Inicio Conciertos Crónica Concierto CHILDREN OF BODOM + EKTOMORF + ONE MAN ARMY & THE UNDEAD...

CHILDREN OF BODOM + EKTOMORF + ONE MAN ARMY & THE UNDEAD QUARTET – Bergara

0
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil
VHALDEMAR - Straight To Hell
Century Media - SPIRIT ADRIFT - Enlightened In Eternity
AYRA - Silent Veil




Documento sin título


Children Of Bodom

+ EKTOMORF + ONE MAN ARMY & THE UNDEAD QUARTET

Domingo 22 de Enero de 2006 – Sala Jam – Bergara

El hombre del tiempo anunciaba un par de días antes una bajada de temperaturas y cosa rara, acertó, el tiempo que pase haciendo cola para poder entrar al calorcito de la Sala Jam de Bergara se me antojó eterno, por no decir que se me helaron hasta las pelotas, y perdón por la expresión, pero servidor no es de Bilbao así que tenía frío jeje

One Man Army - Foto: Ángel Ruiz
One Man Army - Foto: Ángel Ruiz

Chistes malos aparte, en un comienzo no prometía mucho la velada vista la entrada inicial, y eso que el segundo piso de la sala estaba abierto, algo que se suele reservarse para ocasiones especiales, lo cual me hizo dudar de si se llenaría o no, duda que pronto despejaría. Más o menos media hora después de la apertura de puertas y con un público no muy numeroso (aunque si considerable), hicieron acto de presencia los suecos ONE MAN ARMY & THE UNDEAD QUARTET presentando su flamante disco de debut, “21st century killing machine”, practicantes de un death/thrash metal contundente, poderoso y bien ejecutado, algo que sin embargo no les sirvió para conectar con la mayoría del respetable, que estaba allí en gran número únicamente para disfrutar de la descarga de las más melódicas huestes de Alexi Laiho.

One Man Army - Foto: Ángel Ruiz
One Man Army - Foto: Ángel Ruiz

Su actuación se centró como es lógico en los temas de su único disco, con un Johan Lindstrand en plena forma, algo que hizo que más de uno echáramos de menos los viejos tiempos al frente de los extintos THE CROWN, todo un valuarte de la escena extrema sueca y de quienes pude vislumbrar alguna que otra camiseta por las primeras filas. Pekka Kiviaho y Mikael Lagerblad formaban una pareja de hachas excelente, en especial este último, solista y encargado de las partes más complicadas. Por su parte Marek Dobrowolski resulto ser un batería solvente y Robert Axelsson un bajista entusiasta y buen comunicador, aparte de encargarse de hacerle los coros A Johan, a quien por su parte se vio a gusto sobre las tablas, aunque con un buen montón de kilos de más encima.

One Man Army - Foto: Ángel Ruiz
One Man Army - Foto: Ángel Ruiz

Eché de menos el que para mi es el mejor corte de su único disco, “Killing machine”, pero en general realizaron una buena actuación pese a la frialdad de gran parte de los allí presentes.

Un nuevo descanso no demasiado prolongado y ya estábamos en marcha de nuevo, sobre el escenario un taburete (¿?) y todo listo para comenzar cuando tras una intro vemos por fin situarse a József Szakács a la batería, a la izquierda del escenario el guitarra Tamás Schrottner , en el centro, ante el micro y con su combativa ESP a cuestas el pequeño Zoltán Farkas y lo más curioso, su hermano y bajista Csaba a la derecha, sentado en el citado taburete debido a un aparatoso inmovilizador en una pierna, ejemplo de sacrificio y profesionalidad que deberían seguir más de uno y de dos.

Ektomort - Foto: Ángel Ruiz
Ektomort - Foto: Ángel Ruiz

Su descarga comenzó sin miramiento, empalmando cuatro temas seguidos de su más reciente álbum de estudio (“Instinct”, aunque hace poco que han lanzado su primer directo), “Set me free”, la guerrera “Show your fist”, “Instinct” y “Fuck you all”, recordando sobremanera a los buenos tiempos de SEPULTURA o a los SOULFLY más cañeros, es decir, thrash/hardcore con profundas influencias étnicas en su música, cambiando en este caso los ritmos brasileiros por los Romaníes, cultura a la que pertenecen y veneran los hermanos Falkas.

Ektomort - Foto: Ángel Ruiz
Ektomort - Foto: Ángel Ruiz

Su música es sencilla pero directa, cargada de potentes riffs y grandes dosis de crítica social, donde ver a Jószef aporrear su sencillo kit era todo un espectáculo que contagiaba entusiasmo, demostrando que no son necesarias baterías mastodónticas para demostrar nada. Por su parte Tamás no paraba de mover sus rastas y botar por el escenario, mientras que Zoltán demostraba que sabe mover a las masas pese a que todo se antoje cuesta arriba.

Dos son las cosas incomprensibles en torno a esta banda, una es el hecho que con 7 discos en el mercado aún sigan teloneando a otras bandas (la última es que pasaron por aquí lo hicieron dentro del cartel KREATOR + DARK TRANQUILITY + EKTOMORF + HATESPHERE) con las tablas y calidad que atesoran, todo ello dentro de la más absoluta humildad como pude comprobar tras su actuación. La otra cosa que no entiendo es que pese a no conocer a un grupo no entiendo como se puede estar prácticamente limitándose a mirarlos (no todos, ojo) sin que se te mueva la cabeza con sus pegadizos ritmos, no quiero pensar que es cosa de cierto sector del público que arrastra una banda como CHILDREN OF BODOM.

Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz
Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz

“You get waht you give” y sobre todo “Gipsy”, de su anterior disco, “Destroy”, sonaron brutales (si no recuerdo mal llegados a este punto Zoltán rompió una cuerda de una de sus ESP), aunque nada comparable con ese pedazo de tema que es “I know them”, especialmente pensado para destrozar las vértebras de aquellos que ya tenemos unos añitos más y crecimos escuchando a Max Cavalera y sus secuaces.

“Sunto the mulo”, “Holy noise”, “United nation” y “Serial man” completaron una descarga potente, cargada de buena vibraciones y que de seguro no me habría sentado mal de haberse alargado, espero poder verlos algún día encabezando una gira para disfrutar de ellos correctamente.

Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz
Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz

Técnicos y más técnicos dando vueltas por el escenario llevando de un lado para otro todo tipo de material fue lo único que pudimos ver la siguiente hora, y es que no alcanzo a recordar ningún concierto en el que un grupo tardara tanto en preparar el escenario, al menos no en la sala Jam, aunque lo más curioso es la paciencia que tuvo el respetable (que a estas alturas abarrotaba la sala), ya que en general nadie comenzó a silbar ni a quejarse hasta bien pasados 40 minutos más o menos.

Corrían los rumores de sobre el hecho de que algún miembro de la banda no se encontraba demasiado bien, y apuntaban por un lado a Alexi, que lo había pasado un poco mal los últimos días según parece, y por otro lado se comentaba la posibilidad de que fuera Janne Warman el que se encontraba indispuesto, algo que como se pudo comprobar, no interfirió en absoluto en el buen desarrollo de su show.

Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz
Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz

Sea como fuere, y a ritmo de una peculiar intro (“Twist and shout” si no recuerdo mal) se dio el pistoletazo de salida a ritmo de “Living dead beat”, tema extraído de su último trabajo e ideal para abrir la noche. Y ahora viene la duda, puesto que al estar haciendo las fotos no tuve tiempo de tomar nota y dudo de el orden de los dos siguientes cortes, aunque apostaría que fueron “Silent night, Bodom night” y “Sixpounder”, siendo el primero una gran sorpresa al tratarse de uno de sus mejores temas y que personalmente esperaba más hacía el final de su descarga, aunque a sus fans no pareció impórtales envueltos en una vorágine de buen metal “made in Bodom”.

““Hate me!”, “We’re not gonna fall” y “Angels don’t kill” sonaron compactas, con la dosis justa de caña y melodía como muy pocos grupos saben hacer, con un sonido excelente, el bajo de Henka sonaba atronador, siendo la voz de Alexi la única ligeramente perjudicada puesto que a veces sonaba un tanto baja.

Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz
Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz

Tras el excelente solo de batería de Jaska, que no vino sino a confirmar que este grupo puede gustar más o menos pero ninguno de ellos es manco, el grueso de la banda se lanzo con un medley a tiempo partido entre “Bodom alter midnight” y “Bodom beach terror”. Momento de pausa el que vino después para que Alexi jaleara a su público en pos de un destripador que sonó de lujo, aunque “Needled 24/7” poco o nada tuvo que enviarle a su predecesora, “Follow the reaper”.

Nuevamente bajó la intensidad del concierto al quedarse solos en el escenario Alexi y Janne para marcarse un solo de tu a tu, en el que el primero acabo ofreciéndole una cerveza al segundo usando su guitarra a modo de bandeja. Tras esto nuevas hondonadas de heavy metal golpearían nuestros oídos a cargo de “In your face”, “Hatecrew deathroll” y “Are you dead yet?”, que supuso el final “oficial” de su descarga.

Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz
Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz

No se hicieron mucho de rogar ya que el más veterano de la banda, Roope, pronto se prestó a su momento de gloría demostrando el porque de su elección para suplir a Alexander Kuoppala, ejecutando veloces escalas dignas de su pasado speed metalero a bordo de los STONE.

Como no podía ser de otro modo pronto aparecería de nuevo sobre las tablas la banda al completo, encarando con furia lo que sería la recta final del concierto de mano de “Lake Bodom”, “Everytime I die” y “Downfall” y dejando cabizbajos a los que gustosamente habrían aguantado una hora más delante de sus ídolos. Solo un pero, el hecho de que empalmaran un tema tras otro con tanta rapidez hizo que la velada transcurriera en un abrir y cerrar de ojos.

Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz
Children Of Bodom - Foto: Ángel Ruiz

No podría decir cual de las tres bandas fue la mejor de la noche, se cual me gusto más a mi, pero eso no sería objetivo, por lo tanto puedo decir tranquilamente y sin miedo ninguno que las tres brillaron con luz propia cada una dentro de su estilo.

Texto: Ángel Ruiz

Fotos: Ángel Ruiz (Bergara) y Hèctor Prat

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas