, en este año se cumple el 25 aniversario de la edición del primer disco disco de LOS SUAVES, “Esta vida me va a matar”. ¿Os habeis planteado hacer algún tipo de edición especial del disco, o quizás un DVD conmemorativo con algún documental sobre la historia de la banda o algo así?

Charlie.- Sí, sí, nos hemos planteado el hacerlo, claro que sí. Lo que pasa es que cada uno en su mundo se da cuenta antes de su historia, de los fallos, de lo que ha estado bien y lo que ha estado mal… Hablado lo hemos hablado muchas veces, tanto en el local de ensayo, de viaje… que si porqué no hacemos esto, porqué no hacemos lo otro… Hemos comentado sobre regrabar el disco, versiones de bandas que nos gustan, que lo versionearan otras bandas, que lo hicieran grupos gallegos solamente… Eso siempre lo piensas, pero también es el ponerse a ello, el tener tiempo para hacerlo… Aunque luego llegas a la conclusión de porqué no dejar como está ese disco. Es que lo puedes cambiar, hacerlo sonar mejor, regrabar los temas… pero nunca le vas a poder dar ya lo que le diste entonces a ese disco, porque ya no lo tienes. Entonces, de hacer algo sería algo de versiones, acústicas… yo que sé, algo distinto, porque técnicamente claro que puedes regrabarlo y hacerlo mejor pero no le puedes dar el rollo y la ilusión de entonces.

Se ha hablado de muchas cosas, porque nosotros estamos influenciados por mucha gente pero luego no estamos ajenos al día a día… Se ha hablado incluso de hacer cinco discos, en plan uno cada uno de la banda, pero eso ya son locuras de carretera o de fiesta que otra cosa, jaja.

Charlie de Los Suaves

– Sí, cómo los KISS, ¿no?, y os tendríais que pintar la cara en las portadas o algo, jaja…

Charlie.- Algo así, algo así, jaja. Es que los gallegos siempre pensamos un poco a lo bruto y a lo loco, y nunca compramos lo mejor sino lo más grande y lo más caro. Somos así, en hacerlo todo más grande que cualquiera, y así nos va, claro, jaja… Hablando en serio, no sé lo que haremos. Es que ahora la prioridad es que se arregle todo, que no pase nada y que esa decisión que está ahí no estuviera tan latente… Es que da pena porque estas últimas semanas hemos estado tocando en las fiestas de San Isidro en Madrid, en Alicante, en San Blas… y han sido conciertos maravillosos. Es algo jodido porque estamos haciendo sets de más de dos horas, con la gente respondiendo muy bien, sonando de cojones… Es que si vieras que el grupo no da más de sí, pues bueno, se acabó y ya está, pero cuando todo va de puta madre, y estás tocando detrás pero escuchas lo que suena, ves a la gente como reacciona… y se te ponen los pelos de punta y dices ¿en estas condiciones lo voy a dejar?

– Pues sí, porque yo os vi la última vez en San Isidro precisamente y fue un concierto tremendo, dos horas y media, y aunque es cierto que Yosi empezó muy flojo, la banda estuvo increíble y Yosi se rehizo y dio una segunda parte de concierto bastante buena…

Charlie.- Claro, es que yo sigo viendo conciertos y me muevo a ver bandas todos los meses, por ejemplo este fin de semana voy a Pontevedra a ver a OBÚS, y es que hay pocas bandas que vea que suenen como LOS SUAVES, e incluso que la gente responda igual que con LOS SUAVES, y me da mucha pena esta situación.

– Es cierto porque, aparte del tema de Yosi que tiene días buenos y malos, la gente sigue respondiendo al 100% con la banda, se llenan los sitios y el público sigue adorando a LOS SUAVES. Hay otras bandas que la gente sí puede tener esa percepción de que “están acabados” o “se arrastran en el escenario”, pero no es algo que pase con LOS SUAVES… con la excepción de Yosi alguna vez, las cosas como son.

Charlie.- Sí, eso es así. Es que para nuestra gente jamás habrá un reproche, hasta en las críticas jamás les reprocharemos nada. Lo primero por la libertad de expresión, que ésa es sagrada, porque todo el mundo tiene derecho a decir lo que piense, estés de acuerdo o no, esté equivocado o no. Lo que está mal es la libertad de acción, pero la de expresión siempre es válida. Otra cosa es que siempre se prefiera que la gente que te pueda decir algo malo lo haga de una manera razonada, que sean educados… y nuestra gente jamás recibirá un reproche por una mala crítica, porque si lo hacen es que algo habremos hecho mal o al menos algo no les ha gustado, y son libres de decírnoslo, por supuesto.

Es que siempre hay gente que te viene y te dice cosas, casi siempre buenas, pero a veces malas, y son gente veterana y fans nuevos también, de todo tipo, pero que todos te cantan las canciones de arriba a abajo, y la opinión de esa gente para mí siempre es muy válida. Otra cosa es que me lo diga alguien en plan “me dejaron salir hoy de fiesta y he ido al concierto que hay en el barrio porque va todo el mundo”… pero la mayoría de la gente nueva que ves está coreando todas las canciones. Por eso, cuando LOS SUAVES están bien, yo como consumidor habitual de música en directo digo que son demoledores, es lo que pienso. Podría ser más hipócrita y decir que siempre estamos de la hostia pero soy sincero y en general, lo que veo y lo que escucho en un concierto de LOS SUAVES me suele convencer totalmente, pero totalmente. Es que yo soy un espectador de primera fila, porque yo estoy atrás tocando el bajo y estoy viendo a mi hermano delante, miro a un lado y veo a Alberto o a Fernando, y a Tino detrás. Para mí es impagable ver y escuchar conciertos de LOS SUAVES desde esa posición privilegiada… ¡es que yo soy el primero que le estoy viendo los gallumbos por detrás al Yosi!, ¿sabes?

Por eso digo que es una lástima porque sabemos hacerlo, estamos ahí, funcionamos bien, la gente responde, los chavales nuevos vienen una vez y sabes que vuelven… y entonces alguna vez te rebotas, duermes mal…

– Es que es una auténtica pena que LOS SUAVES tuvieran que dejarlo, o tuvieras que tiras la toalla cuando la banda sigue estando a un nivel muy alto. Y eso que creo que los dos estamos de acuerdo en que “El jardín de las delicias” es un disco que no sería un buen epitafio para poner punto y final a la carrera del grupo. No sería bueno ni para vosotros ni para la leyenda de la banda… Por eso todos deseamos que Alberto recapacite y que la banda siga dos o tres años por lo menos para poder terminar de la manera que se merece una carrera tan larga e importante.

Charlie.- Ojalá, ojalá… Desde luego te digo una cosa, si falta Alberto, “Ourense Bosnia” ya no se toca, porque ese sólo final en directo creo que muy poquitos podrían hacerlo, y he visto y escuchado a muchos guitarristas en directo, y te digo que ese trabajo ahí, que es un sólo como de dos minutos,… Es que hay que ser muy creativo y tener un feeling especial, no se trata de improvisar.

– Cambiando un poco de tema, vamos a hablar algunas cosas de la historia de la banda.

Charlie.- Vale, sin problema.

– Creo que una de las más importantes características de LOS SUAVES, aparte del hecho de tocar siempre puro rock n’roll, que es lo que habéis hecho toda la vida realmente bien, el ser un grupo de directo, y las propias letras de Yosi que siempre han definido también a la banda, pienso que hay dos detalles que son claves para caracterizar a LOS SUAVES: la sinceridad y la honestidad con la que siempre habéis presentado vuestra propuesta desde el año 82 hasta ahora, y creo que es algo que sigue siendo muy importante para definir a la banda y para sus propios seguidores.

Charlie.- Sí, porque nosotros fuimos un grupo que empezamos… vamos a ver, LOS SUAVES empezaron porque las guitarras se estaban perdiendo en los discos que escuchábamos. Sí, había grupos de rock pero todo estaba innovando, estaba empezando el tecno y todos esos estilos que diluían al máximo la guitarra rítmica. Y nosotros éramos un grupo que comenzamos haciendo versiones de los RAMONES y de los SEX PISTOLS entre otros, con eso te lo digo todo. Además, son canciones que se tocaron en directo, y eran grupos donde predominaba la guitarra rítmica ante todo, y es que nosotros nacimos como grupo para tocar en directo, eso era lo primordial. Y aunque fuese en el local de ensayo, nosotros tocábamos como si fuera directo. Quiero decir que la energía de LOS SUAVES siempre fue rotunda, y la fuerza de la banda en directo viene de ahí, eso está claro. Es que nosotros ensayábamos en un pueblo abandonado, con lo que todo eran watios y caña, jaja, con las agujas siempre al rojo…

– Sí, que no si distorsionaba no sonaba bien…

Charlie.- Claro, jaja. Ésa era nuestra prueba de sonido, poner los botones como en “Spinal Tap”, al 11. Créetelo, era así, y no había perdón, era la premisa que la banda le daba al técnico de sonido. Y si no te oías te comprabas un pedal de volúmen o auriculares o lo que fuera, pero tocando al máximo. Venía el guitarrista y decía “que no me oigo”, ¡pues espabila, ponte un Marshall y un “Sheriff”, o dos!… Es que LOS SUAVES siempre ha sido eso, empezamos con la guitarra rítmica, y si te fijas, hay algunos discos dónde las rítmicas está exactamente al mismo nivel de grabación que la solista, siempre presentes.

Hay una serie de cosas que con los años y la vida vas cambiando, pero esa propuesta con las rítmicas bien arriba siempre la hemos mantenido. Con los años cambian ciertas cosas en tu escala personal de valores, pero luego hay otras que son sagradas… Es que las peleas por el escenario al principio eran monumentales porque nos metían en escenarios ridículos y es que pensaban que un grupo de rock no ocupaba más que una caja de cerillas y te lo preparaban así. Es que, tío, si te han pasado una hoja con las medidas que necesita el grupo, será por algo, no es un capricho… y había muchas peleas porque éramos muy enérgicos en eso y no tocábamos.

Por eso te digo que eran cosas de respeto absoluto hacia lo que hacíamos, eso fue así desde el principio. ¿Después en otras cosas?, bueno… ¿la estética?, ¡que le den por culo! Me acuerdo una vez que nos hicieron 20 fotos para un disco y ya nos pareció mucho, y a los SCORPIONS les hacen 2000, jaja… quiero decir que había cosas a las que no les dábamos ninguna importancia, pero a lo que era la seriedad y el respeto a nuestro trabajo, el sonido, la guitarra… a las cosas que considerábamos fundamentales, toda. Por ejemplo siempre hemos llevado un técnico de sonido y nunca hemos dejado que alguien externo toque nuestras cosas, y mira que hemos tenido alguno que tenía oído de artillero, pero sí sabía dónde subían los sólos, aunque sonase mal, pero sabía dónde iba cada cosa porque conocía el espíritu del grupo. Por eso te digo que tienes razón, que la honestidad en LOS SUAVES ha estado siempre ahí y ha sido un aspecto primordial.

– Ahora que me comentas cosas de los comienzos, vamos a hacer un poco de historia y a desvelar una curiosidad que quizás la gente no sabe, y es que LOS SUAVES empezó como una banda de 3 hermanos. Cuéntanos cómo comenzó el grupo, ¿cómo surgen LOS SUAVES?

Charlie.- LOS SUAVES empezaron con 3 hermanos, es verdad… y no empezaron con 4 porque el otro no quiso, jaja. El tercer hermano, Javier, que es más joven que nosotros dos, no sabía tocar la batería y compró una porque hacía falta en el grupo y ahí se puso a darle, sin tener ningún antecedente ni estudio previo como músico. El caso es que necesitábamos un batería y lo más cercano son los hermanos, uno dijo que no y el otro que sí y “p’alante”. De hecho, por aquel entonces estuvimos funcionando mucho tiempo como trío. Entonces yo trabajaba de técnico en Radio Nacional de España y había un ingeniero electrónico que era de Jaén, Ángel Ruiz, que también trabajaba en la emisora y sabía tocar el bajo y se puso con nosotros, porque yo entonces tocaba la guitarra con mi hermano.

Estuvo una temporada con nosotros, y después entraron los hermanos Costoya, Moncho y el otro, que no me acuerdo el nombre. Resulta que nos habían visto cuando teloneamos a LOS RAMONES en La Coruña, les gustó y nos encontramos un día en una tienda dónde íbamos a comprar discos y se presentaron, nos dijeron que les había gustado mucho el concierto y que tocaban en una orquesta, tocando la guitarra y la batería, y nos cayeron bien y les dijimos, “venga, pues veniros”, y estuvimos una temporada con dos baterías, tres guitarras y ya yo al bajo. Y así estábamos, tocando a toda hostia, matando con los instrumentos al rojo y se acabó. Ese fue un poco el principio, pero sí, todo comenzó como la banda de los tres hermanos, que a mí madre le iba a dar un soponcio cuando se enteró, jaja… Y mi padre tenía un comercio y no le cayó al grupo “Almacenes Dominguez Brothers Band” de puto milagro, jaja.

– Por cierto, otra curiosidad, es que LOS SUAVES tuvisteis muchos años un guitarrista negro, Hermes, que no es ni mucho menos habitual en una banda de rock… y en Orense todavía más, ¿no?

Charlie.- Bueno, y tuvimos otro guitarrista que estaba loco y nos quería apuñalar, y otro que cobraba las actuaciones de todo el grupo y se lo gastaba en heroína el cabrón… Pero bueno, Hermes sí estuvo más tiempo con nosotros y le encontramos porque él había venido con el Circo de La Ciudad de Los Muchachos, y trabajaba en el circo porque era fuerte, era un atleta, y todo comenzó porque, además de la orquesta del circo, tenía que montar la típica atracción de alguien que va montando en bicicleta y lleva como 15 encima y estaba harto de aguantar todo ese peso y lo dejó y se puso a tocar la guitarra más en serio. Orense es una ciudad realmente pequeña donde todos nos conocemos y, en un momento dado, Ángel Ruiz se fue, entonces se había ido Moncho también, aunque luego volvió, y nos tocó buscar otro guitarrista como locos. Contactamos con Hermes en algún bar, recuerdo, o alguien nos lo había recomendado y le conocimos en un bar de Orense o algo así, y estuvo con nosotros algunos años.

De todas formas, ya era un guitarrista con una vida intensa, recuerdo que su guitarra la había comprado en Japón, había grabado en China… todo con la orquesta del circo de La Ciudad de Los Muchachos. Y tocando era un guitarrista negro, claro, con mucho swing y con gusto tocando. Lo que pasa es que después tuvo un problema porque le dio una parálisis parcial y llegó un momento que no pudo seguir tocando. Ya le costó mucho grabar el “Dolores” y tal a esa velocidad, pero finalmente lo tuvo que dejar y fue una lástima… Pero era un tipo peculiar porque jugaba al baloncesto, era arbitro también de baloncesto, era cojo de una operación que le hicieron mal, también era el hijo del jefe de la tribu allá en su país y se marchó de allí porque a los 12 años te hacen responsable de la tribu y él no quería esa responsabilidad una vez que muriera su padre… Era un tipo peculiar pero muy interesante… Yo compartí con él también muchas horas de habitación, grabaciones y demás, y era el único que le podía contar chistes de negros sin que se enfadara, jaja.

– Ahora que estamos haciendo historia, te quiero preguntar por una canción de cada disco de LOS SUAVES, y me gustaría que me dieras tu opinión breve, en una frase o lo que sea, de cada uno de los temas… Comenzamos con el primer disco, “Esta vida me va a matar” y la canción “Mártires del rock n’roll”:

Charlie.- Hmm… canción de principios. Con esto me refiero de los principios que tiene la gente que va a ver conciertos y que efectivamente ha vivido esas situaciones de las que habla la canción. No principios de comienzos sino de actitud y de filosofía ante la vida.

– De “Frankenstein” te pregunto por “Una ciudad llamada perdición”:

Charlie.- Digamos que si hay que poner medallas para lo malo y para lo bueno, ninguna ciudad escaparía de tener ambas. Es que las ciudades a día de hoy siguen siendo lo que dice la canción porque las sociedades todavía se comportan como cuenta tan bien esa canción. Para mí es lo bonito de unas letras que siguen teniendo vigencia… Es un poco que cambian los tiempos pero no el hombre.

– A pesar del “Dolores” y tal, del tercero directamente elijo “Ese día piensa en mí”:

Charlie.- Uno de los mejores temas de ese disco, pero ahí creo que le ganó la letra a la música. Es un tema durísimo que habla de tener necesidad de los demás, que no puedes mantenerte aislado toda tu vida aunque pueda parecer otra cosa, pero en el fondo transmite esa necesidad de alguien, y ese miedo a estar sólo cuando mueras. Es una letra dura pero creo que mi hermano la escribió como pidiendo ayuda en un momento difícil, es la impresión que tengo. También va para alguien que esté pasándolo mal y no sabe salir de ahí y se plantea muchas cosas. Es de mis letras favoritas de mi hermano.

Del “Maldita sea mi suerte” no puedo escoger sólo una así que te pregunto por el “Pardao” y “Parece que aún fue ayer”:

Charlie.-Pardao” es más coloquial, digamos. Hace referencia a un músico de una calle de aquí en Orense, que estaba todos los días hasta que murió. Tiene una letra muy bien tratada y tal pero no tiene en este caso dobles sentidos o algo así. En “Parece que aún fue ayer” es otra cosa, y Yosi aquí habla de hombres, habla de la vida, incluso de gente a la que no le gusta la música, mientras que “Pardao” habla de un músico callejero y ya está… Ahora, la de “Parece que aún fue ayer”, cuidadín que tiene mucha chicha y te atrapa al momento en cualquiera de las dos versiones, la acústica y la eléctrica, y tengas la edad que tengas porque está hablando de la vida. Es de las mejores canciones de LOS SUAVES para mí, sin duda.

– Del “Malas noticias” siempre me encantó “Díle siempre que no estoy”… ¡y díme cómo se podía acordar Yosi en directo de la letra!, jaja.

Charlie.- Bueno, no se acordaba siempre, no, y recuerdo que llegamos a hacer en algún momento una versión reducida incluso… es que no hay Dios que se la sepa entera porque no es un texto de una canción, ¡es una tesis! Pero es una letra suprema, es un poco contar las cosas que no quieres ver, pero a la vez decir las cosas que ocurren habitualmente y que no te gustan, claro. También es cierto que en un ambiente elitista, fashion y snob de esto no se dan ni cuenta pero son cosas que en una barra de bar de barrio escuchas permanentemente, o que un amigo te las cuenta sin conocer a LOS SUAVES ni nada. Es que yo pienso que la gente es muy locuaz, y no hay más que hacer la postura de la oreja y escuchar a la gente… Otra cosa es que no lo hagan con la elegancia de Yosi o con la fuerza de sus textos, pero son las situaciones que te explica la gente todos los días y creo que ahí está la magia de esa canción.

– Del “Santa Compaña” está claro que “El afilador” era un tema muy importante, y además es algo que tiene mucho que ver con vuestra tierra, ¿verdad?:

Charlie.- La verdad es que sí porque, al menos antiguamente, la mayoría de los afiladores eran gallegos. De hecho, los propios orensanos siempre han sido conocidos por sus afiladores y paragüeros, pero realmente la canción habla de la inmigración, de la marcha permanente de una tierra, Galicia, que ha llegado a tener más gente fuera que dentro. De hecho, todos los gallegos tenemos algún abuelo muerto en América, y ahora mismo el 70% de los jóvenes orensanos, por ejemplo, están fuera, aunque ya no se vayan de España… Hace años, el afilador tardaba como 5 años en volver, porque iban con su rueda de afilar o hasta Valencia por un lado, o hasta el Algarve en Portugal, por el otro, y eran muy respetados aunque todo era tristeza y vida muy dura. Eso se refleja en la canción, ¿no?, la dureza de esa vida, la nostalgia de estar lejos de tu tierra y de tu gente… De todas formas, la nostalgia y la morriña no es sólo patrimonio de Galicia, claro, sino de todo el que emigra, y en el fondo es de lo que habla la canción aunque se centre en la emigración gallega.

Charlie de Los Suaves

– De “San Francisco Express” creo que “Ourense Bosnia” fue un tema realmente especial y de las mejores canciones sin duda de LOS SUAVES:

Charlie.- Sí, seguro, y además habla de un hecho 100% real y contemporáneo que ocurrió aquí en Orense y vivido muy de cerca por la gente de la ciudad. Es que siempre es un sinsentido que alguien marche a morir por nada, y además siempre es el que menos cobra y el que menos responsabilidad tiene…

– Sí, eso de “(…) mientras cuentan sus ganancias viejos ricos (…)”, ¿verdad?

Charlie.- Claro, es que es como en la Fórmula 1, si tú eres el que más cobras tienes que ser el primero… si no, ¿para qué arriesgar tanto? Entonces, bueno, habla de una situación durísima y que lamentablemente aún sigue latente en todo el mundo. Luego hay frases que dicen que una lucha para beneficio de los demás, y eso no puede ser, porque luego el muerto ni siquiera tiene un cementerio dónde ser enterrado.

– De “Víspera de todos los santos” hay un tema que me llama la atención que es “No me gusta el rock”:

Charlie.- Jaja, es una canción que descoloca porque la gente no la ubica y luego cuando la escuchan dicen, ¡ah, vaaaale, que es una ironía!, jaja. Es un tema muy potente porque la idea era ésa, que fuera una canción muy directa, corta… aunque luego se alargó un poco. Por ejemplo ésta le gusta mucho a Alberto y al final habla también de la incongruencia, de la tontería e hipocresía de alguna gente que te dice una cosa pero al final es otra.

– De “Si yo fuera dios” escojo “Mi casa” que me encanta:

Charlie.- Pues es un tema que gustó mucho y de las pocas que la gente recuerda de ese disco. Se ha convertido en un clásico de los directos y es que es un tema muy sincero y con una letra muy bonita. Queríamos un final de otra manera pero al final decidimos dejar el final más coreable y que quedara claro: “mi casa es el rock n’roll, mi casa es el rock n’roll…” y a tomar por saco. Es un tema muy guapo que a la banda también nos gusta tocar.

– Y de “El jardín de las delicias” te pregunto por “Quizás esta noche (COB)”, que creo que tiene un significado especial porque la compusisteis a modo de himno para el equipo de baloncesto de la ciudad… Cuéntame:

Charlie.- Sí, lo tienen y lo ponen en el pabellón, ¡eh! Además, la grabación se hizo antes del disco en sí porque se grabó una maqueta de la canción y se la dimos a la gente del Club de Baloncesto de Orense, y luego posteriormente fue grabada para el disco, pero antes hicimos una grabación en un estudio de grabación que había en el propio Ayuntamiento… Lo que pasa es que justo cuando hicimos el himno, el equipo bajó, que ya es mala suerte, jaja.

– Vaya tela, ¿sois gafes o qué?

Charlie.- Sí, eso parece, porque antes nos invitaban a los partidos pero ya nunca más… Y a ver si nos dejan volver a tocar en el pabellón y no tenemos que volver a los remolques de tractores como antaño, jaja.

– Para ir cerrando la entrevista, que llevamos una hora hablando, te quiero preguntar por el concierto del Leyendas, que para los propios grupos supongo que también tiene que ser especial…

Charlie.- Sí, porque aparte de por el público, vuelves a compartir escenario con un montón de gente de grupos que hace mucho que no ves, con amigos que seguro que habíamos perdido el contacto, con otros músicos que hemos compartido muchos buenos ratos incluso en estudios de grabaciones… Para mí esto es un bagaje cojonudo que además te hace estar de repente en una ciudad más o menos desconocida para tí y puedes llamarlos y quedar para verte, tomar unas copas, dormir en su casa o lo que sea… Y en este caso va a ser al revés porque nos vamos a juntar muchos viejos amigos en un mismo sitio. Va a ser encantador por esto, incluso por ver los conciertos de algunos grupos que para mí en este caso fueron imprescindibles en un momento dado y siguen siéndolo. BARÓN ROJO para mí siempre serán los más grandes junto a ROSENDO en sus primeros años…

Para mí es maravilloso poder conservar ese contacto y luego ver conciertos de gente que a lo largo de tantos años mantiene su filosofía y su medio de trabajo y su oficio, que es la música, en un país dónde es tan difícil hacerlo porque no hay ningún apoyo y se sobrevive y trampea más otra cosa. En estos tiempos, por ejemplo, los medios le dan un valor extremo al mestizaje o a otras historias y a los grupos de rock que les den por culo y así es muy difícil tirar para adelante.

Yo muchas veces lo hablo con mi madre porque ella dice que aquí en Galicia tendría que haber un programa de folklore y yo le digo que vale, que es cierto, pero también tiene que haber para mí porque si no rompo la baraja, la televisión y no pago mis impuestos, ¿comprendes? Pero al final te das cuenta de que no, de que aquí hay para todos menos para nosotros y no es justo.

– Sí, es que te pones a buscar una emisora de rock de alcance nacional y es imposible encontrarla…

Charlie.- Es que directamente no la hay, no hay. Se llenan las paginas o los medios que sean con miles de tonterías y para nosotros ni las migajas y así no puede ser. Y encima luego en la radio siempre se ponen las mismas canciones de los mismos grupos… Y eso no está bien porque esa gente tiene que informar no desinformar y mostrar sólo una parte de las cosas porque ésa no es la libertad de expresión, ¿o es que sólo es para unos pocos?, ¿y los que escuchamos un tipo de música o vestimos de otra manera no tenemos ese derecho?… En fin, por eso es bonito poder juntarse de vez en cuando en algún festival dónde se pueda escuchar rock y ver viejos amigos y tal.

– Vamos a ir cerrando entonces, Charly, así que si hay algo más que quieras decir sobre el Leyendas en este caso…

Charlie.- Pues nada, que vamos a acabar encantados de reencontrarnos con gente, ver y conocer a otros que no hayamos visto nunca, al menos personalmente… Y al público decirle que vaya y disfrute del festival y los grupos porque el rock y la música en sí no es una cosa de edad sino de sensibilidad, porque yo no tengo 200 años pero también me gusta Beethoven.

– Antes de cortar te quiero preguntar una cosa muy concreta: ¿qué ha significado THIN LIZZY y JIMI HENDRIX para LOS SUAVES?

Charlie.- THIN LIZZY todo, y HENDRIX también pero mucho menos. De hecho, THIN LIZZY posiblemente fue la razón de formar un grupo, para poder tocar versiones de ese grupo que a mí tanto me gustan, me gustaban y me gustarán. Eso en principio, y después la influencia musical de escucharlo tantas veces y la coincidencia de que fue un grupo que le gustaba a todos los miembros que iban pasando por la banda. JIMI HENDRIX ya es diferente porque a lo mejor les gustaba más a los guitarras, o a mí incluso, pero no a los baterías o todos los miembros en general, quiero decir. Pero THIN LIZZY lo ha representado todo para LOS SUAVES.

– Pues nada, Charly, ha sido un auténtico placer estar hablando tanto tiempo contigo. Desearos lo mejor de cara al futuro y ya veremos lo que pasa a partir de Septiembre, ¿no?

Charlie.- Gracias, y ya veremos, claro. Os iremos informando porque en ese aspecto, como yo no me voy a acostar con nadie, voy a decir siempre lo que es. Yo siempre he funcionado así y como tal seguiré actuando, pero luego hay cosas que realmente no las sabes, no se trata de ocultar nada, puedo decir quien es el culpable o ya se sabe más o menos, pero la situación de Alberto es ésa, ni más ni menos. Es algo arreglable, como te decía antes, pero aún está pendiente de solución… y si finalmente se va, ya veremos porque habrá que buscar a alguien o no, no lo sé, es que todavía no te puedo decir nada más… Luego está Tino, el batería, que también toca con Alberto, y si se va él también tendrá que tomar una decisión. Yo espero que las cosas se puedan solucionar hablando como adultos y acercando posturas… pero a día de hoy todo está pendiente de la decisión de Alberto, está claro.

– Y todos los fans también deseamos que se arreglen las cosas, por supuesto. Bueno, quiero darte las gracias de verdad por tu tiempo, por ser tan sincero, que siempre es un placer poder llevar las conversaciones por estos derroteros, y os deseamos lo mejor de corazón.

Charlie.- Muy bien, un abrazo y nos vemos en Mazarrón.

David Esquitino (david_esquitino@rafabasa.com)